16/03/2007

Con Jon Sobrino y con la Iglesia, 2/2

 

Con Jon Sobrino y con la Iglesia, 2/2

Permalink 16.03.07 @ 16:15:14. Archivado en Universidades, Periodismo, Religiones

Hay momentos en la vida en que podemos y debemos demostrar nuestro indefectible amor y fidelidad tanto a nuestros colegas universitarios como a las instituciones que cobijan nuestro género de vida. Tanto para Olegario González de Cardedal, emérito de la salmanticensis, como para mí, emérito de la lovaniensis, éste es uno de ellos.

Tanto él como yo sabemos que son muchos los universitarios católicos que comparten nuestro indefectible amor y fidelidad tanto a Jon Sobrino como a la Iglesia. En consecuencia, tanto el uno como el otro lo que pretendemos, al reaccionar públicamente ante la noticia de la Notificación que el Vaticano ha dirigido a Jon Sobrino, es destacar que esta Notificación no es una condenación y que se refiere solamente a aspectos de clarificación doctrinal en dos de las innumerables obras del brillante teólogo jesuita hispano-salvadoreño, sin que la Notificación invalide el conjunto de su fecunda producción universitaria.

En el artículo que sigue nuestro colega salmantino lo expresa con el respeto y la ponderación que le son habituales y que merece el caso.

-oOo-

Resilencia o resistencia
por OLEGARIO GONZÁLEZ DE CARDEDAL

El País, 15/03/2007.

Ayer, 14 de marzo, la Congregación romana para la doctrina de la fe publicó una Notificación sobre dos obras de Jon Sobrino, jesuita bilbaíno que vive en aquellas tierras americanas, en las que sociedades todavía civilmente no tejidas, regímenes de pobreza e injusticia hacen difícil la proposición del evangelio como una palabra de vida y de libertad. J. Sobrino es superviviente de la horrible matanza organizada en la capital del Salvador en la que perecieron otros compañeros jesuitas, entre los cuales el nombre más significativo era el del padre Ellacuría, que regresaba al Salvador después de haber impartido la semana anterior un curso en la Universidad de Salamanca.

Este documento se define a sí mismo como una Notificación, dirigida primero al autor, luego a la Iglesia y a quienes quieran conocer la concordancia o discordancia de las ideas del J. Sobrino con la totalidad de la doctrina normativa en la Iglesia católica. Se le reconoce su buena intención y su voluntad de expresarlas en un contexto donde la pobreza es una lacra de las masas humanas en medio de las que sé que vive. Su empeño ha sido proponer la fe católica como palabra de Dios iluminadora y redentora de la vida humana, sobre todo a aquellos que viven en sus situaciones de pobreza y marginación.

Notificación no es una declaración de herejía, ni una condena personal, ni la prohibición de ejercer el ministerio apostólico, celebrar la eucaristía, predicar o enseñar la doctrina católica. No es un juicio sobre su tarea sacerdotal y apostólica, sino exclusivamente sobre dos de sus obras, y no en todas sus partes sino en aquellas que explícitamente se señalan. Sería error o mala intención poner bajo sospecha todo lo dicho o todo lo escrito por él. Por otro lado, es necesario recordar explícitamente que en él se afirma literalmente: "La Congregación no pretende juzgar las intenciones subjetivas del autor, pero tiene el deber de llamar la atención acerca de proposiciones que no están en conformidad con la doctrina de la Iglesia".

¿Cuál ha sido la gestación de este documento desde 2001 hasta hoy que se publica? Una de las dos obras incriminadas aparece en 1991 y la otra en 1999. A partir de ese momento, los teólogos han apreciado sus valores a la vez que detectado imprecisiones y errores. Como resultado de ese eco y dada la influencia que el autor ha ejercido en el mundo latinoamericano, la Congregación emprendió un estudio más profundo de ellas en 2001. A partir de esa fecha ha habido un proceso de comunicación con el autor y de explicaciones por parte de éste, interviniendo también como cauce de comunicación evidente su superior general el P. Kolvenvach, en orden a que todo el proceso tuviera la claridad y transparencia que algo tan serio exige.

¿Cuáles son las afirmaciones fundamentales del documento? Hay una primera parte que en un cierto sentido es secundaria y en otro termina siendo decisiva. ¿Desde dónde se hace teología y a quién deben dirigirse primariamente sus palabras y de dónde se toman sus criterios? La respuesta de J. Sobrino es: desde los pobres y para los pobres. Semejantes afirmaciones han sido recogidas por el magisterio contemporáneo de la Iglesia al hablar de la opción preferencial por los pobres y como el lugar donde la Iglesia debe mostrar que no es un poder más para apoyar a los que ya lo son en este mundo, sino la reveladora del Dios que, siendo rico, se hizo pobre para subvenirnos con su amor, su debilidad y su riqueza.

La cuestión real es esta otra: lo que la Iglesia tiene sobre todo que hacer es responder y ayudar a los pobres, realizando su misión específica: anunciar el evangelio de Jesucristo tal como él ha sido transmitido por la tradición apostólica e interpretado bajo la luz del Espíritu Santo en los concilios. Su misión es colaborar pero no suplantar las soluciones políticas, sociales, culturales y económicas propias de otras instancias e instituciones. El evangelio se predica desde los pobres y para los pobres, pero ni ellos ni los ricos son señores ni intérpretes últimos. ¿Cuáles son las reales pobrezas? Por supuesto la carencia de pan y salud, de vestido y cobijo, de paz y libertad, de esperanza y de justicia, de cultura y de participación, pero también lo son el desconocimiento del Dios, la ignorancia del evangelio, el no haber oído hablar de Jesucristo, el rechazo de la vida eterna como una dimensión a la vez inherente y trascendente a ésta.

J. Sobrino ha elaborado su teología desde los pobres, considerando que sus necesidades y esperanzas deben ser los criterios guía de ella. Eso le ha inclinado a presentar una figura de Jesús en que se ofrecen los rasgos que el evangelio presenta, inclinándose a ver en él sobre todo un ejemplo de fe, un sujeto supremamente solidario. Una vida y una muerte expuestas y exponentes de fidelidad hasta el final, una relación privilegiada con Dios. Siendo esto verdadero, sin embargo, no siempre aparecen con toda nitidez otras dimensiones que la Iglesia le ha conferido desde el Nuevo Testamento hasta los concilios: ser el Hijo eterno y consubstancial con Dios, que con su persona le introduce en la historia humana, le hace solidario de ella, iluminándola así y recreándola. Todo esto lo es Cristo porque es el Hijo eterno con el Padre, encarnado, muerto por nosotros y resucitado para nuestra justificación. A esa novedad divina que Cristo ha insertado en el mundo, los cristianos la han designado salvación.

Hay tres comprensiones fundamentalmente diversas de Jesús: la humanista que le interpreta cómo una de las figuras que han dado la talla máxima de humanidad (Jaspers); judaica como el exponente supremo del profetismo de Israel (Klausner) y la cristiana, que asumiendo las dos anteriores, las prolonga y completa. La Notificación a Sobrino afirma que hay aspectos esenciales de la comprensión cristiana de Jesús que en su obra o no están claramente expuestas o son erróneas (la divinidad de Jesucristo, la encarnación, la relación del Reino de Dios con la persona de Jesús, su autoconciencia, el valor salvífico de su muerte). Éstos son aspectos irrenunciables en la confesión cristiana de Jesucristo y por otro lado poco tienen que ver con la teología de la liberación, sino que son los motivos esenciales de toda teología católica.

Para un teólogo equivocarse es humano y la palabra de la Iglesia es una llamada de atención, que, como la de todo el que objetiva y generosamente nos corrige, hay que agradecer para poder con su ayuda repensar nuestro camino, rehacer la obra, corregir posibles errores o matizar expresiones. A esa capacidad de volver sobre sí reflexionando hasta hacer girar la propia posición, de retracción en recuperación, de flexibilidad y ensanchamiento, es a lo que los ingleses desde 1824 y los franceses desde 1911 llaman resiliencia. Nosotros necesitamos una palabra castellana para designar esa actitud. El término proviene de la física y se refiere a la capacidad que tiene un material para recuperar su mejor forma anterior después de haber sido sometido a circunstancias que lo doblegan, estiran o hacen crujir.

