07/12/2011

Generación perdida, SOS de Alicia SÁNCHEZ

 

¿Cómo puede ser que una generación entera, la mía, y las que aún quedan por venir, vivan frustradas desde el primer momento en que tienen que empezar a "vivir"?

¿Qué clase de vida se nos tiene reservada a todos aquellos que llegados los 24 años, y terminados nuestros estudios, nos estrellamos con la realidad de la indiferencia del mercado laboral?

¿Qué parejas, familias, hogares pretenden que creemos si no nos es posible pensar en ningún tipo de futuro o estabilidad?

Me es inconcebible creer que no hay empresas que necesiten del potencial humano que cada día sale perfectamente formado de la universidad. En cada oferta laboral que se publica se nos pide una "experiencia en el puesto" que ronda los dos-tres años, y sin embargo no es posible acceder a ningún tipo de beca o práctica si no se puede firmar un convenio con la universidad, para así poder pagar menos de 300 euros al mes.

¡Señores! Hemos estudiado duro, no sólo nuestra carrera, sino idiomas, herramientas informáticas, cursos de comunicación, publicidad, diseño y mil cosas más.

Queremos trabajar, queremos salir de nuestros hogares, decirles adiós a papá y mamá, sentirnos realizados, cotizar en la Seguridad Social, cabrearnos con nuestros jefes, odiar los lunes, y ni siquiera pedimos un sueldo de verdad.

Nos conformamos con prácticas remuneradas, medias jornadas y cualquier oportunidad de desarrollar todo lo adquirido, para algún día poder alcanzar la meta que a los 18 nos establecimos antes de empezar.

Los empresarios pueden echar la culpa a los políticos, y los políticos a la coyuntura mundial, pero la realidad es que con 24 años estamos en casa, con los brazos cruzados, portátiles en mano, buscando desesperados ofertas en portales de empleo, mandando currículos a direcciones de e-mail que nunca responden y viendo pasar nuestros días de motivación, iniciativa y esfuerzo camino de la basura.

Nosotros apostamos por nuestro futuro cuando decidimos empezar a estudiar, pero si nadie apuesta por nosotros, en España nunca se va a prosperar. Jóvenes universitarios en trabajos mileuristas que no requieren ningún tipo de formación, o emigrando al extranjero a mejorar otros países a costa de la buena educación que recibimos aquí.

Ustedes que suelen leer el periódico cada mañana, informarse de cómo va el mundo, son los únicos que pueden hacer algo al respecto. Ustedes ya están avisados, y ahora mismo todos estamos perdiendo.

Alicia Sánchez, Madrid, 07/12/2011.

-oOo-

La Amistad Europea Universitaria se solidariza con todos y con cada uno de los jóvenes universitarios que actualmente "se estrellan con la realidad de la indiferencia del mercado laboral", haciéndose eco de sus justas reclamaciones.

Alicia Sánchez ha publicado este artículo hoy en El País bajo el título: Generación perdida.

-oOo-

 

Generación perdida, SOS de Alicia SÁNCHEZ

 

¿Cómo puede ser que una generación entera, la mía, y las que aún quedan por venir, vivan frustradas desde el primer momento en que tienen que empezar a "vivir"?

¿Qué clase de vida se nos tiene reservada a todos aquellos que llegados los 24 años, y terminados nuestros estudios, nos estrellamos con la realidad de la indiferencia del mercado laboral?

¿Qué parejas, familias, hogares pretenden que creemos si no nos es posible pensar en ningún tipo de futuro o estabilidad?

Me es inconcebible creer que no hay empresas que necesiten del potencial humano que cada día sale perfectamente formado de la universidad. En cada oferta laboral que se publica se nos pide una "experiencia en el puesto" que ronda los dos-tres años, y sin embargo no es posible acceder a ningún tipo de beca o práctica si no se puede firmar un convenio con la universidad, para así poder pagar menos de 300 euros al mes.

¡Señores! Hemos estudiado duro, no sólo nuestra carrera, sino idiomas, herramientas informáticas, cursos de comunicación, publicidad, diseño y mil cosas más.

Queremos trabajar, queremos salir de nuestros hogares, decirles adiós a papá y mamá, sentirnos realizados, cotizar en la Seguridad Social, cabrearnos con nuestros jefes, odiar los lunes, y ni siquiera pedimos un sueldo de verdad.

Nos conformamos con prácticas remuneradas, medias jornadas y cualquier oportunidad de desarrollar todo lo adquirido, para algún día poder alcanzar la meta que a los 18 nos establecimos antes de empezar.

Los empresarios pueden echar la culpa a los políticos, y los políticos a la coyuntura mundial, pero la realidad es que con 24 años estamos en casa, con los brazos cruzados, portátiles en mano, buscando desesperados ofertas en portales de empleo, mandando currículos a direcciones de e-mail que nunca responden y viendo pasar nuestros días de motivación, iniciativa y esfuerzo camino de la basura.

Nosotros apostamos por nuestro futuro cuando decidimos empezar a estudiar, pero si nadie apuesta por nosotros, en España nunca se va a prosperar. Jóvenes universitarios en trabajos mileuristas que no requieren ningún tipo de formación, o emigrando al extranjero a mejorar otros países a costa de la buena educación que recibimos aquí.

Ustedes que suelen leer el periódico cada mañana, informarse de cómo va el mundo, son los únicos que pueden hacer algo al respecto. Ustedes ya están avisados, y ahora mismo todos estamos perdiendo.

Alicia Sánchez, Madrid, 07/12/2011.

-oOo-

La Amistad Europea Universitaria se solidariza con todos y con cada uno de los jóvenes universitarios que actualmente "se estrellan con la realidad de la indiferencia del mercado laboral", haciéndose eco de sus justas reclamaciones.

Alicia Sánchez ha publicado este artículo hoy en El País bajo el título: Generación perdida.

-oOo-

 

04/10/2011

Mi pasión por trabajar a favor de la justicia (Español & Français)

 

Mi pasión por trabajar a favor de la justicia entre los marginados y las víctimas de la injusticia.. Relato de Xavier Jeyaraj, SJ, Asistente del Secretariado jesuita para la Justicia Social y la Ecología, Roma, Italia
(Sep-2011)

Mientras cursaba mi primer año de filosofía en Puna, en 1985, mi rector preguntó: "¿Hay alguien que se ofrece voluntario para ir a Bombay y ayudar en una investigación teórica y práctica sobre el desalojo de habitantes de tugurios y gente de la calle llevado por un Social Work College?" Siendo yo un joven escolar, muy poco interesado en trabajar contra el desalojo durante las vacaciones, pero sí interesado, y mucho, en ver la ciudad de Bombay y disfrutar los días de sus fiestas, me ofrecí voluntario junto con otros amigos. Los caminos de Dios son muy extraños; El actúa en y a través de nuestros deseos humanos.

Nunca pensé que esa visita iba a producir en mí un impacto que sigue vivo, viendo las chabolas arrasadas y todos sus utensilios y ropa desparramados, niños llorando y tratando de rescatar lo que podían de los escombros. Cuando me enteré de que el equipo de demolición llegaba de noche, y no durante el día, unos cuantos decidimos pasar la noche en las aceras de Bombay. Lo que veía era increíble, y muchas preguntas se agolparon en mi corazón, preguntas que no recibieron ninguna respuesta. Este episodio marcó el comienzo de mi búsqueda interior y despertó en mí una verdadera pasión por trabajar a favor de la justicia entre los marginados y las víctimas de la injusticia. La pasión, que aquel día irrumpió en mí, sigue viva hasta hoy, ni ha menguado, ni se ha aflojado. Esa "experiencia de desalojo" que tuve en Bombay sigue siendo para mí una experiencia fundante para mi inserción en el apostolado social, a pesar de haber sido testigo de violaciones de derechos humanos peores aún, de calamidades causadas por el género humano, y de la destrucción de muchas vidas.

Una vez terminados mis estudios de filosofía, volví a la misma universidad para seguir estudiando Ciencias Sociales (MSW) y tener así las herramientas necesarias para seguir trabajando con los pobres. Mientras cursaba los estudios universitarios, tuve la suerte, mejor dicho, opté por trabajar en el valle de Narmada con doña Medha Patkar, una conocida activista social que en la India lucha contra la construcción de un dique en el río Narmada. Nunca olvidaré su estilo de vida sumamente sencillo y su compromiso por la causa de los tribales en el valle. Este testimonio sigue siendo un gran reto para mi vida religiosa y mi compromiso.

Tras mi ordenación en noviembre de 1993, me destinaron a enseñar sociología en St. Xavier's College, Calcuta. Al mismo tiempo que daba clases, seguía viva en mí la pasión por trabajar entre los desfavorecidos, y, en especial, entre habitantes de tugurios y los sin abrigo. Para que sus hijos tuvieran acceso a la educación, motivé a algunos estudiantes universitarios a reunir a todos los niños en una de las aulas para poderles impartir las clases. Nos ayudó en esto el servicio social de la Universidad. Esta iniciativa fue bautizada con el nombre de "TITLI", lo cual significa mariposas, y se incorporó como escuela paralela en el St. Xavier's College. Durante esos años dedicados a la enseñanza, completé mis estudios de derecho como herramienta adicional para defender la causa de los pobres.

En 1998, pedí a mi provincial que me liberara del trabajo académico para poderme implicar a tiempo pleno en la acción social. Animado y apoyado por mi provincial, empecé a dar vida al Centro de Acción Social de la Provincia llamado "Udayani Social Action Forum", que he dirigido hasta el día en que fui nombrado secretario para el Apostolado Social de Asia Meridional, en el año 2007. A través de Udayani, he trabajado con los grupos tribales más pobres y desfavorecidos y con los dalits marginados, entre los habitantes de tugurios y los sin abrigo de la ciudad de Calcuta. Hemos iniciado cursos y formaciones para multiplicar el número de asistentes sociales de la base. El iniciar algo nuevo fue muy difícil y exigente y, sin embargo, la experiencia se reveló sumamente enriquecedora y me ayudó a ahondar en la espiritualidad y a responder a la llamada de la fe que hace justicia: fue una experiencia que enriqueció y fortaleció muy especialmente mi fe.

En los últimos 4 años como secretario de JESA (Jesuitas en Acción Social) en Asia meridional, me dediqué enteramente a promover lazos de unidad, a la reflexión y a la acción colectiva entre nuestros hombres en acción social. Durante este tiempo recibí mucho más de lo que pude dar de nuestros activistas sociales jesuitas y de otros. Con este mismo sentido de esperanza y de deseo, pero no sin temor, asumo la nueva tarea que se me ha encomendado en el SJES, y que empezará en enero de 2012. Sé que puedo contar con las oraciones y la ayuda de muchas personas, y así me entrego con confianza a Su mayor servicio.

-oOo-

Ma passion pour le travail au service de la justice auprès des marginalisés et des victimes de l'injustice. Récit : Xavier Jeyajaj, SJ, assistant secrétaire au Secrétariat jésuite pour la justice sociale et l’écologie. Rome, Italie

« Quelqu’un se porterait-il volontaire pour aller à Bombay pour aider à une recherche-action organisée par le ‘Social Work College’ sur l’éviction des résidents des bidonvilles et de ceux qui ont élu domicile dans la rue ? » a demandé mon recteur alors que je faisais ma première année de philosophie à Pune en 1985. En tant que jeune scholastique, pas vraiment intéressé par un travail quelconque sur l’éviction mais davantage intéressé à voir Bombay et toutes ses festivités durant les vacances de Puya, je me suis porté volontaire avec quelques amis. Les voies de Dieu sont mystérieuses. Il travaille avec et à travers nos désirs humains.

Lors de cette visite je n’avais jamais imaginé que je vivrais un choc qui durerait une vie entière à la vue de ces taudis réduits à néant par les bulldozers, avec tous ses vêtements et ustensiles gisant épars, les enfants pleurant et essayant de ramasser ce qu’ils pouvaient sauver des décombres. Lorsque j’ai entendu que les équipes de démolition venaient durant la nuit et non de jour, certains d’entre-nous décidèrent de passer la nuit dans les rues de Bombay. Je ne pouvais croire ce dont j’étais témoin. De nombreuses questions ont surgis du plus profond de mon être. Je n’ai reçu aucune réponse. Mais cela a été le début de ma quête intérieure et celui d’une passion authentique pour le travail au service de la justice auprès des marginalisés et des victimes. La passion qui m’a submergé ce jour-là ne s’est pas affadie avec les années. Depuis lors, mon expérience d’éviction à Bombay est devenu comme une pierre d’angle pour mon insertion dans l’apostolat social, et ce bien que depuis j’ai été témoin de violations plus graves des droits humains, de calamités causées par l’homme et de la destruction de vies humaines.

Après avoir terminé mes études de philosophie, je suis retourné à la même université pour poursuivre une maîtrise en travail social afin de m’outiller à continuer de travailler avec les pauvres. Pendant que j’étais à l’université j’ai eu le privilège -ou plutôt j’ai choisi- de travailler dans la vallée de Narmada avec Mme Mehda Patka, une activiste très connue en Inde pour son opposition au barrage de la Narmada. Je n’oublierai jamais la simplicité de son mode de vie ni son engagement pour la cause des autochtones de la vallée. Cela demeure un grand défi dans ma propre vie et mon engagement religieux.

Après mon ordination en novembre 1989, j’ai été envoyé pour enseigner la sociologie au Collège St Xavier à Kolkata. Au cours de mes années d’enseignement j’ai poursuivi ma passion pour le travail avec les populations désavantagées, particulièrement auprès des habitants des bidonvilles et de la rue. Afin de fournir une éducation à leurs enfants, j’ai encouragés certains étudiants du collège, via le service social du collège, à rassembler les enfants et à leur faire la classe dans un des locaux du collège. Cette initiative a par après été baptisée « TITLI », ce qui signifie ‘papillons’ et a été incorporé comme école parallèle au sein de l’école de St-Xavier. Durant ces années d’enseignement, j’ai terminé des études légales en 1998; un outil de plus pour plaider la cause des pauvres.

En 1998, j’ai demandé à mon Provincial de me relever de mes fonctions au collège afin de m’engager à part entière dans l’action sociale. Avec l’appui et l’encouragement du Provincial, j’ai mis sur pied le Centre d’action sociale de la province, "Udayani Social Action Forum". J’ai été en charge de ce centre jusqu’à ma nomination en tant que Secrétaire de l’apostolat social de l’Asie du sud en 2007. Avec le centre Udayani j’ai travaillé parmi les indigènes santals les plus désavantagés, avec les Dalits marginalisés et aussi avec les habitants des bidonvilles et des rues de Kolkata. Nous avons mis sur pied des cours et des formations menant à un diplôme afin de multiplier les travailleurs sociaux œuvrant sur le terrain. Initier quelque chose de tout nouveau constituait une tâche difficile et remplie de défis, et pourtant cela a été une expérience des plus enrichissante et satisfaisante tant spirituellement que dans mon engagement envers une foi qui construit la justice. Cela enrichi et renforce ma foi d’une manière toute spéciale.

Durant les quatre dernières années en tant que Secrétaire de JESA (Jésuites en action sociale) en Asie du sud, je me suis engagé pleinement dans tout ce qui favorisait un lien, une plus grande unité, une réflexion et une action collective avec tus les hommes engagés en action sociale. Cela a été une expérience d’humilité d’apprendre davantage des Jésuites et laïques engagés socialement que ce que j’ai pu contribuer en échange. C’est avec le même sentiment d’espoir et le même désir, mais non sans crainte, que je relèverai le défi de cette nouvelle assignation à SJES en janvier 2012. Comptant sur vos prières et votre appui je me mets tout entier à Son service pour sa plus grande gloire.

Xavier Jeyaraj SJ
Secrétaire de JESA
Delhi, India (jusqu’au 15 octobre 2011)
calxavier@gmail.com

-oOo-

Secrétariat pour la Justice Sociale et l’Écologie
Directeur : Patxi Álvarez SJ
Rédactrice : Uta Sievers
Borgo S. Spirito 4, 00193 Rome, Italie
+39 06689 77380 (fax)

-oOo-

04.10.11 | 05:36. Archivado en Ética, Pro justitia et libertate, Asia, Ecología, Jesuitas

 

23:24 Écrit par SaGa Bardon dans Etica, Religiones | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |