04/05/2007

Cesta de cangrejos electoral

Cesta de cangrejos electoral

Permalink 04.05.07 @ 17:17:17. Archivado en Europa, Sociogenética, Pro justitia et libertate

Como es bien sabido, una de las características de la vida interna de los partidos políticos, como de cualquier otra comunidad humana de dimensiones superiores a la familia, pero inferiores a una gran población, es la existencia en su seno de peleas superlativamente obstinadas, cuyo forcejeo hace pensar a los pulsos que se echan sin parar los cangrejos que se encuentran confinados en una misma cesta.

No he encontrado esta expresiva locución nominal metafórica, muy frecuente en el corpus del francés político desde hace bastantes años (1), en el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) de la Real Academia Española, pero sí he verificado su vitalidad en algunos textos recientes de nuestra literatura política. He aquí un ejemplo reciente:

"hay quien sigue erre que erre trabajando sin resultados por recuperar como estructura el viejo PCE, uniendo en una inútil cesta de cangrejos a todo tipo de corrientes oportunistas entre las que predominan las trotskistas más alucinadas, al tiempo que clama por el abandono de los sindicatos de masas."

SOBRE LA LUCHA SINDICAL Y LA IZQUIERDA, O.C. Octubre, Mayo de 2005. Partido Comunista de España (marxista-leninista)

La proximidad del día D de la elección presidencial francesa, ha transformado el centro electoral en una enorme cesta de cangrejos, donde los pellizcos, las mordeduras y los desgarramientos mutuos, entre gente pretendidamente no extremista, se han convertido en un espectáculo muy difícil de comprender e imposible de aceptar como comportamiento ejemplar. La impresión más importante que tiene el observador es que la clase política, por muy moderada que se pretenda, lo que más persigue en el momento de cada elección, por encima de cualquier consideración de puro Bien Común, es su propia supervivencia.

-oOo-

Inmediatamente después del debate entre los dos finalistas de la elección presidencial, François Bayrou, cuyos 6,8 millones de electores son una de las claves de la segunda vuelta, confirmó ayer jueves que no votaría por Nicolas Sarkozy.

Contrariamente a la mayoría de los diputados UDF, que aportaron su apoyo al candidato UMP, el líder centrista confió al Diario Le Monde: “no votaré por Sarkozy". El Sr. Bayrou no precisó si votaría en blanco o por Ségolène Real, o si se abstendría. Lo cual no impidió que la candidata socialista se alegrara públicamente de sus declaraciones, considerando que “cada uno ha comprendido lo que el Sr Bayrou quería decir”.

“Mi decisión está tomada, si yo soy elegida, trabajaré con el centro en general y con François Bayrou en particular ", añadió.

La vicepresidenta del UDF, Marielle de Sarnez, que dirigió la campaña del Sr. Bayrou, contestó inmediatamente: “François Bayrou dijo exactamente lo que pensaba. Si hubiera querido ir más lejos, se habría expresado diferentemente ".

El Presidente del UDF - que obtuvo un 18,57% de las voces de la primera vuelta de la elección presidencial y cuyos electores son muy cortejados por los dos finalistas- ya había dejado entender, en su rueda de prensa del 25 de abril, que no votaría a Sarkozy, aunque no había dado consigna de voto.

Individualmente, “no sé lo que haré, pero comienzo a saber lo que no haré”, había declarado el Sr Bayrou, después de haber atacado con artillería pesada las pretensiones de poder del candidato UMP, considerando que el Sr. Sarkozy “iba a concentrar los poderes máximos de la república como nunca antes había sucedido ” y que corría el riesgo “de empeorar las desgarraduras del tejido social”.

Sus críticas a la candidata socialista, con la que había aceptado discutir, se habían referido sobre todo a su programa, reprochándole en particular el “multiplicar las intervenciones del Estado”.

Un apoyo personal a la candidata PS comprometería no obstante su estrategia de autonomía con relación a los dos grandes partidos de la derecha y de la izquierda, autonomía que quiere concretar creando un nuevo “partido demócrata” antes de las elecciones legislativas de junio.

También habría acentuado su desfase con respecto a la mayoría de los diputados UDF (22 sobre 29), que han aportado su apoyo al Sr. Sarkozy para la segunda vuelta, al ser conscientes, un gran número de ellos, que tendrán necesidad de las voces UMP para salvar su escaño.
Como no se privó de destacar el jueves Brice Hortefeux, consejero muy cercano del candidato UMP : “La casi totalidad de los cargos electos del UDF, los que están en contacto con los electores, han aportado ya su apoyo a Nicolas Sarkozy“.

Gilles de Robien, único Ministro UDF y apoyo de Sr. Sarkozy, ha denunciado por su parte la “elección muy personal” del Sr. Bayrou, “destinada, según él, a preparar su candidatura en 2012”.

Sólo tres diputados centristas han anunciado que votarán en blanco: Gilles Artigues (Loira), Gérard Vignoble (Norte), y Anne-Marie Comparini (Ródano), que hace unos días deseó “la aparición del UDF como tercera fuerza política, libre de toda consideración partidaria”.

Entre el pequeño puñado de diputados que no revelaron su elección, Juan-Christophe Lagarde (Seine-Saint-Denis) más bien indicó una inclinación por el candidato UMP: el miércoles por la noche criticó “la falta de credibilidad de la Sra. Royal para ocupar la función presidencial ", lamentado que sus prtidarios “se obstinen de manera irresponsable en tildar de fascista al Sr. Sarkozy".

Según un sondeo Opinionway (el Fígaro LCI), un 51% de los electores del Sr. Bayrou encontraron al Sr. Sarkozy “más convincente” en el debate, contra un 25% a Ségolène Real y un 24% ni al uno ni al otro.

-oOo-

(1) "Tapie parle de panier à crabes chez les gauchistes, il sait de quoi il parle il les a cotoyés et subis?". Choisissez la meilleure réponse.

17:30 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : sociogenetica, pro justitia et libertate |  Facebook |

03/05/2007

Testigos del debate por la Presidencia

Testigos del debate por la Presidencia

Permalink 03.05.07 @ 20:14:00. Archivado en Europa, Sociogenética, Pro justitia et libertate

Según algunos colegas politólogos, expertos en estrategia electoral, los dos candidatos debían utilizar este mayúsculo Debate, con una audiencia de más de veinte millones de teleespectadores franceses, para consolidar los puntos fuertes de su campaña, para subrayar los puntos débiles de su adversario y para corregir las flaquezas que se les atribuyen.

El Sr Sarkozi debía reafirmar su deseo del cambio en pro de la modernización del estado francés, e intentar responder a las críticas que le han sido dirigidas sobre su personalidad.

La Sra Royal debía convencer directamente a quienes todavía dudan que ella pueda estar a la altura de la suprema magistratura del estado francés, estado cuyo Presidente es prácticamente un monarca elegido, en el sistema presidencialista instaurado por Charles de Gaulle.

En ningún caso se trataba de reconocer abiertamente, en el caso del uno o del otro, sus presumibles debilidades, sino de tenerlas muy presentes en su memoria y de recordar que es por su culpa que una parte del electorado no ha votado por su candidatura en la primera vuelta. Al mismo tiempo tenían que suponer, para inspirar confianza y para confiar en sí mismos, que una minoría substancial de su público está dispuesta a concederles el beneficio de la duda.

He aquí, traducidas y adaptadas por mí, las reacciones de los testigos más directamente afectados por el debate, en cuanto colaboradores de los dos protagonistas, reacciones recogidas entre ayer noche y hoy por el predigioso diario parisino "Le Monde".

Aunque en ambos equipos haya que deplorar la propensión a la hipérbole, al hablar del candidato propio, cabe hacerse una idea de las dos grandes tendencias que dividen por el momento al electorado francés, confrontado con dos concepciones muy diferentes del futuro inmediato de su República.

-oOo-

François Hollande, primer secretario del PS: " El debate ha sido rentable. Ségolène condujo e incluso dominó el intercambio. Impuso una fuerza de carácter, una fuerza de convicción y también la fuerza de su proyecto. En muchos aspectos, puso a Nicolas Sarkozy en dificultad, en particular, sobre su tema de predilección, trabajar más para ganar más, lo que resultó como una ilusión, por no decir una superchería, y es sobre sus propuestas que ella alimentó el intercambio".

Según el número uno socialista, Ségolène Royal "mostró lo que se esperaba de ella, pero que podía siempre suscitar una interrogación: mostró credibilidad. Mostró también coherencia y capacidad para ejercer las funciones ". A quien le sorprendiera su firmeza {al tratar el tema del acceso a la enseñanza de los minusválicos}, yo le diría que: " Cuando se enfadó, tenía toda la razón de hacerlo (...). No se equivocó al poner bajo presión a Nicolas Sarkozy. En fin, ha puesto en evidencia que Nicolas Sarkozy era, incluso sobre la seguridad, el candidato saliente ".

Arnaud Montebourg, portavoz de la Sra. Royal: Ségolène Royal "dominó el debate de A a Z. No ha habido un solo momento en que Nicolas Sarkozy consiguiera imponer ni siquiera un poco sus ideas. Ella ha ganado este debate". "Había una mezcla extraordinaria de cualidades en una mujer excepcional".

Julien Dray, portavoz de la Sra. Royal: "los que no conocían a Ségolène Real descubrieron a una Presidenta, a una mujer de autoridad, de convicciones. En sucesivas ocasiones, Nicolas Sarkozy estuvo sobre la defensiva. Quizá no se esperaba tal confrontación y a tal intensidad. Los que votaron por ella en la primer vuelta, al igual que los que dudan, se dicen: «esta mujer es una persona de un formato excepcional»."

Jack Lang, consejero especial de la Sra. Royal: "Ségolène Real nos dejó boquiabiertos de cabo a rabo. (...) Apareció con evidencia como la Presidenta de Francia. Su estatura, su autoridad, su competencia se impusieron con brillantez."

Jean-Marc Ayrault, presidente del grupo PS de la Asamblea nacional: "Ségolène Royal demostró la autoridad, el dinamismo y la modernidad de un gran Presidente. Su control de los expedientes, su sangre fría, sus convicciones no le hacen olvidar que la indignación o incluso la cólera son necesarias también al más alto nivel del Estado, para hacer retroceder las injusticias y el fatalismo. El Sr. Sarkozy apareció incómodo, artificioso, controlando mal sus expedientes. Personificaba la política de ayer. "

Thomas Hollande, hijo de Ségolène Royal: "A mí mismo me ha asombrado, me ha tranquilizado, como ha tranquilizado a todos los que podían aún dudar ella. En el debate tomó indiscutiblemente ascendiente sobre Nicolas Sarkozy (...) Estoy orgulloso de ella, muy orgulloso de ella. La encontré excelente ".

-oOo-

Xavier Bertrand, portavoz de campaña del candidato UMP: "Esta noche es Nicolas Sarkozy quien inspiraba confianza y el debate va a reforzar la dinámica en torno él". Nicolas Sarkozy "fue más concreto". "En este debate, hay el proyecto para Francia, el aspecto preciso de las cosas y la manera de guardar la serenidad sobre los expedientes". Ahora bien, ha dicho : "la serenidad estaba del lado de Nicolas Sarkozy". En cuanto a la forma del debate, "ha habido más respeto de parte de Nicolas Sarkozy".

Rachida Dati, otro portavoz de Nicolas Sarkozy, juzgó el debate "muy digno por parte de Nicolas Sarkozy" : "Tuvo mucho respeto por Ségolène Royal, a pesar del enfado y el arrebato de la socialista". Según Rachida Dati, "el debate puso de relieve las inconsistencias y la borrosidad del programa de Ségolène Real". "Se contradijo a veces con relación a toda esta campaña", en concreto a propósio de los regímenes sociales, la regularización de las personas sin papeles, las 35 horas y Turquía. El candidato UMP, "en cambio, fue honesto con los Franceses".

Valérie Pécresse, portavoz del UMP: "Este debate, es Nicolas Sarkozy quien lo ganó. Porque todo el mundo pensaba que iba a irritarse. Porque toda la campaña del PS ha estado basada solamente en su carácter, y en el hecho de que debía dar miedo ".

Patrick Ollier (UMP), presidente de la Asamblea nacional: "Nicolas Sarkozy demuestra un fantástico conocimiento de los expedientes". "Él ha demostrado así su capacidad para dirigir Francia frente a una candidata socialista que exhibe sus buenas intenciones sin ser capaz de aportar los aclaraciones necesarias para la comprensión de su proyecto".

Bernard Accoyer, presidente del grupo UMP de la Asamblea nacional: "El debate puso de manifiesto claramente que el proyecto de Nicolas Sarkozy es el mejor para Francia y los Franceses (...) La candidata PS multiplicó las aproximaciones sobre la energía nuclear, las contradicciones sobre las 35 horas de trabajo, e incluso los contraverdades sobre el número de puestos de acompañamiento destinados a la integración escolar de los niños minusválidos, que no solamente se conservó, sino que se aumentó ampliamente."

20:40 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : sociogenetica |  Facebook |

02/05/2007

El duelo Sego vs Sarko

 

El duelo Sego vs Sarko

Permalink 02.05.07 @ 20:25:00. Archivado en Europa, Sociogenética

En el duelo de esta noche por el Elíseo, Ségolène reprochará a Sarkosy su mala memoria histórica de Mayo 68; mientras que Sarkosy reprochará a Ségolène su endeble concepción del futuro económico de Francia.

Ségolène replicará que “El proyecto de Nicolas Sarkosy es tomar el poder, mientras que el suyo es devolvérselo a los franceses”.

Imagen: ¿Francia a las puertas de un nuevo Mayo 68 ?

Los representantes de Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy han llegado a un acuerdo, este miércoles 2 de mayo al mediodía, sobre la arquitectura del debate entre los dos finalistas de la elección presidencial, que implicará siete temas, indicó François Rebsamen, director de campaña de Mme Royal.

Después de la introducción, que será hecha por los periodistas Arlette Chabot y Patrick Poivre de Arvor, Nicolas Sarkozy y Ségolène Royal hablarán "de Francia, la República y las instituciones", precisó el Sr. Rebsamen. Vendrán a continuación las cuestiones económicas y sociales, luego el tríptico educación-investigación-medio ambiente.

Se abordarán en esa línea "las familias", la ecología y el desarrollo sostenible, luego Europa. Las cuestiones internacionales serán el último tema abordado.

Es Nicolas Sarkozy quien se expresará el primero, y cada candidato tendrá tres minutos para concluir, según el sorteo efectuado este miércoles por la mañana en el Consejo superior del sector audiovisual (CSA), que establece también que la última palabra volverá de nuevo a Ségolène Royal.

Duelo por el Elíseo : la regla y lo imprevisto
por Gérard Courtois.
Traducción y adaptación de SGB.

Desde hace meses, dan una batida, van y vienen a través de Francia, de las reuniones, de los platós de televisión. Se conocen sus gestos, su paso. Repitieron su proyecto hasta la náusea, han esgrimido sus lemas, martillado sus convicciones y sus valores. Desde hace meses, se han escuchado a distancia y respondido remotamente, reforzando sin cruzarse en una competición indirecta. Aprendieron a conocerse de memoria, seguramente a odiarse, digan lo que digan, pero no se encontraron.

Y helos aquí frente a frente, por la primera vez desde que decidieron forzar el destino y convencer al país de que quieren ser, que serán, el próximo o próxima Presidente o Presidenta de la República. Separados por una mesa de 2,20 metros, los ojos en los ojos, sin otra pantalla que la de la televisión y los millones de Franceses - veinte, treinta, quizá aún más - que van a calibrarlos y a juzgarlos durante las dos horas.

Singular momento de verdad para Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy, en el umbral del Elíseo, jugando a todo o nada. Les queda por cruzar esta última etapa, este duelo público que, desde 1974, se impuso como la matraca final espectacular de las campañas presidenciales - excepción hecha en 2002, cuando Jacques Chirac rechazó todo diálogo con Jean-Marie Le Pen.

Conocen las reglas del juego. Tienen en la memoria las luchas anteriores. La del 10 de mayo de 1974 entre François Mitterrand y Valéry Giscard de Estaing (« la tuba y el violonchelo », según la bonita fórmula de Pedro Viansson-Ponté). La del 5 de mayo de 1981 entre los mismos protagonistas, uno sólido revanchista, el otro agresivo, a pesar de siete años de Presidencia. La del 28 de abril de 1988 entre el Presidente y el Primer Ministro salientes, François Mitterrand y Jacques Chirac, decididos a saldar sus cuentas, después de dos años de cohabitación llevándose a matar el uno con el otro. Aquélla, por fin, del 2 de mayo de 1995, entre Jacques Chirac, asegurado de la victoria, y un Lionel Jospin demasiado feliz de estar allí, para saborear el riesgo torero de llegar a las manos de verdad.

« SR. PRIMER MINISTRO »

No cabe duda que han visto este careo, para comprender los resortes y medir los riesgos. Saben pués que la introducción es capital para tomar ventaja sobre el adversario.

Valéry Giscard de Estaing no se equivocaba en 1974. Abrió el fuego, se hizo el interrogador de su adversario, lo acosó de cuestiones: ¿con quién gobernarán ustedes y con qué mayoría, disolverán la Asamblea, y cuándo? Y Mitterrand se dejó embarcar: Estoy aquí para responderles. Tardará veintiséis largos minutos en salir de la nasa donde Giscard lo encerró con un brío que pasmaba, veintiséis minutos antes de que intentara un tímido: ¿Quizá podría a mi vez plantear algunas cuestiones? Demasiado seguro de sí mismo, el Sr. Giscard de Estaing intentará el mismo golpe siete años más tarde: ¿si le eligen, lanza a su adversario, sobre qué mayoría podría contar? Pero François Mitterrand comprendió la lección: desafía inmediatamente al Presidente saliente y le lanza una ráfaga de citas asesinas del candidato del RPR, Jacques Chirac, para demostrar mejor que la mayoría de la que se jacta su adversario está a fuego y a sangre. Se da el tono.

A continuación, todos los golpes están permitidos, a condición de controlarse. Así François Mitterrand promueve a la perfección el arte de la provocación en 1988. Una vez, dos veces, diez veces, increpa a Jacques Chirac de un « Sr. Primer Ministro» falsamente educado y soberanamente despreciativo.

Insiste: «Sigo llamándole Sr. El Primer Ministro, puesto que es así como le he llamado durante dos años y que usted lo es» . Será necesaria media hora para que Chirac explote, reivindicando firmemente su estatuto de candidato, a igualdad, y se proponga replicar por un Mitterrand que celebra casi abiertamente: Tiene totalmente razón, Sr. Primer Ministro. Algunos minutos aún y el Sr. Chirac, vencido, dejará caer un Sr. Presidente devastador.

La intimidación no está prohibida, si sigue siendo sutil. Así en 1974. François Mitterrand quiere ser el candidato del pueblo contra la « casta » de privilegiados cuyo adversario, insinúa, es el representante. La respuesta de Sr. Giscard es a doble fondo. Para demostrar mejor que se benefició, él también, de un voto popular, cita el caso de Clermont-Ferrand, ciudad trabajadora, ciudad socialista donde llegó en cabeza.

Cuatro veces martillea el nombre de « esta ciudad que le conoce bien y que me conoce bien » Y con razón: en Clermont-Ferrand son honradamente conocidos los padres de Anne Pingeot, amante entonces clandestina de François Mitterrand, y pronto madre de su hija Mazarine. Invisible para la galería, el golpe, implícitamente amenazante, es temible para el candidato socialista.

Demasiado insistente, la indignación puede ser a doble filo. Jacques Chirac hará la cruel experiencia en 1988 viéndose impugnar « en los ojos » por un Mitterrand que contradice su versión del asunto Gordji, el Iraní sospechoso de haber sido cómplice de los atentados perpetrados en París en 1986. En 1974, cada uno se acuerda, el mismo Mitterrand había sido frenado en seco durante una larga perorata inspirada - sobre « la admirable aventura del progreso social » al cual invitaba a Francia « millones de gente que viven difícilmente » - por la famosa réplica de Giscard: « Sr. Mitterrand, Usted no tiene el monopolio del corazón. »

UNA PARTE DE IMPREVISIBLE

Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy no ignoran nada de esta dramaturgia. Pero antes de soñar con la estocada secreta que les garantizaría el set, o incluso el partido, saben que les espera una confrontación intensa donde deberán, una última vez, dar sentido a las palabras « cambio », « el futuro », « Francia », palabras clave de todo este debate cara a cara desde hace treinta años.

Serán menos juzgados sobre sus proyectos que sobre el imaginario que estimulan; menos sobre su programa, tan a menudo enunciado, que sobre su talento para personificarlo; menos sobre sus propuestas que sobre su personalidad, su combatividad, su capacidad para encajar los golpes. Más allá de la ambición de los candidatos, los Franceses querrán conjeturar la estatura del Presidente o de la Presidenta que él o ella serán mañana.

Quizá intenten tranquilizarse constatando que los tres últimos debates 1981, 1988 y 1995 no tuvieron ningún efecto perceptible sobre el resultado final. Sondeos, politólogos y los mismos candidatos consideran – aunque es verdad que a posteriori - que confirmaron simplemente el equilibrio de las fuerzas, forjado antes durante las semanas de campaña.

Eso no impide el precedente de 1974. Inmediatamente después de este tipo de duelo, las intenciones de voto en favor de M.Giscard de Estaing habían progresado de 1,5 puntos, un último golpe de riñón decisivo para explicar su victoria por 425.000 cortas voces de adelanto.
Ahora bien, la confrontación de 2007 implica una parte similar de imprevisible. Dos candidatos se presentan por la primera vez y personifican un cambio de generación política. El del campo saliente, a pesar de que fue Ministro, no se propone llevar el peso del balance y predica más o menos la ruptura.

Por fin una campaña hasta ahora muy controlada, casi demasiado construida, donde la autenticidad del cara a cara puede hacer caer al uno o al otro. Sin contar la completa novedad, en este ejercicio, de una confrontación entre un hombre y una mujer. Singular combate, definitivamente.

20:47 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : sociogenetica |  Facebook |