18/07/2010

De la noble rendición de Breda a la ignoble del Mundial

 

 

"La rendición de Breda" según Velázquez, detalle de SGB

Velázquez desarrolla el tema de la confrontación directa de vencedores y vencidos, en el acto simbólico de la rendición de Breda, sin vanagloria ni sangre. Los dos protagonistas, el general holandés y el general español, están en el centro de la escena y más parecen dialogar como amigos que como enemigos. Justino de Nassau aparece con las llaves de Breda en la mano y hace ademán de arrodillarse, lo cual es impedido por su contrincante, el general hispanoitaliano de Spinola, que pone una mano sobre su hombro y le impide humillarse.

Esta escenificación diplomático-militar, altamente simbólica de una opción deontológica, significa una ruptura inequívoca con la escenificación tradicional del héroe militar triunfante, que solía representarse erguido sobre el derrotado, humillándolo. Igualmente, por su calor humano, se aleja del hieratismo que dominaba los cuadros de batallas.

-oOo-oOo-oOo-

Como rendición holandesa, preferimos la de Breda a la del Mundial.

Como europeos y como universalistas nos cuesta trabajo pasar de la admiración ante la noble rendición holandesa de Breda a la repugnancia ante la ignoble rendición del Mundial.

De Jong, pateando a Xabi Alonso, escenifica el juego sucio de los malos perdedores

Foto escogida por Johan Cruyff para su artículo crítico: De Jong patea brutalmente el pecho de Xabi Alonso en una jugada que sólo le valió la amarilla, ayer. REUTERS / David Gray

Johan Cruyff: "Ese estilo feo, ramplón, duro, hermético, poco vistoso, poco futbolístico (vale, es una manera de jugar y hasta de ganar, pero no la comparto), sí les sirvió a los holandeses para desquiciar a España. Si con eso se conformaban, vale, pero acabaron perdiendo. España, tras 20 minutos estupendos, en los que jugaron como equipo y, sobre todo, en los que con un solo delantero (Villa) parecían, como es costumbre en ellos, jugar con cinco atacantes, aceptó el cambio de golpes y entró en la provocación. Y España se partió. Sus líneas quedaron desconectadas. Todos estaban separados por diez metros o más. No se encontraban, no llegaban a la presión. Los sacaron de quicio. Y por un buen rato. Unos practicaban el antifútbol al considerar que era la única manera de sobrevivir y los otros, los favoritos, vivían en un escenario que les sonaba demasiado por detestable, por feo. Por eso se llegó al 0-0, porque los que querían no podían."

Fuente: Johan Cruyff:'El que más se lo merece'
www.elperiodico.com/es/noticias/deportes/20100712/cruyff-...

-oOo-oOo-oOo-

Como rendición holandesa, preferimos la de Breda de 1625 a la del Mundial de 2010

1. "La rendición de Breda" como modelo deontológico

Para Velázquez, no sólo pintor real sino también diplomático y humanista, la rendición de Breda fue un acto de honor militar presidido por la cortesía entre los vencedores Españoles y los vencidos Holandeses. Justino de Nassau, general de los Holandeses, capituló el día 5 de junio de 1625. Fue una capitulación honrosa que el ejército español reconoció como tal.

Una copia del cuadro que representa este hecho histórico se encuentra en el interior de la Colegiata-Catedral o gran iglesia de Breda, llamada "Onze Lieve Vrouwe Kerk" = 'Église Notre-Dame'. El espléndido original de este cuadro, pintado por Velázquez entre 1634 y 1635, para la decoración del denominado Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro, pertenece actualmente al museo del Prado.

Velázquez desarrolla el tema sin vanagloria ni sangre. Los dos protagonistas están en el centro de la escena y más parecen dialogar como amigos que como enemigos. Justino de Nassau aparece con las llaves de Breda en la mano y hace ademán de arrodillarse, lo cual es impedido por su contrincante que pone una mano sobre su hombro y le impide humillarse. En este sentido, es una ruptura con la tradicional representación del héroe militar, que solía representarse erguido sobre el derrotado, humillándolo. Igualmente se aleja del hieratismo que dominaba los cuadros de batallas.

Velázquez representa con realismo al general Spínola, al que conocía personalmente, pues habían viajado juntos a Italia en 1629. Un realismo semejante, con caracterización individual de los personajes secundarios, se aprecia en los rostros de los soldados, que están tratados como retratos

Asedio y rendición de Breda

"Felipe IV nombró como jefe supremo de la expedición a Breda al mejor estratega a su servicio conocido en aquella época, al aristócrata genovés Ambrosio de Spinola, que se puso al mando de 40.000 hombres más un buen número de generales españoles, como el marqués de Leganés y don Carlos Coloma, militares muy famosos.

La ciudad de Breda estaba defendida por Justino de Nassau, de la casa de Orange. El cerco y sitio a la ciudad fue una lección de estrategia militar. Algunos generales de otras naciones acudieron allí en calidad de lo que hoy se entiende como «agregado militar», para conocer y observar la táctica del gran Spinola. Lo principal era impedir que hasta el sitio llegaran refuerzos de víveres y municiones. Para ello se realizaron una serie de acciones secundarias; una de las que más éxito tuvo fue el anegar los terrenos inmediatos e impedir así el paso a la posible ayuda.

Las crónicas de la época cuentan que la defensa de Breda llegó a ser heroica, pero la guarnición tuvo que rendirse y levantar la bandera. Justino de Nassau capituló el día 5 de junio de 1625. Fue una capitulación honrosa que el ejército español reconoció como tal, admirando en su enemigo la valentía de los asediados. Por estas razones permitió que la guarnición saliera formada en orden militar, con sus banderas al frente. Los generales españoles dieron la orden de que los vencidos fueran rigurosamente respetados y tratados con dignidad. Las crónicas cuentan también el momento en que el general español Spinola esperaba fuera de las fortificaciones al general holandés Nassau. La entrevista fue un acto de cortesía, el enemigo fue tratado con caballerosidad, sin humillación. Este es el momento histórico que eligió Velázquez para pintar su cuadro."

Fuente: Wikipedia: "La rendición de Breda" según Velázquez.

-oOo-oOo-oOo-

2.Vuelta al modelo deontológico de "La rendición de Breda"

No nos cabe ninguna duda de que la visión de Velázquez, gran amigo y conocedor tanto de los Países Bajos como de los protagonistas del episodio diplomático militar de su obra "La rendición de Breda", ha contribuido sociogenéticamente de manera extraordinaria al prestigio moral de la nación holandesa.

Tampoco nos cabe duda de que el espectáculo multimediático del comportamiento de la selección holandesa, en su confrontación con la selección española, durante la prueba suprema del Mundial de fútbol 2010, ha dañado peligrosa e injustamente la imagen moral de la nación holandesa actual.

Creemos que "La rendición de Breda" escenifica la grandeza de dos pueblos europeos en un momento muy difícil de su Historia, mientras que "La rendición holandesa del Mundial 2010" escenifica un gravísimo problema deontológico del fútbol mundial, que puede dañar gravemente, si la Fifa no lo supera con un solemne acto de reparación, las causas del universalismo moral y de la todavía frágil convivencia ciudadana europea.

A nuestro modesto entender de promotores de la deontología, muy preocupados por la evidente deriva moral del fútbol profesional globalmente comercializado, este acto de reparación debe ser organizado cuanto antes por las dos selecciones nacionales de fútbol, solicitadas y patrocinadas por la Fifa.

El acto consistiría en un encuentro amistoso de exhibición técnica y estética del modelo futbolístico ofrecido actualmente a la juventud como el más artístico. Este modelo de gran espectacularidad, conocido y practicado por ambas selecciones nacionales en sus mejores días de juego, parece ser el de la escuela holandesa, traído a España por el excelente ex entrenador holandés del Barça Johan Cruyff, discípulo y emblema de "la naranja mecánica". El mismo modelo ha sido enriquecido y socializado en Barcelona y en Madrid por los españoles Josep Guardiola, actual entrenador del Barça e incontestable heredero futbolístico directo de Johan Cruyff, como "jefe de orquesta" de su "Dream Team", y por Vicente del Bosque, figura emblemática de la humanización y valorización deontológica del modelo como seleccionador nacional.

Se han de tomar como testigos de esta reconciliación los espectadores del mundo entero, empleando los mismos medios multimediáticos que retransmitieron el partido final del Mundial 2010.

Es imprescindible que este encuentro de reparación tenga una escenografía explícita de reconciliación entre los futbolistas que se han visto confrontados en "momentos de enemistad". La mejor manera de subrayar esta escenografía, que podría culminar el acto, sería el acompañarla con piezas musicales de grandes autores tanto holandeses como españoles. Los dos himnos nacionales serían seguidos por el himno de la Unión Europea, cuyo autor es el alemán de origen flamenco Ludwig van Beethoven (1).

-oOo-

(1) El 7 de mayo de 1824, diez años después de la Octava Sinfonía, Beethoven presenta en el Teatro de la Corte Imperial de Viena su Novena Sinfonía en RE Menor, Op. 125 -posteriormente conocida como “Coral”- cuyo cuarto y último movimiento concibió para ser interpretado por un coro y solistas, basándose en la "Oda a la Alegría", escrita por Friedrich von Schiller en 1785. Este cuarto movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven fue adoptado en 1985 como Himno de la Unión Europea (UE), siendo interpretado por primera vez de manera oficial el 29 de mayo de ese mismo año.

-oOo-oOo-oOo-

18.07.10 @ 10:30:03. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Convivencias europeas, Educación, Pro justitia et libertate, Geopolítica, África, Deportes

01/07/2010

Solidaridad jesuita con los Adivasis

La palabra adivasi significa "los que están ahí desde el principio" y se utiliza en la India para designar a las poblaciones indígenas llamadas en Inglés "tribales".

Los Indios no aborígenes tratan a menudo a los Adivasis como "primitivos" y los clasifican con la casta de los "intocables".

Por lo general los Adivasis viven en zonas remotas y se mantienen al margen de la corriente principal de la civilización indoeuropea. Han sido sistemáticamente ignorados por los otros indios hasta la época del Raj británico, cuando la exploración metódica de los territorios por los colonizadores los "redescubrió". No son un grupo homogéneo. Así, por ejemplo, Sri Lanka tiene su propio pueblo aborigen, los Veddas.

Durante los siglos XIX y XX, un número considerable de Adivasis se han convertido al cristianismo, en particular en el centro de la India y en los estados del nordeste.

Muchos grupos tribales entre los más pequeños son muy sensibles a la degradación ecológica provocada por la modernización de la India. La industria forestal y la agricultura intensiva han demostrado ser destructivos para las zonas forestales, que durante siglos fueron utilizadas por los Adivasis para su agricultura de roza y quema

"En 20 ans, une transformation s'est progressivement réalisée parmi les Santals de la région des Rajmahal Hills. Ils progressent en prise de conscience critique, en contrôle sur leurs ressources, en participation aux prises de décision et en détermination à prendre enfin eux-mêmes en mains leur destin. Au coeur de cette transformation est un petit groupe de jésuites, eux-mêmes constamment transformés dans leur action quotidienne avec d'autres et leur collaboration avec des gens, s'imprégnant de leurs valeurs, redécouvrant que le Royaume de Dieu est déjà présent ici, parmi les pauvres." (1)

En 20 años, se ha realizado de forma progresiva una transformación entre los Santales de la región de las colinas de Rajmahal. Avanzan en la toma de conciencia crítica, en el control de sus recursos, en la participación a la toma de decisiones y en la determinación a controlar por fin ellos mismos su destino. En el corazón de esta transformación se encuentra un pequeño grupo de jesuitas, que se transforman constantemente ellos mismos en sus actividades diarias con los demás y en su colaboración con la gente, asimilando sus valores y redescubriendo que el reino de Dios ya está aquí entre los pobres.

