12/11/2007

El Rey, al quite, exigiendo respeto

El Rey, al quite, exigiendo respeto

Permalink 11.11.07 @ 23:59:00. Archivado en Europa, Las Américas, Pragmática, España, Sociogenética, Pro pace, TV

El presidente de Venezuela, empeñado en continuar con sus acostumbrados insultos contra el ex presidente José-María Aznar, no dejaba hablar al actual presidente del gobierno español, José-Luis Zapatero. Fue entonces cuando el Rey de España, manifiestamente contrariado y airado, salió en defensa del presidente de su Gobierno, que estaba siendo interrumpido por Chávez, cuando decía:

«Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica y no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar, pero fue elegido por los españoles y exijo ese respeto»... {Interrumpe Chávez}

Indignado por la actitud de Chávez, que no paraba de hablar, intentando interrumpir, Don Juan Carlos elevó la voz y se dirigió a él, subrayando sus palabras con un gesto de la mano izquierda: «¡¿Por qué no te callas?!».

He aquí el contexto de la intervención de don Juan Carlos, tal como aparece en la grabación multimediática disponible en la red, bajo el título "Desencuentro entre el Rey y Chávez":

Zapatero: Exijo, exijo ese respeto. Por una razón, además {Interrumpe Chávez} Por supuesto, por supuesto {Interrumpe Chávez}

El Rey, dirigiéndose a Chávez, con la mano izquierda tendida: ¡¿Por qué no te callas?!

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, interviene como Moderadora, pidiendo que no se entablen conversaciones particulares:

Moderadora: Por favor, no hagamos diálogo, han tenido tiempo para plantear sus posiciones. Deseo que terminen.

Gracias a la enérgica intervención del Rey, Zapatero pudo hacer uso de nuevo de la palabra, aunque interrumpido continuamente por Chávez, que no paraba de hablar, intentando continuamente interrumpir, sin atender a Zapatero, defendiendo, según parece, porque no se oye bien, su derecho propio a expresar su opinión.

Zapatero: Presidente Hugo Chávez, {Interrumpe Chávez}, Presidente Hugo Chávez {Interrumpe Chávez} Creo que hay una esencia y un principio en el diálogo y es que para respetar y ser respetado debemos de procurar de no caer en la descalificación. Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar las ideas y los comportamientos sin caer en la descalificación.

{Aplausos de la asamblea}

Moderadora: Gracias, presidente Zapatero.

Acto seguido, Zapatero se dirige a Michelle Bachelet, moderadora del foro, pidiendo

«que el respeto sea norma de conducta, código para todos los que formamos parte de esta comunidad, ahora y en el futuro».

Con la vista puesta en Chávez, Zapatero concluye:

«Respetemos a todos los dirigentes y gobernantes elegidos democráticamente. Las formas hacen a las cosas».

Hay una cierta analogía entre esta enérgica intervención Real y la que el mismo rey Juan Carlos protagonizó el 23 de febrero de 1981. En ambos casos se interpuso para que los extremismos no hicieran imposible la marcha normal de la democracia. En 1981 la embestida venía de la extrema derecha. En 2007 viene del populismo chavista, cuyo proyecto tardocomunista, explícitamente provocador frente a las democracias occidentales, pone en peligro la solidaridad hispanoamericana y la paz mundial.