23/07/2013

Respuesta del papa Francisco en la ceremonia de bienvenida – JMJ Río 2013

 

 

Núcleo de la respuesta del papa Francisco en la ceremonia de bienvenida – JMJ Río 2013

Con esta visita, deseo continuar con la misión pastoral propia del Obispo de Roma de confirmar a sus hermanos en la fe en Cristo, alentarlos a dar testimonio de las razones de la esperanza que brota de él, y animarles a ofrecer a todos las riquezas inagotables de su amor.

Como es sabido, el principal motivo de mi presencia en Brasil va más allá de sus fronteras. En efecto, he venido para la Jornada Mundial de la Juventud. Para encontrarme con jóvenes venidos de todas las partes del mundo, atraídos por los brazos abiertos de Cristo Redentor.

Cristo tiene confianza en los jóvenes y les confía el futuro de su propia misión: “Vayan y hagan discípulos”; vayan más allá de las fronteras de lo humanamente posible, y creen un mundo de hermanos y hermanas.

Pero también los jóvenes tienen confianza en Cristo: no tienen miedo de arriesgar con él la única vida que tienen, porque saben que no serán defraudados.

Al comenzar mi visita a Brasil, soy muy consciente de que, dirigiéndome a los jóvenes, hablo también a sus familias, sus comunidades eclesiales y nacionales de origen, a las sociedades en las que viven, a los hombres y mujeres de los que depende en gran medida el futuro de estas nuevas generaciones.

◊ “Los hijos son la pupila de nuestros ojos”. ¡Qué hermosa es esta expresión de la sabiduría brasileña, que aplica a los jóvenes la imagen de la pupila de los ojos, la abertura por la que entra la luz en nosotros, regalándonos el milagro de la vista!

◊ ¿Qué sería de nosotros si no cuidáramos nuestros ojos? ¿Cómo podríamos avanzar? ◊

Mi esperanza es que, en esta semana, cada uno de nosotros se deje interpelar por esta pregunta provocadora.

◊ La juventud es el ventanal por el que entra el futuro en el mundo y, por tanto, nos impone grandes retos. ◊

Nuestra generación se mostrará a la altura de la promesa que hay en cada joven cuando sepa:

+ ofrecerle espacio;

+ tutelar las condiciones materiales y espirituales para su pleno desarrollo;

+ darle una base sólida sobre la que pueda construir su vida;

+ garantizarle seguridad y educación para que llegue a ser lo que puede ser;

+ transmitirle valores duraderos por los que valga la pena vivir;

+ asegurarle un horizonte trascendente para su sed de auténtica felicidad y su creatividad en el bien;

+ dejarle en herencia un mundo que corresponda a la medida de la vida humana;

+ despertar en él las mejores potencialidades para ser protagonista de su propio porvenir, y corresponsable del destino de todos.

-oOo-

Respuesta del papa Francisco en la ceremonia de bienvenida – JMJ Río 2013
Publicado el 22.07.2013
Palacio de Guanabara. Lunes, 22 de julio de 2013

En su amorosa providencia, Dios ha querido que el primer viaje internacional de mi pontificado me ofreciera la oportunidad de volver a la amada América Latina, concretamente a Brasil, nación que se precia de sus estrechos lazos con la Sede Apostólica y de sus profundos sentimientos de fe y amistad, que siempre la han mantenido unida de una manera especial al Sucesor de Pedro. Doy gracias por esta benevolencia divina.

He aprendido que, para tener acceso al pueblo brasileño, hay que entrar por el portal de su inmenso corazón; permítanme, pues, que llame suavemente a esa puerta. Pido permiso para entrar y pasar esta semana con ustedes.

No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso que se me ha dado: Jesucristo. Vengo en su nombre para alimentar la llama de amor fraterno que arde en todo corazón; y deseo que llegue a todos y a cada uno mi saludo: “La paz de Cristo esté con ustedes”.

Saludo con deferencia a la señora Presidenta y a los distinguidos miembros de su gobierno. Agradezco su generosa acogida y las palabras con las que ha querido manifestar la alegría de los brasileños por mi presencia en su país. Saludo también al Señor Gobernador de este Estado, que amablemente nos acoge en el Palacio del Gobierno, y al alcalde de Río de Janeiro, así como a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditados ante el gobierno brasileño, a las demás autoridades presentes y a todos los que han trabajado para hacer posible esta visita.

Quisiera decir unas palabras de afecto a mis hermanos obispos, a quienes incumbe la tarea de guiar a la grey de Dios en este inmenso país, y a sus queridas Iglesias particulares. Con esta visita, deseo continuar con la misión pastoral propia del Obispo de Roma de confirmar a sus hermanos en la fe en Cristo, alentarlos a dar testimonio de las razones de la esperanza que brota de él, y animarles a ofrecer a todos las riquezas inagotables de su amor.

Como es sabido, el principal motivo de mi presencia en Brasil va más allá de sus fronteras. En efecto, he venido para la Jornada Mundial de la Juventud. Para encontrarme con jóvenes venidos de todas las partes del mundo, atraídos por los brazos abiertos de Cristo Redentor. Quieren encontrar un refugio en su abrazo, justo cerca de su corazón, volver a escuchar su llamada clara y potente: “Vayan y hagan discípulos a todas las naciones”.

Estos jóvenes provienen de diversos continentes, hablan idiomas diferentes, pertenecen a distintas culturas y, sin embargo, encuentran en Cristo las respuestas a sus más altas y comunes aspiraciones, y pueden saciar el hambre de una verdad clara y de un genuino amor que los una por encima de cualquier diferencia.

Cristo les ofrece espacio, sabiendo que no puede haber energía más poderosa que esa que brota del corazón de los jóvenes cuando son seducidos por la experiencia de la amistad con él. Cristo tiene confianza en los jóvenes y les confía el futuro de su propia misión: “Vayan y hagan discípulos”; vayan más allá de las fronteras de lo humanamente posible, y creen un mundo de hermanos y hermanas.

Pero también los jóvenes tienen confianza en Cristo: no tienen miedo de arriesgar con él la única vida que tienen, porque saben que no serán defraudados.

Al comenzar mi visita a Brasil, soy muy consciente de que, dirigiéndome a los jóvenes, hablo también a sus familias, sus comunidades eclesiales y nacionales de origen, a las sociedades en las que viven, a los hombres y mujeres de los que depende en gran medida el futuro de estas nuevas generaciones.

Es común entre ustedes oír decir a los padres: “Los hijos son la pupila de nuestros ojos”. ¡Qué hermosa es esta expresión de la sabiduría brasileña, que aplica a los jóvenes la imagen de la pupila de los ojos, la abertura por la que entra la luz en nosotros, regalándonos el milagro de la vista! ¿Qué sería de nosotros si no cuidáramos nuestros ojos? ¿Cómo podríamos avanzar? Mi esperanza es que, en esta semana, cada uno de nosotros se deje interpelar por esta pregunta provocadora.

La juventud es el ventanal por el que entra el futuro en el mundo y, por tanto, nos impone grandes retos. Nuestra generación se mostrará a la altura de la promesa que hay en cada joven cuando sepa ofrecerle espacio; tutelar las condiciones materiales y espirituales para su pleno desarrollo; darle una base sólida sobre la que pueda construir su vida; garantizarle seguridad y educación para que llegue a ser lo que puede ser; transmitirle valores duraderos por los que valga la pena vivir; asegurarle un horizonte trascendente para su sed de auténtica felicidad y su creatividad en el bien; dejarle en herencia un mundo que corresponda a la medida de la vida humana; despertar en él las mejores potencialidades para ser protagonista de su propio porvenir, y corresponsable del destino de todos.

Al concluir, ruego a todos la gentileza de la atención y, si es posible, la empatía necesaria para establecer un diálogo entre amigos. En este momento, los brazos del Papa se alargan para abrazar a toda la nación brasileña, en el complejo de su riqueza humana, cultural y religiosa. Que desde la Amazonia hasta la pampa, desde las regiones áridas al Pantanal, desde los pequeños pueblos hasta las metrópolis, nadie se sienta excluido del afecto del Papa.

Pasado mañana, si Dios quiere, tengo la intención de recordar a todos ante Nuestra Señora de Aparecida, invocando su maternal protección sobre sus hogares y familias. Y, ya desde ahora, los bendigo a todos.

 

Gracias por la bienvenida.

 

19:21 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad, Convivencias | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

06/01/2013

Mi regalo de Reyes 2013 (1/2)

 

Os ofrezco como regalo de Reyes un estudio personal, iconográfico y comentado, de la composición de “La Adoración de los Reyes Magos” por Peter Paul Rubens.

Una de las razones del excepcional interés de este cuadro, además de su valor icónico propio como obra maestra, es que la misma obra, profundamente reelaborada, revela la evolución de la iconología de un pintor genial, puesto que fue pintada en 1609 y posteriormente ampliada y repintada por el propio Rubens en Madrid entre 1628 y 1629.

Mis reelaboraciones fotográficas se apoyan sobre una fotografía de alta resolución de dominio público de esta obra del Museo del Prado de Madrid.

001. ”La Adoración de los Reyes Magos”

Peter Paul Rubens, 1609; 1628 – 1629
Óleo sobre lienzo • Barroco
355,5 cm × 493 cm
Museo del Prado, Madrid, España

La Adoración de los Reyes Magos, perteneciente a la colección del Museo del Prado (Madrid, España), es un cuadro del pintor flamenco del barroco Peter Paul Rubens, considerado desde antiguo como una de sus obras maestras.

Fue ejecutado en 1609, aunque posteriormente el propio Rubens lo repintó y amplió entre 1628 y 1629, durante su segundo viaje a España.

Descripción

La pintura, una de las de mayores dimensiones de la colección del Prado, se caracteriza por su colorido —en el que destacan los amarillos, rojos y violetas—, movimiento y fastuosidad.

A pesar de ser una de las más aparatosas y desbordadas de Rubens está nítidamente organizada, con un eje diagonal que, simbólicamente, parte del Niño Jesús, y que llega hasta el ángulo opuesto, en el extremo superior derecho. También con un claro simbolismo el pintor sitúa en la figura del Niño el foco de luz que ilumina toda la escena.

En la franja añadida a la derecha, Rubens incluyó su autorretrato. Se representó montado a caballo, con espada y cadena de oro, reflejando con ello la condición nobiliaria que le había concedido en 1624 Felipe IV. Fue además la única vez que incluyó un autorretrato suyo inequívoco en una pintura narrativa.

Fuente: Wikipedia

Rubens acababa de volver de Italia, cuando recibió del Ayuntamiento de Amberes en 1609 el encargo de realizar La Adoración de los Magos, con la que la ciudad deseaba decorar la sala donde los representantes de España y de las Provincias Unidas del Norte de los Países Bajos firmaron la Tregua de los Doce Años. Tres años después, Amberes regaló la obra a Rodrigo Calderón, embajador extraordinario del rey de España. Caído éste en desgracia y ejecutado, en 1621 la pintura fue confiscada por la Corona. En 1628-1629, durante su segunda visita a España, Rubens decidió repintar el cuadro.

La Adoración de los Reyes fue pintada para el salón donde se acababa de firmar, en abril de 1609, la tregua de doce años entre España y las provincias protestantes disidentes del Norte de los Países Bajos. La tregua trajo una interrupción temporal de la guerra atroz que llevaba cuarenta años bañando en sangre las ciudades y los campos de los Países Bajos. El tema del cuadro era susceptible de una interpretación política: los reyes, gobernantes políticos de su época, acuden a rendir homenaje a Cristo, Príncipe de la Paz, y en pos de ellos viene la salud y el bienestar.

Fuente: Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación del Prado, comentario sobre esta obra en los días en que se restauró, entre el 2000 y 2002.

002. Los reyes adorando al Niño Jesús

“Rubens pintó la Adoración de los Magos como un nocturno. San José y la Virgen aparecen a la entrada de un templo en ruinas, que simboliza la extinción del antiguo régimen pagano y el anuncio de la nueva Ley, para presentar al Niño Jesús a los tres Magos. Según San Mateo (el único de los evangelistas que recoge su visita) se trataba de hombres sabios procedentes de Oriente, pero para Rubens (como para gran parte de los pintores occidentales) eran Reyes. Visten magníficos atavíos regios, bordados en oro y forrados de pieles y se adornan con joyas preciosas, y van acompañados de un séquito real de pajes, soldados y esclavos.

Rubens amplió y repintó su cuadro entre 1628 y 1629, durante su segundo viaje a España. Pero no se limitó a pintar las nuevas partes del cuadro. El encargo de agrandarlo le brindó la oportunidad de observar con mirada crítica su anterior trabajo y de revisarlo de acuerdo con su visión artística de finales de la década de 1620. Los cambios que introdujo quedan patentes al comparar el cuadro, tal como está en la actualidad, con el documento radiográfico y con una copia, que aún se conserva, realizada antes de agrandarlo.

Alteró el perfil de la Virgen, dotándola de un rostro más lleno, y cambió su túnica de un gris pálido a un azul oscuro. También introdujo pequeñas modificaciones en las figuras, rectificando ligeramente sus actitudes o los detalles de su vestimenta. En el caso del rey negro, cambió el aspecto del incensario, al parecer para que destacara menos.”

Fuente: Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación del Prado, comentario sobre esta obra en los días en que se restauró, entre el 2000 y 2002.

003. El niño Jesús jugando con las piezas de oro

Rubens hizo especial hincapié en los presentes que portan los tres Reyes Magos. El rey que está arrodillado ofrece un recipiente de oro lleno de monedas; el Niño, curioso, coge una de ellas. El regalo del oro se interpretaba como la majestad de Cristo, pero el Niño sostiene la moneda como si se tratase de la Sagrada Forma. Es quizás una alusión intencionada a su misión sacerdotal, que viene igualmente indicada por la estola que cuelga por un lado del pesebre.

Los cuadros sobre la Adoración de los Magos tenían un atractivo nato para los gobernantes, especialmente los más devotos, entre los que indudablemente se encontraba Felipe IV. Los Médici de Florencia, que debían su espectacular ascenso político a sus actividades como banqueros y a su red de patrocinio cimentada en su extraordinaria riqueza, encargaron varios cuadros de la Adoración de los Magos a Benozzo Gozzoli, Botticelli y Filippo Lippi, en algunos de los cuales los reyes tienen los rasgos de miembros de la familia.

Las ofrendas de los magos al Niño Jesús proporcionaban una justificación religiosa a su riqueza y a su ascenso al poder: si los Médici empleaban su capital en beneficio de la Iglesia quedaría legitimada su importancia política. El propio Luis XIII de Francia, cuñado de Felipe IV, se había hecho representar en uno de los reyes de la Adoración de los Magos de Justus de Egmont (París, Musée du Louvre). La Adoración de Rubens fue colgada en el Palacio Real de Madrid.

Fuente: Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación del Prado, comentario sobre esta obra en los días en que se restauró, entre el 2000 y 2002.

004. Los ángeles cantando el “Gloria in excelsis Deo”

En la tira adicional de la parte superior, que Rubens amplió entre 1628 y 1629, durante su segundo viaje a España, pintó un cielo matutino, acentuando la transición de la noche al día a través del cuadro, y consolidando el tema de la Epifanía como nuevo amanecer histórico. Los dos ángeles, que confieren al acontecimiento un carácter gozoso y sobrenatural, fueron también añadidos en aquel momento.

Fuente: Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación del Prado, comentario sobre esta obra en los días en que se restauró, entre el 2000 y 2002.

005. El militar del XVII, ¿creyente o ambicioso?

¿Le interesa el niño Jesús o el oro que está recibiendo y con el que está jugando?

006. Los esclavos de los Reyes Magos

◊◊◊ Los dos musculosos esclavos, con reminiscencias formales y temáticas de Miguel Angel, portan las ofrendas de los Reyes Magos.

El evidente esfuerzo sobrehumano de ambos esclavos, bajo el peso de las cargas que transportan, hace pensar que Rubens quiere llamar la atención de los destinatarios de su obra sobre la dureza esclavizante de los trabajos serviles tanto de la época de Jesús como de su propia época. ◊◊◊

007. Añadidura de 1628-1629 en la parte derecha del cuadro

En la parte extrema derecha del cuadro, que su Autor amplió entre 1628 y 1629, durante su segundo viaje a España, Rubens añadió, abajo, el retrato de su joven ayudante con su caballo y a mitad de la altura, adonde llega una luz que procede del niño Jesús e ilumina el rostro de un personaje del siglo XVII, su propio retrato de creyente, vuelto de espaldas, al dar ya por concluida su nueva intervención creativa, pero girándose para mirar al niño Jesús recién nacido y como si estuviera observando la obra que había realizado unos veinte años antes. Gigantescos camellos y criados con antorchas ocupan la parte superior de este lado derecho añadido de la composición.

Fuente: Gabriele Finaldi, director adjunto de conservación del Prado, comentario sobre esta obra en los días en que se restauró, entre el 2000 y 2002.

 

 

 

 
 
 
 

31/10/2011

Diagnóstico y tratamiento de la crisis europea

 

 

El síntoma más elocuente y radical del conjunto de crisis que sufre Europa es la desconfianza generalizada: se desconfía de los financieros, de los banqueros, de los políticos, de los comerciantes, de los funcionarios, de los eclesiásticos, de los servidores públicos, de los profesionales de la salud, de los responsables de la enseñanza, etc. Se tiene el convencimiento de que las deontologías profesionales han dejado de dirigir las conciencias de quienes forman parte de la red de relaciones sociales que conforman nuestra solidaridad ciudadana europea.

Ahora bien, la confianza no solamente es la raíz de toda solidaridad sino también el factor crucial para solucionar las crisis provocadas por la desconfianza.

Se trata, pués, de ver cómo es posible restaurar la confianza entre los europeos.

Aquí nos ocupamos del dominio socio-económico, pero ni el lector ni yo debemos olvidar que este dominio es sólo la punta visible de un enorme iceberg, cuya masa escondida, bajo la línea de flotación, es el conjunto abigarrado de desconfianzas radicalmente causantes de la extrema desconfianza socio-económica actual. Esa desconfianza que no es ajena a nadie, puesto que es patrimonio de quienes constituyen mucho más "in absentia" que "in præsentia" la quinta columna que provoca los infartos mortales del mercado.

“Para la Unión Europea es una crisis sin precedentes, ya que toma una dimensión no sólo económica, afectando al crecimiento y en consecuencia al empleo, sino que destaca las debilidades y las faltas de su gobernanza, más aún las lagunas de su construcción, lo que es especialmente verdadero para la zona Euro."

Pongo entre comillas las frases que traducen en español las expresiones empleadas por Jean-Pierre Jouyet el 27 octobre, durante su conferencia en la COMECE (Comisión de los Episcopados de la Communidad europea). Su conferencia tenía como tema: « Comment restaurer la confiance. La confiance, facteur crucial pour résoudre la crise ».

La crisis económica es profunda y estructural.

Un síntoma de la crisis, notorio a simple “vista en los mercados financieros”: se observa “un desarrollo excesivo, en una gran opacidad, de algunos segmentos de estos mercados financieros” (…) una “explosión de la esfera financiera en proporciones totalmente extraordinarias”. Baste con un botón de muestra: “en el seno exclusivo de la "Chicago Mercantil Exchange", se intercambia cada año el equivalente de 46 veces la producción anual mundial de trigo y 24 veces la producción de maíz”. (…)

“Es necesario saber que más del 50% de las transacciones se hacen sobre sistemas opacos. (…) La contribución de los mercados financieros a la economía llamada real es decreciente desde hace varios años. Más aún, la primacía de lo financiero ha conducido a errores de perspectiva, desviando la economía de su primer objetivo, que es garantizar, con la preocupación de una constante mejora, las condiciones de vida de los seres humanos. Este fenómeno ha conducido a una puesta bajo tutela por los mercados de la economía, y también de la política.”

Jean-Pierre Jouyet ha imaginado los diferentes escenarios de lo que está en juego para Europa y ha propuestso algunas pistas de reflexión.

A su modo de ver, es necesario “Re-controlar para resituar las finanzas al servicio de la economía” (…) “Uno de los grandes debates futuros sigue siendo sin embargo la organización de los mercados de acciones. ”, (…) es necesario también “organizar mejor el sector de las materias primas” (…) “Estas directivas deben acompañarse de medidas vigorosas que garanticen la protección de los inversores.”; “es necesario también reforzar el control de las actividades de los mercados. ”.

Concretamente, dos medidas deben desarrollarse: “el impuesto sobre las transacciones financieras” y “la revisión del perímetro de las actividades bancarias”.

“Estos esfuerzos de reglamentación, que deben practicarse en Europa, deben también hacerse en coordinación con el resto del mundo, en particular a través del G20. ” (…) “La Comisión pontifical justicia y paz tiene razón al destacar en su último informe la necesidad de reforzar la gobernanza mundial.”

Es también indispensable “volver a inspirar confianza en Europa”. En efecto, “sin el euro, la Unión Europea perdería una gran parte de su credibilidad”. (…) “La creación del mercado único por Jacques Delors, y la implantación de la moneda única eran los primeros pilares de una integración más fuerte que debía ser completada por un Gobierno económico. Se creyó poder prescindir de este Gobierno, y la crisis ha pillado a Europa.” (…) Es decir, “tenemos un euro monetario, ya que la zona euro se dotó del BCE, pero ahora necesitamos un euro político, es decir, tenemos que dotarnos de un Gobierno económico.”.

“Europa es lo que está en juego a nivel de la civilización”. Ahora bien, como lo dijo rotundamente Bernanos: “La civilización europea no es una civilización de masa. La civilización existe precisamente para que no haya masa, sino más bien hombres lo bastante conscientes para nunca constituir masas, ni siquiera cuando se reúnen masivamente unos con otros.”.

-oOo-

Contexto de la imagen: Ilustra el artículo de JNN Digital, Portal de Noticias de Bolivia y el Mundo, del VIERNES 7 DE MAYO DE 2010, bajo el título:

Crisis europea: ¿conviene adquirir euros?

Por los problemas que atraviesa el Viejo Continente, la divisa cayó con fuerza; analistas consultados por la nacion.com estiman que su recorrido seguirá en baja y no aconsejan su compra; ¿qué hará con sus ahorros?

La costumbre de ver el precio del euro por encima de los cinco pesos podrá llevar a más de uno a pensar en adquirir la deteriorada divisa europea, que cayó por debajo de esa barrera. El problema, claro está, es mirar sólo hacia atrás. Los especialistas coinciden en que esta moneda tiene amplio terreno para seguir retrocediendo.

Participación: ¿Compraría euros? En caso de tener ahorros en esta moneda, ¿piensa vender? Comparta su posición

-oOo-

Une analyse de la crise européenne

Le 27 octobre, Jean-Pierre Jouyet a pris la parole à la COMECE (Commission des Episcopats de la Communauté européenne), sur une thématique européenne. Son exposé avait pour sujet : « Comment restaurer la confiance. La confiance, facteur crucial pour résoudre la crise ».

Aperçu de son analyse ci-dessous.

« Pour l’Union européenne c’est une crise sans précédent, car elle prend une dimension non seulement économique affectant la croissance et donc l’emploi mais souligne les faiblesses et les failles de sa gouvernance, plus encore les lacunes de sa construction, et c’est particulièrement vrai pour la zone Euro
.
La crise économique est profonde et structurelle. »

Jean-Pierre Jouyet a alors fait part de quelques constats quant à la crise, « vue des marchés financiers ». On observe ainsi « un développement excessif de certains segments des marchés financiers dans une grande opacité » (…) une « explosion de la sphère financière dans des proportions tout à fait extraordinaire ». A titre d’exemple, « sur le seul Chicago Mercantile Exchange, il s’échange chaque année l’équivalent de 46 fois la production annuelle mondiale de blé et 24 fois la production de maïs ». (…) « Il faut savoir que plus de 50% des transactions se font sur des systèmes opaques. (…) l’apport des marchés financiers à l’économie dite réelle est décroissant depuis plusieurs années. Plus encore, la primauté du financier a conduit à des erreurs de perspective, détournant l’économie de son objectif premier qui est d’assurer, avec le souci d’une constante amélioration, les conditions de vie des hommes. Ce phénomène a conduit à une mise sous tutelle de l’économie, mais aussi du politique par les marchés. »

Ensuite, Jean-Pierre Jouyet a envisagé les différents enjeux pour l’Europe et proposé quelques pistes de réflexion.

Selon lui, il est nécessaire de « Re-réguler pour remettre la finance au service de l’économie » (…) « L’un des grands débats à venir reste cependant l’organisation des marchés actions. », (…) il faut également « mieux organiser la filière des matières premières » (…) « Ces directives doivent être accompagnées de mesures vigoureuses assurant la protection des investisseurs. » , « Il faut aussi renforcer le contrôle des activités de marchés. ».

Concrètement, deux mesures sont à développer. Il s’agit de « La taxe sur les transactions financières » et « La révision du périmètre des activités bancaires ».

« Ces efforts de régulation, qui doivent être conduits en Europe, doivent également être faits en coordination avec le reste du monde en particulier au travers du G20. » (…) « A cet égard, la Commission pontificale justice et paix a raison de souligner dans son dernier rapport la nécessité de renforcer la gouvernance mondiale. »

Il est également indispensable de « Redonner confiance dans l’Europe ». En effet, « sans l’euro, l’Union européenne perdrait une grande partie de sa crédibilité ». (…) « La création du marché unique par Jacques Delors, de la monnaie unique étaient les premiers piliers d’une intégration plus forte qui devait être complétée par un gouvernement économique. On a cru pouvoir s’en passer, la crise a rattrapé l’Europe. » (…) Autrement dit, « nous avons un euro monétaire, car la zone euro s’est dotée de la BCE, il nous faut maintenant un euro politique, c’est-à-dire se doter d’un gouvernement économique. ».

Enfin, Jean-Pierre Jouyet a récapitulé la problématique dans la formule : « L’Europe est un enjeu de civilisation », citant Bernanos : « La civilisation européenne n’est pas une civilisation de masse. La civilisation existe précisément pour qu’il n’y ait pas de masse, mais des hommes assez conscients pour ne jamais constituer des masses même s’ils sont entre eux rassemblés. ».

Source: COMECE/at

-oOo-

Jean-Pierre Jouyet, né le 13 février 1954 à Montreuil-sous-Bois, est un haut fonctionnaire, avocat et un homme politique français. En 1991, il devient chef adjoint du cabinet de Jacques Delors, président de la Commission européenne, puis chef de cabinet de 1994 à 1995. En 1997, il est appelé dans l'équipe de Lionel Jospin, Premier ministre, dont il sera le directeur adjoint de cabinet5 jusqu'en 20004. À ce titre, il contribue à la préparation de l'entrée de la France dans la zone euro.

En 2000, il occupe ensuite le poste de directeur du Trésor, jusqu'à l'arrivée de Nicolas Sarkozy, ministre de l'Économie et des Finances en 2004. Celui-ci le fait nommer ambassadeur chargé des questions économiques internationales. Brièvement président de Barclays France en 2005, il est ensuite nommé chef du Service de l'Inspection générale des finances, poste qu'il occupe jusqu'en 2007. Le 18 mai 2007, il devient secrétaire d'État chargé des affaires européennes auprès du ministre des Affaires étrangères et européennes, Bernard Kouchner, dans le gouvernement de François Fillon. Il a pour mission la préparation et le bon déroulement des négociations de la présidence française du Conseil de l'Union européenne, au deuxième semestre 20087.

A la fin de cette échéance, il est nommé par le président de la République Nicolas Sarkozy à la tête de l'Autorité des marchés financiers (AMF) le 14 novembre 20088. Il y remplace Michel Prada. Dans le cadre de ses fonctions, il redonne un souffle à cette autorité indépendante en l'ouvrant davantage vers l'extérieur et travaille à l'adoption de la loi du 22 octobre 2010 sur la régulation bancaire et financière qui lui confère, ainsi qu'à l'institution qu'il préside, de nouvelles prérogatives et missions9. Plusieurs réformes au sein de l'autorité sont ainsi mises en application au niveau des sanctions: publicité des sanctions, relèvement du plafond des amendes, mise en place du principe de transaction, droit du collège à faire appel des décisions de la commission des sanctions et au niveau de la défense: davantage de place laissée au contradictoire.

Source: Wikipedia: Jean-Pierre Jouyet.

-oOo-

10:09 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad, Convivencias, Sociogenética | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |