01/08/2006

Creyentes argentinos por la Paz

 

Creyentes argentinos por la Paz

Permalink 01.08.06 @ 18:00:00. Archivado en Pro pace, Religiones

Nueva Sión, periodismo judeoargentino con compromiso, difunde desde Argentina un significativo llamado por la paz.

Católicos, musulmanes y judíos argentinos, frente a la guerra en Medio Oriente, hacen una llamada urgente a quienes desde los medios de comunicación pueden ayudarles a transmitir y difundir los valores más profundos de paz y encuentro.

Los representantes de las principales comunidades católica, judía y musulmana del país suscribieron un documento que llama a la convivencia y el diálogo. Cabe recordar que la Argentina padeció dos atentados que bien pueden haber estado vinculados, en algún modo, al interminable conflicto del Medio Oriente.

En una inobjetable demostración de convivencia pacífica, las principales comunidades religiosas del país y el gobierno firmaron, este 26 de julio, un documento en el que hacen un llamado "firme y racional" a la paz en el conflicto en Medio Oriente.

Los representantes comunitarios hicieron una invocación a la paz durante la firma del documento por "la vocación de paz y el diálogo entre las comunidades" suscripto en la secretaría de Culto argentina.

El documento -firmado por Luis Grynwald, Presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA); Samir Salech, Presidente del Centro Islámico de la República Argentina (CIRA); Monseñor Horacio Benites Astoul, Arzobispado de Buenos Aires, y el Embajador Guillermo Oliveri, Secretario de Culto de la Nación- "convoca a los hombres de buena voluntad a recapacitar y advertir que la violencia no tiene una matriz espiritual".

La declaración fue impulsada por el Instituto de Diálogo Interreligioso que orientan el rabino Daniel Goldman, el dirigente islámico Omar Abboud y el sacerdote Guillermo Marcó.

El siguiente es el texto completo de la declaración presentado bajo el título ‘La vocación de paz y el diálogo entre las comunidades‘:

En un mundo preocupado por la fragilidad de la paz, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el Centro Islámico de la República Argentina (CIRA) y el Arzobispado de Buenos Aires, con la convocatoria de la Secretaría de Culto de la Nación, se sienten en la obligación ética de hacer un firme y racional llamado a la paz. Convocamos a los hombres de buena voluntad a recapacitar y advertir que la violencia no tiene una matriz espiritual, dado que los valores supremos de la vida y la paz revisten una santidad única e incomparable que es, al mismo tiempo, una de las mayores coincidencias de todas las confesiones.

Como ciudadanos argentinos integrantes de esta diversidad de tradiciones religiosas y culturales, afirmamos que debemos y podemos hacer un aporte al diálogo, basado en el respeto por la diferencia y en la convicción de que tales diferencias, lejos de constituirse en obstáculos para la integración, nos enriquecen.

Hace falta valor, prudencia y una buena dosis de generosidad para aceptar al otro, enriquecerse con su singularidad y construir espacios comunes que nos contengan a todos.

Instamos a las comunidades locales a continuar trabajando en aquello que nos une y convocamos a ser mancomunadamente responsables en la tarea cotidiana, acompañando el mensaje de concordia con aquellos con quienes podemos ejercer influencia.

La violenta adversidad coyuntural que se desarrolla en Medio Oriente nos duele profundamente, y aunque podamos sostener visiones particulares y hasta divergentes sobre el tema, esto no debe doblegar nuestro esfuerzo de honrar la larga tradición que nuestra sociedad tiene en materia de convivencia plural, la cual debemos continuar profundizando para exhibirla al mundo como modelo.

Somos hijos e hijas de una herencia muy rica en ese sentido, que se ha visto potenciada en los últimos años con madurez y generosidad, desde quienes tenemos responsabilidades en nuestros respectivos ámbitos religiosos y comunitarios y también desde la Secretaría de Culto, que ha estimulado, generado y acompañado muchas de las acciones emprendidas.
Aspiramos a que estas palabras sirvan para que cada uno de nosotros, no importa la fe que profese, se proponga reflexionar con profundidad sobre los valores universales que compartimos, como lo viene promoviendo el Instituto del Diálogo Interreligioso.

Finalmente, hacemos una apelación a quienes desde los medios de comunicación pueden ayudarnos a transmitir y difundir los valores más profundos de paz y encuentro.

-oOo-

He aquí cómo presenta hoy Nueva Sión, periodismo judeoargentino con compromiso, el bombardeo de Caná por parte de las Fuerzas de la Defensa israelí.

Qana:

56 personas muertas en
un duro ataque israelí

Al menos 56 personas murieron -el pasado 30 de julio- en un ataque aéreo perpetrado por la aviación israelí en la localidad de Qana -la bíblica Caná, donde Jesús realizó su primer milagro-, en el sur de El Líbano.
Las autoridades israelíes responsabilizan del ataque al Hezbollah por esconderse entre civiles y a los vecinos por no haber abandonado sus hogares tras los anuncios previos.

Se trata de la peor matanza desde que comenzó la ofensiva israelí contra Hezbollah, que se está cargando vidas e infraestructuras civiles en El Líbano.

El Ejército israelí justificó el ataque alegando que desde Qana se han lanzado numerosos cohetes contra su territorio. Hezbollah aseguró que "la carnicería de Qana no quedará sin respuesta".

Como consecuencia de la matanza, el primer ministro libanés, Fuad Siniora, reclamó al Secretario General de la ONU, Kofi Annan, la celebración de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad para negociar "un alto el fuego inmediato e incondicional" y "una investigación internacional sobre las masacres israelíes en El Líbano".

Los aviones israelíes bombardearon Qana -en las colinas situadas al este de la ciudad portuaria de Tiro- hacia la una de la madrugada hora israelí, y destruyeron varias viviendas ocupadas por vecinos de la localidad que estaban durmiendo.

Un edificio de tres plantas fue alcanzado directamente donde, según fuentes oficiales de defensa civil, fallecieron más de 50 civiles que se habían refugiado en ese edificio.

Tras conocerse la tragedia, medio millar de personas asaltaron la sede de la ONU en Beirut y quemaron banderas estadounidenses y de Naciones Unidas. Los manifestantes pudieron superar la barrera policial, forzar las ventanas y entrar en el edificio, mientras cantaban lemas contra Israel y Estados Unidos y acusaban a los Gobiernos árabes de no hacer lo suficiente para detener los ataques israelíes.

Versiones

Inmediatamente después del ataque, las autoridades israelíes aseguraron que el objetivo era meramente militar y que las muertes de civiles deben atribuirse a Hezbollah. El Primer Ministro israelí, Ehud Olmert, aseguró que desde Qana y sus alrededores "se han disparado cientos de Katiushas hacia las ciudades israelíes de Kiriat Shmona y Afula".

El Ejército israelí aseguró que "la aviación israelí atacó lanzaderas de misiles en la zona de Qana, desde la que se han disparado cientos de misiles contra las ciudades de Naharía y las municipalidades del oeste de Galilea", y añadió que la responsabilidad de la muerte de civiles en los ataques israelíes recae en Hezbollah, que ha convertido los centros de residencia libaneses en un "frente de guerra mediante el disparo de misiles desde zonas habitadas por civiles".

Repercusiones

El Gobierno argentino expresó “su profunda consternación por el ataque ocurrido en la localidad de Qana en el sur del Líbano, como consecuencia del cual murieran más de 50 civiles inocentes, la mayoría de ellos niños”.

“El pueblo y Gobierno argentinos transmiten sus sentidas condolencias al pueblo y Gobierno del Líbano por la trágica muerte de estos civiles inocentes.

La Argentina está sumamente preocupada por las consecuencias humanitarias de los actuales enfrentamientos y una vez más vuelve a realizar un llamado para el cese inmediato de las hostilidades o para la declaración de una tregua humanitaria, tal como lo viene reclamando la gran mayoría de la comunidad internacional desde que este conflicto se iniciara”.

“El Gobierno argentino reitera su llamado a las partes para que respeten plenamente sus obligaciones de conformidad con el derecho internacional humanitario y tomen todos los recaudos para la protección de la población civil.”

La secretaria de Estado de los Estados Unidos, Condolezza Rice, expresó ante la prensa, en Jerusalem, su "profunda tristeza por la terrible pérdida de vidas inocentes. Todos reconocemos que esta forma de hacer la guerra es extremadamente difícil", prosiguió, en referencia a los ataques contra civiles. "Queremos un alto el fuego lo antes posible", agregó.

La Comisión Europea calificó la matanza de "horrible. Siempre es un horror que se vean involucrados civiles, en particular mujeres y niños", declaró su portavoz, Katharina von Schnurbein.

También el Papa Benedicto XVI pidió un alto el fuego "inmediato". "En nombre de Dios, pido a todos los responsables de esta espiral de violencia que depongan sus armas", afirmó en su residencia de verano de Castel Gandolfo, en las afueras de Roma.

En Washington, el Presidente estadounidense, George W. Bush, reafirmó que Israel "tiene derecho a defenderse" como "cualquier país", que "debe defenderse de ataques terroristas y de matanzas de vidas inocentes".

Por su parte, la UE aseguró -en comunicados del Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, y de la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner- que el ataque de Qana no tiene justificación, menos aun cuando la comunidad internacional trabaja para hallar una solución a la crisis, y reclamó el cese de la violencia y las hostilidades.

La ministra británica de Asuntos Exteriores, Margaret Beckett, declaró que el ataque es una tragedia y un paso atrás en los intentos de conseguir un acuerdo de paz. "Hemos pedido reiteradamente a los israelíes que actúen de forma proporcionada", declaró la ministra.

El presidente francés, Jacques Chirac, declaró que "Francia condena esta acción injustificable, que demuestra más que nunca la necesidad de avanzar hacia un alto el fuego inmediato, sin el cual este tipo de dramas sólo puede repetirse".

Asimismo, el representante especial en El Líbano de Kofi Annan, Geir Pedersen, reclamó una "inmediata investigación sobre este incidente" y añadió que esta tragedia "demuestra la urgencia de que todas las partes escuchen los reiterados llamamientos de Naciones Unidas para un cese inmediato de las hostilidades".

Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidos adoptó una declaración en la que manifiesta su "extrema conmoción y dolor" por la muerte de civiles en la localidad libanesa de Qana como consecuencia de un ataque aéreo israelí, pero no condena el ataque.

El texto fue aprobado a última hora del domingo 30 de julio por unanimidad de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas durante una reunión de urgencia.

El texto "deplora fuertemente la pérdida de vidas inocentes y el asesinato de civiles en el actual conflicto". El secretario general de la ONU, Kofi Annan, había reclamado horas antes al Consejo de Seguridad una "condena en los términos más enérgicos" al ataque perpetrado por el Ejército israelí en Qana.

"El Consejo de Seguridad manifiesta su extrema conmoción y dolor por el bombardeo por parte de las Fuerzas de la Defensa israelí de un edificio residencial en Qana, en el sur de El Líbano, que causó la muerte de decenas de civiles, la mayoría niños, y ha dejado heridos a otros muchos", comienza la declaración. Las discusiones en el seno del Consejo en relación al lenguaje utilizado continuaban después de que el texto fuera adoptado.

“El Consejo de Seguridad expresa su preocupación por la amenaza de un aumento de la violencia con aún más graves consecuencias para la situación humanitaria, insta al fin de la violencia, y subraya la urgencia de la obtención de un alto el fuego duradero, permanente y sostenible", continúa el texto. Asimismo, la declaración pide al Consejo de Seguridad que "trabaje sin más demora para adoptar una resolución para alcanzar un acuerdo duradero".

El embajador de los Estaods Unidos ante Naciones Unidas, John Bolton, se declaró "satisfecho" con el tono de la declaración, alegando que su propósito no era condenar el bombardeo. "Es la pérdida de vidas civiles lo que lamentamos. Si se trató de un accidente es obviamente algo que será investigado", agregó.

El representante de El Líbano ante las Naciones Unidas, Nouhad Mahmoud, expresó su disgusto y su frustración por la inoperancia del Consejo, ya que todavía no se había pronunciado, pese a que las hostilidades se iniciaron 18 días atrás.

Mahmoud manifestó su disconformidad con la declaración y consideró inadecuado el anuncio de Israel por el que suspende los ataques aéreos en el sur del país durante 48 horas.

"Sé que en el fondo, en lo más profundo de sus corazones, el Consejo sabe que Israel está cometiendo atrocidades a una escala que no se puede tolerar", resaltó Mahmoud.

Por su parte, el embajador sirio, Bashar Jaafari, indicó que Estados Unidos no puede justificar por más tiempo su apoyo a las acciones militares de Israel en El Líbano.

Venganza

Hezbollah, por su parte, anunció a través de su cadena de televisión ‘Al-Manar’, que "la carnicería de Qana no quedará sin respuesta", y un diputado libanés de Hezbollah, Hasan Fadlalá, advirtió de que la "nueva masacre" perpetrada "aumentará la determinación del pueblo libanés para aguantar la agresión israelí e incrementará la determinación de la resistencia para enfrentarse al enemigo".

Repercusiones en la prensa argentina

Las tapas de los medios argentinos sintetizan con imágenes el resultado del bombardeo israelí sobre el edificio en Qana.

Los análisis sobre los 60 muertos, 37 de ellos niños y 15 personas discapacitadas, giran alrededor del alto al fuego israelí, anunciado por Estados Unidos; la advertencia de los grupos islámicos (“Esta masacre no quedará impune”); las amenazas en Irán de “Los guardianes de la revolución”, contra Israel y Estados Unidos, las condenas de la ONU y del Papa y el mensaje del Gobierno argentino.

La Nación, señala que como reacción directa al ataque de ayer “Ahora en Beirut todos se alinean con Hezbollah”. En la misma línea editorial, aparece Henri Mamarbachi (agencia AP), titulado “Beirut endurece su postura”. Y Jana Beris desde Israel sentencia que el gobierno judío denuncia que Hezbollah usa a civiles de escudos humanos.

Para Clarín, Marcelo Cantelmi sostiene, desde Jerusalem, que una de las consecuencias de los ataques israelíes en El Líbano es la unión de los árabes bajo una bandera común; y María Laura Avignolo (desde Beirut) comenta que “Ahora se espera la venganza de Hezbollah. Nadie descarta que sea un ataque a Tel Aviv”.

22:10 Écrit par SaGa Bardon dans General | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

19/07/2006

Cómo salir del laberinto libanés

 

Cómo salir del laberinto libanés

Permalink 19.07.06 @ 19:26:00. Archivado en Pro pace

Séptimo día de confrontaciones, sin intervención internacional, entre la esfera de influencia islamista de el Hezbollá y Tsahal, el ejército del Estado hebreo. Los israelíes tienen las manos libres, pero parece que todavía no ven la salida del laberinto en que se han metido.

Poco después de que ayer por la mañana, al término de su reunión con una delegación de la ONU, Tzipi Livni, jefa de la diplomacia israelí y ministra de la justicia, condicionase el cese de los ataques al desarme de Hizbulá y a la entrega de los soldados israelíes retenidos, varios katyushas cayeron en Haifa y Safed, sin causar víctimas.

Tzipi Livni había asegurado en su rueda de prensa que contaba con el respaldo del G8 y de la comunidad internacional, que instaban al Líbano a cumplir con la resolución 1159 de la ONU, antes de aceptar un alto el fuego con Hesbolah. La resolución 1.559, con arreglo a la cual Israel se retiró del país en 2000, exige que se desarme a Hezbolá y que las tropas libanesas patrullen la frontera con Israel.

La misma Tzipi Livni había declarado al Washington Post, en enero de 2006, que creía en la creación de un estado palestino como solución a la seguridad israelí. Ella veía el plan de la retirada unilateral de Israel como un movimiento necesario, porque los líderes palestinos no habían cumplido su parte en el compromiso. Recordamos que Tzipi Livni, tras insistir entonces en que esta retirada dejaba a los palestinos sin más excusas para el terrorismo, invitó a la dirección de Hamas para que cooperase.

En los análisis que siguen, bastante diferentes de los oficiales españoles, deplorablemente unilaterales y simplistas ante la gravísima situación actual, comparto ideas y formulaciones con el prestigioso analista francés Jean-Dominique MERCHET, especialista en asuntos de defensa, cuyos trabajos aparecen en el diario social-demócrata Libération, fundado por Jean-Paul Sartre y Serge July en 1973.

-oOo-

Más de 230 muertos del lado libanés, una decimotercera víctima israelí el martes. Los diplomáticos se movilizan para desenredar la crisis entre Israel y el Líbano. La ONU se activa para convencer del interés de una fuerza de estabilización multinacional. Tony Blair acusa abiertamente a Irán y Siria de apoyar al Hezbollá.

Los tiros de cohete replican a las incursiones aéreas, y viceversa. Los comunicados oficiales hacen lo mismo, el martes por la tarde, entre oficiales libaneses e israelíes, al séptimo día de una guerra que ha dejado ya al menos 240 muertes.

El Primer Ministro libanés, Fouad Siniora, «ha implorado a la comunidad internacional y a los países árabes que se apliquen a instaurar un alto el fuego inmediato, acusando a Israel de querer retrotraer al Líbano cincuenta años atrás», destruyendo «todo lo que le permite permanecer en vida». Según una fuente gubernamental, ha pedido a los embajadores de Francia, los Estados Unidos y Gran Bretaña «que transmitan a sus países la cólera del Gobierno libanés y su viva protesta contra el hecho de que la agresión israelí se haya intensificado en un grado tal, que nadie pueda pararla».

El alto el fuego inmediato que él reclama ha sido excluido este martes por el jefe del Gobierno israelí, Ehud Olmert. Por medio de un comunicado, este último se ha declarado determinado a proseguir «la batalla contra el Hezbollá» hasta la liberación de sus militares y el cese de los tiros de cohetes contra su territorio.

No obstante, según ha declarado el Ministro israelí del Medio ambiente, Gideon Ezra, en la cadena de televisión privada israelí, Israel «no excluye el despliegue de una fuerza multinacional» en el Líbano meridional, a condición de que sea «muy fuerte» y que cumpla «sobre el terreno el papel del ejército libanés desfalleciente».

El secretario general de las Naciones Unidas,Kofi Annan, de paso en Bruselas, desea igualmente el despliegue de una poderosa fuerza multinacional de estabilización, «considerablemente más importante» que la actual Fuerza interina de la ONU en el Líbano (Finul), de 2.000 hombres. Ha estimado que serían necesarios bastantes cascos azules y medios «para darle a Beirut el tiempo necesario» de desarmar a las milicias del Hezbollá. El jueves próximo debe dirigirse al Consejo de seguridad de la ONU, el único habilitado a autorizar el despliegue de tal fuerza multinacional.

El jefe del Gobierno italiano, Romano Prodi, había estimado el lunes que serían necesarios 8.000 hombres, lo que, según el Primer Ministro británico, va a ser lento de ejecutar. Por otra parte, Tony Blair ha acusado abiertamente este martes a Irán y Siria, ante los diputados británicos, de sostener el Hezbollá en la actual crisis en Oriente Próximo, la cual, a su modo de ver, ha conducido a la «desintegración de las esperanzas de estabilidad» en esta región del mundo.

Los diplomáticos de la ONU prosiguen sus esfuerzos para obtener un alto el fuego. La delegación, conducida por Vijay Nambiar, consejero del secretario general de la ONU para los asuntos políticos, ha comenzado su jornada del martes con una cita con la Ministra de Asuntos extranjeros y de la justicia israelí Tzipi Livni. La ministra ha reafirmado las exigencias de su país, para poner fin a la ofensiva en el Líbano: la liberación sin condiciones de los militares raptados y la plena aplicación de la resolución 1559, incluyendo el despliegue del ejército libanés en la frontera israelí y el desarme del Hezbollá.

Para intentar encontrar una salida a este callejón sin salida, el Alto representante de la Unión Europea para la política exterior, Javier Solana, se prepara a volver al Oriente Próximo. La secretaria de Estado americana, Condoleezza Rice, prevé igualmente volver.

En El Cairo, los delegados permanentes de la Liga árabe se han reunido este martes, para examinar la posibilidad de la celebración de una cumbre sobre la situación en el Líbano. Las embajadas siguen organizando la evacuación de sus nacionales. Jan Egeland, jefe de la oficina de coordinación de la ONU para los asuntos humanitarios, ha anunciado este martes que la ONU ha comenzado a evacuar del Líbano sus equipos no indispensables y sus familias, reforzando, por otra parte, su personal encargado de los temas humanitarios.

Mientras que los diplomáticos se afanan, los combates siguen haciendo víctimas sobre el terreno. Según han indicado fuentes de la seguridad, este martes, quince libaneses, de los cuales once soldados, han sido matados y 65 heridos por ataques aéreos y bombardeos israelíes en el Líbano. Israel deplora una decimotercera víctima desde el comienzo de la ofensiva el 12 de julio. Los servicios de socorro israelíes han anunciado que un hombre ha sido matado por la explosión de un misil lanzado desde el Líbano sobre Nahariya, en el norte de Israel.

Cientos de miles de libaneses huyen de las zonas de combate en el sur y toman la carretera hacia el norte del país y Beirut. Israel ha respetado su garantía de no atacar estos convoyes civiles. Ante el riesgo de crisis humanitaria, la ONU va a desbloquear fondos dentro de unos días. Serán esencialmente consagrados a la reparación de las redes de suministro de agua y de los sistemas sanitarios, así como a la financiación de tratamientos médicos urgentes.

-oOo-

Israel parece tener las manos libres para golpear a su manera a Hezbollá, en el Líbano. Por tres razones al menos: la aprobación tácita de la comunidad internacional, el apoyo de su opinión pública (leer abajo) y la estrategia militar empleada por Tsahal. Esta estrategia, puramente aérea, explica en gran parte la actitud «benévola» de los Occidentales. Tsahal conduce, en efecto, una campaña de ataques aéreos, a la manera de la OTAN en Kosovo en 1999.

Para la comunidad internacional, esta estrategia permanece actualmente dentro de los límites de lo aceptable. Los países de la OTAN, y entre ellos Francia, pueden difícilmente denunciar lo que ellos mismos hicieron contra Serbia... Sólo se critican la amplitud de los ataques aéreos y la elección de los objetivos, por ejemplo contra el ejército libanés. Pero todo el mundo aprueba el debilitamiento de las capacidades militares de los islamistas chiítas del Hezbollá, aliado de Irán. Incluso los países árabes mayoritariamente sunitas, como la Arabia Saudí, se hacen los desentendidos.

El «fuego». ¿Cómo opera Tsahal? Por la primera vez de su historia, un aviador dirige el ejército israelí , el general Dan Halutz, muy cercano de las concepciones de la Fuerza aérea US. Para Israel, estaría fuera de lugar el poner sus pies sobre el suelo libanés, excepto para operaciones especiales muy específicas. De ahora en adelante, el ejército prefiere el «fuego» al «choque», es decir, los tiros de larga distancia más bien que las columnas de los tanques.

Su ejército del aire posee un total control del espacio aéreo libanés. Abejones de reconocimiento (pequeños aviones sin piloto) y aviones de guerra electrónica supervisan permanentemente el país. Los objetivos son destruidos por helicópteros de combate y por cazas bombarderos F-16, gracias a municiones teledirigidas. «Los Israelíes hacen la guerra instantánea. En cuanto ven un objetivo, tiran sobre él», explica Pedro Razoux, autor de la Nueva Historia del ejército israelí. Junto a la aviación, Tsahal utiliza también su artillería, menos precisa, así como su marina, que cruza delante del Líbano.

Si los Israelíes aplican los mismos cocientes que los Americanos en Irak en 2003, necesitan por término medio tres municiones (bombas o misiles) para destruir dos objetivos. Lo que deja aún, a pesar de todo, la puerta abierta a muchos atropellos... puesto que, en ambos lados de la frontera, víctimas civiles mueren bajo las bombas y los cohetes. En una semana, 240 personas fueron matadas en el Líbano por los ataques israelíes. Trece Israelíes fueron a su vez matados por los ataques del Hezbollá. El Viceprimer Ministro israelí, Shimon Peres, consideró ayer que el Hezbollá ya había lanzado 1.500 proyectiles sobre el norte de Israel.

Las capacidades militares de la milicia chiíta se han reducido ya ampliamente en una semana. El ejército israelí considera haber destruido un tercio de la reserva de sus cohetes y misiles (evaluados en más de 12.000). Al mismo tiempo, añade Pedro Razoux, «Tsahal ataca el eje logístico que permite a Irán y Siria abastecer al Hezbollá por la carretera de Damasco». Convoyes de camiones, cualquiera que sea su cargamento, parece que están siendo sistemáticamente destruidos.

Riesgos de estancamiento. Para la opinión israelí, esta guerra aérea presenta la ventaja de evitar el envío de los soldados del contingente al Líbano. La confrontación terrestre haría rápidamente saltar en pedazos este consenso nacional, sobre todo que frente al Hezbollá, que controla muy bien la técnica de los IED (artefactos explosivos improvisados), las pérdidas serían elevadas. Sin hablar de los riesgos de estancamiento: la última vez, fueron necesarios veintidós años a Israel para evacuar el Sur del Líbano... dejando el lugar al Hezbollá.

Finalmente, para salir del laberinto, habrá que desplegar tropas sobre el terreno como en el Kosovo. Israel desea que el ejército libanés se despliegue a lo largo de su frontera septentrional, de acuerdo con la Resolución 1559, patrocinada por Francia y los Estados Unidos. Ahora bien ésta no podrá hacerlo sino con el apoyo de la comunidad internacional. En visita ayer a Bruselas, el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, indicó que una fuerza de estabilización debería ser «considerablemente más fuerte» que el Finul (2 000 hombres). Una idea implícitamente apoyada por Israel, que la juzga simplemente «prematura». Esta fuerza militar, provista de un mandato «robusto», requerirá la implicación de las grandes potencias, Rusia entre ellas, como fue el caso en los Balcanes. Según toda probabilidad, si se realiza, Francia participará.

23:36 Écrit par SaGa Bardon dans General | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |