01/12/2010

Testimonio jesuita sobre Zimbabue en 2008

Testimonio del Padre Gibson Munyoro SJ, Zimbabue.

El año 2009 me lo pasé estudiando {en la Universidad de Glasgow}(*), pero quisiera hablar del 2008, y reflexionar sobre mis experiencias en ese periodo de convulsión política en Zimbabue durante el cual trabajé en Silveira House (SH), el principal centro de apostolado social que los jesuitas tenemos en Zimbabue. Yo era vice director del centro y coordinador del departamento Peace Building (construcción de paz) y vice párroco de la Misión de Chishawasha.

-oOo-

(*) Foto del P. Gibson Munyoro en 2009: Fr Munyoro is currently in Glasgow, Scotland where he is studying for a master's degree in Development Studies. He has been at Silveira House in Chishawasha as the Director of Works for the social centre. (1)

-oOo-

Lire la suite

08/07/2007

Que el derecho a techo sea ya un hecho

Que el derecho a techo sea ya un hecho

Permalink 07.07.07 @ 23:39:10. Archivado en Europa, España, Ética, Arquitectura y urbanismo

El arte del político es crear visiones de futuro que resuelvan los problemas del presente. Su deontología: transformar las visiones en hechos. El político incapaz de ver mejoras para el futuro, no es digno de tal nombre y debería abandonar la política. El que sabe ver las mejoras, pero no las transforma en hechos, es un cínico visionario y no un político honesto.

Foto: Carme Chacón, ayer en Barcelona, tras anunciarse su nombramiento como ministra de Vivienda. Grandes formatos.
EFE - 07/07/2007

Nos alegra el nombramiento de Carme Chacón como ministra de la vivienda. Su competencia de constitucionalista hace que conozca particularmente bien el artículo 47 de la Constitución Española, que declara sin ambigüedad y con fuerza de ley fundamental lo que consideramos la visión adecuada de futuro que puede y debe resolver el mayor de nuestros problemas del presente :

"Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos".

La condición de joven de Carme Chacón, y en particular de joven que desea casarse, para fundar una familia, lo cual supone que encuentre casa, hace que comprenda particularmente bien el problema mayor de la juventud española: "el no poder ni casarse ni independizarse, por no disponer de casa". Nos lo prueban sus declaraciones de ayer, poco después de conocerse públicamente su nombramiento como nueva ministra de la Vivienda:

«Lo primero que tengo que hacer es ir a Madrid y tomar posesión del cargo». «Las tres administraciones tenemos la obligación de conseguir que el acceso a la vivienda deje de ser un sueño y pase a ser un derecho de todos», afirmó, antes de expresar su preocupación por los jóvenes españoles, «que han pasado su vida formándose, pero tienen enormes dificultades para poner en marcha su proyecto de vida propio».

Nos agrada que su frase faro sea:

"Los jóvenes no quieren explicaciones, quieren pisos"

Esperamos que su condición de mujer fuerte y de eficaz catalana le ayude a transformar en hecho nuestro derecho.

Elegimos, entre los numerosos artículos que hemos escrito sobre este tema, el que consagramos el 23.02.07 a la paradoja de las casas vacías, cuando hay tanta gente sin casa. Este artículo representa una de las múltiples ocasiones en las que hemos proclamado que en el tema del derecho a la vivienda hay todavía un gran trecho entre el dicho y el hecho.

Le toca a la inteligente, voluntariosa y hermosa Carme Chacón, como ministra de Vivienda de un estado constitucionalmente justo y solidario como es el nuestro, el lograr con su empeño "Que el derecho a techo sea ya un hecho".

-oOo-

Casas sin gente y gente sin casas
23.02.07 @ 20:21:00. Archivado en Europa, España, Ética, Arquitectura y urbanismo

Algo muy grave está pasando en este país, para que haya tantas casas sin gente y tanta gente sin casas.

Este retruécano, cuyo diagnóstico nos preocupa a todos, debe ser reemplazado por otro, que nos invite a pasar, de la verdad de la constatación de la injusticia social de la especulación urbana, a la voluntad por encontrarle una solución adecuada y eficaz: el que haya en España "demasiadas casas sin gente y demasiada gente sin casas" significa que hay que actuar inmediatamente, yugulando la especulación y favoreciendo la deontología urbana, para que cada persona disponga de una vivienda digna.

Según los datos más recientes de la OCDE (1), España es el país de la Unión Europea con mayor número de viviendas vacías. De los 21 millones de viviendas que hay en España, tres millones están desocupadas, es decir: el 15,5% del total. Este porcentaje triplica la media de la UE, que se sitúa en el 5%. Los expertos achacan esta proporción a tres factores: la alta rentabilidad de la compraventa, que hace que los inversores prefieran no alquilar; la inseguridad que genera la legislación de arrendamientos y la lentitud judicial en casos de incumplimiento de contrato.

-oOo-

Por el derecho a techo

La Unión Europea pide a España que facilite el acceso a la vivienda a los jóvenes y a los inmigrantes.

La Asamblea contra la Precariedad y por una Vivienda Digna, junto con otras asociaciones que reclaman un cambio en la política de la vivienda en España, han convocado nuevas concentraciones.

Estas manifestaciones tendrán lugar, mañana, sábado 24 de febrero, en la Puerta del Sol de Madrid, en la Plaza de Cataluña de Barcelona, en la Plaza de Aragón de Zaragoza y en otros lugares céntricos de numerosas ciudades de todo el país.

Al igual que en convocatorias precedentes, los manifestantes exigirán a la Administración Pública cambios legislativos que limiten la duración de las hipotecas, el fomento de medidas para el alquiler de viviendas, la intervención en el mercado privado o el ajuste del alquiler en las políticas de Viviendas de Protección Oficial, para facilitar el acceso al mercado de la vivienda.

Según la Asamblea contra la Precariedad y por una Vivienda Digna, "las elecciones municipales están muy cerca y por eso, ahora más que nunca es necesario manifestarse... Frente a declaraciones electoralistas debe primar la auténtica voz de quienes están sufriendo el problema de la vivienda en España".

Según denuncia la Plataforma por una Vivienda Digna, uno de los grandes colectivos que respaldan este tipo de protestas, el precio de la vivienda se incrementó en España, entre 1987 y 2005, en más del 250%. La organización constata además, en su página web, que existen 3.091.596 inmuebles desocupados en todo el país, dato que recogió ya en 2001 el último Censo de Población y Viviendas . En opinión de este colectivo, "residir en una vivienda digna es una necesidad básica, un derecho fundamental que tiene que ser reconocido para todos y, como tal, necesita de una legislación que lo desarrolle". La Plataforma pone como ejemplo el caso de Escocia que "lo aplica de manera progresiva desde 1987. En 2012 llegará a ser un verdadero derecho exigible".

-oOo-

Otros artículos nuestros sobre este tema:

Por el Derecho a techo

Casas sin gente y gente sin casas

Quijotes por una vivienda digna

Navidad significa acoger al otro

Manifestaciones por una vivienda digna

Mileuristas universitarios

¿Alquilar a un mileurista, o inflar la burbuja hasta que explote?

Vivir sin vivienda es malvivir la convivencia

No queremos hipotecar nuestras vidas

La vivienda como problema vital

¿Volver a casa por Navidad?

¡No quiero hipotecarme!

La solución al problema de la vivienda

Desventuras ciudadanas con la vivienda

¿Endeudarse por la vivienda?

¡Jóvenes, no os hipotequéis!

El problema de la vivienda

La aventura de encontrar casa

Revolucionar la arquitectura renovando

-oOo-

(1) Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

00:02 Écrit par SaGa Bardon dans Sociogenética | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : europa, espa a, tica, arquitectura y urbanismo |  Facebook |

26/06/2007

¿Bill Gates, doctor HC con Vista? 1/2

¿Bill Gates, doctor HC con Vista? 1/2

Permalink 25.06.07 @ 23:57:00. Archivado en Universidades, Electrónica, Informática, Ética, Educación

En nombre de la AEU y en mi nombre propio, felicito cordialmente a Bill Gates por el doctorado honoris causa en derecho, que le concedió el 7 de junio próximo pasado la Universidad de Harvard, su Alma Mater de origen, a cuyo ciclo normal de enseñanza renunció de joven, para cosagrarse a la industria informática creando Microsoft.

Lo hago con un cierto retraso, porque la actualidad me ha impuesto otros temas de mayor urgencia y porque no quería que mi felicitación pudiera confundirse con un elogio hagiográfico e hiperbólico, indigno de quien disfruta de la libertad académica.

Este doctorado viene a simbolizar un triple hecho innegable:

1) Algunos si no muchos de nuestros mejores alumnos universitarios logran triunfar en la vida real renunciando a la obtención de un diploma académico.

2) Las universidades tienen la obligación de reconocer que la inserción en la realidad social de algunos de sus diplomados deja con frecuencia mucho que desear no sólo por razones científicas, sino también y sobre todo por razones deontológicas.

3) Tanto las universidades como el resto de nuestro sistema educativo actual confunden el triunfo en la vida real con el éxito financiero, olvidando subordinarlo a las exigencias deontológicas propias de cada profesión.

Me voy a centrar sobre este tercer hecho, porque los dos primeros quedarán esclarecidos con la luz que procede de la simple exposición de este tercero.

Por haber participado más de una vez en los entusiasmos, críticas e intrigas que preceden a la concesión de los doctorados honoris causa por una Universidad, situación que recuerda bastante los jaleillos e intrigas pueblerinos, cuando se trata de elegir a un ciudadano de honor o a un hijo adoptivo, puedo recordar que con este gesto la comunidad universitaria busca tanto si no más su propio honor cuanto el honor de la persona elegida. Hablando sin circunloquios: hay que reconocer sin intentar mentirse que una dosis considerable de la motivación de la comunidad universiaria, al decidir la concesión de su doctorados honoris causa, es el oportunismo. En general las universidades conceden esta distinción a quienes ya han triunfado, con el propósito de beneficiarse de parte de la luz que los proyectores internacionales vuelcan sobre los triunfadores, que estos sean científicos o más rastreramente políticos o incluso financieros.

Recuerdo que en dos ocasiones hice notar a dos rectores diferentes de mi Universidad que los doctorados honoris causa que se íban a conceder a dos políticos muy conocidos sospechosos de violencia estatal pecaban por oportunismo inoportuno. Ahora bien, si el oportunismo es culpable, su inoportunidad es estúpida. Me parecía que agravar nuestra responsabilidad moral y educativa añadiendo la estupidez a la culpabilidad hacía bajar nuestra autestima y nuestro prestigio en unos cuantos grados.

El doctorado honoris causa en derecho que se le ha concedido a Bill Gates ha sido motivado por su éxito empresarial, literalmente “en reconocimiento de sus logros como empresario”. Si bien es verdad que a esta motivación se ha añadido que se le concede también “por su labor humanitaria”, no cabe duda que esta motivación no existiría sin la primera, puesto que la labor humanitaria de Bill Gates depende totalmente de sus logros como empresario y que sin estos logros la Universidad no hubiera reparado en él.

Por mucha simpatía que pueda sentir personalmente por quien ha experimentado como yo desde muy joven la enorme seducción de la electrónica y de la informática, no puedo compartir, ni con él ni con quienes lo honran con un doctorado honoris causa en derecho, la concepción que tienen de la deontología propia de estas disciplinas, que el derecho no puede obviar, por muy jóvenes que sean . Ahora bien las prácticas comerciales de Microsoft, llevadas a su máxima expresión con la llegada al mercado de Windows Vista, llegada técnicamente por lo menos irresponsable y rayana en la provocación, proceden de actitudes totalmente ajenas a la deontología informática.