22/06/2007

Mi primo "El abuelo windsurfista"

Mi primo "El abuelo windsurfista"

Permalink 22.06.07 @ 16:17:00. Archivado en Sociogenética, Pro pace, Educación

Esto son Europa y España, tierras de solidaridad subsidiaria de sus múltiples regiones, en el primero de los dos o tres días más delicados de estos últimos años, para el futuro democrático de su formidable, frágil e irremplazable Unión:

Un amigo catalán, de padres vasco-gallegos, creyendo complacer a este su amigo andaluz, hijo de castellano y leonesa, que trabaja en la Universidad de Lovaina y vive en Bruselas, le envía un artículo sobre su primo hermano leonés, el mío, notario emérito en Gran Canaria, recordándole que es tan apreciado y querido, tanto allí, en Canarias, como en Cataluña y Andalucía, que se le conoce en toda Europa bajo la denominación cariñosa de "El abuelo windsurfista". Lo prueba copiándome con el artículo algunos comentarios blogueros de 2004.

Me parece que la mejor manera de corresponder a este gesto, que me ha llegado al corazón, es publicar aquí este texto sobre "El abuelo windsurfista", para que lo puedan leer todos nuestros amigos, poniéndole como exergo esta frase de la joven surfista Júlia Santana:

«No crec que al windsurf es pugui parlar de rivals. Hi ha pocs esports on et puguis trobar dos “rivals” al bar, prenent una cervesa i explicant-se els secrets per millorar en les maniobres.»

Júlia Santana.

-oOo-

El abuelo windsurfista
por Windsurf Barceloneta

A sus 78 años, Fernando González-Vélez Bardón, sigue practicando windsurf a diario. “Seguiré mientras pueda”, asegura este notario jubilado que se subió por primera vez a una tabla en 1983

Fernando González-Vélez Bardón no es el arquetipo de deportista de playa. Primero porque nació en Santa Marina del Rey, un pequeño pueblo de la provincia de León, en tierra de secano. Y segundo porque tiene 78 años. Aún así, a pesar de su edad, este notario jubilado se coloca el chaque de neopreno, se mete en el agua y se sube casi todos los días a una tabla de windsurf. Es el windsurfista más veterano de Canarias.

Aprendió a navegar cuando tenía 57 años, en 1983. Su mujer le regaló una tabla el día de San Fernando, su santo, y él empezó a llevarla todos los fines de semana a la playa de Puerto Rico. “Al principio era subir y caerme, no me enteraba –explica- pero un día pude hacer tres metros, al segundo día hice seis y al tercer día ya sabía navegar”. Y así lleva 21 años, navegando siempre que hay viento. “Hace poco estuve nueve días seguidos saliendo a hacer windsurf, pero otras veces falla el viento y te pasas varios días sin poder salir”.

Aprendió con un libro

Fernando siempre ha sido deportista. De niño fue un buen nadador. En verano, iba con los chicos del pueblo a nadar al río Órbigo. “Siempre me gustaron los deportes de agua”, afirma. En su época de universitario jugó al baloncesto. “Con 1’80 me ponían de pívot –recuerda- cuando ahora con esa altura eres un base bajito”. Ya de mayor, cuando llegó a Canarias en 1963, empezó a jugar al tenis. Quizá influenciado por su oficio de notario, Fernando González-Vélez Bardón, siempre ha utilizado un buen libro para aprender a realizar natación, baloncesto, tenis o windsurf. “Primero leo en los manuales cómo se hace y después empiezo a practicarlo”, dice orgulloso de su particular método de aprendizaje.

Nunca navega solo. Siempre procura que haya alguien en la playa porque “no sabes lo que te puede pasar, que te des un golpe o que se te rompa alguna cosa”. Con 78 años sigue metiéndose en los lugares más difíciles, como Vargas o Pozo Izquierdo, aunque aquí se hace acompañar de su yerno o de su hijo, aficionados como él a este deporte. También practica con su nieto Jaime, de 21 años, que todavía no había nacido cuando el abuelo comenzó a hacer windsurf. Cuando se le pregunta quién es mejor, si el abuelo o el nieto, Fernando responde con una sonrisa: “No hay color, él es mucho mejor”. En efecto, el joven Jaime ejecuta maniobras arriesgadas y salta sobre las olas, mientras que su abuelo sólo salta “alguna olita hacia delante”. “A mi edad no me puedo permitir muchas maniobras –afirma- sólo hacer largos y trasluchar”.

Fernando se ha acreditado este año para el campeonato del mundo de windsurf como invitado de la organización. Sobre el evento opina que “este año ha estado muy bien”. “El viento no falló en Pozo Izquierdo ningún día y la única pena es que hubo poca altura de olas”, afirma. Uno de los perjudicados por la poca fuerza del oleaje fue Björn Dunkerbeck, su windsurfista preferido. “Se metían con él porque decían que ganaba por las velas y las tablas que tenía –explica- pero recuerdo que una vez se cayó en la primera trasluchada de una regata, consiguió levantarse, puso el turbo y adelantó uno a uno a todos los demás”. “Eso no lo pueden hacer sólo las tablas y las velas”, insiste. Fernando también alaba a Vidar Jensen, “otro competidor extraordinario”, a Darío Ojeda y a Marcos Pérez, de quien dice que “es el mejor en el agua, pero falla en la competición”. Sobre el windsurf femenino afirma que “las gemelas han revolucionado todo esto”, en referencia a Daida e Iballa Ruano.

La pregunta es obligatoria. ¿Hasta cuándo va a seguir subiéndose a la tabla? “Hasta que se me acabe mi tiempo”, responde. Con 78 años Fernando González-Vélez Bardón no sólo es el windsurfista más veterano de Canarias sino también uno de los más queridos. Todo el que le conoce admira su pasión por este deporte, una pasión tardía pero inquebrantable. “Mientras pueda seguiré haciendo windsurf”, sentencia.

http://www.pozo-izquierdo.com
WB
WindsurfBarceloneta

Comentarios

"...Pues sí, es como una droga, pero sana y yo como el señor Fernando González - Vélez Bardón de 78 años espero, ojalá, llegar a su edad surfeando , pero eso sí, más tranquilito y paseando, solo de pensar que tipos de tablas y velas habrán entonces se me pone la piel de gallina." Enric Sunyer

"...Cuando sea mayor quiero ser como D. Fernando González-Vélez Bardón, notario jubilado TIENE 78 AÑOS, autodidacta aprendió con un libro, navega desde el 83, nada mas ni nada menos que acreditado en Pozo Izquierdo en el Super Slam de Gran Canaria 2004, y se queja de que las olas eran pequeñas." José Castillo Terral Windsurf Málaga

PD Algú ens pot fer arribar una foto d'aquest Personatge? Gràcies

16:33 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : espa a, sociogenetica, pro pace, educacion |  Facebook |

19/05/2007

Solana, la cara española de Europa

Solana, la cara española de Europa

Permalink 19.05.07 @ 20:28:00. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Pro pace

El discurso de la personalidad distinguida con el Premio internacional Carlomagno, durante la ceremonia de entrega de este premio en Aquisgrán, es la ocasión que esta personalidad suele aprovechar para presentar su concepción personal de la Unión Europea. Es lo que ha hecho este año Javier Solana de Madariaga, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad, con ocasión de la ceremonia de entrega de su propio Premio internacional Carlomagno en la ciudad de Aquisgrán.

El acto tuvo lugar este 17.05.2007 en la sala de la Coronación del Ayuntamiento de Aquisgrán. Solana estuvo acompañado por el Rey Juan Carlos y por el ex presidente del gobierno Felipe González, así como por su esposa y sus dos hijos. El Rey y el ex presidente del gobierno son junto a Salvador de Madariaga, tío abuelo de Javier Solana de Madariaga, los únicos españoles que comparten esta distinción con otras personalidades que han contribuido a la construcción europea y/o a la paz mundial, como son los padres fundadores de la Unión, Jean Monet y Robert Schuman, Konrad Adenauer y Alcide de Gasperi, y políticos como Winston Churchill y Bill Clinton. El premio es un reconocimiento que concede la ciudad alemana, "a partir de una iniciativa popular de los ciudadanos de Aquisgrán, que comenzó su andadura en 1950", a la contribución a la construcción europea y a la paz mundial.

Cabe destacar la presencia en la ceremonia de Hans-Gert Poettering, presidente del Parlamento Europeo; Benita Ferrero-Waldner, comisaria de Relaciones Exteriores; Jean Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo; Frank-Walter Steinmeier, ministro de Exteriores de Alemania; y, en representación del Gobierno español, de Alberto Navarro, secretario de Estado de Relaciones con Europa. También asistieron a la ceremonia Narcís Serra, ex vicepresidente del Gobierno, y los ex ministros Jorge Semprún y Javier Gómez Navarro.

El directorio del Premio Carlomagno ve en el diplomático español un mediador en nombre de la Unión Europea en “todos los grandes conflictos de este mundo” –también, y sobre todo, por su actuación en los Balcanes. Esto y su “impresionante biografía personal”, dado que sufrió duros golpes bajo el régimen de Franco, le hacen digno merecedor del premio. El alcalde de Aquisgrán, Jürgen Linden, también ve en él al virtuoso “trabajador en la Casa Europa”. Según Linden, Solana, profesor de física de 65 años, representa la responsabilidad de Europa en la paz mundial.

Esta valoración no es compartida por los activistas de “Premio Carlomagno a Solana No”. En marzo publicaron un anuncio de periódico declarando que el “Premio Carlomagno de Aquisgrán” no se otorgaba en su nombre. Es una de esas acciones que demuestran una vez más, la intensidad con la que se identifican la ciudad y sus habitantes con el Premio Carlomagno. La guerra contra Yugoslavia en 1999 ha servido a esta plataforma ciudadana para protestar contra la entrega del premio al Secretario General del Consejo de Ministros de la UE. Como Secretario General de la OTAN en aquella época, Solana sería corresponsable de diversas acciones “contrarias al Derecho internacional”. Asimismo, desde su actual posición defiende una “progresiva militarización de la política exterior europea”, según la crítica principal.

Contrasta con esta opinión el apoyo francamente positivo del Deutsche Welle a la distinción concedida por la ciudad de Aquisgrán a Solana, cuyos méritos sintetiza en la frase: "Un esfuerzo sin igual por la paz en el mundo":

El jefe de la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, fue galardonado en Aachen con el Premio Carlomagno por sus esfuerzos por la paz a nivel internacional.

La entrega del Premio Carlomagno al alto representante de la Política Exterior y Secretario General del Consejo de la Unión Europea es una clara demanda a Bruselas y a los 27 estados miembro de la UE, para que nombren finalmente al diplomático Solana ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

Solana fue galardonado por su labor en pro de la paz e integración en Europa y el mundo, pero especialmente por el esfuerzo en el caso de los Balcanes y la ampliación de la UE.

En su discurso laudatorio el primer Ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, honró la intervención política de Solana después de la dictadura franquista como un importante aporte a la democratización de España.

También Juncker se sumó en Aachen (Aquisgrán) a la demanda de nombrar a Solana ministro de Relaciones Exteriores de la UE. Juncker subrayó la intervención de Solana en pro de la estabilización del Cercano Oriente y de África y destacó especialmente los casos de Darfur y El Congo.

Paz y estabilidad en Europa

Solana trabaja siguiendo el método de la seguridad interrelacionada. Ha ordenado catorce intervenciones militares y civiles, con lo que ha logrado evitar muchas guerras. Solana es un arquitecto de la paz, la estabilidad y la seguridad en Europa.

Solana agradeció el galardón al que calificó anteriormente como el premio más importante que ha recibido en toda su vida. Se comprometió a seguir invirtiendo toda su energía en el proyecto europeo; hizo hincapié en la responsabilidad de Europa para la paz mundial y la importancia de que en el futuro hable con una sola voz.

Somos lo que hacemos

"Lo que hacemos en el mundo es el perfecto espejo de lo que somos. Hay una forma europea de resolver los conflictos internacionales y esta es la vía del diálogo, la cooperación, la creación de puentes y dar voz a aquellos a quienes se obliga a callar", dijo el jefe de la diplomacia europea.

Solana hizo hincapié en el legado de los fundamentos europeos, las leyes e instituciones sólidas y el esfuerzo sin cuartel por buscar el consenso y el compromiso, todo lo cual crea una base incomparable para solucionar conflictos.

Deutsche Welle

Vinculación del premio con el nombre del emperador Carlomagno

El premio, con el cual la ciudad de Aquisgrán suele honrar los méritos con respecto a Europa, lleva con razón el nombre del emperador Carlomagno. En efecto, el rey de los francos, que constituyó a Aquisgrán como capital de su reino, dio una contribución esencial a los fundamentos políticos y culturales de Europa y, por tanto, mereció recibir ya de sus contemporáneos el nombre de pater Europae. La feliz unión de la cultura clásica y de la fe cristiana con las tradiciones de diversos pueblos se realizó en el imperio de Carlomagno y se ha desarrollado de varias formas como herencia espiritual y cultural de Europa a lo largo de los siglos. Aunque la Europa moderna presenta, en muchos aspectos, una realidad nueva, en la figura histórica de Carlomagno se puede ver un elevado valor simbólico.

Juan Pablo II.

Hace sólo tres años, el Miércoles 24 de marzo de 2004, el anciano Papa Juan Pablo II, muy cerca ya de su muerte, presentaba de manera particularmente incisiva su concepción personal de la Unión Europea, en el Discurso que pronunció durante la ceremonia de entrega del PREMIO INTERNACIONAL CARLOMAGNO.

¿Con cuál Europa se debería soñar hoy? Permitidme trazar aquí un rápido esbozo de la visión que tengo de una Europa unida.

Pienso en una Europa sin nacionalismos egoístas, en la que se considere a las naciones como centros vivos de una riqueza cultural que merece ser protegida y promovida en beneficio de todos.

Pienso en una Europa en la que las conquistas de la ciencia, de la economía y del bienestar social no se orienten a un consumismo sin sentido, sino que estén al servicio de todo hombre que pase necesidad y de la ayuda solidaria a los países que tratan de alcanzar la meta de la seguridad social. Ojalá que Europa, que ha sufrido a lo largo de su historia tantas guerras sangrientas, se convierta en un factor activo de la paz en el mundo.

Pienso en una Europa cuya unidad se funde en la verdadera libertad. La libertad de religión y las libertades sociales han madurado como frutos valiosos en el humus del cristianismo. Sin libertad no existe responsabilidad: ni ante Dios ni ante los hombres. Sobre todo después del concilio Vaticano II, la Iglesia ha querido dar un amplio espacio a la libertad. El Estado moderno es consciente de que no puede ser un Estado de derecho si no protege y promueve la libertad de los ciudadanos en sus posibilidades de expresión, tanto individuales como colectivas.

Pienso en una Europa unida gracias al compromiso de los jóvenes. Los jóvenes se comprenden entre sí con gran facilidad, más allá de los confines geográficos. Pero, ¿cómo puede nacer una generación de jóvenes que esté abierta a la verdad, a la belleza, a la nobleza y a lo que es digno de sacrificio, si en Europa la familia ya no se presenta como una institución abierta a la vida y al amor desinteresado? Una familia de la que también forman parte los ancianos, con vistas a lo que es más importante: la mediación activa de los valores y del sentido de la vida.

La Europa que tengo en la mente es una unidad política, más aún, espiritual, en la que los políticos cristianos de todos los países actúan conscientes de las riquezas humanas que lleva consigo la fe: hombres y mujeres comprometidos a hacer que esos valores sean fecundos, poniéndose al servicio de todos para una Europa del hombre, sobre el que resplandezca el rostro de Dios.

Este es el sueño que llevo en mi corazón y que en esta ocasión quisiera confiarle a usted y a las generaciones futuras.

Me ha parecido interesante recordar esta concepción personal de la Unión Europea de Juan Pablo II, para que mis lectores puedan compararla con la de Javier Solana de Madariaga, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad.

-oOo-

Mi Europa
por Javier SOLANA de MADARIAGA
Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común.

18/05/200

Nuestra tierra común está llena de contradicciones. Los europeos hemos escalado las cimas más sublimes del conocimiento y de la sensibilidad: Cervantes, Beethoven, la Ilustración, los derechos humanos, la pasión por la igualdad o el Estado del Bienestar. Pero hemos descendido también a los abismos más profundos del dolor que un ser humano pueda causar a otro. En muchos momentos no ha resultado ser descabellada la frase del escritor Amos Oz: "Europa, ese continente maravilloso y asesino".

Y es también muy ilustrativo del ser europeo que fueran los horrores de las Guerras Mundiales los que inspiraran una idea nueva y radical para la unificación del continente. Intentos había habido desde largo tiempo, pero el proyecto alumbrado tras la tragedia es decididamente nuevo y genial: la unidad en libertad; la paz a través de la apertura y la integración. La semilla dio un hermoso fruto. Ha creado una comunidad de Derecho, lo que considero nuestro mayor logro. Hace ya más de medio siglo que la paz y la estabilidad son realidades cotidianas de nuestro continente. Y no son fruto del equilibrio de poderes como antaño, sino consecuencia de normas e instituciones sólidas que se mantienen más allá de los avatares de la lucha política.

Pero eso es sólo una parte de lo que hace a la Unión Europea tan especial. La otra es los valores sobre los que se funda. La esencia de la Unión es el compromiso con un conjunto de valores compartidos. Democracia, tolerancia, derechos humanos, solidaridad y justicia social. Son esos valores los que sustentan nuestras leyes y nuestras instituciones y las hacen sólidas. Son los que nos convierten en una Unión política, más allá del vínculo económico. Es un logro, de proporciones históricas, basar un proceso de integración en un conjunto de valores. Por eso tuvo y tiene pleno sentido condicionar la entrada en la Unión a la aplicación real de esos valores y al compromiso de defenderlos. El genio de los padres fundadores fue dejar abierta, sin respuesta, la pregunta sobre el destino final de este proyecto. Políticamente esa actitud era la única posible ya que no podía haber acuerdo sobre ese estadio final. Ni tenía sentido tratar de adivinar el futuro.

Esta reflexión me lleva de los valores de Europa a Europa como valor; de su esencia a su propósito. No es difícil enunciar este propósito: si compartimos nuestros recursos y trabajamos juntos podremos moldear nuestro futuro de manera más brillante y prometedora de lo que ninguno de nosotros podría hacerlo actuando solo. Esto es aún más importante en un mundo en el que se han desencadenado fuerzas y movimientos que ningún gobierno puede controlar o detener. En el que seguimos conviviendo con la violencia, la opresión y la pobreza extrema. Un mundo en el que muchos no comparten nuestro compromiso con el multilateralismo y el Imperio de la Ley.

Estoy convencido de que debemos continuar por la senda de la construcción europea. En el pasado nos hemos apoyado en un tríptico muy particular: ampliar, profundizar, reformar. Cada uno de estos elementos ha dependido del otro para tener éxito; incluso para tener sentido. Con la ampliación hemos reunificado Europa sin imponer nada a nadie, simplemente por la enorme atracción que ha ejercido la Unión sobre el resto de los Estados europeos. Es un éxito histórico.

Pero la Unión es un proceso, una labor continua. Y precisamente por ello, albergo la convicción de que necesitamos cambios. En diversos campos: en qué cosas hacemos y en cómo las hacemos; en cómo nos comunicamos con los ciudadanos, en cómo gastamos su dinero, en cómo nos relacionamos con el mundo.

Pero por encima de todo, necesitamos salvaguardar la capacidad de Europa para actuar. El mundo está cambiando muy rápidamente. Nuevos actores se incorporan a los centros de poder y decisión; cambian también los grandes flujos económicos; las tendencias del pensamiento se alejan en muchos casos de nuestro modelo humanista; la innovación científica y tecnológica se extiende a regiones del mundo donde hubiera sido impensable encontrar ese tipo de conocimiento hace sólo unas décadas. Ante esos cambios profundos, ante esos retos de alcance impredecible, lamento tener que constatar que nuestra Unión está reaccionado con una paralizante estrechez de miras. Cuando más alerta debemos estar, cuando más demanda de Europa hay en el mundo, la Unión se ha replegado sobre sí misma en una estéril crisis institucional. No podemos continuar así. Debemos resolver esto cuanto antes, en este año 2007. Deseo por ello apoyar sin la menor reserva los esfuerzos de la canciller doctora Merkel para poner fin al paréntesis en el que nos encontramos y volver a situar a Europa sobre bases sólidas para afrontar el futuro.

Y debemos abordarlo con decisión porque Europa significa no sólo grandes ideas, sino también realizaciones concretas. Ha habido muchas, y de gran importancia: el mercado único, el euro, la ampliación, el desarrollo de capacidades para llevar a cabo operaciones militares y civiles de gestión de crisis. Pero nuestros ciudadanos quieren algo más que un mercado y un proyecto de estabilización regional. También quieren que la Unión sea un actor global. Y quieren que, al actuar globalmente, sea un factor de paz.

La política internacional sólo se puede hacer hoy en día desde plataformas continentales. Europa tiene intereses que preservar, amenazas a las que hacer frente, problemas que le afectan y debe resolver. Para cumplir estos objetivos tenemos que desarrollar una auténtica política exterior y una política de defensa y seguridad. En los últimos años hemos avanzado mucho por este camino, pero lo hemos hecho gracias a la convicción y al trabajo duro, a la buena voluntad de muchos, llegado el caso, improvisando soluciones según aparecían los problemas. Y estamos muy cerca del límite de lo que se puede conseguir por ese camino. Nadie mejor que nosotros los europeos sabe que si se quiere que las políticas duren deben sustentarse en instituciones. Sólo podremos desarrollar una auténtica política exterior si nos dotamos de las estructuras necesarias.

Hay una relación muy especial entre política exterior y construcción europea. Como ya he señalado, es evidente el interés en actuar juntos en un mundo en el que Europa sólo puede influir si actúa colectivamente. Pero ésa es sólo una parte de cómo la política exterior contribuye al proyecto europeo. La otra aparece cuando se reflexiona sobre el vínculo, sutil y fructífero, entre identidad y política exterior. Estoy profundamente convencido de la causalidad inmediata entre cómo nos definimos y cómo actuamos en el exterior. Lo que hacemos en el mundo es fiel reflejo de lo que somos. Hay una forma europea de hacer las cosas en el mundo, de abordar los problemas internacionales: dialogar, cooperar, tender puentes, y también proteger al vulnerable, hablar en nombre de aquel al que obligan a callar.

Pero la relación entre identidad y política exterior se manifiesta en los dos sentidos. Actuamos reflejando lo que somos, pero también ese "somos", ese proyecto europeo, se va moldeando según actuamos juntos. Nuestras experiencias conforman lo que queremos ser. Tenemos que actuar en un mundo cada día más complejo, y en algunos aspectos, más peligroso. Un mundo en el que asistimos a un renacimiento de políticas excluyentes, que se definen muchas veces por simple oposición al otro. Pero, y quiero subrayarlo, ninguna de esas políticas se define frente a Europa: somos vistos como parte activa pero no como factor de amenaza. Y es así por el legado de la idea inicial sobre la que nos fundamos: leyes e instituciones sólidas; búsqueda sin descanso del consenso, espíritu de compromiso. Ello nos permite jugar un papel único en la solución de muchos problemas.

Tomemos la cuestión de las armas nucleares y del desarme. El sistema instaurado para evitar la proliferación de este tipo de armas está hoy sometido a serias tensiones. Este sistema se basa en un delicado equilibrio entre tres pilares que deben progresar en paralelo: la no-proliferación, el desarme y la transferencia de tecnología. El problema es que, en estos momentos, un número importante de países, en particular entre los no alineados, consideran que hay un desequilibrio creciente entre esos tres pilares. Por esta razón, existe un riesgo cierto de que terminen abandonando este marco multilateral, como respuesta a una situación que perciben como injusta y perjudicial para su desarrollo energético. O la situación de muchos países africanos, con razón más preocupados por la proliferación de las armas ligeras que causan la muerte de miles de personas cada año y son un factor de inestabilidad permanente.

Pues bien, puedo asegurarles que la Unión Europea es, seguramente, el actor mejor situado, con el necesario capital político y acreedor de confianza entre todas las partes implicadas, para iniciar un proceso de diálogo que pueda resolver esta grave situación.

La construcción europea arranca con la voluntad de sellar la paz entre Alemania y Francia. Cuarenta años después ha sido la clave en la reunificación pacífica del continente. En Europa hemos sido capaces de abandonar el viejo y estéril concepto de basar nuestra seguridad en la debilidad del otro. Ahora sabemos que seremos fuertes y prósperos si nuestros vecinos lo son. Y debemos dar el siguiente paso: ser factor de paz en la Comunidad Internacional. La juventud europea es generosa. Participa masivamente en multitud de acciones destinadas a paliar la situación de los que más sufren. He recorrido tres continentes visitando las misiones de la Unión en las que policías, soldados, jueces, jóvenes europeos de todo origen luchan por la paz. Lo que empezó como un proyecto de paz europeo debe en el siglo XXI ser un factor de paz en el mundo. Nuestros jóvenes estarán sin dudar tras un proyecto de esta naturaleza. Porque son los principales portadores de un sueño, el sueño de un mundo así. Nuestros ciudadanos lo demandan. Es lo que se espera de nosotros fuera de Europa. Tenemos los medios: somos 500 millones, generamos un cuarto del producto bruto mundial, la primera potencia comercial, representamos la mitad de la ayuda al desarrollo. Con estos materiales se debe construir mucho y muy alto.

Europa, un actor global. Hablando con una sola voz. Factor decisivo en la paz y la estabilidad mundiales. Elemento insoslayable en la solución de cualquier conflicto o crisis internacional. Punto de referencia para un mundo basado en normas e instituciones sólidas y respetadas. Ésa es mi Europa. Y creo de todo corazón, que ese puede y debe ser el próximo logro del gran proyecto europeo. Tenemos la capacidad. Pongamos la voluntad política. Y hagámoslo realidad.

-oOo-

Este texto es la parte central del discurso que Javier Solana pronunció ayer en Aquisgrán con motivo de la recepción del Premio Carlomagno.

20:44 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : espa a, sociogenetica, pro pace |  Facebook |

Solana, la cara española de Europa

Solana, la cara española de Europa

Permalink 19.05.07 @ 20:28:00. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Pro pace

El discurso de la personalidad distinguida con el Premio internacional Carlomagno, durante la ceremonia de entrega de este premio en Aquisgrán, es la ocasión que esta personalidad suele aprovechar para presentar su concepción personal de la Unión Europea. Es lo que ha hecho este año Javier Solana de Madariaga, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad, con ocasión de la ceremonia de entrega de su propio Premio internacional Carlomagno en la ciudad de Aquisgrán.

El acto tuvo lugar este 17.05.2007 en la sala de la Coronación del Ayuntamiento de Aquisgrán. Solana estuvo acompañado por el Rey Juan Carlos y por el ex presidente del gobierno Felipe González, así como por su esposa y sus dos hijos. El Rey y el ex presidente del gobierno son junto a Salvador de Madariaga, tío abuelo de Javier Solana de Madariaga, los únicos españoles que comparten esta distinción con otras personalidades que han contribuido a la construcción europea y/o a la paz mundial, como son los padres fundadores de la Unión, Jean Monet y Robert Schuman, Konrad Adenauer y Alcide de Gasperi, y políticos como Winston Churchill y Bill Clinton. El premio es un reconocimiento que concede la ciudad alemana, "a partir de una iniciativa popular de los ciudadanos de Aquisgrán, que comenzó su andadura en 1950", a la contribución a la construcción europea y a la paz mundial.

Cabe destacar la presencia en la ceremonia de Hans-Gert Poettering, presidente del Parlamento Europeo; Benita Ferrero-Waldner, comisaria de Relaciones Exteriores; Jean Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo; Frank-Walter Steinmeier, ministro de Exteriores de Alemania; y, en representación del Gobierno español, de Alberto Navarro, secretario de Estado de Relaciones con Europa. También asistieron a la ceremonia Narcís Serra, ex vicepresidente del Gobierno, y los ex ministros Jorge Semprún y Javier Gómez Navarro.

El directorio del Premio Carlomagno ve en el diplomático español un mediador en nombre de la Unión Europea en “todos los grandes conflictos de este mundo” –también, y sobre todo, por su actuación en los Balcanes. Esto y su “impresionante biografía personal”, dado que sufrió duros golpes bajo el régimen de Franco, le hacen digno merecedor del premio. El alcalde de Aquisgrán, Jürgen Linden, también ve en él al virtuoso “trabajador en la Casa Europa”. Según Linden, Solana, profesor de física de 65 años, representa la responsabilidad de Europa en la paz mundial.

Esta valoración no es compartida por los activistas de “Premio Carlomagno a Solana No”. En marzo publicaron un anuncio de periódico declarando que el “Premio Carlomagno de Aquisgrán” no se otorgaba en su nombre. Es una de esas acciones que demuestran una vez más, la intensidad con la que se identifican la ciudad y sus habitantes con el Premio Carlomagno. La guerra contra Yugoslavia en 1999 ha servido a esta plataforma ciudadana para protestar contra la entrega del premio al Secretario General del Consejo de Ministros de la UE. Como Secretario General de la OTAN en aquella época, Solana sería corresponsable de diversas acciones “contrarias al Derecho internacional”. Asimismo, desde su actual posición defiende una “progresiva militarización de la política exterior europea”, según la crítica principal.

Contrasta con esta opinión el apoyo francamente positivo del Deutsche Welle a la distinción concedida por la ciudad de Aquisgrán a Solana, cuyos méritos sintetiza en la frase: "Un esfuerzo sin igual por la paz en el mundo":

El jefe de la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, fue galardonado en Aachen con el Premio Carlomagno por sus esfuerzos por la paz a nivel internacional.

La entrega del Premio Carlomagno al alto representante de la Política Exterior y Secretario General del Consejo de la Unión Europea es una clara demanda a Bruselas y a los 27 estados miembro de la UE, para que nombren finalmente al diplomático Solana ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

Solana fue galardonado por su labor en pro de la paz e integración en Europa y el mundo, pero especialmente por el esfuerzo en el caso de los Balcanes y la ampliación de la UE.

En su discurso laudatorio el primer Ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, honró la intervención política de Solana después de la dictadura franquista como un importante aporte a la democratización de España.

También Juncker se sumó en Aachen (Aquisgrán) a la demanda de nombrar a Solana ministro de Relaciones Exteriores de la UE. Juncker subrayó la intervención de Solana en pro de la estabilización del Cercano Oriente y de África y destacó especialmente los casos de Darfur y El Congo.

Paz y estabilidad en Europa

Solana trabaja siguiendo el método de la seguridad interrelacionada. Ha ordenado catorce intervenciones militares y civiles, con lo que ha logrado evitar muchas guerras. Solana es un arquitecto de la paz, la estabilidad y la seguridad en Europa.

Solana agradeció el galardón al que calificó anteriormente como el premio más importante que ha recibido en toda su vida. Se comprometió a seguir invirtiendo toda su energía en el proyecto europeo; hizo hincapié en la responsabilidad de Europa para la paz mundial y la importancia de que en el futuro hable con una sola voz.

Somos lo que hacemos

"Lo que hacemos en el mundo es el perfecto espejo de lo que somos. Hay una forma europea de resolver los conflictos internacionales y esta es la vía del diálogo, la cooperación, la creación de puentes y dar voz a aquellos a quienes se obliga a callar", dijo el jefe de la diplomacia europea.

Solana hizo hincapié en el legado de los fundamentos europeos, las leyes e instituciones sólidas y el esfuerzo sin cuartel por buscar el consenso y el compromiso, todo lo cual crea una base incomparable para solucionar conflictos.

Deutsche Welle

Vinculación del premio con el nombre del emperador Carlomagno

El premio, con el cual la ciudad de Aquisgrán suele honrar los méritos con respecto a Europa, lleva con razón el nombre del emperador Carlomagno. En efecto, el rey de los francos, que constituyó a Aquisgrán como capital de su reino, dio una contribución esencial a los fundamentos políticos y culturales de Europa y, por tanto, mereció recibir ya de sus contemporáneos el nombre de pater Europae. La feliz unión de la cultura clásica y de la fe cristiana con las tradiciones de diversos pueblos se realizó en el imperio de Carlomagno y se ha desarrollado de varias formas como herencia espiritual y cultural de Europa a lo largo de los siglos. Aunque la Europa moderna presenta, en muchos aspectos, una realidad nueva, en la figura histórica de Carlomagno se puede ver un elevado valor simbólico.

Juan Pablo II.

Hace sólo tres años, el Miércoles 24 de marzo de 2004, el anciano Papa Juan Pablo II, muy cerca ya de su muerte, presentaba de manera particularmente incisiva su concepción personal de la Unión Europea, en el Discurso que pronunció durante la ceremonia de entrega del PREMIO INTERNACIONAL CARLOMAGNO.

¿Con cuál Europa se debería soñar hoy? Permitidme trazar aquí un rápido esbozo de la visión que tengo de una Europa unida.

Pienso en una Europa sin nacionalismos egoístas, en la que se considere a las naciones como centros vivos de una riqueza cultural que merece ser protegida y promovida en beneficio de todos.

Pienso en una Europa en la que las conquistas de la ciencia, de la economía y del bienestar social no se orienten a un consumismo sin sentido, sino que estén al servicio de todo hombre que pase necesidad y de la ayuda solidaria a los países que tratan de alcanzar la meta de la seguridad social. Ojalá que Europa, que ha sufrido a lo largo de su historia tantas guerras sangrientas, se convierta en un factor activo de la paz en el mundo.

Pienso en una Europa cuya unidad se funde en la verdadera libertad. La libertad de religión y las libertades sociales han madurado como frutos valiosos en el humus del cristianismo. Sin libertad no existe responsabilidad: ni ante Dios ni ante los hombres. Sobre todo después del concilio Vaticano II, la Iglesia ha querido dar un amplio espacio a la libertad. El Estado moderno es consciente de que no puede ser un Estado de derecho si no protege y promueve la libertad de los ciudadanos en sus posibilidades de expresión, tanto individuales como colectivas.

Pienso en una Europa unida gracias al compromiso de los jóvenes. Los jóvenes se comprenden entre sí con gran facilidad, más allá de los confines geográficos. Pero, ¿cómo puede nacer una generación de jóvenes que esté abierta a la verdad, a la belleza, a la nobleza y a lo que es digno de sacrificio, si en Europa la familia ya no se presenta como una institución abierta a la vida y al amor desinteresado? Una familia de la que también forman parte los ancianos, con vistas a lo que es más importante: la mediación activa de los valores y del sentido de la vida.

La Europa que tengo en la mente es una unidad política, más aún, espiritual, en la que los políticos cristianos de todos los países actúan conscientes de las riquezas humanas que lleva consigo la fe: hombres y mujeres comprometidos a hacer que esos valores sean fecundos, poniéndose al servicio de todos para una Europa del hombre, sobre el que resplandezca el rostro de Dios.

Este es el sueño que llevo en mi corazón y que en esta ocasión quisiera confiarle a usted y a las generaciones futuras.

Me ha parecido interesante recordar esta concepción personal de la Unión Europea de Juan Pablo II, para que mis lectores puedan compararla con la de Javier Solana de Madariaga, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad.

-oOo-

Mi Europa
por Javier SOLANA de MADARIAGA
Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común.

18/05/200

Nuestra tierra común está llena de contradicciones. Los europeos hemos escalado las cimas más sublimes del conocimiento y de la sensibilidad: Cervantes, Beethoven, la Ilustración, los derechos humanos, la pasión por la igualdad o el Estado del Bienestar. Pero hemos descendido también a los abismos más profundos del dolor que un ser humano pueda causar a otro. En muchos momentos no ha resultado ser descabellada la frase del escritor Amos Oz: "Europa, ese continente maravilloso y asesino".

Y es también muy ilustrativo del ser europeo que fueran los horrores de las Guerras Mundiales los que inspiraran una idea nueva y radical para la unificación del continente. Intentos había habido desde largo tiempo, pero el proyecto alumbrado tras la tragedia es decididamente nuevo y genial: la unidad en libertad; la paz a través de la apertura y la integración. La semilla dio un hermoso fruto. Ha creado una comunidad de Derecho, lo que considero nuestro mayor logro. Hace ya más de medio siglo que la paz y la estabilidad son realidades cotidianas de nuestro continente. Y no son fruto del equilibrio de poderes como antaño, sino consecuencia de normas e instituciones sólidas que se mantienen más allá de los avatares de la lucha política.

Pero eso es sólo una parte de lo que hace a la Unión Europea tan especial. La otra es los valores sobre los que se funda. La esencia de la Unión es el compromiso con un conjunto de valores compartidos. Democracia, tolerancia, derechos humanos, solidaridad y justicia social. Son esos valores los que sustentan nuestras leyes y nuestras instituciones y las hacen sólidas. Son los que nos convierten en una Unión política, más allá del vínculo económico. Es un logro, de proporciones históricas, basar un proceso de integración en un conjunto de valores. Por eso tuvo y tiene pleno sentido condicionar la entrada en la Unión a la aplicación real de esos valores y al compromiso de defenderlos. El genio de los padres fundadores fue dejar abierta, sin respuesta, la pregunta sobre el destino final de este proyecto. Políticamente esa actitud era la única posible ya que no podía haber acuerdo sobre ese estadio final. Ni tenía sentido tratar de adivinar el futuro.

Esta reflexión me lleva de los valores de Europa a Europa como valor; de su esencia a su propósito. No es difícil enunciar este propósito: si compartimos nuestros recursos y trabajamos juntos podremos moldear nuestro futuro de manera más brillante y prometedora de lo que ninguno de nosotros podría hacerlo actuando solo. Esto es aún más importante en un mundo en el que se han desencadenado fuerzas y movimientos que ningún gobierno puede controlar o detener. En el que seguimos conviviendo con la violencia, la opresión y la pobreza extrema. Un mundo en el que muchos no comparten nuestro compromiso con el multilateralismo y el Imperio de la Ley.

Estoy convencido de que debemos continuar por la senda de la construcción europea. En el pasado nos hemos apoyado en un tríptico muy particular: ampliar, profundizar, reformar. Cada uno de estos elementos ha dependido del otro para tener éxito; incluso para tener sentido. Con la ampliación hemos reunificado Europa sin imponer nada a nadie, simplemente por la enorme atracción que ha ejercido la Unión sobre el resto de los Estados europeos. Es un éxito histórico.

Pero la Unión es un proceso, una labor continua. Y precisamente por ello, albergo la convicción de que necesitamos cambios. En diversos campos: en qué cosas hacemos y en cómo las hacemos; en cómo nos comunicamos con los ciudadanos, en cómo gastamos su dinero, en cómo nos relacionamos con el mundo.

Pero por encima de todo, necesitamos salvaguardar la capacidad de Europa para actuar. El mundo está cambiando muy rápidamente. Nuevos actores se incorporan a los centros de poder y decisión; cambian también los grandes flujos económicos; las tendencias del pensamiento se alejan en muchos casos de nuestro modelo humanista; la innovación científica y tecnológica se extiende a regiones del mundo donde hubiera sido impensable encontrar ese tipo de conocimiento hace sólo unas décadas. Ante esos cambios profundos, ante esos retos de alcance impredecible, lamento tener que constatar que nuestra Unión está reaccionado con una paralizante estrechez de miras. Cuando más alerta debemos estar, cuando más demanda de Europa hay en el mundo, la Unión se ha replegado sobre sí misma en una estéril crisis institucional. No podemos continuar así. Debemos resolver esto cuanto antes, en este año 2007. Deseo por ello apoyar sin la menor reserva los esfuerzos de la canciller doctora Merkel para poner fin al paréntesis en el que nos encontramos y volver a situar a Europa sobre bases sólidas para afrontar el futuro.

Y debemos abordarlo con decisión porque Europa significa no sólo grandes ideas, sino también realizaciones concretas. Ha habido muchas, y de gran importancia: el mercado único, el euro, la ampliación, el desarrollo de capacidades para llevar a cabo operaciones militares y civiles de gestión de crisis. Pero nuestros ciudadanos quieren algo más que un mercado y un proyecto de estabilización regional. También quieren que la Unión sea un actor global. Y quieren que, al actuar globalmente, sea un factor de paz.

La política internacional sólo se puede hacer hoy en día desde plataformas continentales. Europa tiene intereses que preservar, amenazas a las que hacer frente, problemas que le afectan y debe resolver. Para cumplir estos objetivos tenemos que desarrollar una auténtica política exterior y una política de defensa y seguridad. En los últimos años hemos avanzado mucho por este camino, pero lo hemos hecho gracias a la convicción y al trabajo duro, a la buena voluntad de muchos, llegado el caso, improvisando soluciones según aparecían los problemas. Y estamos muy cerca del límite de lo que se puede conseguir por ese camino. Nadie mejor que nosotros los europeos sabe que si se quiere que las políticas duren deben sustentarse en instituciones. Sólo podremos desarrollar una auténtica política exterior si nos dotamos de las estructuras necesarias.

Hay una relación muy especial entre política exterior y construcción europea. Como ya he señalado, es evidente el interés en actuar juntos en un mundo en el que Europa sólo puede influir si actúa colectivamente. Pero ésa es sólo una parte de cómo la política exterior contribuye al proyecto europeo. La otra aparece cuando se reflexiona sobre el vínculo, sutil y fructífero, entre identidad y política exterior. Estoy profundamente convencido de la causalidad inmediata entre cómo nos definimos y cómo actuamos en el exterior. Lo que hacemos en el mundo es fiel reflejo de lo que somos. Hay una forma europea de hacer las cosas en el mundo, de abordar los problemas internacionales: dialogar, cooperar, tender puentes, y también proteger al vulnerable, hablar en nombre de aquel al que obligan a callar.

Pero la relación entre identidad y política exterior se manifiesta en los dos sentidos. Actuamos reflejando lo que somos, pero también ese "somos", ese proyecto europeo, se va moldeando según actuamos juntos. Nuestras experiencias conforman lo que queremos ser. Tenemos que actuar en un mundo cada día más complejo, y en algunos aspectos, más peligroso. Un mundo en el que asistimos a un renacimiento de políticas excluyentes, que se definen muchas veces por simple oposición al otro. Pero, y quiero subrayarlo, ninguna de esas políticas se define frente a Europa: somos vistos como parte activa pero no como factor de amenaza. Y es así por el legado de la idea inicial sobre la que nos fundamos: leyes e instituciones sólidas; búsqueda sin descanso del consenso, espíritu de compromiso. Ello nos permite jugar un papel único en la solución de muchos problemas.

Tomemos la cuestión de las armas nucleares y del desarme. El sistema instaurado para evitar la proliferación de este tipo de armas está hoy sometido a serias tensiones. Este sistema se basa en un delicado equilibrio entre tres pilares que deben progresar en paralelo: la no-proliferación, el desarme y la transferencia de tecnología. El problema es que, en estos momentos, un número importante de países, en particular entre los no alineados, consideran que hay un desequilibrio creciente entre esos tres pilares. Por esta razón, existe un riesgo cierto de que terminen abandonando este marco multilateral, como respuesta a una situación que perciben como injusta y perjudicial para su desarrollo energético. O la situación de muchos países africanos, con razón más preocupados por la proliferación de las armas ligeras que causan la muerte de miles de personas cada año y son un factor de inestabilidad permanente.

Pues bien, puedo asegurarles que la Unión Europea es, seguramente, el actor mejor situado, con el necesario capital político y acreedor de confianza entre todas las partes implicadas, para iniciar un proceso de diálogo que pueda resolver esta grave situación.

La construcción europea arranca con la voluntad de sellar la paz entre Alemania y Francia. Cuarenta años después ha sido la clave en la reunificación pacífica del continente. En Europa hemos sido capaces de abandonar el viejo y estéril concepto de basar nuestra seguridad en la debilidad del otro. Ahora sabemos que seremos fuertes y prósperos si nuestros vecinos lo son. Y debemos dar el siguiente paso: ser factor de paz en la Comunidad Internacional. La juventud europea es generosa. Participa masivamente en multitud de acciones destinadas a paliar la situación de los que más sufren. He recorrido tres continentes visitando las misiones de la Unión en las que policías, soldados, jueces, jóvenes europeos de todo origen luchan por la paz. Lo que empezó como un proyecto de paz europeo debe en el siglo XXI ser un factor de paz en el mundo. Nuestros jóvenes estarán sin dudar tras un proyecto de esta naturaleza. Porque son los principales portadores de un sueño, el sueño de un mundo así. Nuestros ciudadanos lo demandan. Es lo que se espera de nosotros fuera de Europa. Tenemos los medios: somos 500 millones, generamos un cuarto del producto bruto mundial, la primera potencia comercial, representamos la mitad de la ayuda al desarrollo. Con estos materiales se debe construir mucho y muy alto.

Europa, un actor global. Hablando con una sola voz. Factor decisivo en la paz y la estabilidad mundiales. Elemento insoslayable en la solución de cualquier conflicto o crisis internacional. Punto de referencia para un mundo basado en normas e instituciones sólidas y respetadas. Ésa es mi Europa. Y creo de todo corazón, que ese puede y debe ser el próximo logro del gran proyecto europeo. Tenemos la capacidad. Pongamos la voluntad política. Y hagámoslo realidad.

-oOo-

Este texto es la parte central del discurso que Javier Solana pronunció ayer en Aquisgrán con motivo de la recepción del Premio Carlomagno.

20:43 Écrit par SaGa Bardon dans Europa | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : pro pace, espa a, sociogenetica |  Facebook |