21/06/2009

Homenaje jesuita a Vicente Ferrer

 

Homenaje jesuita a Vicente Ferrer

Considero a Vicente Ferrer como mi hermano mayor dentro de la familia universal jesuita, una de cuyas ramas somos los compañeros "extra muros".

La razón de nuestra vida fuera de casa no es negativa como parece querer darlo a entender el prefijo "ex", que la prensa emplea estos días a propósito de Vicente.

El vivir fuera de casa fue motivado por la naturaleza del tipo de ministerio que deseamos emprender, cuya realización resultaba muy difícil o incluso imposible dentro de casa.

Vicente Ferrer como yo y como muchos otros compañeros seguimos considerando que la Compañía de Jesús es nuestra gran familia espiritual, una de cuyas notas esenciales es la “inculturación”, inseparable de nuestra vocación universalista.

En cierta manera imitamos modestamente la encarnación de nuestro modelo el Hijo de Dios, que dejó la gloria del Padre para venir al encuentro de los humanos en la persona de Jesús, el hijo de María de Nazaret.