31/08/2009

Petróleo sobrevalorado vs. Humanos infravalorados

Petróleo sobrevalorado vs. Humanos infravalorados

Querido Amigo: Considera este artículo como un grito de alarma que lanzo a nuestros conciudadanos europeos, en mi calidad de promotor de la "Amistad Europea Universitaria", hondamente preocupado por el “tiempo confuso” que atravesamos.

Este tiempo, heredero de los “tiempos revueltos” de las posguerras europeas del siglo XX, comprende tanto las crisis globales actuales como el largo período de insensatez financiera, hipotecaria, bancaria y socioeconómica que las engendró.

Durante el “tiempo confuso” que atravesamos, una parte de más en más importante de la ciudadanía europea, drogada por un apetito insensato de riqueza mercantil y monetaria, se comporta socioeconómica y políticamente con sus semejantes humanos como si fueran menos valiosos que el petróleo, mercancía que menciono, no por considerarla única en este desbarajuste, sino como emblemática del siglo XX. Prueba de ello es el tratamiento inhumano que infligen estos ciudadanos a sus mujeres, a sus propios jóvenes, a sus conciudadanos emigrantes y a la dramática inmigración extranjera.

1) La violencia machista se propaga en la Unión Europea a un ritmo y con una alevosía comparables con el ritmo y la alevosía de algunos de los virus que amenazan la salud de nuestra "afortunada sociedad del bienestar y de la información". Por desgracia esta revigorización del machismo corre pareja a la incontrolada avalancha del pansexualismo y a la pérdida de prestigio de la función capital de la maternidad, de lejos más importante que todas las riquezas mercantiles, para el futuro de la familia humana globalmente considerada. El machista sólo atiende a su egoísmo más grosero, incluso conculcando los derechos más sagrados de la mujer en cuanto mujer, que son los derechos indisociablemente vinculados al futuro de la humanidad. Estos son: los derechos distintivos femeninos de concebir, de parir, de amamantar y de educar en sus primeros valores a los humanos del futuro. En efecto, la mujer en cuanto madre es la auténtica representante directa de los derechos más vitales de toda la humanidad, cuya perduración garantiza ella con su función materna completa.

2) Paradójicamente nuestros jóvenes no encuentran al término de sus estudios un trabajo en relación con su preparación profesional. La paradoja es particularmente ilógica porque muchos de ellos han debido optar por una preparación profesional que no correspondía exactamente a su gusto personal. Tal es el caso emblemático de las víctimas del absurdo “numerus clausus” en las facultades de medicina de varias universidades europeas. Al no disfrutar del trabajo adecuado a su preparación, el salario del que disponen nuestros jóvenes no les permite disfrutar de una vivienda digna, para organizar su independencia del hogar materno (más que paterno) y su eventual constitución de una familia propia.

3) Nuestros emigrantes, incluso los que permanecen en el mismo estado o en la Unión Europea, son con frecuencia expoliados, durante su larga ausencia en el exterior, por los encargados de preservar sus intereses, que son, según las reglas más elementales de la solidaridad humana, sus propios familiares y allegados. En la perspectiva de su vuelta a casa, los emigrantes son tratados como menos deseables, en su propia tierra, que los especuladores ricos, que se instalan donde les viene en gana, incluido en los bienes expoliados al emigrante, para disfrutar de privilegios inaccesibles a quienes sólo disponen del modesto fruto de su trabajo, como suele ser el caso de los emigrantes asalariados de vuelta en su tierra.

4) Los inmigrantes extranjeros pobres, tras una acogida mediatizada como humanitaria, son directamente tratados por nuestras administraciones como indeseables, optando compulsivamente por su expulsión, sin tener en cuenta ni el mérito de su odisea migratoria; ni su “derecho humano migratorio”, superior al de las “aves migratorias”, que nadie niega; ni la contribución de sus potencialidades de trabajo, de corage y de juventud, incontestablemente benéficos para el país y para el continente que los expulsan, por encontrarse actualmente éstos en situación de recesión demográfica crónica.

La Unión Europea sufre una crisis seria de senectud moral, que convierte en dramático su envejecimiento biológico.

Sin una superación urgente de esta crisis seria de senectud moral, la Unión Europea tendrá que encontrar en el mercado mundial del trabajo, a precio de oro, el personal sanitario y asistencial que asuma las labores de la enorme “senior-ía” que necesitará nuestro ya próximo envejecimiento biológico mayoritario.

La superación urgente de esta crisis seria de senectud moral de la Unión Europea, cuyo síntoma más evidente es la desconfianza mútua generalizada, particularmente visible en las últimas elecciones europeas, sólo es posible mediante el respeto de los derechos femeninos ligados a la maternidad; el respeto de los derechos al trabajo y a la vivienda propia de nuestros jóvenes; el respeto integral de los derechos de nuestros emigrantes y la acogida inteligente y generosa de la inmigración extranjera.

Archivado en Europa, Amistad Europea Universitaria, Semántica, Pragmática, España, Sociogenética, Antropología conyugal, Ética, Educación, Pro justitia et libertate

27/08/2009

Tras concebir y parir, amamantar es amar

Tras concebir y parir, amamantar es amar

María del Mar Gallardo me dijo el 17 Enero 2009, 20:03:

Mi querido Salvador: Te confieso que en el momento tan apurado que vivimos, con la enorme presión de las crisis de todo tipo, tu serie de artículos sobre el amamantamiento me sienta como un licor milagroso, que despierta en mí los sentimientos más profundos de amor por la vida.

No es un secreto para ti, que conoces tan bien los recovecos del alma y del cuerpo femeninos, que el deseo de engendrar y de amamantar es de los más fuertes que hay en lo más profundo de nuestro ser. Personalmente puedo testimoniar de que ese deseo no solamente lo experimento, sino que estoy dispuesta a hacer los mayores sacrificios para saisfacerlo.

Tengo la impresión de que si yo no amamantara, teniendo un bebé, me daría vergüenza de que mis pechos llamaran la atención sólo por otras razones, que evidentemente también comprendo. Pienso, por ejemplo, que si yo le gusto a un hombre porque mi pechos son bonitos y provocan su amor, me disgustaría que no acceptara que esos mismos pechos serían todavía más bonitos si él los viera como los de la futura madre de sus hijos, dipuesta a amamantarlos.

Como ves mi secreto es "un secreto a voces". Un beso por haberme dado la ocasión de expresarlo.

17 Enero 2009, 20:03

-oOo-oOo-oOo-

En plena sintonía con estos sentimientos tan profundos y tan sinceros de mis Amigas más femeninas, yo he escrito sobre el mismo tema en más de una ocasión y en más de una lengua, no solamente como lingüista y filósofo, sino también como humanista:

Amamantar es amar al bebé que mama = Allaiter c'est aimer l'enfant qui tète.

La mamá que ama a su bebé, lo amamanta siempre que puede hacerlo. Esta facultad es para ella una obligación, un placer y un derecho que la sociedad tiene el deber de respetar escrupulosamente.

Ella sabe como nadie que la mejor manera de alimentarlo y amarlo es amamantarlo.

También sabe que para el bebé el mamar es la mejor manera de amar y sentirse amado, porque lo es siendo alimentado. Como un náufrago recuperado de la muerte segura que le acecha en todo momento, se abraza a los pechos de su madre con cuya leche y ternura se alimenta amando y sintiéndose amado.

Si para la madre amamantar es amar, para el bebé mamar es ser y sentirse amado.

La madre que pudiendo hacerlo no se decide a dar de mamar a su bebé, renuncia a descubrise a sí misma, privándose de la manera más concreta e incomprensible de la apasionante obligación materna de amamantar. Esta obligación es tan exigente como placentera y calificadora, al ser distintiva de la mujer como "mamá":

Amamantar, 1495 (mam-, 1220-50), der. de mama '1. tr. 'dar de mamar'.

Mama 'madre', S. XI. Del lat. MAMMA íd. y 'teta'. En esta última acepción es término científico tom. por via culta, ya a princ. S. XVIII. La pronunciación afrancesada mamá no se introdujo hasta el S. XVIII. (1)

Esta distinción, tan justamente cantada tanto por los artistas como por toda la familia humana, incluidas las mismas mujeres preocupadas por la belleza de sus pechos, no es solamente lingüística, sino que está hermosamente inscrita en la visible generosidad de los pechos femeninos, generosidad que permite a la mujer, distinguiéndose sexualmente del varón, el poder consagrarse por entero, después de concebir y parir, a la bella y apasionante tarea prioritaria de amar al amamantar.

La tarea de amamantar, comparada con cualquier otra, comparte con las de concebir y el parir el privilegio de ser exclusivamente femenina.

Es urgente que la familia humana redescubra la fuerza extrema de los argumentos de este noble feminismo, cuya energía visceral, tan actual como ancestral, garantiza la supervivencia y la continuidad de la especie, no desde hoy o desde ayer, sino desde que el ser humano es humano. Esto sucedió cuando los primeros homínidos tuvieron conciencia, en el corazón de África, de la fuerza vital de su autoconciencia, al servicio de su subsistencia como familia humana.

-oOo-oOo-oOo-

Hoy os invito a descubrir, admirar y honrar conmigo, en plena sintonía con la argumentaicón feminista que precede:

El camino personal de Ileana Medina Hernández, autora del blogue Tenemos tetas ¡¡¡ Y sirven para amamantar !!!

Un camino personal...

Soy mujer, cubana de origen, nacionalizada española, periodista por formación, profesora de vocación, funcionaria del gobierno de Canarias por razones alimenticias, esposa, madre, hija, hermana, amiga... y seguramente muchas cosas más...

Ni con la carrera universitaria, ni con muchas lecturas, ni con ningún trabajo, ni con el amor sexual, ni con la psicología transpersonal, ni siquiera con el embarazo y el parto logré encontrarme con mi propia esencia interior.

Lo he logrado con la lactancia materna prolongada, con mi hija de 20 meses. Preguntándome tantos porqués, he encontrado un camino increíble de crecimiento personal...y una gran comprensión sobre mí misma, la femineidad, la crianza, y sobre todo, una visión más lúcida sobre lo que la sociedad de consumo hace contra las mujeres y los niños... o sea, contra sí misma.

Me gustaría compartirlo, por si acaso puede servir de inspiración a otras mujeres que ven cómo, a su pesar, han perdido la confianza en sí mismas y en sus cuerpos.

Gracias de nuevo, hija mía. Gracias.

-oOo-oOo-oOo-

Gestar, parir, amamantar.
Por Ileana Medina Hernández

Las mujeres en el último siglo estamos demostrando que -si nos lo permiten y nos lo permitimos- podemos hacer igual de bien todo lo que hacen los hombres: hacer ciencia, dirigir empresas y gobiernos, viajar al cosmos, escalar montañas de 8 mil metros, pilotar aviones, escribir libros, dirigir orquestas, construir puentes... y hasta hacer la guerra.

Sin embargo, si nos preguntamos si queda alguna cosa que sólo un sexo pueda hacer, nos encontramos una sencilla respuesta: gestar, parir y amamantar. De momento, sólo las mujeres podemos.

Y "casualmente" esa pequeña diferencia es la que garantiza la supervivencia y la continuidad de la especie. (Cierto que no podemos hacerlo solas, pero el semen es abundante, ecológicamente barato y generalmente disponible; y el hecho de que necesitemos el apoyo del macho en todo el proceso, no nos quita la exclusividad del hecho biológico).

Parece increíble que casi todos los feminismos del siglo pasado -y los que siguen dominando hoy todas las instituciones públicas de "la igualdad"-hayan pasado por alto ese "pequeño detalle".

Imaginad un grupo de pequeños animales -o de extraterrestres-, que podáis observar desde lejos, desde fuera, como si los miráramos con un microscopio. En ese grupo de seres, resulta que sólo la mitad, en un momento de su vida, puede hincharse, hincharse e hincharse, hasta que su cuerpo se abre y da lugar a otro nuevo ser. ¿Qué pensarían los que no pueden hacerlo (e ignoran su papel en ese proceso)? ¿No se morirían de envidia? ¿No será que la envidia primera fue la envidia del útero, en lugar de la envidia falocéntrica que describió Freud?

Esa otra mitad que no se hincha, que tomó "conciencia" de su ser, pero ignoraba su papel en el proceso, o en última instancia no podía garantizar la legitimidad de su paternidad, aprovechando la superioridad de su fuerza física, decidió construir un sistema en el que lo valioso fuera todo lo que el macho podía construir, y en el que el parto y la lactancia fuera menospreciada: "parirás con dolor y tu marido te dominará".

¿Y si resultara que lo mejor, lo verdaderamente "mejor", lo que más felicidad y realización reporta, el verdadero poder, residiera en la capacidad de parir, amamantar y criar?

¿Si resultara que el verdadero feminismo no estuviera en hacernos "iguales" a los hombres, sino en aprender a reconocer que lo verdaderamente valioso, lo mágico, el gran milagro de la vida, es lo que podemos hacer con nuestros vientres y nuestros pechos?

¿Si el verdadero y mayor poder consistiera en criar hijos sanos y felices?

¿Si resultara que el verdadero cambio social estuviera en aprender a valorar la crianza y la maternidad como actos socialmente respetables, y como parte fundamental de la libertad de la mujer?

¿Si las mujeres, libres y conscientes, fuera de la dominación masculina, conocedoras de nuestro propio cuerpo, de nuestra sexualidad, de la importancia de los afectos y del mundo emocional... acabásemos descubriendo que el amor y el cuerpo maternos en la primera crianza es lo verdaderamente valioso, y lo que hace a la humanidad más libre, más feliz, más justa, más equitativa, más solidaria?

25 de agosto de 2009

-oOo-oOo-oOo-

Fuente: Coromines, Joan: Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. 4ª edición, Madrid, 2008, Editorial Gredos.

Archivado en Semántica, Pragmática, Poética, Sociogenética, Antropología conyugal, Pro amicitia universale, Ética, Educación, Pro justitia et libertate, Pintura, Ciencias biomédicas, Fotografía, África

27/06/2009

Eduardo Madina, tan héroe como víctima

Eduardo Madina, tan héroe como víctima

Archivado en Europa, Amistad Europea Universitaria, España, Sociogenética, Ética

Para este artículo, que deseo escribir desde hace tiempo, me cuesta trabajo elegir entre el título “Eduardo Madina, más héroe que víctima” y el título “Eduardo Madina, tan héroe como víctima”.

En el primer caso me parece que no pongo suficientemente de relieve la gravedad de la injusticia cometida contra Eduardo por los criminales de ETA, sirviéndose del comando integrado por Iker Olabarrieta y Asier Arzalluz.

En el segundo caso me parece que pongo en equilibrio la grandeza del heroísmo de Eduardo con la intensidad de su estatuto de víctima, resultante de la gravedad de la maldad con que fue tratado por quienes buscaron su destrucción total, dejándole privado de por vida de su pierna izquierda.

Elijo esta segunda formulación para mi título, porque me parece que con ella pongo más de relieve la admiración que me produce a mí y creo que a todos los humanos justos el altísimo grado de generosidad que ha alcanzado en todo momento el ánimo de Eduardo, declarando repetidamente que no alimenta en su conciencia ningún resentimiento contra los responsables del mal que le han causado.

"En el momento en que sucede {el atentado}, mi compromiso se multiplica", salgo reforzado en el compromiso. Con un rechazo total a lo que ETA me propone: el odio, las ganas de venganza, las ganas de irme. Y me lleva a un ejercicio de alquimia, que todavía no ha concluido, que es convertir el plomo en oro: que de esa mierda salga algo que refuerce mi vida. Aquel atentado me blinda contra cualquier tipo de odio, ETA es una factoría de odio. Yo salgo más generoso, más aceptador de la diferencia, de la pluralidad".

Eduardo llegó desde muy pronto, y quizás desde el primer momento en que tuvo conciencia del mal permanente que le habían producido, a distinguir entre el crimen del que había sido objeto y los pobres seres alienados que lo habían cometido.

Para remediar su propio mal echó mano deportivamente del enorme coraje moral y físico que ya se le conocía; mientras que para tratar a los causantes de su mal, incluso cuando se vio confrontado a ellos bajo la mirada de la justicia, se puso inmediatamente en el camino de la ayuda y de la corrección fraterna, para que salieran del rumbo de alienación que habían tomado. Su deseo no era ni es su destrucción, sino su arrepentimiento y su enmienda, imaginando incluso que fueran capaces de llegar a dialogar con él, dejando las armas y convirtiéndose en interlocutores políticos.

Imagen: Eduardo Madina
Por CRISTÓBAL MANUEL - 22-03-2009

Eduardo Madina (Bilbao, 11 de enero de 1976) , actual secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, sufrió el 19 de febrero de 2002 un atentado programado como mortal por los terroristas de ETA. Una bomba lapa colocada durante la noche en los bajos de su automóvil por un comando de la banda no le dejó sin vida, pero sí sin la pierna izquierda, cuando se dirigía de mañana, sin entretenerse en inspeccionar su vehículo y sin escolta, desde su domicilio a su puesto de trabajo en Sestao.

Eduardo Madina, hijo único de una familia de históricos militantes socialistas vascos y cuyo abuelo era minero, se afilió a los 17 años a la rama juvenil del PSE-EE, conocida como las Juventudes Socialistas de Euskadi. Es Licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad jesuita de Deusto y Máster en Integración Europea por la Universidad del País Vasco, con especialización en Relaciones Internacionales.

Ha trabajado en Bruselas como técnico en el Parlamento Europeo, donde un año después de su atentado, allá por el año 2003, ya era asesor del Grupo Socialista Europeo. Los jóvenes universitarios han podido gozar de su testimonio europeísta, indisociable de su ardiente universalismo humanista, puesto que a pesar de su tragedia personal ha dado clases sobre Relaciones Internacionales y Construcción Europea en diferentes Universidades. Actualmente enseña Historia de la UE en la Universidad Carlos III de Madrid.

Tras el trágico atentado criminal del que fue objeto por obra de ETA el 19 de febrero de 2002 ha alcanzado plenamente el equilibrio emocional junto a Paloma, con quien está casado desde hace cinco años y ha tenido un hijo recientemente. Como su gran amigo Patxi López, el actual lehendakari, cultiva su gran pasión por la música, lo cual explica que coleccione no solamente cedés, sino también vinilos.

Como historiador y como melómano Eduardo se parece mucho a mi hijo Xavier, cuya edad -nació cuarenta días después que Eduardo, el 20 de febrero de 1976-, cuya talla, cuyas manos, cuyo pelo revuelto, cuyas gafas, cuya formación, cuya voz y cuya afición por los vinilos, de los que es incluso editor, me hacen pensar con sentimientos de padre en la creatividad humanista y deportiva de Eduardo como raíz de su heroísmo.

Florilegio de una entrevista reciente entre Eduardo y Joseba ELOLA

Joseba Elola cita en su entrevista testimonios de Ramón Jáuregui, uno de los jefes de Eduardo en el Congreso de los Diputados; de Jordi Giráldez, psicólogo, uno de los mejores amigos de Eduardo, que le acompañó a declarar en el juicio contra los dos etarras que le pusieron la bomba; y de Leire Pajín, la número tres del PSOE, una de sus mejores amigas, cuya carrera política ha discurrido en paralelo con la de Eduardo, pues se conocieron en las Juventudes Socialistas de Euskadi, poco antes del atentado. Eduardo es actualmente uno de los adjuntos a la Secretaría de Organización que ocupa su amiga Leire; lleva los temas de formación en el partido, además de ser miembro de la Ejecutiva federal.

Leire Pajín: "Es uno de los principales blogueros del partido y, como le he escuchado decir a Patxi López, es un vasco universal. Y eso que no puede ser más de Bilbao".

"Eduardo es frescura en la política y solidez en los argumentos. Además, ha demostrado una madurez personal y vital impresionantes. Ha sido capaz de tragarse el rencor y de lanzar un mensaje que resulta mucho más letal que otros"

Ramón Jáuregui: "Eduardo está llamado a grandes liderazgos".

Eduardo: "Estoy contento con lo que soy, con el sitio de mi vida"

"Pero siempre hay que estar alerta con lo que pueda traer la cabeza y el corazón. Un bombazo que intentó matarme es algo que tarda años en gestionarse".

Jordi Giráldez: "Nunca ha querido construir su imagen en torno al atentado". "Era él quien nos tranquilizaba a Paloma y a mí. En tres o cuatro frases, expresó con gran dignidad y entereza {ante el tribunal de justicia} cómo había vivido el atentado. Desprendía gran fuerza a su alrededor, parecía uno de estos personajes de los videojuegos que tienen como un halo que representa esa fuerza"

Eduardo: "Desde aquel día, en mi casa se hizo de noche y una sombra de pena y de tristeza envolvió a mi familia".

Jordi Giráldez Mucha gente en la sala se puso a llorar; fue muy duro escucharlo. Cualquier otro se hubiera trastabillado al decirlo, pero Eduardo, no. Tiene una gran capacidad de explicación y de análisis".

Joseba: Su educación fue una síntesis de las ideas de la Ilustración y del movimiento obrero con el nacionalismo romántico vinculado a la tierra.

Eduardo: "Era un nacionalismo cívico, abierto, elegante, positivo; no como el nacionalismo étnico que ha practicado Ibarretxe, que ha manoseado algo que no es suyo. Ha convertido el nacionalismo en una pantalla contra otros; ellos deciden quién es vasco y quién no".

"En el momento en que sucede {el atentado}, mi compromiso se multiplica", Salgo reforzado en el compromiso. Con un rechazo total a lo que ETA me propone: el odio, las ganas de venganza, las ganas de irme. Y me lleva a un ejercicio de alquimia, que todavía no ha concluido, que es convertir el plomo en oro: que de esa mierda salga algo que refuerce mi vida. Aquel atentado me blinda contra cualquier tipo de odio, ETA es una factoría de odio. Yo salgo más generoso, más aceptador de la diferencia, de la pluralidad. Termino convirtiendo aquel escenario en una alerta de la importancia de las cosas en la vida, de la importancia del tiempo. Ojalá pudiera quitar aquel día. Pero es un capítulo fundamental de mi vida, casi de mi muerte; intento convertirlo en algo positivo para los días que me quedan por vivir".

"Euskadi necesita un cambio higiénicamente urgente. Los 10 años de Ibarretxe han sido una catástrofe y una herida. Euskadi necesita entrar en la modernidad, aceptar su pluralidad. Y eso es Patxi López".

Joseba: Aceptar el apoyo del PP no parece ser ningún obstáculo para él: asegura que el hecho de que los populares apoyen la investidura no implica que compartan el modelo de país. Ibarretxe salió investido hace cuatro años gracias a los votos de EHAK".

Eduardo: "Prefiero los votos del PP a los de Batasuna", concluye. "Ibarretxe le ha hecho mucho daño al nacionalismo vasco. Ha priorizado a quienes son nacionalistas frente a los que no lo son. Ha consagrado un intento de nacionalismo étnico, y no cívico. Yo creo que quedará como el peor lehendakari de la historia".

Leire Pajín: "Es uno de los principales blogueros del partido y, como le he escuchado decir a Patxi López, es un vasco universal. Y eso que no puede ser más de Bilbao".

"Eduardo es frescura en la política y solidez en los argumentos. Además, ha demostrado una madurez personal y vital impresionantes. Ha sido capaz de tragarse el rencor y de lanzar un mensaje que resulta mucho más letal que otros".

Joseba: -¿Habría que volver a hablar con ETA en algún momento?

Eduardo: -Da la sensación, por el último proceso de paz, que la propia ETA ha despreciado ese diálogo, ya no lo quiere. Hay una frase que define muy bien la situación, creo que la dijo Rubalcaba: ETA pudo acabar como el IRA y eligió acabar como el GRAPO. ¿Habrá que volver a hablar? Yo no lo sé, yo creo que ahora mismo, no, porque ellos mismos no han querido. Pero todos los manuales de resolución de conflictos violentos te dicen que la palabra es un instrumento útil para la resolución de conflictos terroristas. Y en la salida de escena, bien utilizada, y en el mejor de los contextos, es un instrumento útil. Yo sigo creyendo en eso. Pero, desde luego, ahora mismo, no se puede hablar con ellos.

Joseba: Eduardo no quiere dedicar toda su vida a la política. Como su mujer está estudiando oposiciones al cuerpo diplomático, a él le atrae mucho la idea de seguirla a alguno de los destinos que le ofrezcan. Quisiera dedicarse a escribir, a viajar, a vivir la vida.

Eduardo: "La vida casi se me va en una mañana, en un instante. Aprendí que se te va en nada. No avisa. No te dice: 'Tronco, tienes 48 horas para despedirte de todos, escucharte tu último disco, despedirte de los que quieres, comer en tu restaurante favorito... No quiero que se me escape sin hacer cosas que me apetecen, como vivir una temporada larga fuera, tener una experiencia más vinculada a la vida que al trabajo".

Fuente de la ENTREVISTA: "El atentado de ETA me blindó contra el odio"
JOSEBA ELOLA 22/03/2009. El País.