Para cualquier teólogo católico es momento doloroso el no ser reconocido por la Iglesia como expresión plena de su verdad. Bien seguro que Sobrino será sin duda capaz de esta resiliencia, en lugar de sucumbir a la tentación de la disidencia o resistencia empecinadas. Aquella le hará madurar su pensamiento haciendo objetivamente posible una recepción mejor de su teología. La mera resistencia le condenaría a empobrecimiento y soledad; finalmente a una infecundidad cristiana y humana. Todos, comenzando por los pobres, esperamos y le agradecemos de antemano que aprovechará esta oportunidad espiritual para repensar, profundizar, ensanchar y catolizar más su teología.

-oOo-

Olegario González de Cardedal es catedrático emérito de la Universidad Pontificia de Salamanca y académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales.

16:23 Écrit par SaGa Bardon dans Universidades | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : periodismo, religiones, universidades |  Facebook |

09/12/2006

Facultad teológica granadina 2/2

 

Facultad teológica granadina 2/2

Permalink 09.12.06 @ 11:40:07. Archivado en Universidades, Religiones

Hago mío el siguiente comentario, que apareció ayer noche como primera reacción al apoyo de la AEU a la Facultad de Teología de Granada, que yo tuve el honor de firmar:

La facultad de teología de Granada es la única en su género del sur de España. Tocar al prestigio de esta facultad, significa poner en entredicho el prestigio de los teólogos y teologados, regulares y seculares, de media península y de las islas Canarias. Quien se atreva a causar este entuerto, se hace responsable de sus previsibles consecuencias. Que el Señor proteja a los andaluces, manchegos, extremeños, murcianos y canarios.

A continuación publico dos textos que he mantenido inéditos desde el 9 de noviembre, porque deseaba informarme mejor, antes de atribuir responsabilidades por los gravísimos hechos que se describen en la parte no institucional del primero de los dos textos, el que se refiere a la retirada de los seminaristas de las clases de la Facultad de teología de Granada.

Quiero que mis lectores comprendan que en mis textos no hay un ápice de condenación de nadie, sino un deseo muy grande de expresar mi cariño, mi dolor y mi solidaridad a mis colegas universitarios jesuitas de Granada, muchos de los cuales son mis compañeros de carrera y mis mejores hermanos, a mis múltiples amigos del clero granadino y al señor Arzobispo, cuyo celo pastoral no pongo en duda, aunque no comprendo su decisión de apartar a sus seminaristas de la vida universitaria.

El 22.10.06 @ 08:49:07 recibí la siguiente noticia, publicada en Periodista Digital por el Blog de las Iglesias Béticas, cuyo editor es el sacerdote jiennense Juan Rubio Fernández:

El Arzobispo de Granada retira a sus seminaristas de la Facultad de Cartuja

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez acordó retirar a sus seminaristas de la Facultad de Teología de Granada que regentan los Jesuitas desde su fundación. El hecho se produce según el rotativo "Granada Hoy" por estar en desacuerdo con la reflexión sobre bioética contenida en la lección inaugural del curso pronunciada el pasado 3 de octubre por el sacerdote Francisco Alarcos, aunque el rector de la Facultad, Ignacio Camacho, en declaraciones al periodico "Ideal" ha restado importancia a este hecho.

Fuentes eclesiásticas y de la facultad explicaron que el arzobispo, como alternativa a la facultad, ha creado para los ocho o nueve seminarista a su cargo un instituto que lleva el nombre de Von Balthasar y que ocupará una de las alas del Seminario Diocesano. El instituto, al ser de nuevo cuño, carece de profesorado. El arzobispo busca ahora sacerdotes de su confianza para formar a los estudiantes.

El año pasado Francisco Javier Martínez ya retiró a los seminaristas que estudiaban Filosofía en la Universidad de Granada y creó para ellos un centro el Instituto de Filosofía Edith Stein. El folleto publicitario del instituto, repartido durante este curso, no contiene ninguna referencia a la Universidad ni a la facultad de Teología y sí, en cambio, recuerda los estudios que se cursaban en el desaparecido colegio de San Dionisio Areopagita, en la Abadía del Sacromonte.

Granada Hoy

Mi reacción inmediata, que escribí como comentario al pie del Blog, fue la siguiente:

Estimado Juan: La noticia que nos das aquí es gravísima. Como sé que tú no buscas sensacionalismo sino concienciación, te sugiero que contribuyas a crear un movimiento de diálogo entre sacerdotes, religiosos, seminaristas, colaboladores apostólicos laicos y episcopado bético, para que Andalucía pueda seguir beneficiándose de los servicios irrenunciables de su única Facultad de Teología. Estoy seguro de que entre todos, incluida la prestigiosa archidiócesis granadina, podréis superar fraternalmente esta crisis de la familia eclesial, cuyo agravamiento sería fatal para el futuro intelectual de las Iglesias Béticas.

Desde la Universidad católica de Lovaina seguiremos con suma atención este asunto, que nos llena de inquietud.

Cordialmente.

Enlace permanente Comentario por García Bardón [Blogger] 22.10.06 @ 11:55

Desgraciadamente esta situación dramática no solamente no se ha resuelto, sino que ha ido ganando en dramatismo. Por el momento se teme lo peor: la franca aunque respetuosa rebelión del clero y de los fieles contra las decisiones de su Arzobispo, que no comparten. Prueba de ello es la enorme tensión que revelan los comentarios que publican estos días los fieles y algún que otro sacerdote, que esconde su miedo a la represión bajo el anonimato. La carta abierta dirigida con sumo respeto por la Asociación Cultural Karl Rahner al señor Arzobispo, nos hace pensar que la naturaleza del desenlace de este drama depende de la respuesta que el Arzobispo se digne dar a este mensaje de la última esperanza.

-oOo-

Información institucional de la Facultad

La Facultad de Teología de Granada es una institución eclesiástica de carácter universitario, canónicamente erigida por la Congregación para la Educación Católica el 3 de diciembre de 1939 y ratificada el 27 de agosto de 1983, que se dedica a la investigación y a la enseñanza de la Teología y de las ciencias que se relacionan con ella, y que tiene el derecho de conferir los grados académicos con la autoridad de la Santa Sede.

La Facultad de Teología y su historia

Nuestra Facultad tiene lejanas raíces históricas en Granada. En septiembre de 1554, todavía en vida de san Ignacio, la Compañía de Jesús abre un colegio en nuestra ciudad, que se transformará a finales del siglo XVI en una de las más importantes instituciones universitarias de Granada: el Colegio de San Pablo. En él se establecieron las cátedras de Lógica, Filosofía y Teología, y posteriormente se promovió la fundación del Colegio de los Santos Apóstoles Bartolomé y Santiago.
La expulsión de la Compañía de Jesús en 1767 puso fin a la presencia académica de los jesuitas en la vida universitaria granadina, pero dejaron un significativo legado. Los edificios se entregaron al Arzobispado y a la Universidad. También quedó integrado en el patrimonio de la biblioteca de la Universidad un importante fondo de incunables y de colecciones impresas de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Una segunda etapa se inicia en 1894 con la edificación, en el Cercado Alto de Cartuja, de un centro de formación para estudiantes jesuitas, en el que se impartirán estudios de Humanidades, de Filosofía y de Teología. Simultáneamente, desde dicho centro se impulsa una labor científica mediante la promoción de estudios de Ciencias Naturales y la fundación del Observatorio de Cartuja, que se especializó en sismografía, meteorología y astronomía.

Al ser disuelta la Compañía en 1932, los Estudios de Teología se instalan en Entre-os-Rios (Portugal), volviendo de nuevo a Granada para comenzar el curso 1939-1940.

Por decreto de la Sagrada Congregación de Seminarios y Universidades (3 de diciembre de 1939), dichos Estudios se transforman en Facultad de Teología "con derecho a conferir grados académicos a los miembros de la Compañía".

Meses más tarde el Prepósito General, atendiendo a los deseos del Arzobispo de Granada, consigue que la Facultad pueda conceder grados a los alumnos de toda la Provincia Eclesiástica de Granada. En años posteriores se concede a la Facultad el derecho de otorgar grados académicos a los alumnos de bastantes institutos religiosos que lo van solicitando.

Tras el concilio Vaticano II (1962-1965), en 1967, los prelados de todas las diócesis de la Provincia Eclesiástica de Granada deciden enviar a todos sus seminaristas mayores a la Facultad, para cursar en ella los estudios de Teología (y, algo después, también los de Filosofía), según el nuevo plan de estudios, en el que se articula de forma unificada la formación filosófico-teológica.

Desde mediados de 1968 se comienza a trabajar en la adaptación del Plan de Estudios e incluso de toda la estructura jurídica de la Facultad a las nuevas normas de la Santa Sede, en cumplimiento de las directrices del Vaticano II. Este trabajo quedó básicamente concluido en el curso 1971-72, en el que la Congregación para la Educación Católica comunicó su juicio positivo sobre los nuevos Estatutos. Las principales novedades de éstos, en relación al tema de que estamos tratando, son las siguientes: total apertura de la Facultad a todo tipo de alumnos (hombres y mujeres), apertura igualmente a un profesorado no jesuita y establecimiento del Consejo Supremo de Dirección. La aprobación oficial de estos primeros Estatutos la concedió la Congregación en enero de 1973, y la ratificación de la total "apertura" (vigente en la práctica, por decisión desde la misma Congregación, desde 1969) en julio de 1973.

Durante esos mismos años se lleva a término otro importante proceso de cambios para la Facultad que afectan, por un lado, a su ubicación e instalaciones materiales y, por otro, a sus relaciones con la Universidad. A comienzos de 1969 se iniciaron las negociaciones con el Estado para la conversión de la finca "Huerta y Cercado Alto de Cartuja", propiedad hasta entonces de la Compañía de Jesús, en el actual "Campus Universitario de Cartuja". En enero de 1971 se firmó la venta y transferencia al Estado de la casi totalidad de dicha finca por parte de la Compañía de Jesús. Simultáneamente se firmaron además una serie de acuerdos de la Facultad de Teología con la Universidad, en orden a intensificar las relaciones de conexión y colaboración entre ambas entidades. En virtud de uno de esos acuerdos, la Compañía de Jesús cedió a la Universidad por 30 años la dirección y uso del Observatorio de Cartuja (aunque conservando ella la propiedad).

El mismo año 1971 comenzaron las obras de las nuevos edificios de la Facultad en los terrenos que la Compañía de Jesús se reservó para ello, de tal forma que el traslado a ellos desde su antigua sede del Colegio Máximo pudo efectuarse a comienzos de 1974.
En 1979, tras unos 10 años de experimentación de las reformas introducidas después del Concilio, la Santa Sede promulgó su constitución apostólica Sapientia Christiana, en la que se confirman las líneas fundamentales de la anterior reforma (la de 1968), aunque introduciendo en ellas algunos reajustes. Ello obligó a la Facultad a revisar una vez más sus propios Estatutos, que fueron de nuevo aprobados por la Congregación para la Educación Católica el 27 de agosto de 1983.

Simultáneamente la Congregación declaraba que "la Facultad de Teología de Granada, con sede en dicha ciudad de Granada (Campus Universitario de Cartuja), desarrolla, en dependencia de la Santa Sede y en conformidad con las leyes académicas de la Iglesia, sus actividades académicas a nivel específicamente universitario y confiere legítimamente los máximos grados académicos canónicos en Sagrada Teología, correspondientes a la Licenciatura y al Doctorado de las Universidades Españolas".

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Tomás Sánchez"

El 6 de mayo de 1996, la Congregación para la Educación Católica erigió oficialmente un Instituto Superior de Ciencias Religiosas, dependiente y bajo la dirección de la Facultad, capacitado para impartir los grados en Diplomatura y Licenciatura en dicha especialidad. Dichas titulaciones tienen reconocidos efectos civiles (RD 3/1995 de 13 de enero [BOE de 4 de febrero]).

El P. Tomás Sánchez, bajo cuyo patrocinio se coloca el Instituto, fue un jesuita andaluz, nacido en Córdoba (1550), pero vinculado a Granada desde su ingreso en la Compañía a los 16 años hasta su muerte en 1610. Vivió siempre en el Colegio de San Pablo -actual Facultad de Derecho-, antecedente de lo que sería después la Facultad de Teología. Allí escribió todas sus obras de moral, sobre todo sus diez libros sobre el Sacramento del matrimonio, que le convirtieron en uno de los más grandes moralistas de la historia. Estimado por sus prudentes consejos y virtudes, sus restos reposan en el cementerio anejo a la Facultad de Teología, con el título de Venerable.

Los objetivos del Instituto son los siguientes:

" Promover la formación teológica de seglares y miembros de institutos religiosos y seculares, y su capacitación para las tareas evangelizadoras en nuestro mundo actual.

" Proporcionar la conveniente cualificación teológica y académica para ser profesores de religión en los distintos niveles de enseñanza no universitaria.

" Posibilitar una formación teológica y académica a los interesados por el fenómeno religioso y su problemática actual.

Situación actual

Nuestra Facultad mantiene estrechas y tradicionales relaciones con la Archidiócesis de Granada y con la Diócesis de Guadix, que tienen sus seminarios en la ciudad y envían sus alumnos al primer ciclo de estudios a nuestro centro. Por esta razón el Arzobispo de Granada y el Obispo de Guadix pertenecen al Consejo Supremo de Dirección.

Está Agregado a la Facultad el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla. Son Centros afiliados los Seminarios Diocesanos de Almería, Cádiz y Ceuta, Jaén y Málaga. Es Centro Colaborador el Instituto Superior de Ciencias Religiosas "San Pablo" de Málaga . A dichas Diócesis la Facultad les otorga el grado académico de "Licenciado en Estudios Eclesiásticos" (Bachillerato en Teología), además de la Diplomatura y Licenciatura en Ciencias Religiosas en el Instituto "San Pablo" de Málaga.

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php

España: http://www.quediario.com/blogs/705/

Bélgica: http://quijote.skynetblogs.be/

EE.UU: http://tallerquijote.blogspot.com/

Bélgica: http://users.skynet.be/AEU/

11:56 Écrit par SaGa Bardon dans Universidades | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : religiones |  Facebook |

08/12/2006

Apoyo a la Facultad de Teología de Granada y de Andalucía

 

Apoyo a la Facultad de Teología de Granada y de Andalucía

Permalink 08.12.06 @ 09:37:00. Archivado en Universidades, Religiones

La Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad mundial, muchos de cuyos miembros hemos beneficiado de la enseñanza, la investigación, las publicaciones y el apoyo de la Facultad de Teología de Granada, única en Andalucía, suscribe y hace suya la carta abierta dirigida por José Eduardo Muñoz Negro, en nombre del Consejo de Dirección del Centro Universitario Francisco Suárez de Granada, al Sr. Director de IDEAL:

El Consejo de Dirección del Centro Universitario Francisco Suárez, órgano directivo del mismo y formado mayoritariamente por laicos, ha acordado manifestarse en relación a la retirada de los seminaristas de la diócesis de Granada de la Facultad de Teología de Granada.

Como institución dedicada al diálogo 'fe- cultura-justicia' desde hace bastantes años, intentando siempre hacerse presente en Granada con una voz propia y crítica, y apostando por la formación cristiana y humana, queremos destacar lo mucho que ha aportado y aporta la Facultad de Teología de Granada a este empeño. Desde las Aulas de Teología a la realización de cursos y asignaturas de libre configuración, pasando por conferencias, encuentros, debates y otras actividades, la colaboración ha sido muy estrecha. Muchas personas han contribuido a esa colaboración mutua que ha enriquecido sin duda el panorama cultural y cristiano de Granada y su diócesis. Y muchos han sido también los beneficiados por esta colaboración.

Creemos que la situación creada por la retirada de los seminaristas no es beneficiosa para nadie, y queremos expresar nuestro total apoyo a la dirección, profesorado, alumnado y a todas las personas que en esa Facultad luchan día a día por mantener en la excelencia intelectual, cristiana y humana a Granada y su diócesis.

Atentamente,

José Eduardo Muñoz Negro

En nombre de la AEU:

Prof. Dr Salvador GARCIA BARDON
Universidad católica de Lovaina
08/12/06, dia de la Inmaculada.

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php

España: http://www.quediario.com/blogs/705/

Bélgica: http://quijote.skynetblogs.be/

EE.UU: http://tallerquijote.blogspot.com/

Bélgica: http://users.skynet.be/AEU/

09:51 Écrit par SaGa Bardon dans Universidades | Lien permanent | Commentaires (1) | Tags : religiones |  Facebook |