-oOo-oOo-oOo-

Narrativas jesuitas:
Abogado entre los Adivasis
por J. Stanny SJ,
SHAKTI-LAHRC, Gujarat, India

"Viendo a la multitud, {Jesús} se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, como ovejas sin pastor." (Mt 9,36)

Cuando empecé mi ministerio como abogado entre los Adivasis, los tribales y las poblaciones indígenas de Gujarat, India, como miembro del Centro de Derechos Humanos SHAKTI-LAHRC que la Compañía lleva en Gujarat, tuve la misma sensación que quizá invadió el corazón del Maestro cuando dijo “Andaban como ovejas sin pastor”.

En la India, la población de los Adivasis constituye el 8% del total, en Gujarat el 15% y en la zona donde estoy trabajando oscila entre el 65 y el 98%. Los Adivasis han tenido que enfrentarse y siguen enfrentándose a varios retos. Entre ellos a una crisis de identidad, a la erosión de su propia cultura, a una crisis de unidad y de dignidad, a la pérdida de control sobre sus recursos naturales y a la violación de sus derechos humanos. Una de las principales causas de esta situación es la falta de un ‘pastoreo’ basado en los valores típicos de los Adivasis, que llevaría a este pueblo hacia verdes pasturas. En esta coyuntura, se pensó y se esperó que “un día su propio pueblo sería el líder”. Y con esta esperanza empezamos nuestro ministerio para promover el liderazgo entre los Adivasis. Hoy despuntan algunos signos que nos llevan a pensar que nuestros esfuerzos están dando fruto.

Hace 42 años se construyó un dique, llamado Ukai, lo cual llevó a desplazar 150 aldeas de Adivasis, sin una digna compensación y sin reasentamiento. Se suponía que el dique iba a tener dos grandes canales: el canal de la izquierda, que iba más allá de la ciudad de Surat, y el canal de la derecha, que hubiera tenido que irrigar 59 aldeas Adivasis. El canal de la izquierda está funcionando, pero no así el de la derecha. La gente creyó que sus líderes iban a proveer, pero esto no ocurrió.

Hace tres años, la gente empezó a tomar conciencia de lo que ocurría y algunos líderes Adivasis tomaron la iniciativa. Bloquearon las calles y obligaron el Gobierno a cumplir con su promesa. La promesa no se ha mantenido. Así que han llevado al Gobierno ante el Tribunal Superior, para que cumpla con su promesa.

En una remota ciudad, llamada Songadh, 250 hombres y mujeres Adivasis han estado vendiendo hortalizas durante años. Ahora han sido obligados por extranjeros a quedarse en las afueras de la ciudad y se ven acosados por múltiples elementos. Ellos (hijos e hijas de la tierra) no tienen sitio para vender sus bienes, y me recuerdan lo que dijo Jesús “El Hijo del hombre no tiene donde reclinar su cabeza”. Las mujeres tomaron la iniciativa, fueron a hablar con varias autoridades, pero todo fue en vano. Ahora han llevado a las autoridades municipales ante el Tribunal Superior para que se les devuelvan sus derechos.

La gente lucha por su dignidad y por recuperar su unidad e identidad. Su lucha continua para obtener sus derechos sobre las tierras es un buen ejemplo de su toma de conciencia y del liderazgo que los Adivasis van asumiendo cada vez más.

La celebración del Día de las Poblaciones Indígenas, el festival cultural Adivasi que tiene lugar cada año en Songadh y las bodas en masa, ceremonia durante la cual se han casado 29 parejas de diversos grupos, ignorando sus diferencias religiosas, políticas y geográficas nos hacen ver que se está dando una transformación, por lenta que sea.

Las bodas en masa han sido una ocasión particular para alegrarnos, ya que en la India (y quizá en todas partes) la gente gasta mucho dinero para las bodas. Para los ricos esto no es nada, pero ¿cómo afrontar este gasto si se es pobre? A todos les gustaría celebrar su boda a lo grande, y a todos los padres les gustaría que la boda de sus hijos se celebrara por todo lo alto. Pero la pobreza es un verdadero problema y conduce a unos cuantos a escaparse y a empezar a vivir juntos. Esto causa problemas a la comunidad. Incluso los que se casan no están registrados, y así ni ellos ni los hijos tienen derecho a los servicios sociales.

Las bodas en masa se planearon teniendo en cuenta todo esto. Sirvieron de plataforma para que muchos se casaran ‘bien’ pero sin gastar mucho, y les dio la posibilidad de recibir dones de otros. Además reciben certificados de Registro de matrimonio y pueden obtener beneficios de los planes de gobierno.

Todas estas iniciativas están ayudando a los Adivasis a sentirse y a crear comunidad, con una plataforma para hacer oír su voz, y hacerlo con confianza, orgullo y gozo repitiendo el eslogan “Jai Adivasi, Jago Adivasi” ¡Victoria a los Adivasis, que los Adivasis se despierten!).

J. Stanny SJ (Jebamalai Stanislaus)
SHAKTI-LAHRC (Legal Aid and Human Rights Centre)
Songadh, Gujarat, India
Email:
sanny.jeba@gmail.com, shaktilahrc@gmail.com

Fuentes complementarias de información: (1) Vivre la foi qui fait la justice à Kodma : Voyage en Inde avec les jésuites engagés auprès des populations indigènes :

http://www.jesuites.com/actu/2009/kodma.htm
http://www.adivasi.net/

-oOo-oOo-oOo-

Fernando Franco SJ, Director Responsable
Uta Sievers, Redactora
Suguna Ramanathan, Redactora Asociada
Secretariado para la Justicia Social y la Ecología, Borgo S. Spirito 4, 00193 Roma, Italia
+39 06689 77380 (fax)

 01.07.10 @ 15:50:40. Archivado en Sociogenética, Antropología, Ética, Educación, Pro justitia et libertate, Geopolítica, Asia, Ecología 

23/06/2010

Beso nupcial de Victoria de Suecia con corona

La princesa heredera Victoria de Suecia, ciñendo la corona de una de sus antepasadas más ilustres, aunque desgraciada en amor por razones dinásticas, la emperatriz Josefina de Francia, estrecha con fuerza y besa emocionada la mano de su esposo, Daniel Westling. Apenas había terminado la ceremonia de su boda, celebrada en la catedral de San Nicolás de Estocolmo, tras ocho años de fiel e interminable noviazgo, precisamente interminable por razones dinásticas.

Fuente de la foto: El País, Gestos, 19-06-2010.

Victoria de Suecia declaró llena de emoción desde el balcón del palacio real de Estocolmo:

“Soy increíblemente feliz. Quiero dar las gracias al pueblo sueco por haberme dado a mi príncipe”.

Una vez llegados al balcón del palacio real, tras su recorrido en carroza por Estocolmo, la princesa Victoria y su marido, convertido ya en príncipe Daniel, saludaron a los centenares de suecos que se concentraron en los alrededores del palacio para felicitarles por su boda.

Victoria tomó la palabra, para expresar su alegría y agradecerles las felicitaciones por su matrimonio, riendo satisfecha al referirse con énfasis por la tan esperada primera vez a Daniel como su "esposo". Lo hizo jugando con los pronombres personales y posesivos como se juega con el agua compartiendo el placer de refrescarse juntos bajo un surtidor común:

"Queridos, queridos amigos: en primer lugar, quiero dar las gracias al pueblo sueco por haberme dado a mi Príncipe... Nosotros, mi esposo y yo... estoy increíblemente feliz y muy agradecida de que muchos queráis estar aquí y celebrar con nosotros. Es una enorme experiencia. Este día es, hasta ahora, el más importante en nuestras vidas, y contar con vuestro apoyo significa más para nosotros de lo que podáis imaginar. Es algo increíble. Hoy es un día que llevaremos en nuestros corazones por el resto de nuestras vidas. Gracias"

El simbolismo de la corona

La princesa ceñía, durante su boda y durante el recorrido del cortejo nupcial por Estocolmo, la corona de su antepasada la emperatriz Josefina, regalo de su marido el emperador Napoleón Bonaparte. No es una simple diadema, sino una robusta corona que ciñe bien la cabeza, porque Napoleón quiso que su mujer compartiera con él la gloria del coronamiento papal. Ella, por su parte, obtuvo que la presencia del Papa en París sirviera para formalizar ante la Iglesia su vida de pareja con el emperador.

¿Forma parte Victoria de esta saga imperial francesa, que tanto ha condicionado la historia europea?

En efecto, Victoria es varias veces heredera de estos ancestros imperiales franceses, entre los cuales destacan la primera pareja real de su dinastía, Juan Bautista con su esposa Désirée, y la abuela materna de Óscar, el rey de la segunda pareja, que era precisamente la emperatriz Josefina.

El patronímico de la actual familia real de Suecia es Bernadotte, por su primer ancestro francés, Juan Bautista Bernadotte, cuyo nombre dinástico como soberano de Suecia es Carlos XIV. Este primer rey francés de la nueva dinastía sueca fue adoptado por el rey Carlos XIII de Suecia, tras haber sido elegido por el Riksdag sueco. La nueva dinastía desciende también, desde su segunda generación, de la primera esposa de Napoleón, la emperatriz Josefina de Beauharnais, por su hijo Eugenio de Beauharnais, hijo adoptivo de Napoleón, que siempre lo trató como tal, y padre de la princesa Josefina de Beauharnais-Leuchtenberg. Esta princesa, nieta de la emperatriz Josefina, vínculo familiar que recuerdan su nombre y su primer apellido, se casó con Óscar Bernadotte, hijo y heredero de Juan Bautista Bernadotte con el nombre dinástico de Óscar I.

La sorprendente elección por el Riksdag sueco de este general de división, mariscal del imperio francés y príncipe de Pontecorvo, casado con Désirée Clary, la primera novia de Napoleón, gran amigo del por entonces emperador y cuñado de su hermano mayor, José Bonaparte, parece que se debió a que un sector influyente del ejército sueco, previendo futuras tensiones con Rusia, quería que el sucesor de la dinastía sueca, por entonces sin heredero ni crédito dinástico, fuera un soldado de conocido prestigio como lo era Bernadotte. Otro motivo que invocan los historiadores, para explicar esta adopción, es que Bernadotte era muy popular en Suecia, debido a la caballerosidad con la que había tratado a los prisioneros suecos durante la última guerra con Dinamarca.

El 21 de agosto de 1810, Juan Bernadotte fue elegido Príncipe de la Corona por el Riksdag. El 02 de noviembre del mismo año hizo su entrada solemne en Estocolmo, y el 05 de noviembre fue adoptado por el Rey Carlos XIII bajo el nombre de “Carlos Juan”.

A pesar de las reticencias de la corte y dinastía reinante de Holstein-Gottorp, cuyo penúltimo rey Gustavo IV Adolf había sido destronado y reemplazado por su tío Carlos XIII, el nuevo Príncipe francés fue pronto muy popular, convirtiéndose en el hombre más poderoso de Suecia, no precisamente por su empleo de la fuerza militar -que también cuando fue necesario, incluso contra Napoleón-, sino por su enérgico apoyo a una política de paz: desarrolla la instrucción pública, la agricultura, la industria y el comercio. Su política de « reformas conservadoras » le permite el ponerse al servicio de sus súbditos. En el mismo sentido, durante su reinado se abre, en 1832, el Canal Göta que comunica el Océano con el mar Báltico. Su divisa como rey sería: « L'amour de mon peuple est ma récompense », una divisa que parece haber inspirado a Victoria su agradecimiento al pueblo sueco por haberle dado el príncipe de su elección.

No es de extrañar que la nueva dinastía sueca, de origen francés, se haya distinguido desde entonces por su decidido apoyo a la paz mundial, uno de cuyos símbolos más conocidos y apreciados actualmente es el Premio Nobel de la Paz, que los reyes de esta dinastía Bernadotte entregan cada año solemnemente en Estocolmo a los laureados por su Real Academia Sueca.

22.06.10 @ 23:58:19. Archivado en Europa, Sociogenética, Antropología conyugal, Geopolítica