14/04/2007

Alzheimer euroinformático

Alzheimer euroinformáticoPermalink 13.04.07 @ 11:59:28. Archivado en Universidades, Sociogenética, Informática[alzheimer] Lo peor que le puede pasar a una persona es perder su memoria. Hasta la llegada de las memorias informáticas, este problema nos amenazaba en el plano sicosomático, es decir, en nuestra memoria interna. La peor de las pérdidas, por su carácter irreversible y masivo, era el alzheimer. Desde la llegada de las memorias informáticas, la pérdida nos amenaza en la más importante de nuestras memorias externas, que es precisamente la informática. Hoy en día, en Europa, si no logramos nuestra autonomía en los sistemas de explotación de nuestras computadoras, nos amenaza el alzheimer euroinformático.Sin querer asustar a nadie, me voy a limitar a evocar algunos de los peligros que corren nuestras memorias informáticas europeas, recordando algunos de los problemas que yo he vivido como profesor de ingeniería lingüística, en el seno de un consorcio universitario belga, cuya misión era el formar investigadores en ciencias humanas.Primer problema: La incompatibilidad entre las dos más importantes familias de sistemas de explotación. Se trata de Microsoft y de Apple. Esta incompatibilidad, cuyos motivos fundamentales son comerciales, durará mientras dure la guerra que se vienen haciendo estos dos adversarios del monopolio mundial estadounidense desde la aparición de las computadoras personales.Segundo problema: Todo usuario que decide emplear las memorias electrónicas debe elegir entre Apple y Microsoft. Evito hablar de la posibilidad de Unix, porque esta vía de escape está reservada a los usuarios muy experimentados. Esta elección entre los dos adversarios está cargada de consecuencias. Dos ejemplos, uno antiguo y otro actual.1) Ejemplo antiguo: durante los primeros años de existencia del Macintosh de Apple, los investigadores en ciencias humanas nos veíamos obligados a preferirlo, porque ofrecía la posibilidad de crear caracteres no latinos, para editar nuestros textos en lenguas no latinas. Éste fue mi caso, por tener el proyecto de crear caracteres para el griego clásico.2) Ejemplo actual: Los clientes de Microsoft disfrutan de la versión 7.2 de su navegador Explorer, que permiten un empleo correcto de los editores en línea, disponibles en la red. Los clientes de Apple se ven privados de este navegador, ya que Microsoft dejó de adaptar el Explorer para Macintosh desde que Apple introdujo su propio navegador Safari. El resultado es catastrófico para su propia clientela, que ve sus textos deformados cuando los confía a la mayor parte de los editores de empleo directo en la red (por ejemplo, los editores de los blogues).Tercer problema: Las motivaciones puramente comerciales de los propietarios de ambos sistemas concurrentes hacen que los derechos a la memoria de sus propios clientes son violados impunemente, cuando la estrategia comercial así lo decide. El comportamiento de Apple fue particularmente irresponsable y desvergonzado cuando bruscamente decidió suprimir el desarrollo de su lenguaje Hypertalk, que habíamos estado empleando y enseñando multitud de profesores universitarios durante bastantes años. Algo parecido nos sucedió con Microsoft cuando suprimió su Microsot File, supresión que afectó a los clientes de ambos sistemas.Cuarto problema: La sucesión vertiginosa de sistemas de explotación obedece más que nada a una estrategia comercial, que no tiene para nada en cuenta la preservación de la memoria acumulada por los clientes del uno o del otro sistema informático.Quinto problema: La dimensión de más en más importante de los discos duros, hace de más en más grave el riesgo de pérdida instantánea de colosales memorias acumuladas. En cuestión de segundos es posible perder el fruto del trabajo de miles de horas. Aunque existe la posibilidad de recuperar el contenido de estos discos duros, los especialistas de la recuperación de datos se aprovechan comercialmente del infortunio del cliente informático.Sexto problema: Nuestra memorias informáticas están constantemente amenazadas no solamente por la flagrante inestabilidad de los sistemas existentes, debilidad más grave en Microsoft que en Apple, sino por los innumerables virus, cuya estrategia se aprovecha de las debilidades inherentes a los sistemas. Por desgracia el remedio de los antivirus es con muchísima frecuencia peor que la enfermedad, puesto que muchos de los desfallecimientos de los discos duros son debidos a las fantasias seudopreventivas y seudoreparadoras de estos mal llamados antivirus.Séptimo problema: El alzheimer que nos amenaza es euroinformático en el peor sentido de este calificativo, puesto que Europa no dispone de la autonomía industrial necesaria para poner remedio a ninguno de estos problemas. Aún peor, Europa no dispone de la libertad jurídica necesaria para escapar al monopolio científico estadounidense sobre los conocimientos que hacen posible esta industria. La situación es grave, porque a Europa no le queda otra posibilidad que esperar resignada el ataque de la enfermedad de Alzheimer sin medicina propia y sin médicos competentes para tratarla a tiempo. Si seguimos como estamos hasta ahora, el alzheimer euroinformático podrá paralizar toda nuestra autonomía, paralizando en seco nuestra actividad intelectual.Hacer comentario

00:14 Écrit par SaGa Bardon dans General | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

11/10/2006

El Instituto Cervantes en su sede definitiva

 

El Instituto Cervantes en su sede definitiva

Permalink 11.10.06 @ 12:45:00. Archivado en España, Turismo lingüístico, Didáctica

En Alcalá de Henares se mantendrá el Centro de Formación de Profesores, mientras que en el prestigioso edificio de las Cariátides, de la calle Alcalá de Madrid, se ubicará "la sala de máquinas del Instituto".

Esta consistirá en un «centro cultural y educativo» que, además de comprender amplios espacios de exposiciones, será la sede de la televisión y de la radio del Instituto Cervantes, cuyo funcionamiento está previsto para noviembre.

El edificio de las Cariátides será también la sede central de la Oficina del Hispanista y del Centro Virtual Cervantes, que en este curso ha recibido 16 millones de visitas. Acogerá igualmente a otras instituciones relacionadas con las lenguas hispanas. Habrá un departamento para los idiomas cooficiales de España y otro para el ladino o judeo-español, la lengua de los sefardíes.

-oOo-

El Cervantes «blinda» el español en su nueva sede.

El instituto se aloja en un fastuoso edificio en Madrid que será un centro cultural y educativo

por Goyo García Maestro

Madrid- Los Reyes inauguran hoy la nueva sede central del Instituto Cervantes, alojada en el emblemático edificio de las Cariátides, en la calle Alcalá , en lo que fue la antigua sede del Banco Central Hispano, un espacio propiedad del Patrimonio del Estado. El majestuoso inmueble conserva la vieja decoración y «no ha costado ni un duro» al Cervantes, manifestó ayer su director, un pletórico César Antonio Molina, mientras recorría las dependencias donde se han trasladado las oficinas «alquiladas y prestadas» que se encontraban dispersas por Madrid.

La sala de máquinas del Instituto será un «centro cultural y educativo», lugar de exposiciones y sede de la televisión y la radio del Cervantes, cuyo funcionamiento está previsto para noviembre. También será la casa del Centro Virtual Cervantes (que en este curso ha recibido 16 millones de visitas) y de la Oficina del Hispanista. Asimismo, acogerá a otras instituciones relacionadas con la lengua. Habrá un departamento del ladino (la lengua de los sefardíes) y otro para los idiomas cooficiales de España. En Alcalá de Henares se mantendrá el Centro de Formación de Profesores.

Para César Antonio Molina, la nueva sede simboliza el «paso gigantesco que ha dado el Cervantes en los últimos años», que se materializa en la apertura de centros en innumerables países. De hecho, cuando acabe la legislatura habrá hasta 70 institutos diseminados por el mundo. Ahora son 60.

Los Reyes, que descubirán hoy una placa en el edificio diseñado por Antonio Palacios y Joaquín Otamendi a principios de siglo, presidirán la reunión anual del patronato de este organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, para el que trabajan 1.500 trabajadores entre fijos y colaboradores.

Molina anunció que Brasil será el país con más Cervantes, ya que tendrá hasta nueve sedes después de que la Agencia Española de Cooperación Internacional haya cedido al instituto todos los centros que tenía en el país carioca. «Brasil es clave porque en 15 o 20 años la población será bilingüe», afirmó Molina, aludiendo a la ley que ha convertido el español en asignatura obligatoria en todos los colegios.

Turismo lingüístico

Oriente también es otro escenario a la conquista, con aperturas de sedes en Tokio, Seúl, Nueva Delhi, Shangai y Sidney. El instituto reforzará, además, su presencia en Estados Unidos en Houston, San Francisco, Los Angeles, Washington y Boston. El director del Cervantes está convencido de que España aún tiene que potenciar el «turismo lingüístico». Se basó en las siguientes cifras: en Francias hay 4 millones de alumnos que estudian español y que necesitan venir a nuestro país a mejorar su aprendizaje. Actualmente, añadió, España recibe a algo más de 100.000 estudiantes extranjeros, pero en diez años la cifra debería llegar al millón. «El idioma es nuestro petróleo, una industria que no contamina ni molesta», sentenció.

17:14 Écrit par SaGa Bardon dans General | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : turismo linguistico |  Facebook |

11/08/2006

Fidel Castro testó en el 2000, respondiendo a Federico Mayor Zaragoza (2/5)

 

Fidel Castro testó en el 2000, respondiendo a Federico Mayor Zaragoza (2/5)

Permalink 11.08.06 @ 20:15:00. Archivado en Las Américas, Sociogenética, Pro justitia et libertate

II PARTE (1)

F.M. Cuarenta y un años después de la Revolución, y a pesar de todas las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar, el régimen que usted ha establecido ha resistido. ¿A qué se puede atribuir esa longevidad?

F.C. A la lucha y el trabajo sin descanso junto al pueblo y para el pueblo. Aferrarse a las convicciones; ser consecuente; creer en el hombre; ser esclavos y no amos del país; construir sobre principios sólidos; crear, buscar soluciones aun en condiciones aparentemente imposibles e irreales; garantizar la honradez total de los que ocupan las más altas responsabilidades políticas y administrativas; convertir la política en un sacerdocio. Esa puede ser en parte la respuesta a su pregunta, sin entrar a considerar otros muchos factores peculiares de nuestro país y nuestra época histórica.

Ciertamente, todo el mundo pensaba que Cuba no podría resistir después del derrumbe del campo socialista y de la URSS. Cabría preguntarse adicionalmente cómo fue posible con un doble bloqueo y la guerra económica y política que nos impuso la potencia más poderosa que ha existido jamás, sin Fondo Monetario Internacional, sin Banco Mundial, sin créditos. Logramos, sin embargo, realizar la proeza. En una reunión cumbre celebrada hace poco en La Habana, les expresé con cierta ironía a nuestros invitados que había sido posible porque tuvimos el privilegio de no pertenecer al FMI.

Hubo tiempos en que nadábamos en un mar de circulación monetaria; nuestra moneda se devaluó extraordinariamente, el déficit presupuestario alcanzó hasta el 35 por ciento del Producto Interno Bruto. Observé visitantes inteligentes asombrarse casi hasta el desmayo. Nuestro peso, la moneda nacional, vio reducido su valor en 1994 a 150 por un dólar. A pesar de esto, no cerramos un solo centro de salud, una sola escuela o círculo infantil, una sola universidad, un solo centro deportivo; nadie fue lanzado a la calle sin empleo ni protección social, aun cuando faltaban combustible y materias primas; no hubo la menor traza de las habituales y odiosas políticas de choque tan recomendadas por las instituciones financieras de Occidente.

Cada medida adoptada para enfrentar el terrible golpe fue discutida no sólo en la Asamblea Nacional, sino también en cientos de miles de asambleas que tenían lugar en fábricas, centros de producción y servicios, sindicatos, universidades, escuelas de nivel medio y en todas las organizaciones de campesinos, mujeres, vecinos y otras de carácter social. Lo poco de que disponíamos se distribuyó con el máximo de equidad posible. Derrotamos el pesimismo dentro y fuera del país.

En esos años críticos, se duplicó el número de médicos, mejoró la calidad de nuestra enseñanza, el peso cubano se revalorizó siete veces, de 150 por un dólar a 20 por uno, entre 1994 y 1998, manteniéndose desde entonces sostenidamente estable. No escapó al exterior un solo dólar. Se adquirió experiencia y eficiencia a la altura del reto inmenso que teníamos delante. Aunque no hemos llegado todavía a los niveles de producción y consumo que teníamos al producirse el desastre socialista en Europa, nos hemos ido recuperando con paso firme y visible; los índices de educación, salud, seguridad social y otros muchos aspectos sociales, que eran orgullo del país, los hemos mantenido, e incluso algunos han sido superados.

El gran héroe de esta proeza fue el pueblo, que aportó sus grandes sacrificios y su inmensa confianza. Era fruto de la justicia y de las ideas sembradas durante más de 30 años de Revolución. Este verdadero milagro habría sido imposible sin la unidad y sin el socialismo.

F.M. Teniendo en cuenta el vasto movimiento de globalización que toma forma a escala mundial, ¿acaso no sería conveniente abrir más ampliamente la economía cubana al resto del mundo?

F.C. Hemos abierto la economía en la medida de lo posible y lo necesario. No hemos cometido las locuras e insensateces que tuvieron lugar en otras partes que recibían, cual si fuesen profetas bíblicos, los consejos de expertos europeos y norteamericanos. No nos invadió la locura de las privatizaciones, mucho menos la de confiscar los bienes del Estado para apoderarnos de ellos o regalarlos a familiares o amigos. Esto ocurrió, como se sabe, tanto en países ex socialistas como en otros que no lo eran, bajo el manto piadoso, tolerante y cómplice de la filosofía neoliberal que se convirtió en una pandemia universal. Occidente lo sabe muy bien y dónde están los depósitos del dinero y cuál fue el destino de los fondos malversados o robados, pero nadie dijo una palabra.

No hemos intentado cometer la estupidez de adaptar Cuba al caótico mundo actual y su filosofía; lo que hicimos fue adaptar sus realidades a las nuestras, mientras luchamos junto a otros muchos países del llamado Tercer Mundo por nuestro derecho al desarrollo y la supervivencia. Tal vez los antiguos colonizados ayudemos por ello a la minoría de países super ricos, casi todos antiguas metrópolis, a salvarse también ellos mismos.

III PARTE

F.M. Nadie cuestiona las realizaciones sociales y culturales de Cuba. Pero, regresando a mi pregunta anterior, ¿no podrían esas realizaciones ser favorecidas por un incremento de los intercambios con el mundo exterior?

F.C. Es cierto que, como tú dices, hemos alcanzado importantes avances sociales difíciles de negar: No hay niños sin escuelas ni analfabetos. El desarrollo de nuestras universidades es notable. Contamos con numerosos centros de investigación que realizan un trabajo de gran calidad e importancia. Cada niño recibe 13 vacunas, casi todas producidas en el país, al igual que la mayor parte de los medicamentos que consumimos. A la vez, estamos enviando gratuitamente miles de médicos a prestar servicios en zonas apartadas y pobres de América Latina, el Caribe y África, para llevar a cabo planes integrales de salud. Ello es posible porque disponemos de un abundante capital humano. Hemos invitado a los países más desarrollados a cooperar con el envío de medicamentos. Estamos concediendo igualmente miles de becas a jóvenes del Tercer Mundo para estudiar Medicina y otras especialidades universitarias. En cada país de África que participa en los planes integrales de salud, ayudamos a crear facultades donde puedan formarse algún día los cientos de miles de médicos que necesitan.

Nadie se imagina cuánto puede hacer un pequeño país del Tercer Mundo con muy pocos recursos cuando existe un verdadero espíritu de solidaridad. Respondiendo a tu pregunta, sin duda este esfuerzo que realiza nuestro país se vería ampliamente favorecido con un incremento del intercambio con el mundo exterior, tanto en beneficio de nuestra Patria como de otras naciones.

F.M. La desaparición de la URSS privó súbitamente a Cuba de una ayuda preciosa. Al mantener su embargo pese al fin de la confrontación Este-Oeste, ¿cuál era, según usted, el cálculo de los norteamericanos? ¿Esperaban influir en su forma de gobernar?

F.C. No intentaban influir en la Revolución sino destruirla. Al igual que en el Senado de la antigua Roma cuando en los días de Aníbal se proclamaba la destrucción de Cartago, la consigna obsesiva de los gobiernos de Estados Unidos era: Cuba debe ser destruida.

La desaparición de la Unión Soviética y el derrumbe del campo socialista europeo no nos tomó totalmente de sorpresa. Incluso advertimos mucho antes a nuestro pueblo de esa posibilidad. Con los errores estúpidos que estaban cometiendo y las concesiones vergonzosas que continuamente hacían al adversario histórico, veíamos venir los acontecimientos.

En el terreno económico, el daño para Cuba fue terrible. Nuestra azúcar no recibía el precio correspondiente al basurero del mercado mundial. Habíamos logrado uno de carácter preferencial como el que Estados Unidos y Europa aplicaban a las importaciones de ese producto. Los suministros de combustibles, alimentos, las más variadas materias primas y componentes de máquinas y fábricas cesaron casi abruptamente. El consumo diario de calorías se redujo de 3.000 a 1.900 y el de proteínas, de 80 a 50 gramos. Hubo quienes flaquearon, pero la inmensa mayoría enfrentó las dificultades con valor, honor y decisión impresionantes.

Como ya dije, importantes índices lograron mantenerse, e incluso algunos mejoraron. La mortalidad infantil fue reducida en un 40% en ese período y 30.000 nuevos médicos con excelente nivel de preparación se incorporaron a las comunidades. En la esfera deportiva, nuestros atletas continuaron ocupando un lugar honorable entre los primeros del mundo y el más alto índice de medallas de oro per cápita en las Olimpiadas, a pesar de la enorme presión con que Estados Unidos y otros países ricos tratan de comprar científicos, profesionales destacados y atletas cubanos.

F.M. Lo que no quiere decir que el mantenimiento del embargo representa una prueba adicional fácil de superar por el pueblo cubano.

F.C. Por supuesto, el bloqueo es una carga penosa para cada uno de los cubanos. Los países del Tercer Mundo, así como la casi totalidad de los países miembros de las Naciones Unidas, han demandado reiteradamente que cese el bloqueo; pero el Congreso norteamericano, con la cooperación de muchos miembros de la mayoría republicana, encabezada en este caso por los señores Helms y Burton, e incluso con el apoyo de varios miembros del Partido Demócrata como Torricelli y otros, se han opuesto al levantamiento de un bloqueo que se ha convertido ya en el más largo de la historia.

F.M. Los Estados Unidos no son los únicos que les imponen todo tipo de condiciones. La Unión Europea también ha tratado de introducir una «cláusula democrática» en las relaciones comerciales europeo-cubanas. ¿Qué piensa usted de ese proceder?

F.C. Es significativo que la Unión Europea se muestre mucho menos «preocupada» con otros países, sin duda porque representan un interés económico mayor que el que podemos significar nosotros. En todo caso, no son admisibles condiciones de ningún tipo cuando se trata de principios inalienables de nuestra Patria. La forma de organización política de una nación soberana no puede ser sometida a condiciones. Cuba no negocia ni vende su Revolución, que ha costado la sangre y el sacrificio de muchos de sus hijos.

Por otra parte, todo depende de lo que se entienda por «cláusula democrática». ¿Cuántos Estados llamados «democráticos» están endeudados hasta el cuello? ¿Cuántos de ellos permiten que hasta el 30 por ciento de su población viva en condiciones de extrema pobreza? ¿Por qué países que tienen decenas de miles de niños en las calles e incontables analfabetos han de ser tratados mejor que nosotros? No vemos por qué. Cuba no aceptará jamás condiciones políticas de la Unión Europea y menos aún de Estados Unidos. Es mejor que esto se acabe de comprender.

Nosotros no discutimos si en Europa hay monarquías o repúblicas, conservadores o socialdemócratas en el poder, defensores o adversarios de una idílica tercera vía; giros hacia la izquierda, el centro o la derecha; apologistas o detractores del llamado «estado de bienestar» con el que se intenta paliar el incurable mal del desempleo. Ni siquiera estamos en la obligación de mezclarnos con lo que hacen los cabezas rapadas de las tendencias neonazis que resurgen. Aunque tenemos opiniones sobre estos y otros muchos temas, no podemos introducir cláusulas revolucionarias en nuestras relaciones con Europa. Albergamos la esperanza de que los europeos se las arreglen por sí mismos.

-oOo-

(1) Ver los textos precedentes en:

Fidel Castro testó en el 2000, respondiendo a Federico Mayor Zaragoza (1/5)

20:26 Écrit par SaGa Bardon dans General | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |