16/06/2016

Molinos en El Quijote: 2/2 de agua

 

barco : 28; de barc-: barca
barco (doc. s. XIII, debarca) m.

-oOo-

→ La palabrabarco figura por la primera vez, en el corpus del castellano antiguo, publicado por la Real Academia, en un Mandamiento de Fernando III, que regula el tránsito de ganado y otras mercancías de un lado al otro del río Tajo: ←

-oOo-

Ferrandus, Dei gratia rex Castelle e Toleti, omnibus hominibus regni sui hanc cartam videntibus, salutem et gratiam.

Sepades que yo fallé por pesquisa que mio avuelo mandó que nengún ganado ni otra cosa nenguna pora vender en razón de mercadura non passe Tajo en puente ni en barco fuera por la puente de Toledo, e de Alfariella e de Zorita. E pues que esta pesquisa fallo, yo mando que ni ganado ni otra cosa nenguna que por avender sea fuera conducho cada uno pora sus casas e a sos ganados e non pora vender no passe Tajo fuera por estos tres logares, e si los fraires lo fallassen en otra parte passando, mando que lo prendan por descaminado.

Otrosí fallo por pesquisa que los de Ocaña de todo lo que passaren an a dar portadgo fuera de pan, e de vino e de sal que passen pora sus casas e pora sus ganados e non pora vender. Facta carta apud reg. exp XI die julii. Era MCCLX prima. Anno regni mei.

Mandamiento de Fernando III , AÑO: 1223, [Documentos del Archivo Histórico Nacional, 10. Documentos notariales l, (a. 1200-a. 1492)], publicado por D. Pedro Sánchez-Prieto, Universidad de Alcalá, Madrid, 1999.

La palabra barca, de la cual deriva la palabra barco, figura por la primera vez, en el corpus del castellano antiguo, publicado por la Real Academia, en el párrafo que consagra el texto latino del Fuero de Miranda de Ebro al tránsito de mercancías de un lado al otro del río Ebro, precisamente el río de la aventura quijotesca del barco encantado. Concretamente se mencionan como lugares de este tránsito: Logroño, Nájera, La Rioja, Álava y Miranda:

omnes homines de terra lucronii (1), aut de nagera, aut de rioga, qui uoluerint transire mercaturas uersus alauam, aut ad aliam terram ultra ebro, aut omnes de alaua / , aut de alia terra quacumque uersus lucronium, aut ad nagaram, aut riogam, transeant per mirandam & non per alia loca; si non perdant mercaturas; & de lucronio ad mirandam non sit pons nec barca.

Fuero de Miranda de Ebro, Anónimo, Ordenamientos y códigos legales, AÑO: 1099, Francisco Cantera Burgos, Consejo Superior de investigaciones científicas (Madrid), 1945, pp. 55-56.ª.

(1) Nótese que Lucronium fue un vado en el río Ebro, entre el monte Cantabria y Varea (valia), que debido a su fácil acceso se fue convirtiendo poco a poco en un próspero mercado, hasta que surgió la ciudad de Logroño. En esta zona, en la época pre-románica/románica, La Rioja estaba dominada por dos tribus celti-ibéricas llamadas berones y pelendones; estos primeros son los que habitaban la llamada zona de Lucronium y alrededores hasta Calagurris(Calahorra) y los berones la Rioja alta y la sierra.

BARCO ENCANTADO (doc. 1516): aventura del barco encantado: Epígrafe de II.29.

Esta aventura es una parodia de un episodio frecuente en libros de caballerías; enumeran antecedentes Clemencín y otros, (Schevill-Bonilla, Cortazar-Lerner, MdRiquer 62). Ver en particular Palmerín de Ingalaterra, cuyo protagonista «vio… un batel muy grande atado con una cuerda a un álamo», II, 56. • Amadís y Grasandor «fallaron allí un barco en la ribera sin persona que lo guardasse, de que fueron maravillados», AdG, p. 1701.

Imagen: El Quijote de Sástago (Zaragoza).

Esta imagen ilustra con humor la acalorada discusión de don Quijote con los molineros, que intentan frenar con varas largas el barco que se iba a embocar por el raudal de las ruedas del molino.

Aventura del barco encantado.

" En esto, el barco, entrado en la mitad de la corriente del río, comenzó a caminar no tan lentamente como hasta allí. Los molineros de las aceñas, que vieron venir aquel barco por el río, y que se iba a embocar por el raudal de las ruedas, salieron con presteza muchos dellos con varas largas, a detenerle"

El Q. 29.29-30.

|•| En El Quijote se dice que a don Quijote «se le ofreció a la vista un pequeño barco sin remos ni otras jarcias algunas, que estaba atado en la orilla a un tronco de un árbol que en la ribera estaba.», II.29.2.

«El motivo del capítulo (sugerido por la presencia del río en la cueva de Montesinos) es uno de los más típicos de los libros de caballerías: el barco encantado que se encuentra por casualidad al lado del río o del mar y que se lleva por magia a un sitio exótico donde el caballero acaba una gran aventura (hay episodios específicos del Palmerín de Inglaterra y del Espejo de príncipes y caballeros que se han sugerido como modelos).

La 'aventura' que tiene lugar en este capítulo, que cabe denominar también aventura del molino de agua, se parece más a las de la Primera parte que a cualquier otra de la Segunda; es decir, Don Quijote transforma la realidad, emprende la aventura, fracasa, y se disculpa citando la intervención de los encantadores. Nótese en esto, como lo hemos anunciado en la primera parte de este artículo sobre los Molinos en El Quijote, la perfecta analogía estructural de esta aventura acuática con la aventura de los molinos de viento.

Pero hay diferencias importantes, sobre todo cuando Don Quijote reconoce la realidad («aunque parecen aceñas, es decir: molinos de agua, no lo son») y cuando les paga a los pescadores y molineros los estropicios provocados por su error, cosas que nunca ocurren en la Primera parte, pero que se ven cada vez con más frecuencia en la Segunda.

"Las palabras de Don Quijote en este capítulo («Dios lo remedie; que todo este mundo es máquina y trazas, contrarias unas de otras. Yo no puedo más», II.29.40.) ilustran bien su impotencia y su pesimismo y preparan la escena para la gran farsa que será la visita al castillo ducal.", Howard Mancing, en Rico 1998 b, p. 162.

|| trastornar el barco: ® trastornar

He aquí, con toda su simpatía, autenticidad y belleza, el texto original cervantino:

Imagen:Gustave Doré ilustra el salvamento de don Quijote y Sancho, náufragos, tras haber intentado sin éxito detener el barco.

26. En esto, descubrieron unas grandes aceñas que en la mitad del río estaban; y apenas las hubo visto don Quijote, cuando con voz alta dijo a Sancho:

27. —¿Vees? Allí, ¡oh amigo!, se descubre la ciudad, castillo o fortaleza donde debe de estar algún caballero oprimido, o alguna reina, infanta o princesa malparada, para cuyo socorro soy aquí traído.

28. —¿Qué diablos de ciudad, fortaleza o castillo dice vuesa merced, señor?—dijo Sancho—. ¿No echa de ver que aquéllas son aceñas que están en el río, donde se muele el trigo?

29. —Calla, Sancho, dijo don Quijote—; que aunque parecen aceñas, no lo son; y ya te he dicho que todas las cosas trastruecan y mudan de su ser natural los encantos. No quiero decir que las mudan de en uno en otro ser realmente, sino que lo parece, como lo mostró la experiencia en la transformación de Dulcinea, único refugio de mis esperanzas.

30. En esto, el barco, entrado en la mitad de la corriente del río, comenzó a caminar no tan lentamente como hasta allí. Los molineros de las aceñas, que vieron venir aquel barco por el río, y que se iba a embocar por el raudal de las ruedas, salieron con presteza muchos dellos con varas largas, a detenerle; y como salían enharinados, y cubiertos los rostros y los vestidos del polvo de la harina, representaban una mala vista. Daban voces grandes, diciendo:

31. —¡Demonios de hombres! ¿Dónde vais? ¿Venís desesperados? ¿Qué queréis? ¿Ahogaros y haceros pedazos en estas ruedas?

32. —¿No te dije yo, Sancho—dijo a esta sazón don Quijote—, que habíamos llegado donde he de mostrar a dó llega el valor de mi brazo? Mira qué de malandrines y follones me salen al encuentro; mira cuántos vestiglos se me oponen; mira cuántas feas cataduras nos hacen cocos... Pues ¡ahora lo veréis, bellacos!

33. Y puesto en pie en el barco, con grandes voces comenzó a amenazar a los molineros, diciéndoles:

34. —Canalla malvada y peor aconsejada, dejad en su libertad y libre albedrío a la persona que en esa vuestra fortaleza o prisión tenéis oprimida, alta o baja, de cualquiera suerte o calidad que sea; que yo soy don Quijote de la Mancha, llamado el Caballero de los Leones por otro nombre, a quien está reservada por orden de los altos cielos el dar fin felice a esta aventura.

35. Y diciendo esto, echó mano a su espada y comenzó a esgrimirla en el aire contra los molineros; los cuales, oyendo, y no entendiendo, aquellas sandeces, se pusieron con sus varas a detener el barco, que ya iba entrando en el raudal y canal de las ruedas.

36. Púsose Sancho de rodillas, pidiendo devotamente al cielo le librase de tan manifiesto peligro, como lo hizo, por la industria y presteza de los molineros, que oponiéndose con sus palos al barco, le detuvieron; pero no de manera que dejasen de trastornar el barco y dar con don Quijote y con Sancho al través en el agua; pero vínole bien a don Quijote, que sabía nadar como un ganso, aunque el peso de las armas le llevó al fondo dos veces, y si no fuera por los molineros, que se arrojaron al agua, y los sacaron como en peso a entrambos, allí había sido Troya para los dos.

37. Puestos, pues, en tierra, más mojados que muertos de sed, Sancho, puesto de rodillas, las manos juntas y los ojos clavados al cielo, pidió a Dios con una larga y devota plegaria le librase de allí adelante de los atrevidos deseos y acometimientos de su señor.

38. Llegaron en esto los pescadores dueños del barco, a quien habían hecho pedazos las ruedas de las aceñas; y viéndole roto, acometieron a desnudar a Sancho, y a pedir a don Quijote se lo pagase; el cual, con gran sosiego, como si no hubiera pasado nada por él, dijo a los molineros y pescadores que él pagaría el barco de bonísima gana, con condición que le diesen libre y sin cautela a la persona o personas que en aquel su castillo estaban oprimidas.

39. —¿Qué personas o qué castillo dice—respondió uno de los molineros —, hombre sin juicio? ¿Quiéreste llevar por ventura las que vienen a moler trigo a estas aceñas?

40. —¡Basta!—dijo entre sí don Quijote—. Aquí será predicar en desierto querer reducir a esta canalla a que por ruegos haga virtud alguna. Y en esta aventura se deben de haber encontrado dos valientes encantadores, y el uno estorba lo que el otro intenta: el uno me deparó el barco, y el otro dio conmigo al través. Dios lo remedie; que todo este mundo es máquinas y trazas, contrarias unas de otras. Yo no puedo más.

41. Y alzando la voz, prosiguió diciendo, y mirando a las aceñas:

42. —Amigos, cualesquiera que seáis, que en esa prisión quedáis encerrados, perdonadme; que, por mi desgracia y por la vuestra, yo no os puedo sacar de vuestra cuita. Para otro caballero debe de estar guardada y reservada esta aventura. En diciendo esto, se concertó con los pescadores, y pagó por el barco cincuenta reales, que los dio Sancho de muy mala gana, diciendo:

43. —A dos barcadas como éstas daremos con todo el caudal al fondo.

44. Los pescadores y molineros estaban admirados, mirando aquellas dos figuras tan fuera del uso, al parecer, de los otros hombres, y no acababan de entender a dó se encaminaban las razones y preguntas que don Quijote les decía; y teniéndolos por locos, les dejaron y se recogieron a sus aceñas, y los pescadores a sus ranchos. Volvieron a sus bestias, y a ser bestias, don Quijote y Sancho, y este fin tuvo la aventura del encantado barco.

Fuentes: Salvador García Bardón: Diccionario enciclopédico de El Quijote, 2005, y
El Quijote para citarlo, II.29.26-44.

 

16.06.16 | 11:45. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Ética, Novela, Geopolítica, Cervantes, El Quijote

14:12 Écrit par SaGa Bardon dans Cervantes, El Quijote | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

15/06/2016

Molinos en El Quijote: 1/2 de viento

En la primera parte de la fábula, don Quijote ataca un molino de viento, tomándolo por un gigante, y es vencido por sus aspas; mientras que en la segunda cae en la corriente de unas aceñas (molinos de agua) y corre peligro de ser triturado por la rueda hidráulica.

molimiento: 6; molimientos: 1; Molinera: 2; molinero: 1; molineros: 8; molino: 11; molinos: 13; molió: 4; ver: mol-: moler

molinero (doc. 1095, de molino ) m. y f. «El que tiene cargo del molino», Cov. 810.a.64. :: 'persona que trabaja en él'. • Refrán: ««¡Guai de la molinera ke al molinero el agua le lleva!» Entiende: la avenida, porke a ella, ke es más flaka, mexor la llevará; ke si el fuerte pereze, mexor perezerá el flako.», Corr. 344.b.

|•| La Molinera es una de las dos mujeres del partido que asisten al armazón de don Quijote como caballero: «Preguntóle su nombre, y dijo que se llamaba la Molinera, y que era hija de un honrado molinero de Antequera; a la cual también rogó don Quijote que se pusiese don, y se llamase doña Molinera, ofreciéndole nuevos servicios y mercedes.», I.3.20.

Rico comenta este pasaje, 61: honrado molinero era, en la tradición, una contradicción: los molineros tenían fama de ladrones, y las molineras de ser ligeras de cascos. La presencia de las dos rameras en la ceremonia de investidura confiere a la escena un carácter grotesco.

molino (doc. ±1140, del lat. vulg. molinum, del lat. molinum [saxum] '[piedra o muela] de molino', de molere 'moler') m. 'máquina de moler compuesta de una solera fija y de una muela movida por una fuerza motriz'. Covarrubias, refiriéndose al tradicional molino de agua, llamado aceña, dice: «invención ingeniosa, que excusó el trabajo incomportable de moler a fuerza de brazos y pechos de hombres, en las atahonas, o con bestias, haciéndolo todo el agua, sin tanto trabajo del molinero», Cov. 175.b.4. ® aceña

|| estar picado el molino: loc.verb. proverb. «Dízese de los ke tienen buena gana de komer, y de los ke están bien dispuestos i ganosos de hacer algo», Corr. 633.b. ««Tener pikado el molino». Lo ke: « Estar pikado el molino», por: buena gana de komer.», Corr. 732.a. • Locución adverbial de modo: ««A molino pikado.» Komer o hazer algo kon aliento i ganas.», Corr. 27.a. Metáfora tomada de los molinos de harina, que muelen mejor cuando está recien picada la piedra, (Clemencín).

«Sancho quisiera concluir [los azotes desencantadores]… cuando estaba picado el molino», II.71.33. • El primer sentido aparece en la imitación de Avellaneda: «Y con esto tiraba a cada paso a Rocinante de las riendas hacia atrás, porque se fatigaba mucho por entrar en la venta, que también tenía picado el molino, como Sancho Panza.», DQA, 4 § 38: Gª Salinero, p. 100.

|| molinos de viento: Refrán: ««Molinero de viento, poko trabaxo i mucho dinero.» Los molinos de viento no son tan trabaxosos i de kosta komo los de agua.», Corr. 558.a.

Imagen: Fotos del viaje de estudios: «La ruta del Quijote», Romanistas de la Universität Basel.

«La falta de ríos en la Mancha, una de las provincias de España más escasas de agua, produjo la necesidad de usar de los molinos de viento, que son tan frecuentes en ella; pero su introducción debió preceder poco tiempo a la edad de Cervantes. Anteriormente, la mayor parte de los pueblos no tenían sino molinos hibernizos en los arroyos que corren por sus términos durante la estación de las lluvias, y se secan en el estío. En las relaciones topográficas que se formaron por los años de 1570 a 1575 de orden de Felipe II, y de que existe parte entre los manuscritos de El Escorial, se encuentran noticias circunstanciadas de la escasez de agua que padecen los manchegos. El Záncara, uno de los arroyos o riachuelos más considerables de la provincia, no corrió desde el año 1505 hasta el de 1545 (Rel. del Campo de Criptana). Esta penuria les obligaba a acudir a los molinos de los ríos perennes, que solían estar a distancias considerables…

Esto prueba concluyentemente que entonces no se habían introducido todavía los molinos de viento. No encuentro mención de ellos más que en la relación del Pedernoso, y aun allí no bastaban para surtir de harina a la población, puesto que también iban a moler al rio Júcar, que está a distancia de nueve leguas. Posteriormente se multiplicaron prestando a la fecunda fantasía de nuestro autor el pensamiento oportuno y feliz de convertirlos en gigantes.», Clem. 1092.b-1093a. Julio Caro Baroja ha estudiado la historia del uso de molinos de viento en La Mancha.

AVENTURA DE LOS MOLINOS DE VIENTO: I.8 § 1-15 (tema de los gigantes). En la primera parte don Quijote ataca un molino de viento, tomándolo por un gigante, y es vencido por sus aspas; mientras que en la segunda cae en la corriente de unas aceñas (molinos de agua) y corre peligro de ser triturado por la rueda hidráulica.

Imagen: Gustave Doré. Foto: SGB. Gran tamaño.

En ambos casos sucede como en muchas otras percepciones de nuestra fábula cervantina, que dan lugar a muchas otras aventuras: todas comienzan confundiendo el ser con el parecer, confusión que reconocemos como el resorte narrativo más profundo del gran fabulador que es don Quijote, cualquiera que sea la importancia de su protagonismo en cada episodio de su fábula.

Este episodio «constituye una acertada parodia de uno de los motivos más frecuentes y fantásticos de los libros de caballerías: la lucha del caballero con temibles gigantes, muchas veces llamados «jayanes», (del francés antiguo jayant, moderno géant ).», MdeRiquer, Q, p. 88. ® gigante.

Es muy posible que los molinos de viento y su visión como gigantes procedan del Infierno de Dante (Avery).

De todas las aventuras del Quijote ésta es probablemente la que más repercusión ha tenido en la imaginación universal, lo cual explica que haya dado origen en diferentes lenguas a toda una familia de expresiones proverbiales. Son extraordinarias la cantidad y variedad de comentarios sobre ella y sobre su simbolismo. Su más rica interpretación literaria (Victor Hugo) e iconográfica se la dio tal vez la imaginación romántica del siglo XIX.

Nótese que don Quijote ataca torres de viento, puesto que ataca gigantes que él mismo ha armado: ««Armar torres de viento.» De los ke sin fundamento i en vanas esperanzas hazen trazas i kimeras, i aun enkarezen vanamente las kosas i linaxes.», Corr. 36.b. A este propósito conviene señalar que Francisco de Paula Marañón hizo notar en 1805 que en el escudo de armas de Alcázar de San Juan, municipio vecino del Campo de Criptana, donde se encuentran los molinos, se representa a un caballero de la orden de San Juan, con casco y coraza, que arremete contra un castillo. Cervantes pudo transformar esta personalización en la suya, cuya genialidad consiste en dar brazos y movimiento a torres estáticas, con lo cual se acercaba más a la prosopopeya.

|| llevar [molinos de viento] en la cabeza: loc.verb. proverb. 'estar loco'. • «¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza? », I.8.12.

Fuente: Salvador García Bardón, Diccionario enciclopédico de El Quijote, 2005. Artículo publicado en El Quijote de Bruselas el 01.05.07.

14.06.16 | 19:40. Archivado en Sociogenética, Tecnologías, Cervantes, El Quijote

12:42 Écrit par SaGa Bardon dans Cervantes, El Quijote, España | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

13/06/2016

El Manco de Lepanto en El Quijote

 

"Lo que no he podido dejar de sentir es que me note de viejo y de manco", II.Pról.1.

| Bien sé que en la naval dura palestra | perdiste el movimiento de la mano | izquierda, para gloria de la diestra | Viaje al Parnaso, vv. 215-217.

Imagen: ◊ La espada y la pluma de Miguel de Cervantes = L'épée et la plume de Miguel de Cervantes = The sword and the pen of Miguel de Cervantes ◊, obra de Antonio Navarro Menchón, 2016.

→ Mi homenaje a este Pintor superdotado y Militar de carrera, que ha sabido captar como nadie antes que él, en su retrato cervantino, la grandeza de Miguel de Cervantes, cuyos méritos literarios son inexplicables si se olvida el heroismo de sus méritos militares al servicio de España y de la Cristiandad amenazada ←

PRÓLOGO AL LECTOR de la SEGUNDA PARTE DEL INGENIOSO CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA
POR MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA, AUTOR DE SU PRIMERA PARTE (1615)

1. ¡Válame Dios, y con cuánta gana debes de estar esperando ahora, lector ilustre o quier plebeyo, este prólogo, creyendo hallar en él venganzas, riñas y vituperios del autor del segundo Don Quijote, digo, de aquel que dicen que se engendró en Tordesillas y nació en Tarragona! Pues en verdad que no te he dar este contento; que puesto que los agravios despiertan la cólera en los más humildes pechos, en el mío ha de padecer excepción esta regla. Quisieras tú que lo diera del asno, del mentecato y del atrevido; pero no me pasa por el pensamiento: castíguele su pecado, con su pan se lo coma y allá se lo haya. Lo que no he podido dejar de sentir es que me note de viejo y de manco, como si hubiera sido en mi mano haber detenido el tiempo, que no pasase por mí, o si mi manquedad hubiera nacido en alguna taberna, sino en la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros.

Si mis heridas no resplandecen en los ojos de quien las mira, son estimadas, a lo menos, en la estimación de los que saben dónde se cobraron; que el soldado más bien parece muerto en la batalla que libre en la fuga; y es esto en mí de manera, que si ahora me propusieran y facilitaran un imposible, quisiera antes haberme hallado en aquella facción prodigiosa que sano ahora de mis heridas sin haberme hallado en ella. Las que el soldado muestra en el rostro y en los pechos, estrellas son que guían a los demás al cielo de la honra, y al de desear la justa alabanza; y hase de advertir que no se escribe con las canas, sino con el entendimiento, el cual suele mejorarse con los años.

II.Pról.1.

manc-: manco: 1; mancos: 1; √ man-2: mano

manca: 2; √ manc-: manco

no tener nada de manco: «Además de su sentido normal, cabe interpretarlo con el figurado 'no ser manco', incluso con matiz picante, 'no me falta nada'», Rico, 989.

• Romance de Altisidora: «No soy renca, ni soy coja, | ni tengo nada de manca», II.44.45.

manco (doc. ±1230, del lat. mancus 'manco' sinéc. 'lisiado' ^ 'incompleto') adj. y s. «Aquel que tiene algún braço o mano débil, que no usa della; del nombre latino mancus. Manco, algunas vezes, sinifica lo que está falto; y el italiano llamó mano manca a la izquierda.», Cov. 783.b.28.

|| me note de viejo y manco: 'me reproche el ser viejo y manco' «Lo que no he podido dejar de sentir es que me note de viejo y de manco», II.Pról.1.

• Cervantes sabe que en el Amadís de Gaula se aplica una calificación semejante al peor enemigo del protagonista: «si mirássemos lo que deste Arcaláus havemos dicho que en su favor contarse puede, a estar agora preso y viejo y manco, a la merced de sus enemigos, él solo bastava para ser exemplo que ninguno se desviasse del camino de la virtud por seguir aquello que tanto daño y desaventura trae.», p. 1544.

• Hasta el final de su vida Cervantes exalta su condición de Manco, pues la suya no es una manquedad de enfermo vencido sino de sano victorioso:

«Apenas hubo oído el estudiante el nombre de Cervantes, cuando, apeándose de su cabalgadura, cayéndosele aquí el cojín y allí el portamanteo, que con toda esta autoridad caminaba, arremetió a mí, y acudiendo a asirme de la mano izquierda, dijo: —¡Sí, sí; éste es el manco sano, el famoso todo, el escritor alegre, y, finalmente. el regocijo de las Musas!», Persiles, Pról., p.868.

• «Y él a mí dijo:

«¡Oh sobrehumano y sobre | espíritu cilenio levantado, | toda abundancia y todo honor te sobre! | Que, en fin, has respondido a ser soldado | antiguo y valeroso, cual lo muestra | la mano de que estás estropeado. | Bien sé que en la naval dura palestra | perdiste el movimiento de la mano | izquierda, para gloria de la diestra; | y sé que aquel instinto sobrehumano | que de raro inventor tu pecho encierra | no te le ha dado el padre Apolo en vano» », Viaje al Parnaso, vv. 209-219. ® manquedad [de Cervantes]

-oOo-

Lepanto: 1: [la batalla de Lepanto: 1]
Lepanto (doc. 1548-1575, donde se la llama también: Naupactus, exónimo lat. del gr. Náupaktos 'nave bien (en)cerrada, protegida'): Así denominaron los venecianos Náupaktos, ciudad de Etolia a la entrada del golfo de Corinto, que, como su nombre lo indica, era reputada lugar bien cerrado para las naves.

|| batalla de Lepanto: En las aguas del golfo de Corinto tuvo lugar, el 7 de octubre de 1571, la batalla de Lepanto, calificada por el Cautivo de felicísima jornada, en la cual tomó parte heroicamente Cervantes, que se referirá a ella diciendo:

«la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros», II.Pról.1.

Cervantes, que en su carrera militar no pasó de soldado raso, nos dejó también el testimonio de su modestia:

«tuve aunque humilde, parte en la victoria», Viaje del Parnaso, 1, 144.

"Cervantes, que tenía a gran orgullo haber participado y haber sido herido en la batalla naval de Lepanto, sólo le dedica a ésta un brevísimo párrafo", E. González López.

El cura resume para el oidor la historia del Cautivo:

«Pero fuele la fortuna contraria, pues donde la pudiera esperar y tener buena, allí la perdió, con perder la libertad en la felicísima jornada donde tantos la cobraron, que fue en la batalla de Lepanto.», I.42.20.

El Cautivo había declarado que «fueron quince mil cristianos los que aquel día alcanzaron la deseada libertad, que todos venían al remo en la turquesca armada», I.42.5.

Según el P. Mariana fueron veinte mil.

• En este relato nada hiperbólico del cura, que repite el del Cautivo, hay una frase, la que sigue a la que acabamos de mencionar, que rompe bruscamente el estilo indirecto:

«Yo la perdí en la Goleta, y después por diferentes sucesos, nos hallamos camaradas en Costantinopla.»

Este «yo», ¿es el cura que está resumiendo la historia del Cautivo que dice «yo» para implicarse a sí mismo, o es el propio Cautivo cuya réplica se introduce bruscamente en el relato del cura como una cita de palabras textuales?

En el primer caso tendríamos una faceta de la biografía del cura que no se ve confirmada por ningún otro dato en el Quijote.

En el segundo, tendríamos un caso más de paso brusco del estilo indirecto al directo, que Cervantes afecciona, pero que comporta un pequeño problema de coherencia: ¿dónde perdió su libertad el Cautivo, en Lepanto o en la Goleta? Aquí parece que fué en la Goleta, puesto que dice «Yo la perdí en la Goleta»; pero en su relato en estilo directo ha dicho que fue en Lepanto:

«me vi aquella noche que siguió a tan famoso día con cadenas a los pies y esposas a las manos.», I.39.5.

A esta dulce sazón, yo, triste, estaba
con la una mano de la espada asida,
y sangre de la otra derramaba.

El pecho mío, de profunda herida
sentía llagado, y la siniestra mano
estaba por mil partes ya rompida.

Pero el contento fue tan soberano
qu’a mi alma llegó, viendo vencido
el crudo pueblo infiel por el cristiano,
que no echaba de ver si estaba herido,
aunque era tan mortal mi sentimiento,
que a veces me quitó todo el sentido.

Fuente: Versos cervantinos de la “Epístola a Mateo Vázquez”, vv. 133 -144.
Cervantes : Bulletin of the Cervantes Society of America. Volume XXIII, Number 1, Spring 2003.

-oOo-

He aquí dónde y cómo recibió noticia de esta victoria el rey Felipe II:

«Este mismo año 1571 parece quiso el Cielo y el glorioso mártir Lorenzo engrandecer o, digámoslo así, gratificar a su devoto Felipe lo que por él hacía en la tierra. Estando el Rey en esta su casa, las Vísperas de la Octava de Todos los Santos, en el coro con sus frailes, le llegó la alegre nueva de aquella famosa victoria de la batalla naval contra la Armada del Turco, siendo General en ella don Juan de Austria, su hermano, hijo del gran Carlos V, cosa muy sabida de todos, en que no tengo que detenerme; solo diré lo que otros no han escrito y es propio de este lugar.

Estando el Rey en el coro oyendo las Vísperas, entró don Pedro Manuel, caballero de su Cámara, alborozado. En el semblante y meneo se le conoció luego que había alguna cosa grande. Dijo a Su Majestad con voz alta:

«Señor, aquí está el correo de don Juan de Austria, que trae la nueva de una gran victoria.»

No hizo el magnánimo Príncipe mudanza ni sentimiento, gran privilegio de la Casa de Austria, entre otros, no perder por ningún suceso la serenidad del rostro ni la gravedad del imperio.», Fray José de Sigüenza, La fundación del monasterio de El Escorial, p. 73-74.

Declaración del alférez Gabriel de Castañeda sobre la participación heroica de Cervantes en la batalla de Lepanto

Cervantes recordará toda su vida con orgullo esta memorable batalla. El historiador dispone de datos muy precisos sobre su participación heroica en ella. Aportamos aquí algunos, particularmente significativos, sacados de los documentos cervantivos publicados en «Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos», IX, 1905, pág. 350. Proceden de la información establecida con varios testigos en Madrid en 1578, a petición del padre de nuestro autor. Se trata en particular de la declaración hecha por el alférez Gabriel de Castañeda. Éste dijo:

«que al tiempo y sazón que se reconoció el armada del turco por nuestra armada española, el dicho Miguel de Cervantes estaba malo con calentura, y este testigo vio que su capitán [Diego de Urbina] y otros amigos suyos le dijeron que, pues estaba malo, no pelease y se retirase y bajase debajo de cubierta de la dicha galera [la Marquesa], porque no estaba para pelear; y entonces vio este testigo que el dicho Miguel de Cervantes respondió al dicho capitán y a lo demás, que le habían dicho lo susodicho, muy enojado:

"Señores, en todas las ocasiones que hasta hoy en día se han ofrescido de guerra a Su Majestad, y se me ha mandado, he servido muy bien, como buen soldado; y ansí agora no haré menos, aunque esté enfermo y con calentura; más vale pelear en servicio de Dios y de Su Majestad, y morir por ellos, que no bajarme so cubierta"

y que el capitán le pusiese en parte y lugar que fuese más peligrosa, y que allí estaría o moriría peleando, como dicho tenía. Y ansí el dicho capitán le entregó el lugar del esquife con doce soldados, adonde vio este testigo que peleó muy valientemente como buen soldado contra los dichos turcos, hasta que se acabó la dicha batalla, de donde salió herido en el pecho de un arcabuzazo, y de una mano, de que salió estropeado. Y sabido por el dicho señor don Juan [de Austria] cuán bien lo había hecho, le acrescentó cuatro o seis escudos de ventaja de más de su paga».

• Es de notar el recuerdo que nos dejó Cervantes en su testamento poético de 1614:

«Arrojóse mi vista a la campaña | rasa del mar, que trujo a mi memoria | del heroico don Juan la heroica hazaña; | donde con alta de soldados gloria, | y con propio valor y airado pecho | tuve, aunque humilde, parte en la vitoria | Allí, con rabia y con mortal despecho, | el otomano orgullo vio su brío | hollado y reducido a pobre estrecho.», Viaje al Parnaso, vv. 139-146.

Vivencias autobiográficas de la historia del Cautivo y del discurso de las armas y de las letras que las nutren

El tratamiento cervantino de la historia del Cautivo y el discurso de las armas y de las letras que le sirve de prólogo, no serían lo que son sin las vivencias autobiográficas que las nutren, y que convierten a Cervantes en partícipe particularmente calificado, aunque siempre por medio y obra de sus personajes, del doble debate planteado en la fábula.

El prestigio de su testimonio proviene de su heroica carrera militar y de su prolongado cautiverio, cuya síntesis mítica queda expresada en la denominación, por antonomasia, de Manco de Lepanto. Las vivencias del testigo explican el patético relieve que cobra la mención de los estragos de la pólvora y de las armas de fuego en los reflejos defensivos y en el discurso de don Quijote. La diabólica invención de estas armas marca para ambos, personaje y Autor, el final de la Edad de Oro, y la mordedura de su maleficio en el cuerpo de Cervantes, herido en Lepanto de un arcabuzazo, se convierte en uno de los dos biografemas más característicos de su vida, íntimamente asociado aquí con el recuerdo de su cautiverio en Argel, que es el otro gran biografema.

El lector se ve así confrontado con una nueva forma de novelar. En los textos que siguen, el Autor echará mano con frecuencia y sin ambages de biografemas, tanto homodiegéticos como heterodiegéticos, definibles como reminiscencias propias o ajenas de carácter biográfico; con lo cual la fábula quedará marcada de más en más, a medida que avanza, por la voluntariosa y persistente irrupción de referentes históricos. Esta tendencia, que aproxima al máximo la verosimilitud poética de la verdad histórica, llegará a su plenitud en la segunda parte de 1615. ® artillería ® pólvora ® arcabuz.

Fuente de los textos: Salvador García Bardón, Diccionario enciclopédico de El Quijote, 2005.

Fuente de la imagen:

La espada y la pluma de Miguel de Cervantes = L'épée et la plume de Miguel de Cervantes = The sword and the pen of Miguel de Cervantes

→ Mi homenaje a este Pintor superdotado y Militar de carrera, que ha sabido captar como nadie antes que él, en su retrato cervantino, la grandeza de Miguel de Cervantes, cuyos méritos literarios son inexplicables si se olvida el heroismo de sus méritos militares al servicio de España y de la Cristiandad amenazada ←

Artista: Antonio Navarro Menchón, Pintor y Militar, se presenta: "Hola, soy Antonio Navarro Menchón, nacido en Murcia, pintor autodidacta, militar de carrera y tengo la gran suerte de poder conjuntar estas dos pasiones… Comencé a pintar desde muy pequeño, mi padre pintaba y yo le quitaba los pinceles y pintaba todo lo que pillaba. Me cuenta que tuvo que parar de pintar cuando empecé a andar porque iba directo siempre a por los óleos y pinceles."
Título: La espada y la pluma de Miguel de Cervantes. El artista se refiere a este retrato llamándolo "Mi Cervantes..."
Técnica: Óleo
Soporte: Madera
Dimensiones: 100 x 124
Estilo: "Me encanta el realismo, me gusta la pintura histórica, la luz y el color, los contraluces, la meticulosidad en los detalles, pero no miro con malos ojos el impresionismo…"
Fecha: Presentación el 21 de abril de 2016 (Fuente: Arte Militar)
Localización: Expuesto, hasta el 15 de junio de 2016, en la exposición "Libros y objetos del autor del «Quijote» en el Museo Militar » de A Coruña. (Plaza Carlos I, nº 1). Temática militar de la exposición: "Cervantes, soldado de la Infantería española".

 

12.06.16 | 11:15. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Ética, Pro justitia et libertate, Novela, Geopolítica, Cervantes,El Quijote

◊◊◊

18:13 Écrit par SaGa Bardon dans Cervantes, El Quijote | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |