01/12/2006

María San Gil, testigo insobornable

 

María San Gil, testigo insobornable

Permalink 01.12.06 @ 16:54:00. Archivado en España, Ética, Pro justitia et libertate

"Nadie está hecho para ver cómo matan a alguien de un tiro en la nuca. Te marca para toda la vida".

María San Gil vio de repente, como si fuera una broma macabra, que un encapuchado había surgido frente a ella y apoyaba su pistola sobre la nuca de su joven jefe, cuando compartía mesa y conversación de trabajo con él, en un restaurante de San Sebastián. Un instante después vio con horror cómo Gregorio Ordóñez cambiaba de cara y caía muerto delante de ella.

El 23 de enero de 1995, Gregorio Ordóñez y su secretaria en el PP, María San Gil, estaban comiendo y hablando, en un restaurante de la Parte Vieja de San Sebastián, como ya lo habían hecho otras veces, sin preocuparse de las entradas y salidas de la gente, cuando se acercó a ellos, sin que ellos lo advirtieran, el pistolero de ETA, con el ominoso proyecto de matar a Gregorio.

Unos minutos después, tras haber cumplido como una máquina su siniestro designio, el pistolero se echó a correr, para que nadie lo detuviera o le echara en cara su criminal gesto cobarde.

Detrás de él corrió valiente María San Gil, deseosa de agarrar al criminal pistolero, para detenerlo y entregarlo a la justicia, deponiendo como testigo ocular. Corrió sin desmayar hasta que un tropezón la hizo caer al suelo en medio de la calle y la obligó a renunciar a su empeño de testigo ocular inmediato.

Su testimonio de testigo ocular insobornable ha tenido que esperar once años y once meses largos. Entre tanto ETA no ha parado de amenazarla de muerte. A ella y a todos los suyos.

"Es muy difícil vivir pensando en que te pueden matar. Pero es mucho peor vivir sin libertad".

La popular presidenta de los populares vascos ha confesado más de una vez: "Me siento una "autista social". No puedo bajar a comprar el pan sin escolta. No puedo jugar con mis hijos en el parque. Hasta para ir al pediatra tengo que contar con la escolta. Y esto es no ser libre".

Marcada para siempre como testigo insobornable de la muerte de un inocente, juzga sin concesiones el mal llamado proceso de paz, defendiendo con valentía el derecho inalienable de las víctimas de ETA a que se les haga justicia: “Zapatero ha alimentado a ETA-Batasuna, les ha dado oxígeno y ha permitido que se conviertan en el centro de nuestra vida política”.

“Si esto fuera un ‘proceso de paz’ estaríamos hablando de dónde deja ETA las armas, cuándo piden perdón los etarras y cuándo pasan a manos de la Justicia”.

“El presidente Zapatero está haciendo lo contrario de lo que hay que hacer”... “en esto, que es un proceso de negociación, lo que estamos es poniéndonos al servicio de que Batasuna regrese a las instituciones, de que los presos salgan a la calle sin haber cumplido su condena, de que Navarra sea una moneda de cambio”.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi y recogida por Europa Press, María San Gil ha descrito el día de su deposición como testigo ante la Audiencia Nacional como "uno de los días más difíciles y emocionalmente más duros de su vida", por haber tenido que recordar el asesinato de Ordóñez.

A pesar de su extrema emoción, que todos pudimos contemplar anteayer a través de su imagen televisada, María San Gil, testigo insobornable, miró con insistencia al acusado García Gaztelu, llamado 'Txapote', al pasar frente a él. Según ha declarado en la misma entrevista, lo hizo "para ver cómo es la cara de un asesino y porque quería que entendiera que no nos vamos a doblegar, que no le tenemos miedo y que creemos que el sentido común, la democracia, el Estado de Derecho y, sobre todo, que la libertad, tienen que estar por encima del terrorismo, el miedo y la extorsión".

"Por lo menos, a ver si lo entendió y si vio que estábamos allí un montón de gente que habíamos tomado el testigo de Gregorio y que pretendíamos hacer lo que hacía él hasta el año 95, que es defender la democracia y la convivencia".

Tras este encuentro de sus dos miradas, la del asesino y la de ella, María San Gil, testigo insobornable, duda "mucho que alguien que tiene la frialdad para matar, para asesinar, para planificar un asesinato, tenga capacidad de raciocinio".

"Creo que esta gente ya son enfermos, no tienen los mismos parámetros emocionales, morales y éticos que tenemos los demás. Lo único que espero en este momento, como muy bien dijo Ana Iribar, es que se haga justicia y pase muchos años en la cárcel".

-oOo-

Incomprensible desprecio

Madre Coraje, "Rosa entre espinas"

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php

España: http://www.quediario.com/blogs/705/

Bélgica: http://quijote.skynetblogs.be/

EE.UU: http://tallerquijote.blogspot.com/

Bélgica: http://users.skynet.be/AEU/

17:17 Écrit par SaGa Bardon dans Etica | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : pro justitia et libertate |  Facebook |

24/11/2006

Manifestar con las víctimas de ETA

 

Manifestar con las víctimas de ETA

Permalink 24.11.06 @ 19:20:00. Archivado en España, Ética, Pro justitia et libertate

Pensamos con Teresa Jiménez-Becerril que no podemos permitir que “El espíritu Txapote” triunfe sobre “El espíritu de Ermua”.

Teresa aprovechó la gran oportunidad que se le ofreció de intervenir en la manifestación del 10-J, para dar a conocer la verdad, frente a la insensata manipulación de la opinión pública por parte del Gobierno. Para ello no empleó rodeos, sino que se contentó con decir muy claro, cómo mataron a su hermano y a su mujer y las consecuencias que aquél salvaje asesinato provocó en su familia. Por eso dijo que ETA no había podido con su madre, que criaba a sus sobrinos desde que se quedaron huérfanos con 4, 7 y 8 años.

Según lo ha contado después, "Mientras hablaba, sentía urgencia de explicar a la gente por qué no aceptaba “la paz de Zapatero”, no quería oir aplausos , quería sólo que el mayor número de personas posible entendiera, escuchando mi testimonio, que sentarse a hablar con terroristas, que no sólo no se arrepienten sino que reclaman lo mismo de siempre, es una indignidad."

El 30 de Enero, aniversario del asesinato por ETA de Alberto y a Ascen, no pudieron ser recordados como merecían por la boca de su hermana Teresa (*). El Alcalde de Sevilla, impidiéndole hablar, no la calló a ella, sino que silenció a Alberto y a Ascen. Con ello perdió una buena ocasión de ser digno, aunque para ello se hubiera opuesto a la corriente dominante de su partido, que paradójicamente consiste en atacar a las víctimas. El alcalde de Sevilla cometió la indignidad de enmascarar su oposición a la verdad, argumentando el no tenerlo previsto, pese a que Teresa le había avisado desde Italia que estaría presente en Sevilla y que hablaría. Comentando este gravísimo incidente, Teresa lo explica: "Se ve que no quería que le aguase la fiesta. En el sentido, que allí, siguiendo las directrices del Gobierno, se hablaría de “paz” en abstracto. Temían que yo usase palabras como ETA, asesinato y sobre todo justicia, y eso no convenía. Yo era la voz de sus conciencias, y se ve que no querían escucharme".

Hace más de un año Teresa escribió un artículo, que tituló “ETA, Zapatero y el arte de humillar”, donde advertía que se sentaría a negociar con los que mandaron matar a su hermano. Ahora, ante la negociación de Zapatero con ETA, siente preocupación, desasosiego, indignación y rabia, pero no se sorprende. No confía en el Presidente, porque ha engañado varias veces no solamente a las víctimas, sino a todos los españoles.

Pensamos con Teresa que no podemos permitir que “El espíritu Txapote” triunfe sobre “El espíritu de Ermua”.

Creemos como ella que el permitirlo sería la rendición de la libertad de todo un pueblo ante la tiranía de unos cuantos. Este pueblo, que es al mismo tiempo vasco, español y europeo, sabe que si está unido es porque ha actuado solidariamente en su historia reciente, consciente del interés de su unión para preservar sus valores comunes más humanos, siendo al mismo tiempo vascos, españoles y europeos.

Constatamos con ella, observando con dolor el salvaje comportamiento de los etarras ante los tribunales, que la prepotencia, el cinismo, y la actitud de fuerza de los terroristas, mientras son juzgados, les viene de saber que cuentan con un apoyo, no sólo dentro de ETA y su entorno, sino del propio Gobierno, como todos lo hemos visto y seguimos viéndolo a través de la RTVE, por activa, por pasiva y por machacona e indecente repetitiva.

El Gobierno tiene además la desvergüenza de atribuir su cobarde actitud no solamente a una buena parte de la sociedad vasca, sino a todos los que interesadamente imaginan, entre el resto de los españoles, como sus incondicionales votantes, porque los creen dispuestos a renunciar a la objeción de conciencia. Razón por la cual condenan a los socialistas auténticos a la desgracia o incluso a la expulsión del partido, porque no renuncian como ellos lo quisieran a la irrenunciable objeción de conciencia.

-oOo-

¿Otra manifestación?

Por Teresa Jiménez-Becerril

DEBERÍAMOS ser actores principales, pero quienes han repartido los papeles han decidido que las víctimas no merecemos acaparar todo el protagonismo y que, bien mirado, el resultado final de la obra mejorará si nosotros no aparecemos en absoluto. En escena vemos con frecuencia al presidente del Gobierno, a su vicepresidenta, a su portavoz, a sus ministros de Interior y de Justicia, a sus representantes en el País Vasco. Contamos también con políticos de otros países que amplifican con su presencia el mensaje del filme. Las pocas voces discordantes que aparecen lo hacen con frecuencia distorsionadas y representando la oposición a la voluntad general de alcanzar la paz y el bien común.

El reparto está encabezado, como todos sabemos, por ETA. Los papeles principales han sido distribuidos entre miembros de relieve de Batasuna: Otegi, Permach, Barrena etcétera. Sin olvidar a otros actores como De Juana Chaos, Txapote o Bilbao, quienes interpretan roles secundarios, pero de los que permiten el lucimiento. El presupuesto, los escenarios, la distribución, todo se decide sin contar con las víctimas. Es por ello que nos hemos visto obligados a irrumpir en el rodaje, exigiendo algunos cambios, como por ejemplo: en la escena en la que los terroristas son juzgados, la ley no puede ser modificada para que la película tenga un final feliz. Porque consideramos que cambiar el marco jurídico existente para satisfacer a ETA sería el más triste de los desenlaces para quienes hemos visto morir a los nuestros por defenderlo.

Por eso iremos mañana a Madrid, porque, aunque no estamos de acuerdo con esta negociación con la banda terrorista que tanto daño nos ha causado, participaremos en ella, entraremos en acción, aunque sea como «espontáneos». Y no es que queramos, es que, en las actuales circunstancias, debemos hacerlo. Porque tanto yo como la mayoría de los que nos acompañarán por la calle Velázquez estaríamos más tranquilos sin tener que coger aviones, trenes, autobuses o coches, sin soportar el frío, la lluvia o lo que se tercie, sin deber recordar lo que tanto dolor nos sigue causando. Aunque el hermano de un ministro se permita decir de una víctima que el día que asesinaron a su hermano y a sus sobrinas le tocó la lotería, les aseguro que quienes iremos a la manifestación estaríamos mejor en casa con nuestras familias. Pero eso es lo que querrían los que llevan adelante este pacto con los terroristas: que nos cansásemos, que nos acomodásemos, que tirásemos la toalla.

Debo confesar que a veces tenemos momentos de desánimo. No es fácil aceptar que la Fiscalía diga que lo que ayer era negro hoy va camino de ser blanco; que altos miembros de la Iglesia vasca insistan en repartir las consecuencias del terror a partes iguales entre quien mata y quien muere; que aquéllos que idearon la muerte de los nuestros sean hoy quienes sigan poniendo precio político a nuestras vidas. Es duro seguir defendiendo lo que no tendría que ser defendido.

El Estado debería protegernos, y no hablo sólo de evitar nuestra muerte, sino de impedir que nuestros derechos fundamentales sean secuestrados por una banda terrorista. Y es en este clima de desasosiego, de tristeza y de impotencia, en momentos en los que nos toca escuchar algo tan indigno como que «De Juana Chaos está a favor del proceso de paz», en palabras de nuestro presidente del Gobierno, cuando nosotros, las víctimas y un buen número de españoles, nos revolvemos y sacamos fuerzas de flaqueza para afrontar nuevas injusticias. Es entonces cuando decimos: «Hay que hacer algo».

No saben cuántas veces la gente me para por la calle para decirme que lo que se está desarrollando al calor del «proceso de paz» es indignante. Y me dicen: «¿Qué podemos hacer?». Podéis denunciarlo. Podéis hablar con el vecino, el maestro, el portero, el taxista, el amigo que respira diferente, políticamente hablando. Aquí no hay política que valga. Aquí lo que hay es decencia, es justicia y es sentido del bien y del mal. Lo demás es querer confundir a la gente, es querer hacer pasar las cesiones a ETA como pequeños sacrificios que los españoles debemos aceptar para vivir un futuro de cuento de hadas. La paz que nos quieren vender no existe.

Si el Gobierno sigue empeñado, como yo temo, seguirá alternando momentos de acercamiento y alejamiento hacia la banda. Seguirá haciéndonos creer que se mantiene firme para al final ceder en lo fundamental: independencia y libertad para los presos. Y a ese acuerdo de renuncia a la libertad, en favor de una precaria seguridad, lo llamarán «tratado de paz». Quienes no estéis dispuestos a que ese pacto se firme con la sangre de los nuestros, como bien ha dicho la madre de Joseba Pagaza, podéis venir conmigo mañana a Madrid a gritar a los cuatro vientos que no se negocia con asesinos.

Seremos mil, diez mil o cien mil, pero estaremos allí, vigilando, recordando al Gobierno que lo que se pacte hoy no nos puede hacer llorar mañana. Estén seguros quienes dudan de la efectividad de estas manifestaciones repetitivas y, según los más críticos, inútiles que estas concentraciones son de vital importancia para el curso de la negociación con la banda. Con los escasos recursos con los que contamos, con la oposición del Gobierno y de buena parte de los medios de comunicación, las víctimas y quienes nos apoyan hemos conseguido despertar a parte de la opinión pública, que hoy vela con nosotros para que no triunfe la sinrazón.

Es, por tanto, fundamental que se manifiesten con nosotros todos los que crean que las leyes no deben ser cambiadas para ajustarse a las exigencias de Batasuna-ETA; quienes no acepten que la independencia del País Vasco, la anexión de Navarra y de parte del territorio francés la decidan mediante referéndum los ciudadanos que vivan en Euskadi y aquéllos que piensen que los que más han sufrido tienen todavía mucho que decir en esta historia.

Os doy las gracias de antemano porque sé que una vez más estaréis con nosotros para que se oiga una sola voz, la de las víctimas, que no es otra que la de la Justicia y espero que la de la mayoría de los españoles.

-oOo-

(*) Todos los años la Fundación Alberto Jiménez-Becerril otorga un premio, concidiendo con el aniversario de la muerte de Alberto y Ascen. Durante la ceremonia de la proclamación del premio anual, Teresa, como hermana de Alberto, dice siempre unas palabras en recuerdo de ambos. Este año el alcalde socialista de Sevilla no se lo permitió.

12:46 Écrit par SaGa Bardon dans Etica | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

23/11/2006

VW juega al golf de la corrupción

 

VW juega al golf de la corrupción

Permalink 23.11.06 @ 17:30:00. Archivado en Europa, Ética

Dudosos manejos de Peter Hartz, ex miembro del directorio de Volkswagen como director de Asuntos Laborales.

En primer plano, la orden por la dirección alemana de VW de poner fin a la fabricación en Bélgica del Golf, para fabricarlo a partir de ahora en dos instalaciones alemanas, en Wolfsburg y Mosel, a pesar de que la compañía cerrará en Alemania veinte mil puestos de trabajo en tres años. El Golf es el principal modelo producido, a un ritmo de cerca de 200 mil unidades anuales, en Forest, hacendosa comuna industrial de Bruselas.

El primer ministro belga ha recordado con severidad y con razón los esfuerzos desarrollados por los fondos públicos y por los propios obreros durante los últimos años "para transformar esta planta en una de las más productivas de Europa". Verhofstadt ha manifestado sin ambages "su comprensión por la amargura y la cólera de los trabajadores".

El líder incontestable del partido socialista, Elio Di Rupo, hijo de un minero italiano, ha declarado con fuerza que está "furioso de ver que el capitalismo puede provocar tales dramas". Ha denunciado, a la luz de las reglas del juego de concertación empresarial existentes en Bélgica, que "los únicos interlocutores de la dirección de Volkswagen han sido los poderes públicos y los sindicatos alemanes". Para él como para muchos belgas esta hecatombe laboral cuestiona nuestra solidaridad europea. En unas declaraciones al diario Le Soir ha manifestado indignado: "¿dónde está Europa ante todo esto?". Su diagnóstico ha sido que "estamos ante un problema típicamente europeo e internacional y no hay ningún tipo de Gobierno europeo. Es aberrante."

El diario económico belga "De Tijd" evocó el 11 de noviembre la posibilidad de que VW Forest aumente la producción del modelo Polo, en detrimento de la planta española de Pamplona.

Según diversas fuentes citadas por el diario, VW daría "una cantidad suplementaria de modelos Polo" a la factoría belga, para compensar la pérdida del Golf.

En la actualidad, los 5.400 trabajadores de VW Forest fabrican anualmente unas 11.000 unidades del modelo Polo y 194.000 del modelo Golf.

Según este periódico flamenco y en el marco de la reestructuración del grupo, para remediar a su sobrecapacidad actual en Europa occidental, la planta belga tendrá que reducir su producción en 2007 a un máximo de 173.000 unidades, lo que supondría una pérdida de "al menos 2.000 puestos de empleo" en la fábrica de Forest.

El número adicional del modelo Polo para Forest provendría de Volkswagen Navarra, según las hipótesis del mismo periódico, que intenta alentar a su clientela flamenca, con tres mil obreros en Forest. Los 4.300 trabajadores de Navarra producen anualmente unos 240.000 coches del modelo más pequeño, el Polo, cuyo futuro navarro sería, según esta hipótesis flamenca, bastante "inseguro".

Como paisaje de fondo de la inexplicable y trágica liquidación de cuatro mil empleos en la factoría belga de VW, reconocida en todo el mundo como una de las más eficientes y modernas de la marca, aparece la malversación y favorecimiento ilegal de representantes del personal alemán en 44 casos.

La Justicia alemana inició el 16/11/06 una acción procesal contra el ex director de Asuntos Laborales de Volkswagen Peter Hartz, acusado de malversación en 44 casos y favorecimiento ilegal de representantes del personal. Paralelamente fueron detenidos cinco altos empleados de Siemens, acusados de corrupción.

Klaus Volkert, ex jefe del consejo de empresa, organismo de representación de los trabajadores, recibió de Hartz, entre 1995 y 2005, bonificaciones especiales por casi dos millones de euros, sin que estas cantidades quedaran justificadas en la contabilidad oficial de Volkswagen.

Según ha concluido la Fiscalía en sus investigaciones, Peter Hartz, actuando como todo poderoso jefe de Personal, había neutralizado los mecanismos de control previstos por la empresa, dejándolos sin efecto.

La mano larga de Peter Hartz había llegado mucho más lejos en su liberalidad con Volkert, puesto que se extendió pródigamente hasta el Brasil. Entre los años 2000 y 2004, Hartz hizo llegar a la amante de Volkert, la brasileña Adriana Barros, unos cuatrocientos mil euros, sin que ninguna prestación laboral a VW justificara este flujo de dinero. Con el propósito de darle a este flujo de prodigalidad "una pátina de legalidad", se fingió un "contrato de agencia", cerrado sólo oralmente con Barros. Según la Fiscalía, Hartz estaba al corriente de esta ficción y la había aprobado (*).

Trato pródigo en favor del representante de los trabajadores

En el texto de la acusación, de 63 páginas, se lee que el todo poderoso Peter Hartz había dado instrucciones a su colaborador Klaus-Joachim Gebauer, en 1997, para que tratara al jefe de la representación del personal "de forma generosa y para nada mezquina".

Peter Hartz disponía hasta hoy, 23 de noviembre, para oponerse a la apertura del proceso o para corregir los cargos. El Tribunal Regional de Braunschweig, donde se tramita la causa, ha comunicado que los legajos presentados por la Fiscalía deben ser revisados a partir de ahora. Se trata de 17 legajos principales más once legajos de pruebas. Lo cual hace que no se prevea la apertura del proceso antes de finales del año.

Hace un poco más de un mes, Peter Hartz reconoció una "responsabilidad penal por favorecimientos concedidos al ex presidente del consejo de empresa". Según la Fiscalía, el resultado de este reconocimiento, por parte del acusado, permite esperar que las investigaciones puedan concluirse más rápidamente de lo previsto.

Supremas paradojas de este caso de corrupción

El nombre de Peter Hartz es muy conocido en Alemania, por estar asociado a una reforma de los sistemas sociales que él concibió y propuso (Hartz-Konzept).

Klaus Volkert es un tornero-mecánico que ha llegado, por vía sindical, al ápice de la empresa.

En cierta manera asistimos a la traición interna del mundo obrero por los propios agentes ideológicos y militantes de este mundo.

-oOo-

(*) O segredo de Adryanna Barros

O maior escândalo empresarial na Alemanha tem uma brasileira como um dos personagens principais.

A paixão de um executivo da Volkswagen financiou ilegalmente durante pelo menos sete anos a carreira de uma apresentadora da Rede TV!.

Viagens com vôos na primeira classe, hotéis cinco estrelas, contratos
fantasmas, apartamento de luxo, fazenda e ONG duvidosa, presentes de amor, contribuiram para a queda de Klaus Volkert, um torneiro-
mecânico que chegou ao ápice da empresa.

O caso foi desvendado por um auditoria interna da companhia, ocupa as manchetes dos diários do país e agora está ocupando a polícia e a promotoria pública. A Volkswagen, sangrada em milhões de Euros por quem deveria dirigi-la com lucros, além de caso de policia, é também agora mais uma empresa a ser saneada e com futuro incerto.

Um dos nomes mais citados pela imprensa alemã, Adriana B., que já enriquece o acervo de lorotas e piadas no país, é desvendado pelo ABKnet como sendo Adryanna Barros, de Garça, interior paulista, com queda para homens mais velhos e endinheirados.

17:46 Écrit par SaGa Bardon dans Etica | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |