06/05/2016

Miguel de Cervantes y su tiempo: Crónica hispano-flamenca (1547-1617): quinquenio 07/14

 

 

 

◊ Retrato de Guillermo I, Príncipe de Orange = Portrait of William I, Prince of Orange = Portrait de Guillaume Ier, prince d’Orange ◊

Artist: Adriaen Thomasz (1)

→ El príncipe de Orange se presenta en su "Apología" como campeón de la libertad de conciencia y como protector de las libertades soberanas del buen pueblo.
→ Le prince d'Orange se présente dans son "Apologie" comme champion de la liberté de conscience et comme protecteur de la liberté souveraine du bon peuple.
→ The prince of Orange appears in his "Apology" as champion of the freedom of conscience and as protector of the sovereign freedoms of the good people.

1577

Por voluntad de Miguel, se da prioridad al rescate de su hermano Rodrigo, que es liberado con más de cien prisioneros el 24 de agosto.

Segundo intento de fuga: Cervantes se encierra con catorce cautivos en una gruta del jardín del alcaide Hasán, donde permanece cinco meses con sus compañeros, a la espera de que su hermano Rodrigo, ya rescatado, acuda a liberarlos. Un renegado natural de Melilla, apodado El Dorador, los traiciona y son sorprendidos el día 30 de septiembre en la gruta. Cervantes se declara el único responsable del intento de fuga, lo que le vale ser cargado de grillos y conducido a las mazmorras del rey. El jardinero que los había amparado durante esos cinco meses pagó con su vida la ayuda que había prestado a los cristianos.

Icon. Nace Rubens.

El Greco se instala en Toledo.

Pol. Hasán Baja rey de Argel.

Evasión de Enrique de Navarra. La paz de Bergerac, que pone fin a la sexta guerra de religión, tiene lugar el 17 de septiembre.

El gobernador don Juan de Austria es declarado “enemigo de la patria” por los Estados Generales de los Países-Bajos.

Para Don Juan de Austria, el príncipe Guillermo de Orange es un hereje y un traidor, que conjuga la infidelidad a su rey con la traición a la causa de su clase dirigente y de su creencia. Apenas llegado a Bruselas, Don Juan sabe que el Taciturno intenta levantar a los Estados contra el rey y la religión católica, para ponerlos al servicio de la libertad de una “patria“ utópica, sin poder ni religión. Don Juan sabe también que el acto concreto que desea realizar el Taciturno, para enardecer a sus partidarios, es apoderarse de su persona, símbolo de la realeza como hermano del rey y símbolo de la catolicidad como vencedor de Lepanto. Inmediatamente escribe al soberano: «Que V. M., por el amor de Dios, reflexione sobre esto: si quiere una buena y firme paz, que prepare una muy cruel y sangrienta guerra. En todo caso, yo prefiero morir luchando.»

El nuevo Gobernador General de los Países Bajos, Don Juan de Austria, es recibido en Bruselas hacia las cinco de la tarde del 1 de mayo. El cortejo entra por la puerta de Lovaina, tuerce a la izquierda y sube solemnemente hasta Santa Gúdula, donde las autoridades eclesiásticas lo acogen con entusiasmo como defensor de la cristiandad. Don Juan entra en la iglesia escoltado por el nuncio papal y por el embajador imperial; le sigue la nobleza precedida por el duque de Aerschot; detrás de la nobleza avanzan los veinticinco pendones de los gremios de Bruselas. A la salida del templo, la comitiva baja hasta la cercana Plaza Mayor y de allí, por la calle de la Magdalena, sube hasta el palacio de los Duques de Borgoña a cuya puerta le esperan los Consejos. El orden de esta recepción contiene un símbolo: tanto la iglesia católica como la nobleza ven en Don Juan la garantía del monopolio religioso del catolicismo sobre los Países-Bajos.

Don Juan de Austria escribe de su puño y letra el 15 de mayo al príncipe de Orange, para invitarle a vivir tranquilamente, rico y en los honores, ahora que no hay ni señor, ni gobernador, ni españoles que haya que señalar con un dedo acusador. Mientras Don Juan escribe esta carta conciliadora, en las calles de Bruselas la ralea comienza la búsqueda y expulsión de las mujeres que se han casado o que han tenido relación con los soldados españoles.

El 11 de junio Don Juan de Austria abandona Bruselas para instalarse en Malinas.

El 9 de julio Don Juan de Austria abandona Malinas para instalarse en Namur.

El 6 de septiembre los Estados de los Países-Bajos envían una invitación al príncipe Guillermo de Orange, para que venga a Bruselas a apoyar su acción. Antes de tomar esta decisión, el duque de Aerschot, seguido por sus partido mayoritario en los Estados Generales y sin tener en cuenta la existencia de Don Juan de Austria, al cual se opone, a pesar de su aparente lealtad, ha invitado al archiduque Matías de Austria para que venga a Bruselas a protegerlos, tomando el cargo de Gobernador General. El archiduque, hermano del Emperador Rodolfo II, es un joven tranquilo de diecinueve años, de ambición poco imaginativa. Sabemos que se ha puesto en camino hacia Bruselas el día dos de este mes. Así que la invitación dirigida a Orange como salvador del pueblo de los Países Bajos, lleva en sus silencios el peso de la traición de la casta aristocrática, que desconfía de él y del común del pueblo cuya causa defiende Orange contra sus intereses.

El 8 de septiembre los Estados de los Países Bajos escriben al rey Felipe II para que nombre un nuevo Gobernador en sustitución de Don Juan de Austria.

El 23 de septiembre el príncipe de Orange, acompañado por las delegaciones de los Estados Generales y de la ciudad de Bruselas que han ido a recogerlo, entra en la ciudad por vía fluvial en barcas que exhiben los pendones de la casa de Orange, rodeado de trescientos amberinos uniformados con los colores de su escudo y armados. En el desembarcadero lo están esperando todos los miembros de la nobleza, encabezados por el inconstante duque de Aerschot, por el pariente de éste el príncipe de Chimay, por los condes de Egmont, Boussu, Lalaing y Houtkercke y por el señor de Hèze. Los pabellones que ocupan el embarcadero están decorados con tapices que reproducen escenas significativas del antiguo testamento: la venta de José por sus hermanos, el triunfo de David sobre Goliat, la cautividad de los israelitas en Egipto, etc. A caballo, con el embajador de Inglaterra a su derecha y con el duque de Aerschot a su izquierda, Orange pasa, al igual que Don Juan unos meses antes, por la Plaza Mayor ricamente decorada, donde el pueblo lo aclama con gritos repetidos, sube al Coudenberg por la calle de la Magdalena y, en lugar de entrar en el palacio ducal, entra triunfalmente en su palacio familiar de Nassau, que se encuentra en las inmediaciones de los edificios de la corte. A la caída del día, el príncipe, recibido como un monarca, cena en el palacio del duque de Aerschot, que queda a unos pasos de su propio palacio. En las encrucijadas de las calles, el pueblo alimenta hogueras alrededor de las cuales bebe, canta y baila hasta muy entrada la noche.

Portugal intenta conquistar Marruecos: El rey Felipe II se encuentra en noviembre en Guadalupe con su homólogo portugués, que le explica con brío su proyecto de recuperar para la cristiandad el norte de África. El rey español, siguiendo en esto el parecer de la difunta abuela de su interlocutor, el rey Don Sebastián de Portugal, intenta, sin éxito, disuadirlo de su empresa. La gente del pueblo que ve en el cielo un fenómeno particular, pues durante el mes de noviembre aparece cerca del planeta Marte un cometa con una cola notablemente ancha y larga, interpreta que va a haber mudanza grande. Muerto el rey Don Sebastián en su andanza loca, se dirá que el cometa había anunciado su muerte.

1578

Nuevos planes de evasión de Miguel y tercer intento de fuga. En esta ocasión, Cervantes envía a un moro con unas cartas dirigidas a don Martín de Córdoba, general de Orán, para que les procure algún espía que los saque de Argel. El moro es detenido antes de cumplir su misión y empalado por ello, mientras que Cervantes es castigado por Hasán a recibir 2000 palos, que de haberle sido aplicados lo hubieran matado. Sabemos, sin que logremos explicarlo, que el castigo no se cumplió.

“Cervantes y cuarenta y dos prisioneros más enviaron una petición al papa Gregorio XIII y a Felipe II de España, en octubre de 1578, solicitando que rescataran a don Jorge del Olivar, un fraile mercedario que se ofreció como rehén voluntario, cuando se rescató al hermano de Cervantes, a cambio de algunos prisioneros que no iban a recibir rescate alguno, por lo que corrían el riesgo de renegar de su fe. Una petición similar remitida al general de la orden obtuvo los frutos deseados y, poco después, don Jorge fue liberado por la suma de cuatro mil ducados, pagaderos en anualidades.”, M.McK, Cervantes, p. 64.

Este mismo año un alférez llamado Mateo de Santisteban fue requerido por el padre de Cervantes como testigo, cuando intentaba conseguir un rescate para su hijo cautivo. Este alférez testificó que él había estado con Miguel de Cervantes en la gran batalla de Lepanto, en 1571, y que Cervantes había servido en la compañía de un tal Diego de Urbina el año anterior.

Pol. La ciudad de Bruselas ha puesto como condición para aceptar la entrada del archiduque Matías el nombramiento como su lugarteniente general del príncipe de Orange. Los Estados deciden el 8 de enero en este sentido, en consonancia con el deseo de la reina de Inglaterra, a pesar de la candidatura de Aerschot y de Lalaing.

El archiduque Matías y el príncipe de Orange hacen su entrada en Bruselas el 18 de enero, el uno como Gobernador General de un rey ficticio, puesto que se niega obediencia a Felipe II, y el otro como lugarteniente general de este gobernador. El príncipe de Orange trae en sus bagajes una nueva constitución para los Países Bajos en la que se instaura, en lugar del poder absoluto real, un régimen de asamblea: el poder ejecutivo es confiado a un Consejo de Estado elegido por los Estados Generales, controlado y revocable por ellos; ninguna decisión importante, que pueda afectar de una manera o de otra al pueblo, puede ser tomada sin que éste sea consultado por los Estados Generales; el poder legislativo está entre las manos de los Estados Generales que deliberan y deciden la ordenanza de todo asunto importante. El Gobernador General reina, pero no gobierna. Cabe decir que el nuevo rey es el pueblo.

El Papa Gregorio XIII publica el mismo 18 de enero una bula en la que concede la indulgencia plenaria a todo partidario de Don Juan de Austria en su lucha para la sumisión de los rebeldes de los Países Bajos. Los obispos y el alto clero de Maastricht, Leeuwarden y Arras animan grupos de conspiradores que aportan su ayuda a la acción de Don Juan de Austria contra los rebeldes de los Países Bajos. Como es natural, esta actitud de la jerarquía católica va a provocar reacciones extremistas de la población de más en más numerosa de obediencia calvinista.

El 20 de enero el archiduque Matías y el príncipe de Orange prestan juramento en la gran galería del Ayuntamiento de Bruselas. El príncipe jura sobre el Santo Evangelio que aplicará la «Joyeuse Entrée», que aplicará las decisiones de la Pacificación de Gante y que no permitirá ningún escándalo contra la religión católica romana ni el entorpecimiento de su libre práctica.

Don Juan de Austria toma como un insulto a su cargo y a la legítima autoridad real que representa la entrada y el juramento del archiduque Matías y del príncipe de Orange en Bruselas. El 25 de enero decide recurrir a las armas para restablecer la legalidad en los Países Bajos.

El conde de Lalaing y los principales oficiales de los ejércitos de los Estados participan el 30 de enero en las bodas del barón de Beersele con Margarita de Mérode.

Don Juan de Austria, ayudado por su sobrino Alejandro Farnesio, inflige una sonada derrota a las puertas de Gembloux a los ejércitos de los Estados.

El pueblo de Bruselas siente con horror la tormenta que se acerca y, sin dudarlo, acusa a los nobles de traicionarlo con su indolencia ancestral a la hora de defenderlo, y a los religiosos porque han enviado armas y municiones a los amigos de Don Juan. Muy rápidamente se llega a saber que el general de la artillería, Valentin de Pardieu, se mantiene en relación secreta con Don Juan de Austria desde hace un mes. Los nobles, que no pueden soportar las acusaciones del pueblo sin atacar a su vez a alguien, acusan al nuevo lugarteniente general, el príncipe de Orange.

El 8 de febrero el archiduque Matías y su lugarteniente general, el príncipe de Orange, se retiran a Amberes.

El 31 de marzo, tras varios intentos frustrados de envenenamiento, es apuñalado a muerte en un callejón de Madrid don Juan de Escobedo, secretario de don Juan de Austria:

El 31 de marzo, que era aquel año lunes de Pascua de Resurrección, apareció Juan de Escovedo alevosamente muerto en el callejón de Santa María de Madrid; halláronle atravesado en la calle, entre la pared lateral de la iglesia y la casa de la Princesa de Evoli; tenía una estocada por la espalda y hallábase el cadáver boca abajo, envuelto todavía en su capa.

Proceso contra Antonio Pérez, secretario de Felipe II, como presunto culpable de la muerte de Escobedo y de la venta de secretos de estado.

La reina de España, Doña Ana de Austria, da a luz el 14 de abril a su cuarto hijo: es un varón y se le pone el nombre de su padre, el rey Don Felipe.

El joven Rey Sebastián de Portugal, poseído por el sueño loco de ofrecer al cristianismo las tierras cercanas de Marruecos, se lanza a la aventura de la conquista con sus mejores caballeros y rodeado de otros visionarios como él, venidos de Alemania, Italia y Castilla. Víctima de la valerosa resistencia musulmana, perece el 4 de agosto con muchos de sus compañeros sobre el suelo árido de Ksar el Kébir (Alcazarquivir), dejando planteado a su pueblo un espinoso problema de sucesión.

Don Juan de Austria, durante las visitas amistosas y repetidas que hace a sus soldados enfermos en septiembre, contrae la fiebre tifoidea.

Don Juan, que intenta sosegar a los flamencos, decide que los españoles se retiren del interior de los Países-Bajos y que los castillos se doten de guarniciones de naturales. Apenas se retiran los españoles, los descontentos intentan poner la mano sobre Don Juan, que se ve obligado, como un vulgar Don Quijote indefenso, a refugiarse en la ciudad de Namur. Se siguen escaramuzas, más bien que guerras, con soldados de fortuna. El gran general muere el 1 de octubre, más de tristeza que de enfermedad, en su tienda de campaña plantada en medio de un campo de liliputienses.

Al tiempo que muere cerca del campo de batalla de Gembloux el propio don Juan de Austria, gobernador legítimo, Matías de Habsburgo, nombrado gobernador por los Estados Generales de los Países-Bajos, en lugar de don Juan de Austria, es vencido en Gembloux por Alejandro Farnesio.

Muerte en diciembre del duque de Sessa.

1579

Cervantes, habiendo declinado el ser rescatado sin sus compañeros de cautiverio por el comerciante valenciano Onofre, intenta fugarse por cuarta vez, sin conseguirlo. Para ello hace armar una fragata en Argel con el fin de alcanzar España con unos sesenta pasajeros:

“A instigaciones suyas, Girón, con el respaldo financiero de un comerciante valenciano que se encontraba en Argel, Onofre Exarque, organizó la compra de una fragata armada. El propio Cervantes se puso en contacto con unos sesenta cautivos, personas de cierto nivel social que pudieran indemnizar al complaciente Exarque y que estuvieran dispuestas a todo. Fue un plan rápido y digno de éxito. Pero los aspirantes a la libertad fueron descubiertos nuevamente.”, M.McK, Cervantes, p. 66.

De nuevo una delación, esta vez del renegado Caybán, enviado por el detestable doctor Juan Blanco de Paz, un fraile dominico expulsado de la orden, oriundo de Salamanca, frustra la empresa y Cervantes se responsabiliza de nuevo del intento de fuga, entregándose a Hasán, quien le perdona la vida y lo encarcela en sus baños. Es mantenido en la cárcel hasta marzo del siguiente año.

“El 31 de julio de 1579, doña Leonor, en Madrid, haciéndose pasar de nuevo por viuda, consiguió la suma de doscientos cincuenta ducados y la entregó a dos frailes, Juan Gil y Antonio de la Bella, que eran los encargados de las negociaciones. Aquel mismo día, Andrea tenía en su poder cincuenta ducados más. Esperaban que la orden pondría la cantidad restante de la colecta de limosnas destinadas a la expedición.”, M.McK, Cervantes, p. 68.

Lit. Se inauguran los primeros teatros madrileños.

Pol. Tras la desaparición en Marruecos del rey Don Sebastián, ha asumido la corona portuguesa su tío abuelo el cardenal Don Enrique. Como siempre que se tiene una dinastía, el problema que se plantea inmediatamente es tener un heredero de la misma sangre; el que Don Enrique sea cardenal no plantea problema mayor, pues ya se ha visto con frecuencia que el papa quita presto este impedimento para que las dinastías, incluidas las suyas, puedan perpetuarse; el problema en este caso es que al estar el heredero en lo postrero de su edad y poco sano, parece fuera de propósito proponerle el matrimonio.

Las negociaciones entre los representantes del rey Felipe II, dispuesto a perdonar a sus vasallos, y la nobleza arrepentida de los Países Bajos se eternizan, debido a la obstinación que practican estos señores para obtener del soberano el máximo de ventajas personales. Philippe de Lalaing, Inchy y Havré son los más difíciles a inclinarse ante las propuestas del soberano. Los negociadores reales, tanto presentes en los Países Bajos como en Colonia, en la delegación enviada al Emperador, están convencidos de que las ambiciones personales de los nobles flamencos se aprovechan de la amenaza que significa detrás de ellos la revolución de Guillermo de Orange; en consecuencia, hacen suyo en abril el tratamiento que la situación merece para el Cardenal arzobispo de Malinas en el exilio: «hay que matar a Orange; no se logrará enderezar la situación en los Países Bajos si no se asesina a Orange». El Cardenal Granvelle está así a la base de la obstinada persecución a muerte que se abre contra el príncipe de Orange, padre de la revolución antiabsolutista.

La persecución a muerte contra Orange, provocada por el diagnóstico del Cardenal arzobispo de Malinas sobre la situación en los Países Bajos, confirma una clarividente previsión del propio príncipe ante los estados rebeldes: «Estamos seguros que el enemigo se servirá de la religión para engañarnos y paralizarnos, para luego dividirnos y comprarnos al más vil precio». Por esta razón el príncipe quisiera que la mejor arma para resistir contra la agresión de Felipe II y defender la revolución antiabsolutista fuera el respeto de la libertad de conciencia de cada uno. Por desgracia, el mismo príncipe tiene que constatar que el arma más acerada que guardan los nobles de los estados rebeldes en los más íntimos repliegues de su conciencia es una intolerancia feroz, dispuesta a matar a cualquier enemigo de sus intereses personales o familiares. Con ello tiene que darse cuenta de que la revolución antiabsolutista que él encarna no es ni mucho menos la revolución ni de la iglesia católica ni de estos señores que se benefician más bien de la antirevolución.

Los españoles intentan infructuosamente desembarcar en Irlanda.

Felipe II sigue a la letra el consejo del Cardenal Granvelle, arzobispo exiliado de Malinas, que insiste para que la cabeza de su enemigo el príncipe de Orange sea puesta a precio. El soberano promete el 30 de noviembre recompensa y honor a quien logre suprimir al príncipe rebelde, al que trata de peste pública y de perturbador del estado de la cristiandad, y especialmente de los Países Bajos. Todo vasallo queda autorizado a ofender a este príncipe proscrito y a quitarle la vida. Lo que olvida el soberano en su bando es que la proscripción, además de odiosa, es ilegal en los Países Bajos. La proscripción ilegal del príncipe de Orange resulta benéfica para su causa, porque la naturaleza de los pueblos es tal, que siempre elevan a quienes ven amenazados de opresión y se juran venganza contra los tiranos que los oprimen.

1580

El 29 de mayo llegan a Argel los trinitarios fray Juan Gil y fray Antón de la Bella, con la intención de rescatar a Miguel de Cervantes, pero sin la cantidad necesaria para hacerlo. El 3 de agosto rescatan ciento ocho prisioneros, que el mismo día zarpan hacia España con fray Antón, llegando días después a Valencia, en medio de una espantosa tormenta. Juan Gil se queda en Argel para concluir las negociaciones. El 19 de septiembre, cuando Cervantes está a punto de partir encadenado hacia Constantinopla en la flota de Hasán Bajá, fray Juan Gil se las arregla como mejor puede para pagar el monto exorbitante del rescate (una importante suma de dinero: seiscientos ducados), cuyo contravalor, exigido en oro por Hasán, se estima a quinientos escudos de oro.

De hecho, fray Juan Gil sólo disponía de 300 escudos, reunidos por la madre de Miguel, doña Leonor de Cortinas, a costa de inenarrables sacrificios. Los 200 escudos restantes fueron aportados por el fondo común que los trinitarios habían recolectado, en buena parte entre los mercaderes cristianos de Argel. La generosidad de este gesto solidario da una idea de la popularidad de nuestro autor en Argel y de las simpatías que despertaba su actitud valiente frente al poder y su solidaridad responsable con sus compañeros de cautiverio.

Miguel de Cervantes queda en libertad. El documento de liberación describe a Cervantes como un hombre “de mediana estatura, barba cerrada y con la mano y el brazo izquierdo mutilados”. Su cautiverio argelino ha durado cinco años y un mes.

El 10 de octubre, en presencia del fraile Juan Gil, Cervantes testifica ante Pedro de Rivera, notario apostólico en Argel, dándole un extenso informe consistente en veinticinco puntos sobre su “cautiverio, vida y costumbres”. El 24 de octubre Cervantes abandona Argel rumbo a las costas de España. El 27 de octubre toca las costas españolas y desembarca en Denia (Valencia).

Tras permanecer un mes en Valencia, a finales de año se traslada a Madrid, para iniciar una serie de demandas que recompensen sus servicios militares mediante algún empleo. Tan sólo conseguirá una oscura misión en Orán, posiblemente cercana al espionaje, llevada a cabo en mayo de 1581. Esta experiencia le servirá más tarde para ambientar su Gallardo español.

Lit. Bernal Diaz del Castillo publica su «Historia verdadera de la conquista de Nueva España».

Nace en Madrid Francisco de Quevedo y Villegas, hombre y escritor desmesurado en todo.

Pedro de Padilla, "Tesoro de varias poesías".

Fernando de Herrera, "Anotaciones a las obras de Garcilaso".

Pol. Muerte de la reina Ana, cuarta esposa de Felipe II.

Guerra en Portugal.

Felipe II se hace reconocer como rey de Portugal.

El príncipe de Orange comienza el 10 de marzo a redactar su «Apología».

Guillermo de Orange es proscrito el 15 de junio.

El príncipe de Orange deposita el 13 de diciembre su «Apología» sobre la mesa de los Estados generales del norte de los Países Bajos, reunidos en la ciudad de Delft. En esta apología el príncipe se defiende contra las calumnias y falsas acusaciones que el edicto de proscripción de Felipe II contiene. Al leer estas páginas, se tiene la impresión de que un hombre de talla excepcional se dirige a la historia para que juzgue de la rectitud y de la generosidad que han conducido su nada trivial acción de liberación religiosa y política de un pueblo de las garras del mayor símbolo del absolutismo monárquico. El príncipe de Orange se presenta como campeón de la libertad de conciencia y como protector de las libertades soberanas del buen pueblo. Estas dos misiones, fundamentalmente inseparables, hacen de él el enemigo de la intolerancia religiosa y de la arbitrariedad política.

1581

En mayo “Los precios de los productos han aumentado tanto, que señores, gentileshombres, plebeyos y clérigos no pueden vivir de sus rentas.” El resultado es el abandono de la tierra por los más modestos y el incremento de parados en las ciudades, los cuales pululan como parásitos por sus inmediaciones, calles y plazas, convertidos en mendigos, pícaros y prostitutas. Los hidalgos mal alimentados, los tramposos, los ladrones y los rufianes que van a poblar la obra narrativa de Cervantes proceden más de la observación de esta realidad, que se le impone al volver a su patria, que de su pura imaginación de poeta.

Cervantes, tras haber descansado unos meses en un Madrid ocupado por la miseria, se traslada a Portugal siguiendo a la Corte de Felipe II, que está en Thomar, donde el monarca es formalmente reconocido como rey de Portugal en el mes de abril de 1581. Cervantes eleva allí una solicitud de empleo, obteniendo tan sólo un trabajo temporal como mensajero del rey. El 21 de mayo de 1581 recibe cincuenta ducados a cuenta, para trasladarse a Orán a recoger unos despachos. El 26 de junio se encuentra de vuelta en Cartagena, donde recibe los restantes cincuenta ducados para sus gastos, con la orden de presentarse ante el rey en Lisboa. A finales de julio, ha vuelto ya a Lisboa, para dar cuenta a Felipe II del resultado de su misión en Orán.

A finales de 1581 o primeros de 1582 es enviado a Madrid por un influyente oficial conocido suyo, para solicitar un puesto en el Nuevo Mundo a través del Consejo de Indias. Pero en aquel momento no había ninguno vacante.

Lit. Nacen Salas Barbarillo y Ruiz de Alarcón.

Pol. Felipe II entra en Portugal. Batalla marítima contra los franceses por el reino luso; Francia apoya las aspiraciones del prior de Ocrato.

El duque de Alençon, que su hermano el rey Enrique III de Francia llama «el monigote», firma el 15 de junio su contrato de matrimonio con la reina Isabel I.ª de Inglaterra. Nadie se cree que la reina esté resuelta a casarse con este príncipe intrigante, traidor, inculto y completamente inmoral. Lo que la reina quiere es que su alianza con los franceses avance, para poder contar con su asistencia, en caso de ataque del rey de España, que se ha apoderado de Portugal, y que juntos puedan echar una mano al príncipe de Orange, para liberar los Países Bajos del yugo de Felipe II.

Los estados de la Haya proclaman la deposición de Felipe II y la independencia de los Países-Bajos protestantes: Los Estados Generales del norte de los Países Bajos, reunidos el 26 de julio en la Haya, recusan toda soberanía sobre ellos de Felipe II y la ofrecen al duque de Alençon, excepción hecha de los estados de Holanda y Zelanda y de la señoría de Utrecht, que se reservan la designación de un soberano y que aparentemente desearían que lo fuera el príncipe de Orange. El príncipe, por su lado, cuida de que las condiciones impuestas al duque de Alençon hagan imposible el que se transforme en un nuevo tirano para su pueblo. Tal es el espíritu que ha presidido al tratado de Bordeaux del 29.9.80 y a las negociaciones previas de Plessis-lez-Tours.

Cabe preguntarse por qué Orange ha recurrido a un príncipe católico y extranjero para asumir la soberanía de los Países Bajos del norte. Ciertamente ha querido contar con la alianza exterior de Francia y de Inglaterra; la defección de la aristocracia católica local le hace imposible el recurso a un nativo; ha estimado que no es el momento de ensalzar su propia persona.

La reina Isabel I.ª de Inglaterra y el duque de Alençon intercambian el 22 de noviembre sus anillos de noviazgo. La reina, que conoce el talante infantil de su pretendiente, lo envuelve en un papelón de piropos agridulces, cuya calificación máxima es el mote de «mi ranita». La reina especula con las esperanzas de su pretendiente como una jugadora de ajedrez, que mide por adelantado el número de pasos que la separan del mate al rey. Ella espera fríamente que el duque tome posesión de su cargo de defensor de los Países Bajos y que se afirme en él; que le asegure una alianza real con su hermano Enrique III y que persevere en sus sentimientos para con ella. El duque de Alençon, que aprecia la holganza, se dice que lo más cómodo es comenzar por satisfacer la última exigencia de la reina; así que se queda largo tiempo en la corte de Inglaterra jugando el juego del perfecto amor romántico con su vieja y altiva novia.
Tregua entre Felipe II y los turcos.

______________________________

(1) ◊ Portrait of William I, Prince of Orange = Retrato de Guillermo I, Príncipe de Orange = Portrait de Guillaume Ier, prince d’Orange ◊

Artist: Adriaen Thomasz
Title: Portrait of William I, Prince of Orange
Description: Portrait of William I, the Silent, Prince of Orange. Bust, facing right. Several versions of this portrait exist, three of which are believed to be authentic. Of these the version at the Museo Thyssen-Bornemisza is dated 1579.
Date: Circa 1579
Medium: oil on panel
Dimensions: Height: 48 cm (18.9 in). Width: 35 cm (13.8 in).
Current location: Rijksmuseum Amsterdam, Room 2.1
Accession number: SK-A-3148
Place of creation: Antwerp (?)
Object history: by 4 September 1923: Joseph Henry Gosschalk (1875-1952), Wassenaar/The Hague; from 1926 until 1932: lent to the Oranje Nassau Huis, The Hague, by Joseph Henry Gosschalk, Wassenaar/The Hague
December 1933: purchased by the Rijksmuseum Amsterdam, Amsterdam, from Joseph Henry Gosschalk, Wassenaar/The Hague
Exhibition history: Oranje-Nassau portretten-tentoonstelling, Arti et Amicitiae, Amsterdam, 4 September 1923–5 October 1923, cat.no. 6, p. 7, as [Frans] Pourbus [(I)]; bruikleengever: Jos.H. Gosschalk.
Credit line: Purchased by the Rijksmuseum Amsterdam with support by the Commissie voor de Willem de Zwijgertentoonstelling

References

Rijksmuseum Amsterdam online catalogue, as William I, Prince of Oranje, circa 1579.

RKDimages, Art-work number 28945, as Portrait of Prince Willem I 'de Zwijger' van Oranje- Nassau (1533-1584), circa 1579.

Royal Institute for Cultural Heritage Photolibrary, object number 40004770, as Portret van Willem I (1533-84), prins van Oranje, genaamd Willem de Zwijger, 1570-1584.

Web Gallery of Art, as William I, Prince of Orange, called William the Silent,, circa 1579.

-oOo-

Fuente: Salvador García Bardón: Miguel de Cervantes y su tiempo
Crónica hispano-flamenca cervantina
Cronología razonada y circunstanciada

Diffusion Universitaire Ciaco, Louvain la Neuve, 1988, reedición 2016 en preparación.

23:18 Écrit par SaGa Bardon | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

Miguel de Cervantes y su tiempo: Crónica hispano-flamenca (1547-1617): quinquenio 06/14

 

 

 

Ilustración: Don Juan de Austria, retratado por Sánchez Coello o por su mentor Antonio Moro poco después de su victoria en Lepanto.

→ El final de sus días lo encontró don Juan de Austria en el “avispero” de los Países-Bajos, adonde fue enviado por Felipe II para intentar atajar la Rebelión comenzada en 1566. El gran hombre se mira a sí mismo con un poco de sorpresa al verse transformado de defensor de la generalidad de los cristianos en defensor de unos cristianos contra otros.←

-oOo-

1572

Cervantes recibe varias sumas de dinero, en los meses de enero y marzo, para pagar sus gastos mientras dura su recuperación en Mesina.

A pesar de haber perdido el movimiento de la mano izquierda, Cervantes se incorpora en abril a la compañía de don Manuel Ponce de León, del tercio de don Lope de Figueroa, y participa, ya en calidad de "soldado aventajado", en varias campañas militares contra los turcos durante los años siguientes: Navarino (Pilos) y La Goleta son las más importantes. En los momentos de reposo permanece en los cuarteles de invierno en Sicilia, Cerdeña y Nápoles.

Pol. El 10 de mayo muere en Roma el Papa Pío V. Le sucede en el Pontificado Gregorio XIII, que no bien ocupa la silla de San Pedro estimula a don Juan de Austria para que saque la flota al mar y prosiga sus victorias. Es tal la confianza y estimación que este papa tiene de la persona de don Juan, que lo ensalza en Consistorio público llamándolo Escipión en el valor, Pompeyo en el agrado, Augusto en la fortuna; nuevo Moisés, nuevo Gedeón, nuevo Sansón, nuevo Saúl y nuevo David, sin que existan en él los defectos que existieron en estos grandes hombres. El Papa repite en público lo que ya ha escrito a don Juan privadamente: Que antes de que él muera, espera en Dios darle corona de Rey.

En los Países Bajos, los herejes se vengan sobre la Iglesia de la determinación católica a cortarles la hierba bajo los pies. No sólo dificultan o impiden la celebración del culto católico, sino que persiguen a los sacerdotes y los pasan por las armas, haciéndolos morir en medio de sufrimientos indescriptibles. El 9 de julio tiene lugar el abominable suplicio de los monjes de Gorcum.

La Saint-Barthélemy tiene lugar el 24 de agosto.

Obedeciendo al Papa, a pesar de su poca salud, el Padre Francisco de Borja, tercer General de los Jesuitas, ha viajado a Francia y Portugal, en compañía del Cardenal Alejandrino Micael Gislerio, sobrino del Papa, para tratar que los reyes de estos países entren en la Liga contra el turco. El Padre Francisco ha caído gravemente enfermo durante este viaje y fallece, a su vuelta en Roma, el día 30 de septiembre.

Enrique de Navarra abjura del calvinismo.

Campañas de Corfú y de Mondón.

Los alborotos en los Países Bajos resultan muy perjudiciales para el conjunto de la cristiandad, porque distraídas las fuerzas españolas en poner orden en Flandes, se posterga la lucha contra el turco. Las cosas llegan hasta tal punto que, temiéndose un ataque francés con ocasión de los disturbios religiosos, el 15 de octubre se obliga a Don Juan de Austria a estar disponible para aquél frente, con lo cual se deshace la liga contra el turco, privada de su carismático capitán general.

1573

Cervantes toma parte en la expedición de don Juan de Austria contra Túnez. En febrero, Cervantes y su compañía, después de haber pasado el invierno en Sicilia, volvieron a Nápoles. Allí reclamó, con éxito, varias pagas que se le debían. Está claro que se consideró que su soldada era escasa, porque al poco tiempo recibió otra gran suma de dinero.

Lit. Hurtado de Mendoza publica "Guerra de Granada".

Pol. Don Juan de Austria salió de Nápoles el 1 de agosto con la mayor parte de la flota y la infantería italiana y española, esperando recoger el resto de naos, gente, vituallas y pertrechos de guerra a su paso por Mesina, Palermo, Trápana y la isla Favignana. El día 8 de octubre, al anochecer, dieron vista a la Goleta. Toma de Túnez y Bizerte.

Mateo Vázquez, antiguo condiscípulo de Cervantes en el colegio de los jesuitas de Sevilla, es nombrado secretario de Felipe II.

Catalina de Médicis hace la paz con los protestantes.

Felipe II pone fin a la misión del duque de Alba en Flandes, nombrando el 30 de enero Gobernador de los Países-Bajos a Don Luis de Requesens, teniente general de don Juan de Austria en la mar y uno de los hombres que más confianza le merecen, por ser uno de sus compañeros desde la infancia y persona que había conseguido no verse afectada por las rivalidades de las facciones de la corte. En efecto, Don Luis es Comendador de Castilla y, sobre todo, hijo de Don Juan de Zúñiga, el sabio, escrupuloso y venerado preceptor del propio Don Felipe cuando era príncipe heredero. El Rey sabe que este hombre, que él ha conocido desde su infancia, posee un espíritu fuerte, leal, piadoso y generoso, a pesar de que su salud ha sido siempre precaria. El interesado, que tiene en el momento de su nombramiento cuarenta y seis años, sabe que con la misión que el Rey le encomienda cae sobre él, al mismo tiempo que el cargo más pesado e ingrato del momento, su condenación a muerte. Así pues, este antiguo embajador de Roma, actual Gobernador del Milanesado y exluchador de Lepanto, toma el camino de los Países-Bajos como quien toma el camino del presidio.

Los venecianos, viendo la paralización de la cristiandad ante el turco y su necesidad de continuar el comercio sin riesgo excesivo, deciden en mayo concluir confederación con el enemigo. Pagan el precio de esta paz vergonzosa la isla de Chipre y parcelas de los países eslavos, que los cristianos sacrifican a sus intereses comerciales. En moneda contante y sonante, los venecianos se obligan a pagar al turco trescientos mil ducados.

El 27 o el 29 de julio murió Ruy Gómez, príncipe de Éboli, en brazos de su antiguo y fiel amigo el Secretario Juan Escovedo, asistido por dos frailes carmelitas descalzos que vinieron de Pastrana, en su casa del callejón de Santa María de Madrid, quedando Antonio Pérez como heredero de su privanza y su poder, dueño de la confianza del Rey, y jefe de hecho del partido que capitaneaba antes el príncipe. Antonio Pérez era hijo del clérigo Gonzalo Pérez, secretario que había sido del Emperador Carlos V y luego de su hijo, el Rey Felipe II.

Entró don Juan en Nápoles, de vuelta de Túnez, el 12 de noviembre.

Don Luis de Requesens, nuevo Gobernador de los Países-Bajos, llega a Bruselas el 17 de noviembre.

El 29 de noviembre Don Francisco Álvarez de Toledo, Duque de Alba, transmite su cargo de Gobernador de los Países Bajos a Don Luis de Requesens. Siete años antes el Duque había recibido del Rey la dura misión que ahora transmite a su sucesor de proteger la iglesia católica y de asentar la autoridad real en uno de los territorios de su soberanía. En siete años, esta ingrata misión, que ha chupado a los reinos de Castilla y de Aragón más allá de diez millones de florines y miles de vidas humanas, se ha revelado no sólo contradictoria, debido a la ambigüedad del problema religioso de los Países Bajos, sino rayana con el absurdo. En efecto, los grandes beneficiarios de la acción del Duque, que son los católicos y la nobleza de los Países Bajos, van a asentar su dominación sobre el pueblo, proclamando al tiempo que el Duque, puro ejecutor de la voluntad del soberano, ha hecho más daño al país que Lutero y Calvino juntos.

Juan de Austria conquista Túnez.

1574

Los españoles emprenden el infructuoso intento de liberar la Goleta de Túnez. Tras esta expedición, Miguel de Cervantes y su hermano Rodrigo permanecen en Italia y Sicilia, donde el 30 de septiembre, los encontramos descansando en Palermo. Se le atribuyen a Miguel una amante napolitana, que por lo visto lo engaña, y un hijo bastardo habido de ella, al que no llegará a conocer nunca.

«Es posible que, a finales de la primavera, Cervantes se trasladara con el regimiento de don Lope de Figueroa a Génova, donde parecían fraguarse nuevos problemas con Francia, porque describe la ciudad con todo detalle en "El licenciado Vidriera". Si así fue, ya no estaba en Nápoles en agosto, cuando don Juan llegó allí procedente de España a fin de organizar una expedición en socorro de Túnez. Miguel y Rodrigo, así como el resto de su regimiento, zarparon con él.

El 3 de octubre, sin embargo, la noticia de la caída de la Goleta, la ciudadela de Túnez, alcanzó al ejército expedicionario, cuando se encontraba en Trapani, y se abandonó la expedición. Aquella noticia causó una penosa y honda impresión en Miguel, que había estado allí en años anteriores: la abrumadora superioridad y la ventaja de los atacantes, rodeados de playas que transformaron fácilmente en trincheras y plataformas, las terribles desgracias, todo ello aparece en la narración del cautivo en la Primera Parte de Don Quijote.», M.McK, Cervantes, p. 48.

[Es posible que uno de los ingenieros que construyeron la Goleta en tiempo de Carlos V, que tras renegar de su fe cristiana tomó el nombre de Mustafá, revelara a Selim en secreto un modo seguro de tomar la Goleta. Su nombre cristiano era Jacobo Zitolomini y parece que huyó a Argel al lado de Aluch-Alí, resentido por desprecios y negativas que recibiera de Felipe II. Aluch-Alí lo llevó a Constantinopla y lo presentó a Selim.]

El cardenal Acquaviva, probable amigo y protector de Cervantes en Italia, muere en julio.

Lit. Melchor de Santa Cruz, Floresta española.

El Brocense comenta a Garcilaso.

Pol. Apenas cuatro meses han bastado a la aristocracia y a los católicos de los Países Bajos, para rechazar con violencia, en marzo, a su nuevo defensor. Según ellos, Don Luis de Requesens desconfía de la nobleza y, aunque católico practicante y ejemplar, es excesivamente amigo de los jesuitas. Tanto los aristócratas como los eclesiásticos divulgan, llenos de despecho, que el Gobernador sólo se complace en la compañía de sus compatriotas y que se pasa el tiempo encerrado con los jesuitas.

De hecho, el Gobernador hace lo imposible por pacificar el país y curarlo, con medios suaves, de su terrorismo religioso crónico. Por desgracia, los nobles, que no cesan de intrigar y de cambiar de partido, y los eclesiásticos, que no pueden soportar la vida ejemplar de los jesuitas, optan por la insolencia y la antipatía con el abnegado Gobernador.

En el marco de su política de pacificación de los Países-Bajos, el nuevo Gobernador desea suprimir el Consejo de los Disturbios, suspender el impuesto del diezmo y proponer a los herejes la opción entre su reconciliación con la iglesia o el abandono del país, tras la venta de sus bienes.

Con fecha del 10 de marzo, el Rey otorga a sus sujetos rebeldes de los Países Bajos un perdón general y da a su Gobernador la facultad de suprimir tanto el Consejo de los Disturbios como el impuesto del diezmo. Para facilitar el trabajo del ejecutivo, el Rey remite a Don Luis cuatro redacciones diferentes del decreto de perdón, para que entre ellas escoja la que juzgue más adecuada.

Con el propósito de motivar a los naturales de los Países Bajos en pro de la defensa de su propio patrimonio espiritual, y siguiendo el ejemplo de Felipe el Bueno, que instituyó la Orden del Toisón de Oro, el Rey propone la creación de una nueva Orden Militar.

Por marzo, el papa Gregorio XIII envió a Nápoles la rosa de oro, con su Camarero mayor, para Don Juan de Austria. Según una antigua costumbre, los Papas solían enviar la rosa de oro, bendecida el Domingo de Ramos, al Rey o Reina que más gratitud había merecido de la Santa Sede durante el año. Esta distinción papal, inusitada con quien no era Rey, asustó al Cardenal Granvela, Virrey de Nápoles, nada afecto a don Juan, y apresuróse a dar aviso de ella a Felipe II. El 24 de marzo llegó a Nápoles el Camarero mayor del Papa con la rosa de oro, y el 25 hízose en la iglesia de Santa Clara la entrega solemne.

Tras haber infligido la derrota del 14 de abril a los combatientes calvinistas, los soldados españoles, sin paga desde hace meses, deciden exigir su justo salario a las ciudades que han defendido. No habiendo obtenido la más mínima atención de parte de los interesados, a pesar de que estos reconocen que si los soldados españoles fueran vencidos, los del otro lado les cortarían el cuello, las tropas deciden marchar sobre la opulenta ciudad de Amberes y exigir por la fuerza lo que se les debe. La determinación de las tropas, la mezquindad de los civiles y la falta total de medios económicos del Gobernador provocan una situación de violencia de la que puede ser víctima la ciudad de Amberes.

El único capaz de remediar a la situación inextricable en que se encuentra Amberes desde hace dos meses, dada la obstinación de las ciudades de los Países Bajos en dejar sin remuneración a las tropas que aseguran su más elemental seguridad, es precisamente el Gobernador, tan abusivamente tratado por los clericales y los aristócratas como peor bestia que el Duque de Alba. En efecto, mientras estos señores se enjuagan la boca preparando escupitajos contra Don Luís de Requesens, éste, con sus incontestables dotes de diplomático y de negociador, convence a la tropa y la induce a abandonar Amberes el 5 de junio, sin pillarla ni violentarla.

Tras el levantamiento del sitio de Amberes por las tropas españolas sin pagar, la reacción de la opinión católica, confortada en su actitud de avaricia por un clero y una aristocracia particularmente ávidos, es que la defensa de la religión la tiene que pagar el Rey y no ellos. Ahora bien, es sabido que el Rey se ha arruinado y ha arruinado a España, embarcada en otros gastos de defensa, de interés más general para la Cristiandad, precisamente porque ha añadido a sus esfuerzos gigantescos en el Mediterráneo este esfuerzo obstinado y probablemente vano de defender a los católicos de los Países Bajos.

El 7 de junio, a pesar de la incomprensión y del desagradecimiento generales, el Gobernador de los Países Bajos proclama el perdón general del Rey a sus súbditos rebeldes de los Países Bajos así como la supresión del Consejo de los Disturbios y de los diezmos.

Los turcos recuperan Túnez y Bizerte, expulsando a los españoles de la Goleta: Los turcos desembarcaron en Túnez el 14 de julio, para infligir a los cristianos una triste lección que duró sesenta y tres días: el 13 de agosto apareció en el Cabo de Cartago la temida armada turca con cerca de trescientas naves y sesenta mil hombres de desembarco, mandada aquélla por Aluch-Alí, el tiñoso, y éstos por el yerno de Selim, Sinant-Bajá, el renegado; el 22 de agosto tomaron el castillo de la Goleta, de importancia estratégica capital para guardar el Mediterráneo; veinticuatro días después se apoderaron de un baluarte y de un fuerte de Túnez en que tenían los españoles guarnición, sin que ni un solo cristiano, ni siquiera el gran Don Juan de Austria, retenido al extremo opuesto de Sicilia, estuviera en medida de acudir a su socorro.

«Túnez quedaba en poder de los turcos; tres mil soldados muertos y los restantes acribillados a heridas o cautivos. Pagano Doria degollado; Gabrio Cervelloni, don Pedro Portocarrero y don Francisco de Ávila, esclavos de Sinam. El fuerte nuevo, arrasado sin ser concluido, y la Goleta, el glorioso recuerdo de Carlos V, volada con minas, borrada para siempre del suelo africano por Aluch-Alí, como borra el simún del desierto una huella humana», Coloma.

Se echa la culpa del desaguisado al Cardenal Granvelle, llamado aquí Granvela, que tras haber dejado su puesto y muchos enemigos en Bruselas, se encontraba entonces como Virrey en Nápoles: se le acusa de no haber proveído con presteza el dinero, los soldados y las provisiones necesarias para acudir en ayuda de los pobres de Túnez. Don Juan de Austria se prometió que la negligencia no se repetiría.

Antonio Pérez, nuevo secretario de Felipe II, acusa a Don Juan de Austria de querer hacerse con el reino y quizá con la corona, por lo que encomienda a su protegido Juan de Escobedo para el cargo de secretario de Don Juan de Austria, con el propósito de vigilar sus movimientos. Muy pronto Juan de Escobedo se convertirá en fiel servidor de Don Juan.

1575

En este año Cervantes toma la decisión de abrazar definitivamente la carrera de las armas. Prefiere servir en Italia, porque es un lugar tranquilo, a diferencia de los Países Bajos, y quizás también porque es el hogar de su amante y del hijo, habido o por haber de ella. Convertido en "soldado aventajado", obtiene cartas de recomendación de don Juan de Austria, Capitán General de la Armada, y del duque de Sessa, Virrey de Nápoles. Estas cartas de recomendación y reconocimiento de sus méritos le dan la idea de volver a España, con la probable intención de que le nombren capitán; porque, como todos los solicitantes de puestos, Miguel tendrá que ir a Madrid para obtener el suyo.

Aprovechando esta ocasión, tras seis años lejos de su patria, Miguel y su hermano Rodrigo deciden cumplir su deseo de volver a España y ver a la familia. El día 20 de septiembre se embarcan en Nápoles en la galera Sol, que forma parte de una flotilla de cuatro galeras que se dirigen a Barcelona. Seis días después, durante la travesía, una tempestad dispersa las galeras, y la Sol es apresada el 26 de septiembre, cuando pasaba Les Saintes Maries, en la costa francesa, frente a las costas catalanas, por unos corsarios berberiscos al mando del renegado albanés Arnaute Mamí. Miguel es hecho cautivo junto con su hermano Rodrigo. Se inicia así su dilatado cautiverio argelino, del que intentará fugarse repetidamente aunque siempre en vano. Miguel tenía sólo veintiocho años cuando fue capturado. Tendrá treinta y tres al ser liberado.

Los cautivos son conducidos a Argel y Miguel de Cervantes cae en manos de Dalí Mamí, apodado El Cojo, quien, a la vista de las cartas de recomendación que encuentra sobre él, fija su rescate en 500 ducados de oro, cantidad prácticamente impagable tanto por su familia como por los frailes trinitarios que se encargan de redimir a los cautivos: «El negocio de los rescates entre España y Argel era muy activo: se llegaban a cobrar más de cinco mil ducados por los prisioneros más importantes. Se informaba a las familias del destino de sus parientes—los encargados de llevar los mensajes eran ex cautivos que volvían a sus casas—y de la cantidad de dinero que tenían que reunir. Los rescates se entregaban normalmente a frailes españoles de la orden trinitaria y a los mercedarios, quienes los llevaban hasta Argel y luego volvían con el prisionero o los prisioneros liberados», M.McK, Cervantes, p. 57.

Se inicia así el período más calamitoso de la vida de Miguel, que permanecerá cinco años largos cautivo en los baños argelinos, a pesar de sus numerosos intentos de fuga siempre fallidos.

“El Argel que encontró Cervantes era un lugar extraordinario. Cuartel general de los piratas y corsarios islámicos del Mediterráneo, la ciudad que Cervantes conoció había surgido como respuesta a la gran actividad marítima existente en dicho mar durante el siglo XVI, debida al comercio y a las hostilidades que creaban la política y la religión. La ciudad poseía un buen puerto, sólidas murallas, y los numerosos corsarios la utilizaban como refugio y les servía además de mercado donde vendían el producto de sus robos. Como resultado de ello, Argel se había convertido en uno de los centros comerciales más ricos del Mediterráneo, como lo demostraban su casa de la moneda, su escuela de teología, su hospital de pobres y sus espléndidos baños públicos (con agua fría y caliente). En cuanto a la política, se regía por sus propias leyes, aunque estaba sometida al poder del Imperio Otomano, por un lado, y, por otro, a Constantinopla, gozando de un grado bastante elevado de autonomía.

Desde el punto de vista cultural, la ciudad, atestada de esclavos cristianos, moros expatriados de España, renegados y aventureros, constituía una exótica mezcla. En su puerto fondeaban barcos procedentes de Francia, España, Italia, Inglaterra y Flandes, así como bajeles del este del Mediterráneo; aunque comerciar con los argelinos se consideraba ilegal en la mayoría de los países cristianos, el comercio de la ciudad era floreciente. Como toda sociedad fronteriza que vive al margen de la ley y el orden convencionales, aquel era un lugar de grandes oportunidades, de negocios fáciles y también de rápidos enriquecimientos. Había cautivos cristianos que salvaban la situación en la que se encontraban renunciando a su fe, y muchos de ellos alcanzaron la prosperidad…

Los argelinos se enriquecían gracias a la mercancía humana y la ciudad era el centro del tráfico de esclavos cristianos del Mediterráneo. Los cautivos no eran transportados a Argel por piratas que tuvieran en ella su base de operaciones, sino por corsarios de todas partes que allí los ponían en venta o los intercambian por mercancías o suministros de todo tipo. Así, los prisioneros eran una moneda y a la vez una mercancía. Su valor era doble: se les podía rescatar mediante una elevada suma de dinero y, si los ponían en venta, podían trabajar en las galeras argelinas o en la propia ciudad. Tal como se observa en un documento de 1564, “en Argel llueven cristianos”.”, M.McK, Cervantes, p. 55-56.

Los cautivos que esperaban su liberación, como era el caso de Cervantes, eran conducidos a la prisión estatal, donde eran encadenados. Estas cárceles estatales se llamaban “baños” y en ellas se encerraba por la noche a los cautivos sirvientes, para mayor seguridad.

Lit. Juan Huarte de San Juan, "Examen de ingenios".

Pol. Fundación por Felipe II de la Academia de Matemáticas.

Don Juan de Austria, vivamente indignado por la negligencia del Cardenal Granvela con respecto al peligro turco, obtiene de su hermano el rey Felipe II que lo nombre su Vicario en Italia para mantener a raya al enemigo de la cristiandad. [«El rey lo nombró, con aprobación de todo el Consejo, y secreto espanto de Antonio Pérez, su Lugarteniente General en toda la Italia con autoridad sobre todos los Virreyes y Ministros que gobernaban aquellos Estados; esta dependencia había, sin embargo, de quedar secreta por decoro y prestigio de aquellos funcionarios, y sólo había de manifestarse en caso de abuso de autoridad o alarde de independencia.», Coloma]

Dos de los valientes soldados de Don Juan, Don Miguel y Don Rodrigo de Cervantes Saavedra, obtienen cartas elogiosas de sus superiores, al embarcarse de vuelta para España, tras haber participado en la batalla de Lepanto y en las expediciones contra Túnez y la Goleta. La suerte no les acompaña en el momento de poder reintegrarse a la vida civil: la galera en que vuelven a su patria es apresada por los piratas, lo cual significa que el calor de la familia va a ser reemplazado para ellos por el frío horror de un largo cautiverio. Don Miguel va a permanecer cautivo en Argel cinco años. Cuando vuelva a España, en 1580, tendrá treinta y tres años.

Segunda bancarrota de Felipe II.

En nombre de Gregorio XIII, el Nuncio Ormanetto propuso a Felipe II que resucitara el plan de Pío V, fracasado por la muerte del duque de Norfolk, de desposeer a la reina Isabel de Inglaterra y de restaurar el catolicismo en Gran Bretaña. Gregorio XIII daría la investidura del reino de Inglaterra a su legítima heredera María Estuardo y haría que ésta se casara con don Juan de Austria, que capitanearía las huestes españolas que invadiesen la isla. El Papa había concertado ya con los partidarios del desdichado Norfolk que estuvieran prestos a secundar el nuevo movimiento. Felipe II dio gracias muy corteses al nuncio por la merced que el Papa hacía a su hermano, pero excusóse de prestar apoyo a la empresa, por la necesidad que tenía entonces de concentrar grandes fuerzas en Italia por el peligro del turco, animado con el triunfo de Túnez; y en Flandes por envalentonarse también los rebeldes con la salida de allí del Duque de Alba. Coloma

La tempestad favorece una vez más los designios de los protestantes contra la determinación de los católicos. Una flota, que el Soberano de los Países Bajos obtiene de sus súbditos castellanos, como Rey de Castilla, en ayuda de los católicos amenazados en su soberanía borgoñona, es a tal punto desquiciada por los elementos el 30 de diciembre, que sería más caro repararla que equipar nuevos navíos.

III. 1576 - 1585

1576

Primer intento de fuga de Miguel y Rodrigo de Cervantes con otros cristianos, de Argel hacia Orán por tierra, pero el moro que los guía los abandona y tienen que regresar a Argel.

Rodrigo de Cervantes padre relata la captura de sus hijos ante el Consejo de las Cruzadas, presentando las pruebas pertinentes de que los dos hermanos habían servido en Italia y de su captura a bordo de la Sol, con la esperanza de recibir el dinero para el rescate. El grado de desesperación de la familia se deduce del hecho de que doña Leonor se declaró viuda para obtener más fácilmente la suma de sesenta ducados para el rescate de sus hijos del Consejo de las Cruzadas, que era quien administraba este tipo de donativos. Se le concedió el dinero, aunque con la condición de demostrar en el momento oportuno que dicha cantidad estaba siendo utilizada para lo que había sido prestada, si no, tendría que ser devuelta.

El escritor Cervantes no renunció a su pluma durante las adversidades del cautiverio, sino que aprovechó sus raros tiempos libres para ofrecer algunas creaciones poéticas a sus amigos. Aunque, por ser quizás apócrifa, hay que descartar la Epístola a Mateo Vázquez, antiguo condiscípulo suyo del colegio de los jesuitas de Sevilla y secretario de Felipe II durante este período de la cautividad cervantina, han llegado hasta nosotros los dos sonetos que dedicó a su amigo de cautiverio Bartolomeo Ruffino di Chiambery en 1576, y las octavas asimismo circunstanciales realizadas en 1579 para otro compañero de adversidades, también italiano, el humanista siciliano Antonio Veneziano.

“La experiencia del cautiverio fue definitiva para sus creaciones literarias posteriores, como lo fue para su vida, porque en ella acrisoló, a un tiempo biográfica y literariamente, algunas de las claves más consistentes de su vivir y de su crear, como la defensa acendrada de la libertad, la paciencia en los infortunios, y el heroísmo en la derrota; y ello por no referirnos a la acentuación de su españolismo imperialista, ya que duró algo menos, y sólo marcó la primera fase de su obra.”, MdeCS, Obras completas, Micronet, 1997.

Pol. Don Luis de Requesens, Gobernador de los Países Bajos, reconoce que todos los esfuerzos que ha hecho por pacificar a las provincias y mantener su unidad, desde su advenimiento al poder el 29 de noviembre de 1573, han sido vanos. Ahora, tras la pérdida de la flota enviada por Castilla y, sobre todo tras el fracaso diplomático de los leales, la situación le parece tan desesperada a finales de enero, que lo único que desea es poder morir, para no tener que comunicar al Soberano la pérdida para su dinastía de los Países-Bajos.

El ansia de abandonar el gobierno del nido de víboras en que se han Convertido los PaísesBajos y de volver a España para reencontrar la luz del sol y la alegría de sus hijos, trabaja la salud del Gobernador con la misma obstinación que lo haría la gangrena. Don Luis estaría de acuerdo con cualquier concesión hecha a estas gentes, incluso la de constituirlos en una suerte de república, pero bajo la sola condición que queden a salvo la religión católica y el respeto de la autoridad real. El Gobernador se dirige muy religiosamente a Bruselas para ganar en la ciudad el jubileo de 1576. Allí lo espera la muerte, disimulada bajo su manto negro de ántrax. La lucha es desigual: la enfermedad es fuerte, el enfermo débil. Don Luis de Requesens muere el 5 de marzo. El Consejo de Estado se reúne este mismo día en casa de Vigilius y asume el gobierno de los Países Bajos.

Don Juan de Austria es nombrado gobernador de los Países Bajos el 4 de octubre, aunque la primera noticia de su nombramiento la recibió en carta del Rey escrita el 8 de abril de 1576, justamente cuando acababa de enviar a Roma al Secretario Juan de Escovedo, tras haber sido solicitado por las nuevas instancias de Gregorio XIII para la jornada de Inglaterra.

Muerto Requesens en Flandes, Felipe II piensa que la única manera de hacer volver estas provincias a la fe católica y a la fidelidad a su legítimo soberano, es enviarles como gobernador al héroe de la batalla de Lepanto en persona.

Don Juan de Austria no acepta con entusiasmo esta idea. La penible misión que su hermano desea confiarle le desvía de su vocación militar, tanto más valiosa ahora para el servicio de la cristiandad que, tras la muerte de la esposa inglesa del soberano, un nuevo enemigo de la religión se ha instalado sobre el trono inglés. El deseo de Don Juan es deponer por la fuerza de las armas a la hereje Isabel e instalar en el trono a María Estuardo, con la cual se podría casar él para garantizar la protección de la religión verdadera en este reino. Sólo acepta la idea de ocuparse de los Países-Bajos bajo la condición de poder poner en ejecución desde allí sus proyectos ingleses.

Saco de Amberes por los soldados españoles el 3 de noviembre. El mismo día que en Amberes la muerte cobra su cruel impuesto tanto sobre asaltantes como sobre defensores del castillo, Don Juan de Austria, vencedor de Lepanto, llega secretamente a Luxemburgo, disfrazado de criado de Don Octavio Gonzaga, para tomar en mano la defensa del catolicismo en los Países-Bajos. El gran hombre se mira a sí mismo con un poco de sorpresa al verse transformado de defensor de la generalidad de los cristianos en defensor de unos cristianos contra otros. La misma angustia que se apoderó de su padre el Emperador al verse confrontado al problema alemán, se apodera de él al verse cara a cara con el problema flamenco: le toca la misión imposible de unir por la fuerza a los que sólo por su unión pueden crear la fuerza ante el enemigo exterior.

La pacificación de Gante tiene lugar el 8 de noviembre.

Guillermo de Orange intenta lograr que los Estados Generales y el Consejo de Estado de los Países Bajos no reconozcan a Don Juan de Austria como Gobernador y, si posible, rompan sus relaciones con su soberano, el rey Felipe II.

_________________________________

(1) ◊ Don Juan de Austria ◊

Autor: ¿Anónimo?, atribuido, en diferentes inventarios, a Sánchez Coello o a su mentor Antonio Moro
Título: Don Juan de Austria
Fecha: Hacia 1575
Técnica: Óleo
Soporte: Lienzo
Dimensiones: Alto: 223 cm.; Ancho: 118 cm.
Procedencia: Colección Real (Palacio Real Nuevo, Madrid, pieza triangulada, 1747, nº 505; Palacio del Buen Retiro, Madrid, galería del mediodía, 1772, nº 505; Buen Retiro, 1794, nº 926).
Localización actual: Museo del Prado
Número de catálogo: P01148

→ El final de sus días lo encontró don Juan de Austria en el “avispero” de los Países-Bajos, adonde fue enviado por Felipe II para intentar atajar la Rebelión comenzada en 1566. ←

El retrato representa una de las pocas imágenes que han sobrevivido del hijo natural de Carlos V y la alemana Barbara Blomberg, hermanastro de Felipe II y gran artífice de la victoria de Lepanto.

El general y estratega aparece vestido elegantemente y luciendo sobre su pecho el distintivo de la orden del Toisón de Oro.Tiene coraza, cota de malla, gregüescos y calzas encarnadas, bastón de mando en la diestra, apoyado en un león que está tendido a sus pies.

La primera vez que participó de forma activa en el campo de batalla fue con ocasión de la Rebelión de los moriscos, en la sierra de las Alpujarras de Granada. Allí fue donde conoció el horror y la crueldad, auténticos rostros de las guerras, que nada tenían que ver con los ideales caballerescos que hasta entonces tenía de ellas.

Pero fue en Lepanto donde don Juan se convirtió en un héroe y, tanto su participación directa como sus valientes decisiones tácticas resultaron determinantes. Recordemos que esta gran batalla naval se produjo después de que los turcos arrebataran Chipre a los venecianos, por lo que los otomanos amenazaban seriamente el sur de Europa, incluidos los territorios del Papa. Fue por esto por lo que Pío V convocó la Santa Liga, constituida en mayo de 1571. Al frente, como Generalísimo de la Armada, se acordó que estaría don Juan de Austria. La batalla tuvo lugar el 7 de octubre, y el resultado fue aplastante para los aliados cristianos, a pesar de la igualdad de fuerzas entre ambas escuadras.
...
El final de sus días lo encontró don Juan de Austria en el “avispero” de los Países-Bajos, adonde fue enviado por Felipe II para intentar atajar la Rebelión comenzada en 1566. Al llegar don Juan, en 1576, la situación era crítica: los tercios hacía meses, algunos incluso años, que no cobraban, por lo que, desesperados, saquearon Amberes. Lo único que consiguieron fue que la reacción de los rebeldes se hiciera aún más cruenta, hasta el punto de que muchos católicos dejaron de ver con buenos ojos a los españoles que, finalmente, tuvieron que ceder y firmar la “Pacificación de Gante”. Esto significó la retirada de muchas tropas españolas y, por tanto, el desvanecimiento del sueño de don Juan; la imposibilidad de llevar a cabo el plan por el que, quizá, aceptó ir a los Países-Bajos. Dicho plan consistía en, una vez controlada la Rebelión, utilizar las tropas de Flandes para desembarcar en Inglaterra, destronar a Isabel I y convertirse él mismo en el rey de los ingleses, mediante su matrimonio con María Estuardo, por entonces prisionera de la Reina Virgen.

Desgraciadamente, Flandes fue una auténtica trampa para don Juan. La dureza de la guerra y la honda impresión que le produjo la muerte de su secretario, Juan de Escobedo, le fueron debilitando hasta que, en el verano de 1578 murió a las afueras de Namur, en un palomar que se acondicionó improvisadamente con tapices flamencos. Después vendría el traslado de sus restos al Escorial y unos funerales que no tuvieron nada que envidiar, por su excentricidad, a los organizados por Juana la Loca para Felipe el Hermoso.

ETIQUETAS: Óleo Lienzo Retrato real Retrato de personaje militar León (Panthera leo) 1570

Fuentes: Museo del Prado y Pedro González-Barba, este último, en su blog ESTUDIO HISTORIA, jueves, 4 de septiembre de 2014, inspirado en el libro “Don Juan de Austria” de Bartolomé Bennassar.

-oOo-

Fuente: Salvador García Bardón: Miguel de Cervantes y su tiempo
Crónica hispano-flamenca cervantina
Cronología razonada y circunstanciada

Diffusion Universitaire Ciaco, Louvain la Neuve, 1988, reedición 2016 en preparación.

23:16 Écrit par SaGa Bardon | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

Miguel de Cervantes y su tiempo: Crónica hispano-flamenca (1547-1617): quinquenio 05/14

 

 

 


◊ Battaglia di Lepanto = La batalla de Lepanto = La bataille de Lépante = The Battle of Lepanto ◊

→ Óleo alegórico de la batalla de Lepanto pintado por Paolo Veronese (c.1572). En él se muestra el profundo transfondo religioso que tuvo el enfrentamiento entre la flota de la Liga Santa y la otomana. ← (1)

"En su composición la visión celestial ocupa la mitad del lienzo y se yergue como principal protagonista, empequeñeciendo el combate de las flotas: en torno a la Virgen María aparecen San Pedro, San Marcos y San Jaime representando respectivamente a Roma, Venecia (aún más significativo es incluso la aparición del propio León) y España."

Los pinceles de la Batalla de Lepanto. El choque entre Oriente y Occidente
Publicado por Javier Noriega el oct 8, 2013.

-oOo-

1567

Miguel, alumno del "Estudio de la Villa", ubicado en el Pretil de los Consejos. Por estos años, nuestro joven autor y poeta novel, debió de estar en contacto y mantener amistad con poetas como Pedro Laínez o Gálvez de Montalvo.

Lit. Nacimiento de la "Commedia dell'arte".

Edición de las obras de Lope de Rueda.

Pol. Prohibición por decreto de emplear la lengua árabe en el antiguo reino de Granada.

El duque de Alba, nombrado gobernador en los Países-Bajos, se despide del rey Felipe II en Aranjuez el 15 de abril, antes de ponerse en camino hacia los Países-Bajos. El príncipe Carlos heredero de la corona, al oírle decir que va a castigar a los flamencos rebeldes, se arroja sobre el duque con su daga desenvainada e intenta herirlo; el duque, tras unos momentos de forcejeo con el príncipe, logra sujetarle la mano y desarmarlo.

Los católicos franceses derrotan a los protestantes en San Denís.

Asesinato de Darnley, esposo de María Estuardo, el 9 de febrero, seguido del encarcelamiento de esta reina en Carberry Hill, el 15 de junio.

A las tres de la tarde del 22 de agosto, el tercio de Sicilia, conducido por Don Francisco Alvarez de Toledo y Pimentel, duque de Alba y Vicario de los dominios españoles de Italia, entra en Bruselas.

El enviado del rey Felipe, para proteger el catolicismo y restablecer la autoridad real, es un hombre de sesenta años, alto, de cara ascética y de mirada enérgica, al mismo tiempo decidido y prudente. Huérfano de padre a los cuatro años, ha sido educado en la corte del Emperador Carlos V y está ligado a la familia real por lazos indestructibles de respeto, de amistad y de fidelidad. Ha combatido junto al emperador y se ha señalado como uno de sus mejores generales en Pavía, Túnez, Provenza y Mühlberg. Felipe II lo admira y lo quiere. Se puede decir que, al escogerlo para encomendarle la delicada misión de los Países-Bajos, tras el éxito del duque en su más delicada guerra contra el Papa Paulo IV, el rey ha optado por la eficacia del amigo fiel, compuesta de energía y prudencia, frente a las tergiversaciones de sus falsos amigos flamencos.

09 de septiembre: Los Condes de Egmont y de Hornes son detenidos en el palacio de la Regencia de Bruselas, mientras que el antiguo alcalde de Amberes, Antonio van Stralen, lo es en su propia ciudad.

1568

En el "Estudio de la Villa", Miguel de Cervantes estudia bajo la dirección de Juan López de Hoyos, nombrado rector de este centro el 12 de enero de 1568. López de Hoyos, aunque cauto, es un firme partidario de Erasmo.

El día 3 de octubre fallece la esposa de Felipe II, Isabel de Valois, a la que Miguel había dedicado anteriormente un soneto. López de Hoyos le encarga cuatro poemas destinados a la Relación oficial de la exequias celebradas con motivo de la muerte de la reina. Esta relación se publicó al año siguiente bajo el título: "Historia y Relación verdadera de la enfermedad, felicísimo tránsito y suntuosas Exequias fúnebres de la serenísima Reina de España Doña Isabel de Valois nuestra señora".

En el mes de diciembre, Miguel de Cervantes o un homónimo suyo, hiere en duelo o en un lance de espadas a Antonio de Sigura en el recinto del palacio Real, cosa perseguida con severidad e inexcusablemente penada. La víctima es, según unos, paseante en corte, y, según otros, albañil iletrado.

Viaje a Italia de Miguel, que algunos biógrafos consideran como una huida, en el caso de que hubiera sido responsable de la herida causada a Antonio de Sigura.

Lit. Se inauguran en Madrid los corrales de comedias de la Pacheca y de Burguillos.

Pol. Revueltas y sublevación de los moriscos de Granada: «el 16 de abril, víspera de Pascua de Resurrección, cerró la noche muy oscura y lluviosa, y entre ocho y nueve comenzó la campana de la Vela en la fortaleza de la Alhambra a tocar furiosamente a rebato. Cundió el espanto por todas partes, y creció más todavía al oír al centinela que tañía gritar despavorido: —¡Cristianos, remediaos!... ¡Mirad por vosotros, cristianos, que esta noche habéis de ser degollados!...»

María Estuardo huye a Inglaterra, donde es encarcelada por la reina Isabel I. Su deposición da lugar a la subida al trono escocés de Jacobo VI.

A las diez de la mañana del 5 de Junio, son decapitados en la plaza del ayuntamiento de Bruselas los condes de Egmont y de Hornes. La ejecución, el desamparo de las viudas y de los hijos de los dos condenados y el sincero dolor del pueblo producen una impresión tan grande en el duque de Alba, que éste escribe al rey manifestándole su sentimiento en el momento de cumplir tan dura sentencia. El rey lo tranquiliza diciéndole que se ha limitado a ejecutar sus órdenes y que como fiel ejecutante no tenía derecho a retroceder ante el cumplimiento del deber. El duque se ocupa muy en particular de la viuda de Egmont, que tiene once niños pequeños a su cuidado. A partir de ahora le asigna de su peculio una pensión anual de veinte mil florines.

Muerte en prisión el 24 de julio, vigilia de Santiago, del príncipe don Carlos, heredero de la corona. Según se cree, el príncipe don Carlos estaba detenido por no estar de acuerdo con la política de su padre en los PaísesBajos.

«En julio también el papa Pío V comenzó a presionar a Felipe II para que invadiera Inglaterra y restableciera el catolicismo. Como el rey mostraba poco interés, a principios del año siguiente Pío V regaló al duque de Alba una espada de oro (signo del guerrero de la fe) y, como tampoco esto produjo efecto, en noviembre de 1569 envió una carta pidiendo a Alba que invadiera Inglaterra.», Parker.

El 15 de septiembre los ingleses se apoderan de cinco navíos españoles que conducen cuarenta mil ducados para el gobierno del duque de Alba en los Países-Bajos. Este acto de piratería produce la ruptura entre Isabel I de Inglaterra y Felipe II de España.

El 3 de octubre un parto prematuro acarrea la muerte de la joven esposa del rey Felipe II Isabel de Valois.

1569

Aparecen varias composiciones poéticas de Cervantes en la Relación oficial de la exequias celebradas con motivo de la muerte de la reina Isabel de Valois, esposa de Felipe II. Se trata de un libro sobre la enfermedad y muerte de la segunda mujer del rey, editado por Juan López de Hoyos, rector del "Estudio de la Villa", quien califica a Miguel como “nuestro caro y amado discípulo”.

El español que en estos años abandona su patria y se dirige a Italia, especialmente a las zonas que están sometidas a su rey, llega a un país en el que puede sentirse como en su propia casa, algo que ocurre desde hace ya tiempo, porque las posesiones de España en Italia se remontan a la conquista de Nápoles por los aragoneses en 1443 (M.McK.). A esto hay que añadir la reputación de Italia entre los hombres de letras de la España del momento y su popularidad entre los soldados españoles, que gozan de la vida agradable que aquel país les ofrece. Por esta razón no es difícil de comprender que más de un joven español deseoso de cambiar de escenario encamine sus pasos hacia Italia, especialmente si tiene buenas razones para no quedarse en casa. Tal es el caso de Cervantes en 1569.

Sorprendentemente, a finales de año, hacia el mes de septiembre, Cervantes se halla en Italia, tal vez huido tras una disputa sangrienta. La única explicación coherente, aunque hipotética, dada hasta ahora por los historiadores a este brusco cambio de escenario, tiene que ver con una provisión real, fechada el 15 de septiembre de 1569, en la que se ordenaba el apresamiento de un joven estudiante homónimo de nuestro Autor, por haber herido en duelo al maestro de obras Antonio de Sigura. En consecuencia, hasta que no se documente la existencia de otro Miguel de Cervantes, cabe admitir por hipótesis que el responsable de la herida fuera nuestro Autor.

“La primera prueba documentada de la estancia de Cervantes en Italia lleva la fecha del 22 de diciembre de 1569; se trata de un documento en el que el padre del escritor, Rodrigo, asegura que su hijo, entonces en Roma, era cristiano viejo e hijo legítimo, que ninguno de sus antepasados habían sido moros, judíos o conversos (judíos convertidos al cristianismo), así como que tampoco habían sido convictos de ninguna herejía por la Inquisición ni de ningún otro crimen infame. Miguel debió de encargar el documento a su padre, probablemente para obtener alguna colocación, y su naturaleza sugiere que debía de tratarse de un empleo con un español o con un eclesiástico; es muy poco probable que alguien más solicitara una declaración jurada de la prueba de limpieza de sangre de Cervantes.”, M.McK, Cervantes, p. 38.

Lit. Antonio de Torquemada, "Jardín de flores curiosas".

Alonso de Ercilla, "La Araucana."

Juan de Timoneda, "Sobremesa y alivio de caminantes".

Nace Guillén de Castro.

Pol. La situación es explosiva en el antiguo reino de Granada. El Rey Felipe II ha decretado la demolición de los baños turcos, el abandono de la lengua árabe y la prohibición de las vestiduras tradicionales. La reacción de los moriscos denota una exasperación sin límites : profanación de Iglesias, matanzas de sacerdotes y religiosos, desobediencia cívica. Por orden del Rey, Juan de Austria parte este 6 de abril de Aranjuez, para dirigir las tropas reales contra los sublevados.

Don Juan de Austria visita el Albaicín y todas las murallas de Granada por dentro y por fuera; ordena los cuerpos de guardia, las centinelas y las rondas, indicando cuáles son los lugares donde éstas son necesarias, tanto para la guardia y seguridad de la ciudad, como para que los moriscos no reciban daño. Es asistido en todo por el Marqués de Mondéjar y por Don Luis Quejada. El día 21 de abril llega a Granada el duque de Sesa que, como miembro que es del consejo de Don Juan con los señores mencionados más el Arzobispo y el Presidente, se esperaba para comenzar las deliberaciones sobre la manera de resolver el problema planteado por los moriscos. Tras deliberaciones de varios días, se resuelve sacar a los moriscos de Granada y repartirlos tierra adentro.

El 23 de junio llega a Granada orden de su majestad para que con el menor escándalo se metan tierra adentro todos los moriscos de Granada y especialmente del Albaicín que sean de edad de diez años arriba y de sesenta abajo, y que los lleven a los lugares de Andalucía y a otros pueblos comarcanos fuera del reino de Granada, y los entreguen a la justicia para que tengan cuenta con ellos. La víspera de San Juan de junio, Don Juan de Austria manda que se ejecute la orden del Rey.

1570

Encontramos a Miguel instalado en Roma, convertido en camarero del joven cardenal Julio Acquaviva, con quien permanecerá poco más de un año. El cardenal, que es hijo del duque de Atri, había estado en Madrid, antes de ser cardenal, comisionado por el pontífice Pío V, para darle el pésame a Felipe II por la muerte de su hijo Carlos. Es posible que Cervantes lo hubiera conocido entonces y lo acompañara en el viaje de regreso a Roma.

En el verano, Miguel forma parte de los famosos tercios españoles, como soldado del Tercio español en Nápoles, a las órdenes de Diego de Urbina, perteneciente al Tercio de don Miguel de Moncada.

Art. Juan Molanus, Profesor de la Universidad de Lovaina, intenta imponer al arte cristiano un programa acorde con las decisiones del Concilio de Trento. El proyecto del «De picturis et imaginibus sacris» del 15 de noviembre es someter enteramente la decoración de las iglesias a la Teología. El autor condena tanto la desnudez y la indecencia de las figuras como la poesía popular de las representaciones, sin base teológica, aunque nacidas de la fe sencilla. Por este camino, el autor se cierra al simbolismo, inseparable del arte, a la poesía y a la piedad más elementales. El lovaniense quisiera que se rompa el contacto entre el cielo y la tierra, que desaparezcan las familiaridades, para que la Divinidad sea adorada en su majestad propia. El rigorismo estético queda proclamado. El acierto de los artistas plásticos consistirá en ignorarlo.

Pol. «En enero de 1570 [Felipe II] recordó enojado a Alba que Isabel había confiscado no sólo el tesoro de sus banqueros, sino también las posesiones de sus súbditos en Inglaterra; además, había acogido a sus súbditos rebeldes (en Inglaterra residían unos 30.000 exiliados neerlandeses, la mayoría protestantes y muchos de ellos implicados en las sublevaciones de 1566 y 1568), había interrumpido todas las actividades comerciales y había dado autorización para atacar cualquier barco que navegara por el Canal con bandera española. «Por el contrario, el daño que ella, su reyno y súbditos de nos han recebido es tan poco que no es de consideración [...] de suerte que se puede con razón dezir que ella nos tiene rota la guerra y nos estamos en paz con ella». No se podía permitir que continuara esta situación desigual, insistía el rey: había que encontrar una manera de perjudicar a Isabel y hacer que volviera, de ese modo, a la coexistencia pacífica. La carta de Felipe reiteraba también su creencia en que el servicio a Dios le «exigía» intervenir para liberar a la reina católica de Escocia y restablecer el catolicismo en Inglaterra—sobre todo por «haver sido yo rey de aquel reyno, en que Dios fue servido que ya una vez, por mi medio y por mi mano, se restituyese la religión católica».», Parker, p. 270.

Mediante la bula Regnans in excelsis, el papa excomulga a la reina Isabel 1.ª de Inglaterra. «Pero ni el sarcasmo [del duque de Alba] ni la razón disuadieron al papa: en febrero de 1570, sin consultar al rey [Felipe II], excomulgó a Isabel y eximió a sus súbditos de la obligación de obedecerla, enviando un mes después copias de la bula al duque de Alba (sin comunicárselo tampoco al rey), junto con órdenes para que garantizara la difusión del decreto papal en Inglaterra y se dieran los pasos requeridos para deponerla», Parker, p. 270.

En julio los turcos ocupan Chipre. Se organiza la Liga Santa: España, Venecia y el papa se alían contra los turcos. El nuevo Sultán Selim II lanza contra los cristianos una expedición de prestigio, para dar buen principio a su imperio. Comienza por enviar sus embajadores a Venecia, para pedir que se le entregue Chipre, so pena de presentar guerra. Ante la negativa de los venecianos, la armada turca, dirigida por Mustafá, desembarca en Chipre a principios del mes de julio. Nicosia es tomada el 9 de septiembre. El Papa Pío V replica intentando reunir bajo la bandera de la Iglesia a los monarcas de toda la catolicidad. Se incorporan en la liga papal únicamente los venecianos y los españoles. Son sus generales: Marco Antonio Colonna, para los papales, Sebastián Venerio, para los venecianos, y Don Juan de Austria, para los españoles.

Doña Ana de Austria, hija del Emperador Maximiliano, se casa en Segovia con su tío Felipe II, Rey de España, el día 12 de noviembre. Este casamiento da lugar a comentarios acerados por parte de los príncipes protestantes. A pesar de ello, ninguno de ellos, ni siquiera Guillermo de Orange, que dirige la resistencia de los Países-Bajos, ha dado la orden para que se entorpezca el viaje de la archiduquesa de Austria a España. Mucha gente se sorprende y se indigna al ver que Felipe II se casa con la hija de su hermana. Se habla de incesto del rey católico.

Fin de la guerra de Granada.

1571

Pol. El 20 de mayo se formó la Santa Alianza entre Venecia, la Santa Sede y España, para llevar a cabo una ofensiva contra el Islam, que duraría tres años. España financiaba la mitad de la empresa y subvencionaba a Venecia, mientras que los venecianos abrían rutas comerciales en el este, retirando aranceles entre sus dominios y los estados españoles de Italia. El hermanastro del rey, don Juan de Austria, de veinticuatro años de edad, fue nombrado comandante en jefe de las fuerzas aliadas. La flota turca, que superaba en número a la cristiana, permanecía anclada en el golfo de Lepanto, cerca de Corinto. Don Juan dispuso inmediatamente el ataque, pues estimó que el golfo era un lugar ideal para hacerlo, ya que el enemigo no conseguiría romper el cerco de la flota cristiana y que la proximidad de la tierra impulsaría a las tropas turcas a abandonar sus barcos, al verse atacadas.

Las tropas de Diego de Urbina, encargadas de prestar apoyo al contingente veneciano de la Liga Santa, embarcaron en la galera Marquesa. A bordo, Cervantes enfermó de malaria y padecía fiebres altas. Ni su mal estado de salud ni la oposición de sus jefes y amigos impidieron que el 7 de octubre, durante la batalla de Lepanto, peleara heroicamente, situado en el esquife de la nave, esto es, en uno de los lugares que ofrecían mayor riesgo en caso de abordaje.

La dureza del combate fue tal, que se saldó en la galera Marquesa con 40 muertos y 120 heridos, entre estos últimos Cervantes. En el fuego de la acción, Cervantes recibió dos disparos de arcabuz en el pecho y un tercero en la mano izquierda, que desde entonces quedó inutilizada, razón por la cual la vox populi lo inmortalizará más tarde como el "manco de Lepanto". Hay pruebas escritas del valor extremo de Cervantes durante esta terrible batalla, cuya señal más manifiesta fue su voluntad de luchar más bien que de evitar la pelea, no contentándose con ser simple espectador, a pesar de que su mal estado de salud le habría permitido retirarse honorablemente bajo cubierta, lejos de la línea de tiro del enemigo.

Se recupera de sus heridas en Mesina.

El triunfo de la batalla marítima de Lepanto, "la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes ni esperan ver los venideros" (II.Prólogo al lector.1), frase con que Cervantes recuerda esta batalla en el Quijote, es el mayor éxito de don Juan de Austria, cuyo prestigio se funda igualmente sobre otros triunfos en batallas terrestres.

El 28 de junio, mediante un mensajero secreto, el Papa Pío V sometía a Felipe II el siguiente proyecto:

«prender por un golpe de mano a la reina hereje Isabel de Inglaterra y a los señores de su Consejo y encerrarlos en la torre de Londres; casar a la reina legítima María Estuardo con el Duque de Norfolk y restablecer al punto el catolicismo en los dos reinos de Escocia e Inglaterra. Pedía para ello el auxilio de Felipe II, y contaba ya con el apoyo de los más poderosos señores de Inglaterra y el de los partidarios de María en Escocia, que se levantaban a la sazón numerosos y pujantes. El Papa había preparado ya el terreno fulminando contra Isabel su terrible bula declarándola hereje contumaz y fautora de herejes, deponiéndola del trono de Inglaterra y absolviendo a sus vasallos del juramento de fidelidad y obediencia.

El Duque de Norfolk pedía al Rey de España para esta jornada 6.000 arcabuceros, 4.000 arcabuces, 2.000 corazas y 25 piezas de artillería con las municiones y dineros necesarios. Comprometíase por su parte a levantar en Inglaterra 3.000 hombres de a caballo y 2.000 de a pie y a encargarse de la peligrosa empresa de prender a la Reina y sus Consejeros y de poner en libertad a María Estuardo… Mas fue tanta la lentitud de don Felipe en combinar los últimos detalles, y tanta su indecisión en dictar las postreras órdenes, que dieron lugar a que Norfolk fuese denunciado, sometido a un proceso y degollado públicamente en Londres», Coloma.

El 7 de octubre, Juan de Austria ganó la Batalla naval de Lepanto al frente de una flota colosal, formada por más de doscientas galeras y veintiocho mil hombres. Al mando de las diferentes escuadras se encontraban los más grandes marinos europeos del momento: Andrea Doria, de Génova, el Marqués de Santa Cruz, de España, Barbarigo, de Venecia, Marco-Antonio Colonna, de Roma, etc. Entre los valerosos soldados que se ilustraron en la pelea se encontraba Miguel de Cervantes Saavedra, de 24 años de edad que, en la batalla, perdió para siempre el uso de la mano izquierda.

Esta victoria es considerada como el triunfo definitivo de la cruzada contra los enemigos seculares del cristianismo en España y en Europa Occidental. En un momento en que los turcos parecían invencibles, la victoria cristiana, como ha señalado Braudel, «permitió conjurar un futuro que prometía ser muy sombrío».
Fin de la guerra de las Alpujarras. Los moriscos son dispersados por los territorios de diferentes provincias españolas, entre otros por la Mancha.

Lit. Nace Tirso de Molina.

_________________________________

(1) La batalla de Lepanto (en italiano: Battaglia di Lepanto; en turco: İnebahtı deniz muharebesi 'batalla naval de İnebahtı') fue un combate naval que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 cerca de la ciudad griega de Návpaktos (Lepanto en italiano y de ahí al español).[1]

Se enfrentaron en ella la armada del Imperio otomano contra la de una coalición católica, llamada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya. A pesar de ser una alianza, de las 315 embarcaciones cristianas 164 eran españolas.[2]

Los católicos, liderados por Juan de Austria, resultaron vencedores, y se salvaron solo treinta galeras otomanas. Se frenó así el expansionismo otomano en el Mediterráneo oriental durante algunas décadas y se provocó que los corsarios aliados de los otomanos abandonaran sus ataques y expansiones hacia el Mediterráneo occidental.

En esta batalla participó Miguel de Cervantes, que resultó herido y perdió la movilidad de su mano izquierda, lo que le valió el sobrenombre de «manco de Lepanto». Este escritor, que estaba muy orgulloso de haber combatido allí, la calificó como «la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros»[3] También introdujo la historia en el Quijote, a través de la narración del cautivo, que no deja de ser la típica obra de literatura de frontera.[4]

- 1 Redondo, Fernando. ¿Qué ocurrió en la batalla de Lepanto?. Muy Historia.
- 2 Vidal, op. cit., p. 74
- 3 En palabras de Cervantes, Novelas Ejemplares, prólogo.
- 4 Cervantes Saavedra, Miguel de (2004). «Capítulo XXXIX Donde el cautivo cuenta su vida y sucesos». En Real Academia de la Lengua. El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, primera parte (en castellano). Madrid: Alfaguara. pp. 402–403. ISBN 9788420467283.

Fuente: Wikipedia.

-oOo-

Fuente: Salvador García Bardón: Miguel de Cervantes y su tiempo
Crónica hispano-flamenca cervantina
Cronología razonada y circunstanciada

Diffusion Universitaire Ciaco, Louvain la Neuve, 1988, reedición 2016 en preparación.

23:12 Écrit par SaGa Bardon | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |