30/03/2011

Al teólogo Joseph Comblin le dolía su Iglesia

 

 
 

Al teólogo Joseph Comblin (1923- + 27.03.2011) le dolía su Iglesia, porque constataba su desmembramiento como cuerpo social y místico, por culpa del clericalismo, incapaz de reconocer la necesidad de la corresponsabilidad  de los laicos tanto en los deberes como en los poderes del conjunto del cuerpo eclesial.

Entonces, ¿quién va a evangelizar el mundo de hoy, cuando faltan y fallan los clérigos, tanto en cantidad, por su envejecimiento y por la falta de vocaciones, como por la inaceptable calidad de su concepción de la Iglesia?

Desde el punto de vista de Joseph Comblin, son los laicos.  “Ya han surgido muchos grupos pequeños de jóvenes que practican justamente un modo de vida mucho más pobre {que los clérigos}, independientes de cualquier organización externa, en contacto permanente con el mundo  de los pobres. Ya existen, y habría más si fueran más conocidos.

Esta podría ser una tarea auxiliar de la teología: hacer saber lo que sucede en la realidad, descubrir dónde se encuentra en este momento  el evangelio vivido, para que se sepa, para que estos grupos se conozcan mutuamente, porque de otra manera pueden desalentarse o carecer de perspectivas. Una vez reunidos, que formen asociaciones, en el respeto de las tendencias, de los modelos espirituales.

No espero mucho de los clérigos. Estamos, por consecuencia, en una nueva situación histórica.”

Nacido en Bruselas en 1923, ordenado sacerdote en 1947 y doctorado en Teología por la Universidad Católica de Lovaina poco tiempo después, Comblin se formó en el clima de abertura teológica pre-conciliar, la teología renovada del norte europeo de Yves Congar, Karl Rahner y Henri de Lubac, profesor este último de toda una generación, entre ellos, Michel De Certeau.

Emigró a Brasil en 1958, trabajando en Campinas (SP) como profesor de escuela. Se convirtió en asesor de la juventud obrera católica (JOC), movimiento con fuertes repercusiones en la cultura obrera y en la movilización sindical. Más tarde fue profesor de la escuela de teología de los dominicos en San Pablo, donde fue profesor de Fray Betto hasta 1961. Fue también profesor del Instituto de Teología de Recife (Pernambuco) por invitación del Obispo de esa ciudad, D. Helder Câmara. Participó en la creación de seminarios rurales en el nordeste brasilero con un modelo pedagógico de avanzada.

Fue expulsado de Brasil en 1971 por la dictadura militar y residió en Chile, donde dirigió el seminario de Talca y escribió contra la ideología de seguridad nacional. La dictadura de Pinochet lo expulsó en 1980 y retornó al Brasil.

De vuelta en el nordeste brasilero fundó un seminario rural de formación de animadores de comunidades eclesiales de base, y varios movimientos asociados a la herencia de la Teología de la liberación.

Biografía e ideas no siempre van de la mano. Y no está mal que así sea, a fin de cuentas lenguaje y mundo, tal vez por suerte, tal vez por maldición, siguen manteniendo una relación compleja. La biografía de Joseph Comblin responde a un mundo que ajustó la brecha entre el cielo y tierra, y tal vez por ello dibuje un recorrido tan íntimo entre obra y vida

-oOo-

"Hay una Iglesia paralela, sin poder, y que no busca el poder. ¿Qué va a pasar? ¿Un día tendrá la palabra? Eso es difícil preverlo, porque si no hay cambio en el Vaticano es muy difícil.

El sistema católico está de tal modo centralizado que todo depende de una sola persona. Y es claro que en Roma van a hacer todo lo posible para que no aparezca un nuevo Juan XXIII. Han tenido una lección ya... Han visto en Rusia qué pasó con Gorbachov, un hombre cambió y todo cayó.

O sea, cuando se produce una concentración de poder así, tan fuerte, tan radical, está todo el episcopado aniquilado, no tiene voz, no tiene iniciativa, no pueden decir nada, no pueden hacer nada, nada más reproducir lo que el Papa dice y manda hacer. Pero todo depende de un hombre.

¿Un día se puede imaginar que venga otro Juan XXIII? No hay ninguna previsión posible por el momento. El que está ahora dijo en Colonia a los seminaristas que tienen que entregar a la Iglesia su vida, su inteligencia y su libertad. ¡Entregar su libertad! Los soldados del papa. Pueden suceder situaciones catastróficas.

¿Qué pasa en la Iglesia? En ese momento, en diez años más, ya no habrá sacerdotes en Europa porque el promedio de edad actualmente es 65-70 años. Entonces, en diez años más habrá unos viejitos. Los institutos religiosos existirán en África, en Asia.

¿Estos grupos fundamentalistas no están aportando también seminaristas?

Ahí ni el poder de los fundamentalistas va a continuar. No. Van a aparecer escándalos. Porque hay cosas incomprensibles. Los Legionarios de Cristo, ¿cómo es que pueden mantener 4000 seminaristas de todas las diócesis del mundo? ¿De dónde viene la plata? ¿Contribuciones de quién? ¿Y cuánta plata viene de las drogas? Y las maniobras del Opus, todas maniobras financieras. Un día algo aparece y la verdad empieza a manifestarse."

¿Cuáles serían las orientaciones nuevas con relación al poder en la Iglesia hoy día?

1. En primer lugar se necesita reconocer el poder de los laicos, basado en los carismas y dones espirituales que recibieron, las responsabilidades evangelizadoras que asumen, etc.

2. En todas las instancias, desde el concilio ecuménico hasta los consejos parroquiales los laicos deben tener voz deliberativa y pueden decidir con el clero en todo lo que no se refiere a la doctrina definida definitivamente.

3. Los laicos deben tener voz activa en las elecciones en todos los niveles desde la elección del Papa hasta la elección de los párrocos.

4. Los laicos deben tener voz deliberativa en lo que se refiere a la liturgia, a la catequesis y la organización de la Iglesia.

5. El principio básico es que el poder no puede ser concentrado en una sola persona.

6. La base de toda la reforma del sistema de poder es la publicidad. La preparación de las decisiones debe ser abierta, publicada y los documentos necesarios deben estar a disposición de todos. No puede haber secreto de los nombramientos, ni de las decisiones prácticas tomadas por una sola autoridad.

7. Es necesario crear una instancia jurídica independiente en la que las personas que se sienten víctimas de injusticia puedan recurrir. En la actualidad, un laico no tiene defensa frente al clero o a los religiosos; las religiosas no tienen defensa frente al clero; los sacerdotes no tienen defensa frente al obispo; y los obispos no tienen defensa frente al Papa.

El principio básico es que el poder está en todos los cristianos aunque en grados distintos y que la estructura debe reconocer esta situación.

El segundo principio es que ninguna persona humana representa sencillamente el poder de Dios y por lo tanto puede ser corregido en todo lo que no es poder de Dios, sino afirmación de sí mismo. Para eso debe haber una corrección fraterna que debe ser pública.

El poder de Dios crea, construye, edifica, aumenta, confiere más libertad. Todos los poderes eclesiásticos que no actúan en ese sentido, no son poder de Dios y deben ser contenidos, limitados, corregidos estructuralmente. Las estructuras deben sacar las oportunidades de abusos de poder. Pues, en la Iglesia hay abusos de poder como en cualquier sociedad, y para disminuirlos es necesario que haya normas que equilibran los poderes de todos.

Fuentes:

1) LA CIUDAD DE JOSEPH COMBLIN: ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA
Por Nicolás Viotti1

2) Joseph Comblin: "L’Église : crise et espérance"

3) Joseph Comblin, memoria viva (1923-2011). El poder en la Iglesia
Xavier Pikaza, teólogo

-oOo-

 

17/01/2011

Ordenación sacerdotal de ex obispos anglicanos

 

El hecho de que la iglesia católica ordene como sacerdotes a ex obispos anglicanos, significa que no reconoce la validez de su ordenación anterior en la iglesia anglicana.

Cabe deducir de este gesto tan soprendente que la iglesia católica niega también la validez del sacerdocio en la iglesia anglicana desde su separación de Roma en el siglo XVI. Lo cual implica que todos los sacramentos que dependen de la validez del sacerdocio son considerados por Roma como inválidos en la iglesia aglicana.

Cabe preguntarse si el Vaticano es consciente de este "menosprecio" de la validez de la vida religiosa de los anglicanos durante más de cuatro siglos.

Aparentemente el primado anglicano no ha sido consultado sobre este "gesto sociogenético" tan serio y tan espectacular: "Vatican officials devised the new policy without consulting Archbishop of Canterbury Rowan Williams, the spiritual leader of the global Anglican church" (1).

Me temo que en estas condiciones el ecumenismo resulte difícil e incluso imposible.

-oOo-

El ex anglicano Keith Newton, primer responsable del ordinariato católico para los anglicanos
Escrito por Ecclesia Digital sábado, 15 de enero de 2011

La congregación para la doctrina de la Fe ha erigido hoy, sábado 15 de enero de 2011, un ordinariato personal para el grupo de pastores y fieles provenientes de la Comunión Anglicana que desean adherirse a la plena y visible comunión con la iglesia católica.

En este mismo día y acto el Papa Benedicto XVI ha nombrado ordinario o responsable de dicho ordinarito a Keith Newton, de 58 años, hasta ahora obispo en la comunión anglicana y que hoy mismo ha recibido la ordenación sacerdotal de la iglesia católica de manos de Mons. Vicent Nichols, arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia Episcopal Inglesa.

Junto a Keith Newton otros dos ex obispos anglicanos han recibido también esta mañana la ordenación sacerdotal católica en la misma celebración. Newton está casado con Gill Donnison desde el 25 de agosto de 1973 y tienen tres hijos. Era obispo anglicano desde 2002.
Los otros dos obispos anglicanos que han pasado a la Iglesia católica son Andrew Burnham y John Broadhurst.

El Ordinariato Personal está dedicado y puesto bajo la advocación de Nuestra de Walsingham y tendrá como patrono al beato John Henry Newman. Su circunscripción territorial es para Inglaterra y Gales.

-oOo-

(1) Former Anglican bishops ordained Catholics
By GREGORY KATZ
The Associated Press
Saturday, January 15, 2011; 10:02 AM

LONDON -- Three former Anglican bishops were ordained as Catholic priests Saturday, becoming the first ex-bishops to take advantage of a new Vatican system designed to make it easier for Anglicans to embrace Roman Catholicism.

The crowded ceremony at Westminster Cathedral in London made priests of former bishops Keith Newton, Andrew Burnham and John Broadhurst, Anglicans who had been unhappy with the church's direction.

The three declined to comment after the ordination presided over by the Most Rev. Vincent Nichols, Catholic leader in England and Wales.

Nichols called the ordination service a landmark event.

"Many ordinations have take place in this cathedral during the 100 years of its history, but none quite like this," he said. "Today is a unique occasion marking a new step in the life and history of the Catholic Church."

The groundbreaking ceremony was made possible by a 2009 ruling by the Vatican allowing Anglicans worldwide to join the Roman Catholic Church and still adhere to many Anglican traditions.

Vatican officials devised the new policy without consulting Archbishop of Canterbury Rowan Williams, the spiritual leader of the global Anglican church.

The new system is designed to entice traditionalist Anglicans opposed to women priests, openly gay clergy, the blessing of same-sex unions and other controversial policies that have caused a deep schism within the church.

Until it was put in place, disaffected Anglicans had joined the Roman Catholic Church primarily on a case-by-case basis.

17.01.11 | 23:40. Archivado en Sociogenética, Religiones, Ecumenismo

31/05/2007

Jesuita francés expulsado de Madagascar

Jesuita francés expulsado de Madagascar

Permalink 31.05.07 @ 20:46:10. Archivado en Ética, Religiones, Pro justitia et libertate

Declaración de los obispos de Madagascar, en protesta por la expulsión del jesuita francés Sylvain Urfer:

"Las prioridades de la Iglesia son la promoción de la justicia y de la paz y la opción preferencial por ayudar a los pobres. Por esto la Iglesia quiere manifestar su voz, mediante misioneros, extranjeros o del país, siempre que la causa de los derechos de los pobres se vea amenazada por actos de violencia o por sed de hegemonía. El camino de la Iglesia es un camino de evangelización, un camino profético, sin intención de interferir en los asuntos del estado". El Padre Sylvain Urfer SJ, de la Provincia de Francia (GAL), ha sido expulsado de Madagascar. El 11 de mayo, tras haber vivido y trabajado en la isla del Océano Indico por 33 años, las autoridades del país lo obligaron a salir en un avión hacia París, negándole el permiso de despedirse de sus amigos y sostenedores, inclusive del Arzobispo de Antananarivo Odon Razanakolona. En una entrevista a la agencia de prensa AFP, el Padre Urfer dijo que la decisión viene de "muy arriba".

El P. Fratern Masawe SJ, moderador de los Superiores Jesuitas de Africa y Madagascar manifestó en Nairobi al Servicio Católico de Información para África (CISA) que el P. Urfer había sido expulsado por motivo de que su permiso de entrada había caducado. Las autoridades de la oficina de inmigración no renovaron el permiso, pero tampoco dieron razones del porqué se negaban a ello, dejando la puerta abierta a especulaciones en la prensa del país e internacional.

El ministro francés de Asuntos Exteriores dijo que Francia lamentaba la expulsión, para la que no había razones legales de ningún tipo. La Conferencia Episcopal de Madagascar publicó una declaración el 28 de mayo afirmando que "la manera en que el Padre Sylvain Urfer ha sido expulsado ha creado sorpresa, y ha herido a los cristianos católicos de la isla; se le comunicó la noticia de su expulsión con 48 horas de tiempo como si fuera una amenaza al orden público".

La declaración de los obispos sigue diciendo: "Las prioridades de la Iglesia son la promoción de la justicia y de la paz y la opción preferencial por ayudar a los pobres. Por esto la Iglesia quiere manifestar su voz, mediante misioneros, extranjeros o del país, siempre que la causa de los derechos de los pobres se vea amenazada por actos de violencia o por sed de hegemonía. El camino de la Iglesia es un camino de evangelización, un camino profético, sin intención de interferir en los asuntos del estado".

El P. Urfer llegó a Madagascar en 1974, donde primero enseñó en dos grandes colegios católicos en Antananarivo hasta que le nombraron párroco en Anosybe, uno de los barrios más pobres de la capital, en 1980. Hasta su expulsión, estuvo encargado del Centro Justicia y Paz de la iglesia local, y fue miembro activo del Servicio de Monitoreo sobre Vida Pública, SEFAFI, que publica regularmente informes sobre la situación política, social y económica en Madagascar.

Fernando Franco SJ, Director Responsable de Headlines
Uta Sievers, Redactora
Suguna Ramanathan, Redactora Asociada
Secretariado para la Justicia Social, C.P. 6139, 00195 Roma Prati, ITALIA
+39 06689 77380 (fax)

23:59 Écrit par SaGa Bardon dans Religiones | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : tica, pro justitia et libertate |  Facebook |