18/12/2012

La Comunidad de Madrid debe cambiar la Ley de Espectáculos

 

Todos tenemos que exigir a la Comunidad de Madrid que cambie la ley de Espectáculos. Sólo con este cambio legal lograremos que la tragedia del Madrid Arena no se limite a ser una tragedia compartida y deplorada como ya lo ha sido, sino que sirva para que ninguna otra familia tenga que sufrir lo que están sufriendo las familias de sus víctimas.

A causa de la avalancha de gente producida en el recinto municipal Madrid Arena durante la fiesta de Halloween,

◊ tres chicas de 18 años, Katia Esteban Casielle, Cristina Arce de la Fuente y Rocío Oña Pineda, murieron tras sufrir una parada cardiorrespiratoria traumática por aplastamiento.◊

Dos de ellas, Cristina y Katia, fallecieron en la enfermería del recinto tras más de 30 minutos de intentos de reanimación, mientras que Rocío Oña Pineda falleció en el Hospital Clínico, al que fue trasladada, para intentar reanimarla, fuera del recinto.

Otras dos víctimas más del aplastamiento resultaron en estado crítico: Belén Langdon Real, de 17 años, fue ingresada en el hospital Doce de Octubre y mantenida con vida gracias a una máquina de respiración artificial tras haber estado 30 minutos en parada cardio-respiratoria. María Teresa Alonso Vinateo, de 20 años fue ingresada en la UVI de la fundación Jiménez Díaz. Ambas murieron: Belén tres días después y María Teresa veintiocho.

Belén Langdon Real, tenía 17 años y murió el 3 de noviembre de 2012, tres días después de quedar aplastada por una turba en la fiesta de Halloween del Madrid Arena. La menor estuvo 30 minutos en parada cardio-respiratoria; presentaba el cerebro inflamado y el pecho torsionado.

No iba a ir a la fiesta de Halloween y todo empezó como una travesura, aprovechando que ese 31 de octubre sus padres no estaban en casa.

Lo habitual, lo típico, lo 'normal' en ese tipo de aquelarres juveniles es que los asistentes sean fánaticos del baile, hagan 'botellón' hasta quedar estupefactos y coqueteen con los excitantes.

Belén no. La cuarta de las jóvenes fallecidas en el trágico suceso era una estudiante modelo, hija de un matrimonio de supernumerarios del Opus Dei, tenía seis hermanos y acudía con frecuencia a un centro juvenil de la prelatura a recibir formación cristiana.

María Teresa Alonso Vinateo, de 20 años, luchó 28 días por mantenerse viva sobre la cama 18 de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Fundación Jiménez Díaz. Es la quinta víctima de la tragedia de la fiesta de Halloween del Madrid Arena. Hasta el 29/11/2012 una máquina se encargaba de llevar el oxígeno a sus pulmones mientras su letargo se hacía indefinido.

Según informes hospitalarios del día de su ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos, la joven estaba en estado grave pero su vida no corría peligro. Sin embargo presentaba un aplastamiento torácico y había sufrido una anoxia (falta de oxígeno al cerebro), lo cual hacía pronosticar que si sobreviviese posiblemente tendría secuelas psicosomáticas graves.

-oOo-

Cristina Arce de la Fuente, nacida el 13 de marzo de 1994, y fallecida en la noche de Halloween tras ser aplastada por la avalancha humana que se produjo en el recinto Madrid Arena:

Según han relatado los amigos de Cristina Arce que la conocían explican que esta chica madrileña de 18 años, estudiaba segundo de Bachillerato de la rama de Ciencias en el Instituto Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas.

“Era una chica muy despierta y cariñosa, siempre dispuesta a ayudar a sus amigos”, recordaba entre sollozos Miranda Tejero, amiga de la víctima y compañera de clase en declaraciones a El País.

Lucía Pascual, de 19 años, que conoció a Cristina en las clases de catequesis cuando eran pequeñas, quiso reseñar que era muy “amiga de sus amigos”.

-oOo-

LA INVESTIGACIÓN Y LOS RESPONSABLES

Afirma el diario 'El Mundo' en portada que Miguel Angel Flores, el empresario que organizó la fiesta de Halloween en el Madrid Arena, burlaba la ley porque tenía "un contacto en el Ayuntamiento".

Añade que los ediles tenían trato de favor en sus locales y que la investigación policial demuestra ya que se superó con creces el aforo y que no se tomaron las medidas de seguridad pertinentes.

-oOo-

Os pido que leáis atentamente el mensaje que me ha enviado la madre de Cristina Arce de la Fuente, pidiéndome que la ayude en su deseo de hacer algo para que un drama como el de Madrid Arena no vuelva a suceder. Creo que la mejor manera de ayudarla es invitaros a compartir y firmar la petición que Isabel dirige al presidente de la Comunidad autónoma de Madrid, Ignacio González, y al Presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echeveverría.

-oOo-

Mensaje de Isabel de la Fuente, madre de Cristina Arce de la Fuente.

Salvador -

Soy Isabel. Mi hija Cristina fue una de las cinco chicas que murieron en el Madrid Arena. Y quiero hacer algo para que esto no vuelva a suceder.

La empresa que organizó la fiesta en la que murió mi hija va a celebrar otra fiesta de Fin de Año. Como lo oyes. ¿No han sido estas muertes lo suficientemente graves como para que esta empresa – cuyo propietario está imputado por el juez- no pueda organizar más eventos al menos hasta que se aclare su responsabilidad?

Firma mi petición y pídele a la Comunidad de Madrid que cambie la Ley de Espectáculos y establezca los mecanismos necesarios para que algo así no pueda volver a pasar.

Nadie va a devolvernos a Cristina. Pero sí podemos conseguir que nunca otra familia tenga que pasar por algo similar. La Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid es insuficiente. Hace falta reformar esa ley para que incluya entre otras medidas sanciones duras contra quien incumpla los números de aforo y un mecanismo para que cualquier persona pueda denunciar fácilmente una infracción.

Hagamos que la tragedia del Madrid Arena sirva para mejorar esa ley, de forma que empresas que la incumplan jamás puedan volver a organizar ningún espectáculo y poner en riesgo la vida de miles de personas. Hagamos que ninguna otra familia tenga que pasar lo que estoy pasando yo.

Firma mi petición y pídele a Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, que reforme la Ley de Espectáculos Públicos para que jamás vuelva a suceder una tragedia que podía haberse evitado.

En nombre de mi familia, muchas gracias por apoyar esta petición.

Isabel de la Fuente

-oOo-

Foto de Catia + Cristina + RocioCristina Arce de la Fuente y Rocío Oña Pineda eran amigas. Se habían conocido en el instituto Alameda de Osuna y habían ido a la fiesta en el mismo grupo.

Según sus amistades, Rocío, vivía con su padre y había acudido al Madrid Arena con su novio, que estaba junto a ella cuando ocurrió la tragedia.

Cristina, por su parte, cursaba segundo de bachillerato, y vivía con sus padres y una hermana mayor.

La tercera chica, Katia Esteban Casielles, acababa de cumplir 18 años y era hija de Ángel María Esteban Sanz, exconcejal socialista de Daganzo (Madrid).

-oOo-

Petición

P.D. Para que no vuelva a suceder una tragedia como ésta, necesitamos que muchas personas apoyen esta petición. Por favor, reenvía este correo a tus amigos y familiares.

 

 

18.12.12 | 15:45. Archivado en EspañaSociogenéticaÉticaMúsicaPro justitia et libertate

 

 

 

 

19:01 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad, Música | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

11/12/2012

Herman van Rompuy: "De la guerra a la paz: una historia europea"


 
 

 

Conferencia del Nobel de la Paz:

En nombre de la Unión Europea :

1) Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo y

2) José Manuel Durão Barroso, Presidente de la Comisión Europea

Oslo, 10 de diciembre de 2012

"De la guerra a la paz: una historia europea"

[El presidente Van Rompuy toma la palabra:]

Sus Majestades, Sus Altezas Reales, Jefes de Estado y de Gobierno, Miembros del Comité Noruego del Nobel, Excelencias, Señoras y Señores,

Es con humildad y gratitud que estamos aquí juntos, para recibir este premio en nombre de la Unión Europea.

En un momento de incertidumbre, este día recuerda a la gente de toda Europa y al mundo entero el objetivo fundamental de la Unión: promover la fraternidad entre las naciones europeas, tanto ahora como en el futuro.

Es nuestro trabajo de hoy. Ha sido el trabajo de las generaciones que nos precedieron. Y será el trabajo de generaciones después de nosotros.

Aquí en Oslo, quiero rendir homenaje a todos los europeos que soñaban con un continente en paz consigo mismo, y a todos los que día a día hacen de este sueño una realidad. Este premio les pertenece.

La guerra es tan antigua como Europa. Nuestro continente tiene las cicatrices de lanzas y espadas, cañones y armas de fuego, trincheras y tanques, y más.

La tragedia de todo esto resuena en las palabras de Herodoto, hace 25 siglos: "En la paz, los hijos entierran a sus padres. En la guerra, los padres entierran a sus hijos. "

Sin embargo, después de que dos guerras terribles dejaran hundido el continente y el mundo con él, por fin la paz duradera llegó a Europa.

En aquellos días grises, sus ciudades estaban en ruinas, los corazones de muchos todavía latían con el luto y el resentimiento. ¿Cuán difícil parecía entonces, como Winston Churchill lo dijo, "el recuperar las sencillas alegrías y esperanzas que hacen que la vida valga la pena vivirla ".

Como un niño nacido en Bélgica, justo después de la guerra, escuché las historias de primera mano. Mi abuela hablaba sobre la Gran Guerra. En 1940, mi padre, entonces con diecisiete años, tuvo que cavar su propia tumba. Pero se escapó; de lo contrario yo no estaría hoy aquí.

En aquél entonces, cuán audaz era el reto, para los fundadores de Europa, el osar decir sí, podemos romper este ciclo sin fin de la violencia, podemos detener la lógica de la venganza, podemos construir un futuro mejor, juntos. ¡Qué inmenso poder de la imaginación!

Por supuesto, la paz podría haber llegado a Europa fuera de la Unión. Quizás. Nunca lo sabremos. Pero nunca habría sido de la misma calidad. Una paz duradera, en lugar de un helado alto el fuego. Para mí, lo que la hace tan especial, es la reconciliación.

En la política como en la vida, la reconciliación es la cosa más difícil. Va más allá del perdón y olvidar, o simplemente del pasar la página.

Pensar en lo que Francia y Alemania habían sufrido, y entonces dar este paso. La firma de un Tratado de Amistad. Cada vez que escucho estas palabras – “Freundschaft, Amitié” -, me conmueven. Son palabras privadas, es decir: no para los tratados entre las naciones.

Pero la voluntad de no dejar que la historia se repita, para hacer algo radicalmente nuevo, fue tan fuerte, que había que encontrar palabras nuevas. Para las personas Europa era una promesa, Europa se hizo sinónima de esperanza.

Cuando Konrad Adenauer llegó a París para concluir el tratado del Carbón y del Acero, en 1951, una noche se encontró con un regalo que le esperaba en su hotel. Fue una medalla de guerra, “une Croix de Guerre”, que había pertenecido a un
soldado francés. Su hija, una joven estudiante, la había dejado con una pequeña nota para el Canciller, como gesto de reconciliación y esperanza.

Puedo evocar muchas otras imágenes conmovedoras, que conservo en mi memoria. Los líderes de los seis Estados se reunieron para abrir un nuevo futuro, en Roma, “città eterna”. Willy Brandt arrodillado en Varsovia. Los estibadores de Gdansk, a las puertas de su astillero. Mitterrand y Kohl de la mano. Dos millones de personas uniendo a Tallin con Riga y Vilnius en una cadena humana, en 1989. Estos momentos han sanado a Europa.

Pero los gestos simbólicos por sí solos no pueden consolidar la paz. Aquí es donde entra en juego el "arma secreta“ de la Unión Europea: una forma sin igual de unir nuestros intereses con tanta fuerza, que la guerra se convierte en materialmente imposible. A través de constantes negociaciones, cada vez con más temas y cada vez entre más países.

Es la regla de oro de Jean Monnet: "Mieux vaut se disputer autour d'une table que sur un champ de bataille. "(" Más vale discutir en torno a una mesa que luchar en un campo de batalla. ") Si tuviera que explicárselo a Alfred Nobel, yo diría: no es sólo un congreso de paz, es un congreso de paz perpetua!

Es cierto que algunos aspectos pueden ser desconcertantes, y no sólo para los forasteros. Los ministros de los países sin litoral discutiendo apasionadamente sobre el contingente de pescado. Europarlamentarios de Escandinavia debatiendo el
precio del aceite de oliva. La Unión ha perfeccionado el arte del compromiso.

Sin drama de victoria o de derrota, sino asegurando que todos los países salgan victoriosos de las conversaciones. La aridez de la política es sólo un pequeño precio a pagar por ello. El empeño funcionó. La paz es ahora evidente. La guerra se ha convertido en inconcebible. Sin embargo, "inconcebible" no quiere decir "imposible".

Y por eso estamos aquí reunidos. Europa debe mantener su promesa de paz. Creo que este es aún el objetivo último de nuestra Unión. Pero Europa ya no puede confiar solamente en esta promesa para inspirar a sus ciudadanos.

En cierto modo, es algo bueno; los recuerdos de los tiempos de guerra se desvanecen. Aunque todavía no en todas partes. El dominio Soviético sobre el Este de Europa terminó hace sólo dos décadas. Poco después tuvieron lugar en los Balcanes horribles masacres. Los niños nacidos en el momento de Srebrenica sólo cumplirán los dieciocho el año que viene. Pero ya tienen hermanos y hermanas nacidos después de esa guerra: la primera gran generación de la posguerra de Europa. Esto debe seguir siendo así.

Por lo tanto, donde había guerra, ahora hay paz. Pero ahora tenemos ante nosotros otra tarea histórica: el mantener la paz donde hay paz.

Después de todo, la historia no es una novela, ni un libro que se puede cerrar tras un final feliz: seguimos siendo plenamente responsables de lo que está por venir.

Esto no podría estar más claro de lo que está hoy, cuando estamos siendo golpeados por la peor crisis económica en dos generaciones, crisis que causa grandes dificultades en nuestro pueblo, y que somete a ruda prueba los vínculos políticos de nuestra Unión.

Los padres que luchan por ganarse la vida; los trabajadores recientemente despedidos; los estudiantes que temen que, a pesar de lo mucho que lo intenten, no van a conseguir ese primer trabajo que buscan: cuando todos ellos piensan en Europa, la paz no es lo primero que les viene a la mente...

Cuando la prosperidad y el empleo, el fundamento de nuestras sociedades, parecen amenazados, es natural ver un endurecimiento de los corazones, la reducción de los intereses, incluso el retorno de las líneas de falla y de los estereotipos olvidados desde hacía mucho tiempo. Para algunos, no sólo las decisiones conjuntas, sino el hecho mismo de decidir conjuntamente, pueden ser objeto de duda. Y si bien hay que tener un sentido de la proporción – ya que incluso esas tensiones no nos harán volver a la oscuridad del pasado -, la prueba a la que Europa se enfrenta actualmente es real.

Si se me permite expresarlo con las palabras de Abraham Lincoln en el momento de otra prueba continental, lo que hoy se está evaluando es "si esa Unión, o cualquier Unión concebida y consagrada así, puede aguantar mucho tiempo".

Nosotros respondemos con nuestras obras, seguros de que tendremos éxito. Estamos trabajando muy duro para superar la dificultades con el fin de restablecer el crecimiento y el empleo. Hay, por supuesto pura necesidad. Pero hay algo más que nos guía: la voluntad de seguir siendo dueños de nuestro propio destino, un sentimiento de unión, y de alguna manera algo que nos habla con la voz de los siglos, la idea de la identidad de Europa.

La presencia aquí hoy de tantos líderes europeos pone de relieve nuestra convicción común de que vamos a salir de esta crisis todos juntos e incluso más fuertes. Lo suficientemente fuertes en el mundo para defender nuestros intereses y promover nuestros valores. Todos trabajamos para dejar una Europa mejor para los niños de hoy y los de mañana. De manera que, más tarde, otros puedan recordar y juzgar: que la generación, la nuestra, preservó la promesa de Europa.

Los jóvenes de hoy ya están viviendo en un mundo nuevo. Para ellos, Europa es una realidad cotidiana. No es la restricción de estar en el mismo barco. Sino la riqueza de poder compartir libremente, viajes y cambios. Para compartir y dar forma a un continente, experiencias, un futuro.

Nuestro continente, surgido de las cenizas después de 1945 y unido en 1989, tiene una gran capacidad para reinventarse a sí mismo. Le toca a las generaciones siguientes el tomar esta aventura común adicional. Espero que aprovechen esta
responsabilidad con orgullo. Y que ellos van a ser capaces de decir, como nosotros aquí hoy: Ich bin ein Europäer.

Je suis fier d'être européen. Me siento orgulloso de ser europeo. I am proud to be European.

-oOo-

Traducción de Salvador García Bardón

Texto original en inglés

 

22/11/2012

Jóvenes madres luchadoras por la ciencia

 

 

 

 


Jóvenes capaces, que luchan por superar la crisis manteniendo a flote tanto la calidad de su investigación científica como el bienestar y la felicidad de su familia. Mientras los recortes cercenan sus presupuestos, estas cinco investigadoras continúan su labor en el campo de la salud humana, tanto a nivel fundamental como aplicado, gracias a una beca L’Oréal-Unesco.

Estas becas también ayudan a la conciliación, en estos tiempos de crisis, de la vida FAMILIAR y PROFESIONAL, puesto que las galardonadas pueden emplearlas tanto para la compra de material de investigación y formación, como para hacer compatibles las dos facetas de su vida femenina: la familiar y la profesional.

La responsable del programa de becas en España de L’Oréal-UNESCO, Laura Latorre, como la profesora y fundadora del laboratorio de neuro-computación y neuro-robótica de la Universidad Complutense de Madrid, Celia Sánchez-Ramos, destacan que las cinco investigadoras premiadas “han realizado parte de sus estudios y trabajo en el extranjero, tienen menos de 40 años y tienen que compaginar su faceta como investigadoras con su plano familiar, al ser mujeres casadas y con hijos”.

La profesora Celia Sánchez-Ramos, que es científica en el área de Ciencias de la Visión y lidera precisamente una corriente de científicos que usan las patentes como la mejor forma de promocionar y difundir sus descubrimientos, ha declarado a la prensa:

“Los trabajos que se han presentado, tanto los premiados como los que han quedado finalistas, son de una calidad excelente, provienen de personas que han dado muchísima continuidad a sus investigaciones y sus resultados pueden ser exportados a medio plazo a una aplicabilidad (clínica)”.

El jurado científico ha estado presidido por Margarita Salas, Profesora Ad Honorem en el Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa”, centro de investigación mixto del CSIC y de la Universidad Autónoma de Madrid, presidenta de la fundación Severo Ochoa y miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y compuesto por María Blasco, directora del CNIO, y por la profesora Celia Sánchez-Ramos.

◊ Proyectos galardonados de cinco jóvenes científicas españolas en el campo de la salud. ◊

En el marco del ‘XXII Congreso Internacional de Bioquímica y Biología Molecular’, que se celebró por primera vez en España, el programa de L’Oréal-UNESCO ‘Por las Mujeres en la Ciencia’ entregó cinco de sus becas de investigación a jóvenes científicas españolas, que han destacado por presentar trabajos de gran relevancia médica en el campo de la salud. La entrega tuvo lugar en Sevilla el 06/09/12.

He aquí las cinco jóvenes luchadoras de la ciencia con sus respectivos proyectos de investigación:

◊ Doctora Laura Valle, proyecto sobre el cáncer de colon hereditario.

◊ Doctora Gemma Vilahur, proyecto sobre los mecanismos que participan en la enfermedad cardiovascular (diagnóstico, tratamiento y prevención).

◊ Doctora Inmaculada Ibáñez, proyecto sobre los mecanismos epigenéticos responsables de la aparición de la resistencia a quimioterapia basada en agente cisplatino en cáncer de pulmón y de ovario.

◊ Doctora Irene Cózar, proyecto sobre la regeneración y proliferación de las células que producen insulina, como una posible terapia para el tratamiento de la diabetes.

◊ Doctora Eva Poveda, proyecto sobre la infección por VIH/SIDA y las hepatitis víricas.

Tienen menos de 40 años, currículos emblemáticos, vocación de servicio solidario y cinco proyectos por los que luchar al frente de sus equipos con uñas y dientes. Los mismos proyectos que fueron seleccionados entre más de 200 por un jurado compuesto por la eminente bioquímica y académica Margarita Salas, la profesora e inventora Celia Sánchez-Ramos y la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, María Blasco.

Ellas cinco, las más convincentes de una pléyade de cerebros capaces y brillantes, han ganado cada una para sus investigaciones los 15.000 € con los que están dotadas las becas ‘Por las Mujeres en la Ciencia’ L’Oréal-Unesco. Una ayuda que, a pesar de no ser la solución normal y necesaria para su falta de recursos, sí significa un apoyo subsidiario en tiempos financieramente revueltos y adversos para la investigación. También significa un apoyo moral que conmueve a las responsables de los proyectos científicos seleccionados:

“Cuando te dan una beca como ésta, te sube la autoestima, piensas: “Pues tan mal no lo estaré haciendo”, dice Irene Cózar.

En el horizonte que se atisba detrás de estas cinco mujeres aparece simbólicamente el sol naciente de un nuevo día: el primero de la época binocular de la ciencia, en el sentido de su visión femenina + masculina, porque vemos levantarse a la mujer como compañera inseparable del hombre, confirmando la verdad que prefiguró el matrimonio emblemático Curie, hace ya casi un siglo, con sus geniales colaboraciones científicas, que culminaron con el doble premio Nobel de Marie Salomea Skłodowska-Curie.

Tuvo razón el presidente de L’Oréal España, François-Xavier Fenart, al proclamar durante la entrega de las becas a estas cinco jóvenes madres luchadoras de la ciencia que la ciencia las necesita a ellas, porque “la ciencia necesita mujeres”.

-oOo-

Laura Valle, 34 años: licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad de Navarra, actualmente trabaja en el Instituto Catalán de Oncología (ICO). Laura analiza el cáncer de colon (Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge).

Foto: Vicens Giménez / Carlos Luján.

◊ “Tener hijos y estar en primera línea no es incompatible” ◊

Llegó a la investigación por curiosidad, dispuesta a desentrañar misterios. Licenciada en Biología y Bioquímica, realizó su tesis en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. De ahí, saltó a EE.UU. y, por fin, volvió a España, a Bellvitge. ¿La materia de sus desvelos? El cáncer de colon.

“Aunque suene poco glamouroso, es un órgano especial, porque permite ver todas las etapas del tumor. Lo que yo intento es encontrar los genes que hacen que algunas familias sufran más casos de esta enfermedad que el resto de la población”.

◊ Para Laura, la ciencia y las mujeres aún no han hecho las paces, pero están cerca de lograrlo ◊ :

“Nosotras mismas nos frenamos porque creemos que tener hijos y estar en primera línea es incompatible. Y no es así. Yo tengo dos niñas, una de un año y otra de dos y he luchado mucho por llegar. Pero hay que conservar el entusiasmo por seguir trabajando”.

-oOo-

Eva Poveda, 32 años: licenciada en Biología por la Universidad de Santiago de Compostela y Doctora en Microbiología Médica por la Universidad Complutense de Madrid. Desarrolla su investigación en el campo de la infección por VIH/SIDA y las hepatitis C víricas en el Laboratorio de Biología Molecular del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Carlos III (Madrid).

Foto: Vicens Giménez / Carlos Luján

“No me atrevo a predecir qué pasará en cinco años”

El caso de Eva Poveda es el ejemplo de que un currículo impresionante no es una vacuna contra el desánimo. Es licenciada en Biología, doctora en Microbiología, posee dos máster… pero justo antes de ganar esta beca estaba a punto de tirar la toalla. Y eso es que lo suyo es 100% vocacional:

“Desde el instituto tenía muy claro que lo mío era la biología. Ahora investigo sobre la infección crónica por hepatitis C. Quiero revisar las resistencias del virus al tratamiento, optimizar el manejo terapéutico y, con esos resultados, ayudar a la creación de nuevas generaciones de fármacos”.

Sólo existe una zancadilla en su camino: el dinero.

“Me gustaría continuar con mi carrera, pero para eso necesito financiación. Voy a intentar conseguir una subvención europea, que aseguraría mi trabajo y el del grupo durante al menos cinco años. No me atrevo a decir lo que pasará más allá”.

-oOo-

Gemma Vilahur, 37 años: licenciada en Veterinaria y Doctora en Farmacia por la Universidad Autónoma de Barcelona. Gemma desarrolla su investigación en el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares, centrándose en los mecanismos que participan en la enfermedad cardiovascular, especialmente el colesterol, para poder avanzar no sólo en el diagnóstico y tratamiento sino también de forma importante en su prevención.

Foto: Vicens Giménez / Carlos Luján.

◊ “Con la crisis, se busca el beneficio a corto plazo” ◊

Tuvo un bautismo científico de lujo, con una estancia posdoctoral en Nueva York, en el departamento de Valentín Fuster. Ahora es una de las investigadoras del Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares y se ha puesto como meta mimar nuestro corazón:

“Estoy investigando el uso del colesterol de alta densidad (HDL, el “bueno”) como vehículo de protección cardíaca. Quiero mejorarlo y crear nuevas formulaciones que protejan el corazón”.

Un objetivo importante, aunque la sociedad no lo arrope como debiera:

“La ciencia no está valorada, y más en un contexto de crisis como el actual, en el que se busca el beneficio a corto plazo, mientras que la investigación suele fructificar al cabo de años de estudio. La inversión que se requiere para obtener resultados aplicables es enorme y requiere paciencia y perseverancia, tanto por parte del investigador como del inversor”.

-oOo-

Inmaculada Ibáñez, 38 años: licenciada y Doctora en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, Inmaculada estudia los mecanismos epigenéticos responsables de la aparición de la resistencia a quimioterapia basada en agente cisplatino, en cáncer de pulmón y de ovario. Además es investigadora principal de laboratorio y directora de grupo en el Instituto de Genética Médica y Molecular del IdiPAZ. Inmaculada busca el tratamiento personalizado del cáncer en el Instituto de Genética Médica y Molecular del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital de la Paz.

Foto: Vicens Giménez / Carlos Luján.

◊ “El apoyo de mi familia me permite seguir trabajando” ◊

Inmaculada habla en plural, porque con cada palabra quiere resaltar la labor del equipo que trabaja con ella en el Hospital Universitario de la Paz, en Madrid, algunos de sus miembros simplemente por la voluntad de aprender cómo defendernos de la enfermedad que más miedo da: el cáncer.

“Buscamos fragmentos de ADN que nos informen de si un tumor va a responder o no a una terapia. De momento, estamos enfocados en el cáncer de pulmón y el de ovario, porque son los que muestran más resistencia a la quimioterapia”.

Pero en su discurso también hay otros agradecimientos… y un tirón de orejas:

“Tengo mellizos de dos años y el apoyo de mi marido y mis padres es lo que me permite seguir investigando. Por ejemplo, para que renueven mi contrato tengo que presentar una memoria anual. Yo di a luz el 1 de septiembre y tenía hasta el 15 para entregarla. Cuando llegué a casa con mis hijos, prematuros, que comían cada dos horas y tardaban media cada uno en comer y, en medio, tenía que escribir… Fue difícil. La conciliación debe mejorar muchísimo”.

-oOo-

Irene Cózar, 38 años: doctora en Bioquímica por la Universidad de La Laguna, sus investigaciones se centran en la regeneración y proliferación de las células que producen insulina, como una posible terapia para el tratamiento de la diabetes. Desde junio de 2012 trabaja como investigadora en el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de la Universidad de Valladolid, donde busca la solución a la diabetes.

Foto: Vicens Giménez / Carlos Luján.

◊ “Si te dedicas a la ciencia, no te debe importar el dinero” ◊

“En la diabetes se produce una pérdida de las células del páncreas que fabrican la insulina. Nosotros buscamos dianas terapéuticas que, al activarlas, nos permitan regenerar esas células”,

explica esta doctora en Bioquímica, que desarrolla su labor en el Insitituto de Biología y Genética Molecular de la Universidad de Valladolid. Una mujer apasionada de su profesión y de todo lo que sus compañeras pueden aportar a ella:

◊ “Nosotras tenemos una capacidad creativa, que yo no digo que los hombres no la tengan, pero que es diferente de la suya y que enriquece la ciencia”. ◊

Y para aquellos que estén tentados en “enriquecer” la investigación, ahí va un aviso:

“Para ser investigador hace falta que no te importe el dinero. Si lo que estás buscando es llevar una vida cómoda, desde un punto de vista económico, no te metas en esto. Yo tengo 38 años, tres hijos y un marido de 43, y estamos un poco en la cuerda floja porque él también es científico”. Pero Irene es positiva y sabe cuál es el secreto para no perder la pasión: “Vocación, vocación y vocación”.

-oOo-

Visión binocular

La base óptica de nuestra alegoría: ◊ Cada ojo tiene su propio punto de vista de cualquier objeto y, sin embargo, contribuye enriqueciéndola a la visión puesta en común, por “fusión binocular”, con la visión de su pareja ocular ◊

En óptica, optometría y oftalmología, la visión binocular es el tipo de visión en que los dos ojos se utilizan conjuntamente. La palabra binocular proviene de dos raíces latinas, “bini” doble, y “oculus” ojo.

La “visión binocular” normal va acompañada de la visión simple o “fusión binocular”, donde se ve una sola imagen a pesar de que cada ojo tiene su propio punto de vista de cualquier objeto.

-oOo-

 

15:47 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |