25/01/2007

“L’abbé Pierre”, voz de los sin voz

 

“L’abbé Pierre”, voz de los sin voz

Permalink 25.01.07 @ 18:15:00. Archivado en Sociogenética, Ética, Religiones, Pro justitia et libertate

Francia se ha identificado durante más de medio siglo a este simple sacerdote, viendo en él al profeta, al camarada de todos los condenados de la tierra y sostén de las víctimas de la miseria, al que fue resistente en tiempos de guerra, diputado a la hora de la necesaria reconstrucción de la dignidad francesa, que siguió a la segunda guerra mundial, y al defensor hasta su muerte de las personas sin domicilio fijo y de las mal alojadas, víctimas de la especulación inmobiliaria, que olvida el derecho de todo ser humano a una vivienda digna.

-oOo-

El abad Pedro a la altura del mito,
por Henri Tincq
Tradución y adaptación de Salvador García Bardón

El abate Pedro era una excepción francesa y Francia, durante más de medio siglo, ha estado fascinada por esta excepción. Un país fácilmente dividido, descristianizado, replegado sobre sus privilegios, se ha identificado, hasta el estrépito mediático que sigue a su muerte, a este simple sacerdote, a este profeta, a este camarada de todos los condenados de la tierra y sostén de la miseria, que fue resistente en tiempos de guerra y diputado a la hora de la paz. Sin fanfarronada, sin los medios de la telerealidad y del Téléthon (1), el abad Pedro se impuso como una gran voz moral, la de los últimos barrios de chabolas de la región parisina y la del rincón más escondido de África. Voz de todas las personas sin hogar, de las personas sin papeles, de todos los sin-voz. Voz de la Francia frágil y precaria.

Francia necesita figuras consensuales, para darse la ilusión de que sigue estando unida y de que puede avanzar en compañía de tales mitos. El abad Pedro fue una de estas raras figuras que reúnen, que no se discuten nada o poco, que imponen el silencio respetuoso en torno a ellas, como lo ha atestado, a pesar del desgaste del tiempo, la regularidad de sus cuotas de popularidad y como siguen probándolo aún la multitud de los testimonios de todos los horizontes que siguen a su muerte y el homenaje nacional que se prepara.

Providencia de los mal-alojados y de los viñetistas de la prensa (“un óvalo a manera de boina, dos redondeles para las gafas y dos puntos en medio de los ojos, bastan para evocar al abad Pedro”, decía el dibujante Cabu), apóstol con las mejillas pálidas, devoradas por la barba, sotana manchada, grandes zapatos maculados por el lodo de los barrios de chabolas, el abad Pedro estaba sobre todos los frentes de la miseria. Odiando el sentimentalismo beatífico, daba la palabra a sus compañeros de viaje, entre los más modestos y los más famosos como un Bernard Kouchner, para quien el abad Pedro fue uno de los principales agitadores de nuestro tiempo. Y viajaba con ellos hasta Israel, Gaza, África, Bosnia, sobre todos los teatros del mundo en conflicto.

Pero cómo explicar la permanencia de tal mito basado en la rebelión y el no conformismo, más allá de todos los criterios conocidos del éxito mundano: juventud, dinero, fortuna, belleza, salud.

En primer lugar la explicación sociológica: “En un presente caracterizado por lo transitorio, los métodos, la velocidad, el cambio, el abad Pedro hace surgir otra temporalidad, una constancia, una eternidad”, escribían a Denis Bertrand, profesor de París-VIII, en un fuera de serie de la revista la Vida de 2004, consagrado a los cincuenta años de combate del fundador de Emaús.

Luego la explicación política: de 1954 a 2007, el abad Pedro habría personificado en Francia una especie de mala conciencia colectiva, vinculada a la persistencia de situaciones de extrema precariedad e injusticia y a la impotencia de la clase política. ¿Quién habría podido prever, en 1954, que su llamada “mis amigos, ¡socorro!” guardaría, tantos años después, en un país tan desarrollado, una tan radical actualidad y urgencia? Su grito ha congregado a generaciones de militantes, sin distinción de pensamiento y confesión, cristianos y laicos, bajo las etiquetas más distintas. Generaciones de estos hombres y mujeres que siempre han preferido los actos a los grandes discursos, la solidaridad concreta a la retórica política, tendiendo la mano al desheredado “sin temer el cansancio”, según la palabra del mismo que acaba de morir.

Por fin la explicación por la permanencia de un cristianismo solidario, que sigue siendo activo, aunque Francia se diga cada vez menos religiosa. A quién no vio al abad Pedro en su célula del monasterio normando de Saint-Wandrille, orando al pie del tablero de madera que le servía de cama, o en el altar celebrando la misa, le cuesta trabajo comprender lo que estaba en el centro de su acción: su fe. Este sacerdote, más místico y más espiritual que teólogo, nunca fue infiel. Lo cual no le impedía el mantenerse libre en su vida y en sus compromisos, permaneciendo libre en su Iglesia con una fidelidad ajena al dogmatismo, cuya rigidez no aceptaba.

No fue un socio acomodaticio ni para su jerarquía ni para el mundo político. Él prefería una Iglesia que quería más movilizada contra la injusticia, “dispuesta a mojarse de arriba abajo, desde los prelados más altos, hasta el más humilde niño pequeño que tiene la fe”. Soñaba con un catolicismo puro de todo compromiso con el dinero y los honores. Con respecto a los viajes de Jean Paul II, decía: “No puedo soportar que la Iglesia haga teatro, que soporte, cuando el papa debe desplazarse, que se hagan para él mayores gastos que los que se hacen para los hombres más poderosos del universo.”

Cuando lo estimaba justo defendía lo contrario de lo que defendía su jerarquía, predicaba en favor del matrimonio de los sacerdotes y de la ordenación de las mujeres: “ ¿Dónde se lee en el Evangelio que el sacramento del orden debería reservarse al hombre?” Ya anciano, se declaró favorable a la homo-paternidad y no temió confesar, en un último libro de confesiones, en 2005, que había violado su promesa de celibato y cometido el pecado de la carne. Con respecto al SIDA, a partir de 1989 demostraba una infinita sensatez, afirmando que el mejor preservativo era la fidelidad, pero añadiendo: “Si pecáis, al menos no cometáis la cobardía de no tomar entonces el preservativo.” Posición recogida, siguiéndole, por numerosos obispos en el mundo.

Sus relaciones con el episcopado francés no han sido siempre serenas. Como fuera el caso con Mgr Gaillot, obispo de Evreux, depuesto en 1995, su omnipresencia en los medios de comunicación hacía resaltar la incapacidad de comunicar de su Iglesia. Del mismo modo, su habilidad política lo había puesto en el centro de redes que escapaban al control de la jerarquía y despertaban su desconfianza y sus celos.

Nunca consultaba ni a obispos, ni a historiadores, ni a teólogos; aprovechaba los espacios de libertad, ignorando las imposiciones de la institución. Una única vez, fue desautorizado (él dirá “censurado”) por el episcopado, en 1996, cuando se precipitó a socorrer a Roger Garaudy, antiguo dirigente comunista convertido al islam, autor de una obra de carácter antisemita (“los mitos fundadores de la Shoah”) que se había convertido en objeto de polémica. Reanudando los tópicos más gastados, el abad Pedro acusó al “grupo de presión sionista internacional”. Fue amonestado por el cardenal Lustiger, con quien sus relaciones fueron siempre de confianza, excepto en este episodio.

Su pérdida de popularidad fue de corta duración. El abate Pedro siempre ha simbolizado una determinada imagen de la Iglesia en los medios no creyentes, alejados de ella, que buscaban en figuras carismáticas y mediáticas razones de vivir, de identificarse, o incluso modelos de santidad, tanto cristiana como laica. Del hombre de acción, tenía todas las calidades, pero seguramente también el defecto de creerse investido de una competencia universal, por lo tanto, de cerrarse al estudio y al consejo.

Henri Tincq
24.01.07.

-oOo-

(1) El Téléthon, contracción de las palabras television y marathon, es un término que designa un programa televisivo de varias horas. El objetivo es recoger fondos para una obra caritativa. Jerry Lewis lanzó el concepto en los Estados Unidos por primera vez en 1966.

Habitualmente numerosos artistas (cantantes, músicos, actores) apoyan la causa del Téléthon y piden al público que haga subvenciones. Las promesas de subvenciones se recogen mediante una centralita telefónica confiada a voluntarios y un contador situado en el plató indica instantáneamente el importe de dinero recogido.

24/01/2007

Jesuitas en el Foro Social Mundial 5

 

Jesuitas en el Foro Social Mundial 5

Permalink 24.01.07 @ 16:51:34. Archivado en Sociogenética, Religiones, Migraciones, Pro justitia et libertate

Uno de los principales objetivos de este Foro es poder estar cerca de la sociedad africana, darle la palabra y hacer que se sienta escuchada por el movimiento social mundial.

Kasarani: Lugar de acogida del Foro Social Mundial

Nuestra rutina diaria comienza a las 8 de la mañana con un viaje en autobús hasta el Foro, del que volvemos a eso de las cinco hacia la casa de retiros Savelberg. Los organizadores de FSM habían planeado instalar el foro en el Uhuru Park, en el centro de la ciudad, pero el Ayuntamiento tenia otras ideas y tres meses antes del comienzo del evento decidió rechazar la propuesta, aduciendo ciertos reglamentos existentes. La sede del evento tuvo que ser rápidamente trasladada al Complejo Internacional de Deportes Moi, en Kasarani, a 16 kilómetros del centro de la ciudad. La distancia resulta engañosa, puesto que a pesar de que pueda parecer relativamente cercana al centro de la ciudad y a Savelberg, en un día sin tráfico se tarda alrededor de cuarenta minutos en recorrerla y en un día normal alrededor de hora y media.

Teniendo en cuenta que los organizadores han tenido que ajustarse a las limitaciones impuestas por un complejo deportivo, hay que reconocer que han llevado a cabo un encomiable trabajo. No han tocado la parte central del estadio, por lo que a primera hora de la mañana se pueden ver algunos atletas entrenando en la pista de atletismo.

Los talleres se han instalado en la parte interior de las gradas. Para ello, han separado las gradas con toldos blancos, posibilitando que cada espacio sea accesible desde los diferentes corredores de acceso. A su vez, los talleres se llevan a cabo usando los mismos asientos de las instalaciones. Se han instalado un gran número de pequeños stands alrededor del estadio y seis enormes tiendas en una explanada cercana. Gracias a la fresca brisa, el paseo mañanero hasta el estadio se ha convertido en una experiencia placentera.

Una enfermedad infecciosa para mejorar el mundo

Durante el taller público organizado por la familia ignaciana en el FSM, Robin Schweiger sj, de la provincia de Eslovenia, leyó un mensaje procedente de Janez Drnovšek, Presidente de la República de Eslovenia. Antes de venir al Forum, Robin pensó que seria una buena idea tener una entrevista con su Presidente, fundador a su vez del Movimiento por la Justicia y el Desarrollo de Eslovenia. Robin fue recibido por el Presidente y éste aceptó la propuesta de enviar un mensaje dirigido al Forum. El mensaje se refiere a la infecciosa "enfermedad" por mejorar el mundo, que empezará a infectar en primer lugar a Eslovenia, para continuar extendiéndose por todo el mundo. De manera particular, cuando esta "enfermedad" afecte a Europa y a sus instituciones, "la Unión Europea comenzará a trabajar como una asociación entre iguales de países y personas positivas y bien pensantes (...) cambiará su absurda política agrícola y se dirigirá hacia la bio-producción (...), se esforzará por lograr mayor justicia y ayudará al Tercer Mundo". (El texto completo está en nuestra página Web: www.sjweb.info/sjs ).

Presencia del sur de Asia: SAPI

El primer día del FSM, uno de los participantes remarcó que 'Inicitativas de los Pueblos de Asia Meridional' (SAPI) era una de los grupos mejor organizados del evento. Alrededor de 60 personas han llegado a Nairobi bajo el emblema de SAPI, para participar en el FSM. Bajo el hábil liderazgo de Joe Xavier sj, han llegado tan bien preparados, que muy pronto los panfletos azules de SAPI corrían de mano en mano entre la multitud. Han organizado todas las tardes un encuentro para reflejar su experiencia, y en los días alternos han invitado a un jesuita africano para que presente una imagen del continente. SAPI es una organización descentralizada, animada por los jesuitas del sur de Asia, que comprende a más de 200 asociaciones y movimientos, y cuenta con alrededor de 5.000 miembros laicos y 250 jesuitas directamente involucrados. En este momento están centrando sus esfuerzos en promover una nueva Visión Dalit para la India y en incidir en las leyes indias de Derecho a la Información y en la de Garantía Nacional de Empleo.

Sentimientos ambivalentes

Como recién llegada al FSM, tengo algunos sentimientos ambivalentes ante el evento.

Desde la organización, el contenido o su utilidad, existen muchos aspectos que están bien y otros muchos que pueden ser mejorados. Desafortunadamente, como no he participado en ningún otro foro no puedo hacer una comparación con los anteriores. Durante estos dos primero días he experimentado ausencias, cancelaciones de eventos, discusiones muy generales y otras muy específicas, poderosas peticiones y sonoras aclamaciones. En algunos talleres estaban muy presentes las personas de a pie, como en el Encuentro por los Derechos Humanos, donde se pudieron disfrutar magnificas danzas, cantos e historias por parte del Kenyan Peoples Settlement. Otros talleres ofrecieron una imagen más general sobre temas como el agua, género, corporaciones o derechos humanos.

Alrededor del estadio se han llevado a cabo marchas por la igualdad de los dalits en la India, por un Sahara occidental independiente, por el Kenyan Peoples Settlement o por el foro de Etiopía, entre otros. El Foro Social Mundial representa un bello sueño, y ya que han surgido nuevas ideas, otras muchas han sido desarrolladas y se ha progresado mucho a través del trabajo en red, queda por ver que productos concretos darán fruto y las posibilidades a largo plazo de este evento. (Tanya Ziegler, OCIPE, Bruselas).

Una conversación durante el desayuno

Esta mañana me he sentado durante el desayuno con dos colegas de Zimbabwe y hemos estado conversando sobre nuestro pasado y sobre nuestros orígenes. Los tres crecimos pobres y los tres hemos compartido algunas de las dificultades que nos encontramos cuando éramos jóvenes. Dos de nosotros tuvimos que trabajar como vendedores ambulantes, para poder conseguir algo de dinero para subsistir y para poder pagar los costos de la escuela. El tercer colega creció en el campo, pero experimentó el hambre y el sufrimiento. Volviendo atrás hacia esos días, parece un poco extraño y suena algo cómico llamar sufrimiento a lo que en el momento no lo parecía. Sin embargo, lo que más me ha llamado la atención ha sido que los tres hemos acabado escapando de la pobreza, lo cual no parecía nada fácil cuando estábamos creciendo.

Este pequeño compartir me lleva al hecho de que verdaderamente otro mundo es posible. Otro mundo es posible si para mejorar nuestra situación trabajamos como vendedores ambulantes, pero resulta más eficaz si usamos los dones y talentos que Dios nos ha otorgado. Mis colegas y yo hemos tenido la fortuna de escapar de nuestra pobreza, pero no podemos decir lo mismo de los millones de personas que siguen viviendo en la más absoluta de las miserias.

El Foro Social Mundial sugiere, y es verdad, que otro mundo es posible. Pero esto sólo puede convertirse en realidad, si trabajamos en la búsqueda de creativas estrategias alternativas, que nos permitan superar la pobreza, la enfermedad y la marginación. La familia ignaciana, firmemente enraizada en la visión y la práctica de los Ejercicios Espirituales, ha añadido otro alternativo y creativo intento de resolver los muchos problemas a los que se enfrenta nuestro mundo. Junto a otras personas cercanas y con la bendición del Señor podremos construir ese otro mundo. Los tres podemos dar testimonio de que es posible salir de ese estado de miseria y sufrimiento si tenemos esperanza y trabajamos en el potencial que nos ha dado Dios. ¡Efectivamente, otro mundo es posible! (Leonard Chiti sj, Zambia).

Una misa en la parroquia

El domingo por la mañana una buena parte de la familia ignaciana decidió comenzar el Foro Social Mundial celebrando la misa con los habitantes del suburbio de Kisambani, donde los jesuitas llevan una parroquia. A algunos y algunas indecisos, entre esta posibilidad y la de poder comenzar desde primera hora los talleres del Foro, les ayudó a decidir escuchar la charla informal que de manera espontánea se organizó la tarde anterior en torno a Jon Sobrino sj: "La salvación solo puede venir de los pobres..."

Sin duda, uno de los principales objetivos de este Foro es poder estar cerca de la sociedad africana, darle la palabra y hacer que se sienta escuchada por el movimiento social mundial. Creo que el sencillo hecho de estar presentes en esta parroquia ha hecho que el Foro Social Mundial llegase también a estas personas que, a buen seguro, no estarán presentes en los debates y conferencias. De esta manera, muchas personas tuvimos la ocasión y el placer de sentirnos acogidos en esta barriada pobre de Nairobi y compartir con sus habitantes la comunión. (Marcos Ibáñez, ALBOAN)

Fernando Franco SJ, Director Responsable
Uta Sievers, Redactora
Suguna Ramanathan, Redactora Asociada
Zigor Uribe-etxebarria, Redactor Especial en Nairobi

Secretariado para la Justicia Social, C.P. 6139, 00195 Roma Prati, ITALIA
+39 06689 77380 (fax)

23/01/2007

Jesuitas en el Foro Social Mundial 4

 

Jesuitas en el Foro Social Mundial 4

Permalink 23.01.07 @ 08:45:00. Archivado en Sociogenética, Religiones, Migraciones, Pro justitia et libertate

Queridos/as amigos/as: Nuestra familia tuvo que cambiar de perspectiva rápidamente. De una reunión de familia pasamos a un encuentro mundial. Los autobuses partieron a primera hora de la mañana desde el Hekima College hacia la Iglesia de St Paul, donde celebramos una misa presidida por el Obispo Alfred. Después de la misa nos unimos a la marcha hacia el Uhuru Park, tal y como os contamos a continuación.
Saludos desde Nairobi,

El equipo editorial.

El amarillo fue nuestro color

Nos reunimos en frente de la Iglesia, esperando a otro grupo más grande de personas que marchaban de camino al parque Uhuru, el lugar donde iba a tener lugar el evento inaugural del Foro Social Mundial. Un grupo de niñas pequeñas, vestidas con camisas amarillas, que cantaba y bailaba delante de nosotros, atrajo la atención de muchas cámaras. Marchamos en medio de un grupo de Caritas, siendo empujados desde atrás por otro grupo de personas con minusvalías; la mayor parte de ellas marchaban en silla de ruedas. La experiencia nos muestra que en este tipo de marchas uno se codea con una gran diversidad de personas y grupos. Las niñas seguían cantando, desde canciones como "the saints go marching on' a otras melodías que no reconocí.

Un miembro de nuestro grupo portaba un estandarte en alto y lo agitaba cada vez que alguien se acercaba a tomar una fotografía. Mientras marchábamos, pasó a nuestro lado un automóvil negro y alguien nos dijo que se trataba del Dr. Kaunda, que estaba agitando un pañuelo blanco frente a todos nosotros. Nos sentimos realmente entusiasmados de recibir su bienvenida. Estoy seguro de que la apropiación de su saludo fue resultado del optimismo que sentíamos en ese momento.

Llegamos a una Iglesia que parecía ser el destino principal del grupo ecuménico con el que habíamos caminado, así que nos reagrupamos y continuamos hacia el escenario principal, al que llegamos algo antes del mediodía. El escenario estaba rodeado por un anfiteatro natural, por lo que caminamos casi hasta la mitad de la colina y nos sentamos, rodeados por toda clase de personas y grupos que disfrutaban de la música, el sol y la compañía. Miré detrás de mí y pude ver cómo tres enormes hermanos Franciscanos portaban unas pequeñas banderas negras en las que se podía leer la palabra "Paz". Alguien desde atrás dijo: ¡Ustedes, las personas religiosas, se las han arreglado para acabar dominando el FSM!

Para encontrar las fotos de la marcha en nuestro portal: www.sjweb.info/sjs
Clicar "refresh" para ver la imagen siguiente.

África Camina

"África Camina..." fue una de las frases que escuché cuando visité África por primera vez. Hoy, África y sus amigos han caminado en masa, avanzando un paso más en el camino hacia la justicia, la igualdad y la verdadera independencia. Un gran número de africanos y africanas, procedentes en su mayoría de las zonas pobres de la ciudad de Nairobi, marcharon hacia el lugar donde iba a tener lugar la ceremonia inaugural del Foro Social Mundial, el Parque Uhuru, un espacio que ha sido a su vez defendido por estas mismas personas ante quienes deseaban convertirlo en más edificios.

Mientras nuestro grupo se instalaba sobre unos montículos de hierba, en la ladera que miraba desde lo alto hacia el escenario, la música sirvió de guía a los grupos que seguían llegando y nos mantuvo a la mayoría en movimiento. A decir verdad, me sentí un poco desilusionado por la concurrencia, que fue indudablemente muy inferior a las 100.000 personas anunciadas. El calor del sol hizo que las personas buscaran alguno de los pocos sitios sombreados, mientras que abajo se alternaban los discursos y el espectáculo.

Este evento es un foro de debate para aquellas personas que no tienen voz en el escenario mundial (Davos, G8 o cualquier otro número que empleen ahora, etc.), pero en aquel momento fui consciente de que la asistencia estaba formada en gran parte por gente como yo, habitantes del primer mundo que están tratando de ser amigos de África, y en menor medida por los propios pobres de África. Pero a pesar de todo, éste es uno de los pocos momentos en los que su realidad puede ser transmitida hacia fuera, mediante creativas y apasionadas formas. Y esa realidad es que "África NO ha muerto". A pesar y a través de los sufrimientos de esta gente "en el camino hacia Jericó", y al igual que la desconocida víctima de la parábola del buen samaritano, otro mundo es posible, y quizás sea creado ante nuestros ojos en este previamente inimaginable evento en Nairobi. (Jim Stormes sj)

Religión, retórica y verdad

Cuando Chico Wittaker, uno de los fundadores brasileños del Foro Social Mundial, estaba pronunciando el discurso inaugural, un impresionante grupo ecuménico (tal y como fue anunciado) hizo su entrada al recinto del foro, manteniendo una rítmica y exasperantemente lenta típica marcha africana. Había hombres y mujeres vestidos de blanco. Las mujeres parecían monjas católicas, vistiendo hábitos blancos y un largo paño cubriéndoles la cabeza. Resultaban tan impresionantes, que Chico interrumpió su discurso durante casi 5 minutos, hasta que el grupo entero hubo pasado delante del escenario. En este Foro Social Mundial la fuerza "espiritual" de la religión resulta visible e impresiona. El Cristianismo y la religión tradicional se han encontrado en el Foro con una rica variedad de colores, figuras y formas. Éste es sin duda un nuevo aspecto del Foro.

Según se iban acercando al escenario los y las representantes de diferentes grupos de diversas partes del mundo, me quedé impresionado por la intervención del grupo de Vía Campesina, gritando lemas revolucionarios y declarando a los cuatro vientos que una nueva revolución Bolivariana está avanzando en todo el continente de América Latina. A continuación, un hombre que dijo venir de Italia representó al continente europeo en el Forum. Después de algunos saludos formales, pidió públicamente perdón por las atrocidades pasadas y presentes, cometidas por los europeos en el continente africano.

Subyace la duda sobre verdadera relevancia de todo esto. ¿Tiene sentido realizar tal confesión pública cuando esa misma persona, a pesar de su buena voluntad, no mencionó siquiera las palabras "reparación" y "justicia"? ¿Los lemas expresados sobre la revolución Bolivariana resultaron comprensibles y atractivos para la multitud africana que estaba escuchando? ¿Verdaderamente hemos comprendido y nos hemos beneficiado de la abundancia espiritual de los pueblos de África?

El Foro en la prensa de Kenia

El diario National News informa sobre el triste ambiente habido durante la inauguración del FSM, debido a la muerte de Larissa Keet, miembro del Fondo Global para Mujeres, que fue atropellada por un autobús. El diario informa sobre el discurso en el acto inaugural del Dr. Kaunda, instando a la población africana a que participe en los procesos de toma de decisiones y asuma la gestión de sus recursos. También añade que los delegados de Asia instaron al mundo a luchar contra toda forma de fundamentalismo". Ndung'u Wainaina escribe en el Sunday Standard que será de gran interés para la población keniata ver "cómo el Foro les ayuda a conectar los discursos sobre los derechos humanos, la pobreza y la corrupción." También comenta que "el FSM llega a Kenia en el momento crucial en el que el país se encamina hacia las elecciones generales, uno de esos momentos donde la voz de la democracia es reemplazada al instante por la impunidad y la corrupción en todas sus manifestaciones".

Miradas a los talleres

* "Asistir al taller de Gente en movimiento: personas refugiadas y emigrantes significó una "primera vez" para mí: era mi primera visita a Nairobi y mi primer contacto con la familia ignaciana. Participamos de 20 a 25 personas, la mayor parte de ellas trabajando con personas refugiadas en diferentes programas y niveles (local, nacional, e internacional). Me sorprendió la idea de que ha habido una erosión de los valores tradicionales de la hospitalidad en África. En este sentido, ha habido un cambio sustancial: de considerar a las personas refugiadas como invitadas a mirarlas como extranjeras. El debate, que fue muy participativo, sacó a la luz varias sugerencias: la necesidad de abordar las más profundas causas de la emigración y la búsqueda de la verdad. Este último aspecto se refiere a la necesidad de escuchar las voces de la gente y ayudar a que esas voces lleguen al dominio público. Parece igualmente importante relacionar las cuestiones de emigración con otros temas tratados en este Encuentro y poner en marcha una agenda común de incidencia política (Advocacy) dentro de la familia ignaciana. Resulta imprescindible el trabajo en red entre el JRS, otros centros jesuitas y otras organizaciones." (Valeria Méndez de Vigo)

* "En torno a la pandemia del SIDA, que era el tema del segundo taller organizado por AJAN, la perspectiva que sirvió de guía a las personas participantes era la de "hacer lo que puedas en un espíritu de esperanza". Durante el primer día, la discusión entre las personas participantes remarcó la necesidad de formar a agentes pastorales, de modo que sean capaces de extender sin miedo la mano a personas que convivan con el VIH y el SIDA. También se planteó el desafío de crear programas de prevención que interesen especialmente a la juventud. El segundo día, la discusión se centró en la enseñanza, la formación y la espiritualidad. Dos jesuitas compartieron el contenido de su trabajo de reflexión teológica sobre el SIDA con el resto del grupo. Después, un académico de AJAN habló sobre el esfuerzo de trabajo en red llevado a cabo para apoyar y formar a jesuitas en su lucha contra la pandemia, a pesar de lo insignificante que puedan parecer sus esfuerzos." (Danielle Vella)

* "El taller sobre el conflicto, la guerra y la paz trató de reflejar las causas de los conflictos (y de la guerra) y los elementos de la lucha por la paz en África. Peter Wanyade, Decano de la Facultad de Artes de la universidad de Nairobi, enfatizó que el tipo de liderazgo es la principal causa de los conflictos y la guerra en África. La cuestión está en cómo gestionan los líderes africanos los recursos públicos. Añadió que entender los conflictos africanos como problemas tribales y exóticos resultaba engañoso. Hablando del proceso de resolución de conflictos y de construcción de paz, Peter destacó el hecho de que muchas veces las personas tratan de luchar contra los síntomas en vez de contra las verdaderas causas, y ésta es la razón principal por la que muchos esfuerzos por fomentar la paz en África han sido fallidos. Algunos de los pasos en nuestro camino hacia adelante podrían ser: introducir mecanismos para controlar el poder político, educar a las personas, promover la igual distribución de los recursos públicos y reforzar el poder de la sociedad civil." (Loua Hyacinthe sj)

* "El taller sobre el comercio, el desarrollo y la deuda, organizado por la Red Jesuita Internacional sobre Desarrollo (IJND), trató aspectos como el fracaso de varios modelos de desarrollo (Bernard Lestienne sj), el hecho de que el "libre comercio" ha dejado de existir (Miguel González) y el peligro de abandonar la lucha para la cancelación de la deuda. El modelo neo-liberal ha fracasado, incluso en los EE.UU. (Jim Hug sj). Peter Henriot sj terminó preguntando si podíamos buscar una "mejor Compañía de Jesús", comprometida a ser sirviente de la misión de Cristo en el mundo de hoy." (Roswitha Cooper, CVX)

* "Los casos del Chad y el Este del Congo (RDC) fueron cruciales para comprender la actual explotación de recursos naturales que sigue sufriendo África. En el taller sobre la gestión y el agotamiento de los recursos naturales, las personas participantes estaban de acuerdo en que la sociedad civil está concentrando sus esfuerzos en buscar mecanismos para establecer una compensación justa, la revelación de los impuestos corporativos, honorarios y regalías y la transparencia como un baluarte contra la corrupción. El taller también ha discutido sobre otros temas: el fuerte impacto social sufrido por la creciente inversión china; el fundamental papel de mediación jugado por las organizaciones de la sociedad civil (incluyendo grupos religiosos) entre los grandes jugadores (gobiernos, instituciones financieras internacionales, corporaciones transnacionales) y las poblaciones locales; la intersección entre usuarios de recursos y los derechos humanos." (Frank Turner, OCIPE, Bruselas)

Testimonios

* Oscar Bazoberry (CIPCA, Bolivia). "En el encuentro de la comunidad ignaciana se avanza en la construcción de una institucionalidad incluyente en la inspiración de San Ignacio. Sin embargo, para algunos participantes, entre los que me encuentro, es todavía confusa la división de responsabilidades orientada a construir relaciones en horizontalidad". Para seguir leyendo en español, ir a www.sjweb.info/sjs - Social Justice Blog

* Ando Isamu sj, Japón. "La cooperación es esencial, es una cuestión de supervivencia para nosotros en Asia y Japón, pero implica una dimensión muy importante: el diálogo y la colaboración con otras religiones (....) y el trabajo en red con organizaciones cívicas (ONG), que son a menudo alérgica a las denominaciones religiosas". Para seguir leyendo en inglés, ir a www.sjweb.info/sjs - Social Justice Blog

* Alicia Reyes (Radio Progreso, Honduras). "Muchas noticias que nos hablan de África nos cuentan cosas negativas. Sin embargo en estos días que llevo en estas cálidas tierras me he encontrado rostros de mujeres y hombres que, a pesar de las dificultades que enfrentan, me han regalado mucha fortaleza, alegría y esperanza". Para seguir leyendo en español, ir a www.sjweb.info/sjs - Social Justice Blog

* Mathew Aerthayil sj (Indian Social Institute, Bangalore, India). "Algunos sentían que tanto las sesiones plenarias como los talleres no estaban apropiadamente conectados e integrados. Que los africanos eran más que el trabajo organizativo. Muchas de las sesiones de puesta en común han mostrado lo competentes que son los africanos y lo preparados que están para dirigir la Compañía y la Iglesia. Esto nos hace mirar con esperanza el futuro de África. Para seguir leyendo en inglés, ir a www.sjweb.info/sjs - Social Justice Blog

Fernando Franco SJ, Director Responsable
Uta Sievers, Redactora
Suguna Ramanathan, Redactora Asociada
Zigor Uribe-etxebarria, Redactor Especial en Nairobi

Secretariado para la Justicia Social, C.P. 6139, 00195 Roma Prati, ITALIA
+39 06689 77380 (fax)