06/12/2007

Chávez y la Universidad ante el NO referendario

Chávez y la Universidad ante el NO referendario

Permalink 05.12.07 @ 19:55:00. Archivado en Las Américas, Universidades, Pragmática, Pro justitia et libertate

El Vicerrector de la Universidad Central de Venezuela (UCV) pide esclarecer demora de resultados electorales.

Eleazar Narváez, vicerrector de la UCV, asegura que causa suspicacia que el CNE le haya dado una prórroga al presidente Chávez para aceptar los resultados de referéndum constitucional.

El rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz, atribuye la demora de los resultados a la tranmisión de actas

El Ministro de la Defensa, Gustavo Rangel Briceño, garantiza que Chávez aceptó la derrota sin presiones.

La periodista YNGRID YOHANNA ROJAS rotula enfáticamente su artículo de hoy, empleando letras mayúsculas en el título principal y añadiendo dos subtítulos: VICENTE DÍAZ DICE QUE SE CAYERON TRES MITOS: QUE CHÁVEZ ES DICTADOR, QUE LA OPOSICIÓN ES GOLPISTA Y QUE EL CNE NO ES IMPARCIAL

Descartan brecha mayor a favor del No.

Negó presiones del presidente Chávez y un posible pacto.

-oOo-

El Vicerrector de la Universidad Central de Venezuela (UCV) pide esclarecer demora de resultados electorales.

Fuente: Prensaescrita.com *
www.prensaescrita.com/diarios.php?codigo=VEN&pa...

05 de diciembre, 2007 | 09:13 am - SG

"El país merece saber qué pasó entre las 9 de la noche y 1 de la madrugada. ¿Por qué surgió ese dilema en el Presidente que demoró el anunció de los resultados?", se preguntó el vicerrector académico de la Universidad Central de Venezuela, Eleazar Narváez. Para el académico este hecho habla mal del Consejo Nacional Electoral, ya que pone en tela de juicio su independencia del Poder Ejecutivo, debido a que antes consultó con el presidente Hugo Chávez.

"Esto requiere una averiguación, ¿por qué el ente electoral aceptó la demora?", comentó al canal Globovisión este miércoles. Alertó a la comunidad universitaria del país que el Gobierno no ha depuesto su interés en afectar la autonomía de las universidades, por eso recomendó seguir de cerca la aprobación de la Ley de Educación Superior incluida en la Habilitante del Ejecutivo.

Se mostró satisfecho por el rol de los estudiantes al lograr la movilización del electorado, consideró que este éxito de los jóvenes se debe a que mantuvieron un discurso que hizo énfasis en los problemas comunes de la población. Lo que a su juicio marca la diferencia con la oratoria del Gobierno, que se concentró en la doctrina socialista.

Empero, subrayó que la participación política no debe ser monopolio de los universitarios. Para el docente, lo logrado por los jóvenes debe ser el detonante para que otros sectores de la sociedad se incorporen a la discusión de los asuntos públicos, especialmente los partidos políticos, a los que recomendó revisarse y discutir cuál debe ser su labor dentro del país que desean.

Con respecto al Ejecutivo, resaltó que su tarea es llevar el discurso del amor a hechos que reflejen preocupación por el bienestar de los venezolanos.

-oOo-

CNE atribuye demora de resultados a tranmisión de actas
El rector Vicente Díaz dijo que la lentitud retardó el anuncio del triunfo del NO

Fuente: Prensaescrita.com *
www.prensaescrita.com/diarios.php?codigo=VEN&pa...
Note créée le 5 décembre 2007
05/12/07

04 de diciembre, 2007 | 01:56 pm -

El rector del Consejo Nacional Electoral, Vicente Díaz, aclaró que la tardanza para la difusión de los resultados se produjo por la lentitud de la transmisión de las actas de algunas regiones. Sin embargo, consideró que ante la tensión que se generó por la ausencia de información, el ente comicial debió dirigirse al país y explicar la situación.

"El acuerdo previo con los bloques participantes era no emitir un boletín hasta tener 90% de la transmisión de datos, al no alcanzar ese punto, y para no continuar la zozobra, cuando se supo que la tendencia se mantendría se decidió activar el proceso de totalización con 87%".

Explicó que los actores políticos nunca han tenido acceso a la sala de totalización, pero recordó que estuvieron representados en las votaciones y en el proceso de envío de las actas al CNE.

Desmintió que la brecha en el porcentaje entre ambos bloques haya sido mayor a la que presentó el organismo electoral. "Los resultados están publicados en la página web del CNE, además, el proceso de escrutinio fue público y se registró sin incidentes", dijo.

Felicitó a la población por su participación en el proceso electoral, a los bloques participantes por su esfuerzo en la movilización de la maquinaria electoral para vigilar de cerca el proceso, al personal del ente comicial y a los miembros y testigos de mesa por su participación.

"Los resultados del proceso representan una victoria para el país y de la participación de los partidos políticos de ambos bloques que estuvieron 100% presentes".

Comentarios - 2 Escribir Comentarios

soyfeliz65 - 05/12/07 - 06:24 am

Yo considero que deberían sacar una Ley Electoral que el elector que haya dejado de votar dos ocasiones continuas deberían retirarlo de las listas del CNE. Así irían depurando la cantidad de personas votantes y no habría tanta abstención, la gente se vería obligada a ir a votar. Hay que hacer igual que los bancos, empresas de celulares, etc., al no utilizar la cuenta se la retiran. Y dejemos de darnos golpes de pecho, triunfó la libertad y la democracia. No hay que seguirles el juego, vivamos en paz y armonía. Viva Venezuela, con democracia para un futuro mejor para nuestros hijos.

Sin Mentiras - 04/12/07 - 07:21 pm

Creo que usted señor Díaz está mintiendo. Todo el mundo, escuche bien, todo el mundo sabe que había un complot para no aceptar los resultados por parte de Chávez. Lo que sucede es que los representantes del NO ya tenían los resultados de las elecciones y fue impresionante la estraegia que utilizaron para que triunfara la verdad. Sería monótono ahondar más en el asunto. Se acabó "El Mito", el pueblo es sabio y eso se respeta. ¡VIVA EL PUEBLO GLORIOSO DE VENEZUELA! Otra cosa, Sr. Díaz, los resultados que CNE ha dado no son ciertos. Hay una cantidad considerables de votos del NO que el CNE no contabilizó. Pero bueno, repito, viva el pueblo; se acabó la tristemente frase "Patria, Socialismo o Muerte", ahora el pueblo dice: "Patria, Democracia y Vida"

Indicó que en el referéndum quedó demostrado que el Presidente es un demócrata, que la oposición no es golpista y que con el voto se pueden tomar decisiones en el país porque el CNE garantiza los resultados.

-oOo-

Ministro de la Defensa: Chávez aceptó la derrota sin presiones
Gustavo Rangel Briceño negó la versión de que el retraso para ofrecer los resultados de la votación se debió a la renuencia del mandatario nacional

Fuente: Prensaescrita.com *
www.el-nacional.com/www/site/detalle_noticia.ph...
Note créée le 5 décembre 2007
05/12/07

05 de diciembre, 2007 | 12:18 pm - SG

El titular de la cartera de Defensa, Gustavo Rangel Briceño, aseguró que el presidente Hugo Chávez aceptó los resultados de las elecciones la noche del 2 de diciembre sin que el Alto Mando lo presionara. Incluso sostuvo que el mandatario exhortó a los generales y ministros a aceptar que había ganado el "No", según Rangel para así evitar que se generara una ola de violencia en el país.
De esta manera, el ministro negó la versión de que el retraso para ofrecer los resultados de la votación se debió a la renuencia del Presidente a reconocerse derrotado en los comicios. "Yo fui testigo de excepción de ese hecho, junto al general López Ramírez, jefe de la Casa Militar. Nosotros asistimos, a las 11 de la noche, al despacho donde se efectuaba una reunión con los ministros. Ante nosotros se presentó un Chávez calmado. En aquella reunión había ministros cuyas caras expresaban tristeza, pero el Presidente se mantuvo firme y ecuánime. Tan recto en sus principios que mandó a buscar el Manifiesto de Cartagena", de esta manera ilustró el general la noche del domingo pasado, en la que en su versión fue Hugo Chávez el que le dijo a su equipo que tocaba reconocer que fueron vencidos.

En rueda de prensa ofrecida en la mañana, el funcionario se dirigió al general retirado Raúl Isaías Baduel, a quien acusó de seguir directrices del exterior. Le recomendó que no tomara parte en los asuntos de la FAN, puesto que él era un político. Asimismo, cuestionó que haya cambiado su discurso, que ahora es crítico a la gestión del Gobierno.

En su intervención ante los medios, Rangel Briceño dijo que los resultados del 2 de diciembre demuestran que en Venezuela hay independencia entre los poderes, al tiempo que sostuvo la tesis de Chávez de que sectores de la oposición mantenían un plan violento en caso de que ganara el "Sí". Aseguró que poco a poco fueron descubriendo armamento que supuestamente sería utilizado por este sector político, así como unos supuestos pasajes de dirigentes que se irían a Miami el 10 y el 31 de diciembre. El militar dedujo que para repetir sucesos semejantes a los ocurridos durante el paro de enero de diciembre de 2002 y enero de 2003.

Luego de que un periodista le preguntara si la consigna "patria, socialismo o muerte" se seguirá empleando en los cuarteles, el ministro y los integrantes del Alto Mando militar corearon la frase en señal de que se utilizará en la instrucción y actos habituales de los militares venezolanos.

-oOo-

VICENTE DÍAZ DICE QUE SE CAYERON TRES MITOS: QUE CHÁVEZ ES DICTADOR, QUE LA OPOSICIÓN ES GOLPISTA Y QUE EL CNE NO ES IMPARCIAL

Descartan brecha mayor a favor del No

Negó presiones del presidente Chávez y un posible pacto
YNGRID YOHANNA ROJAS

Fuente: Últimas Noticias
www.ultimasnoticias.com.ve/ElPais/default200712...
Note créée le 5 décembre 2007
05/12/07

Caracas. El rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Vicente Díaz, negó la posibilidad de que exista una brecha mayor entre el Sí y el No en el referendo para la reforma a la divulgada por el ente comicial.

"No hay posibilidad alguna de que los resultados no sean los que el CNE transmitió", dijo.

En ese sentido, invitó a chequear los resultados de la página web del órgano comicial www.cne.gob.ve.

Mencionó que las auditorías de cierre se realizaron en todos los centros, y que incluso, se superó el 54,37% estimado por el CNE, debido a que en algunos centros se auditaron todas las cajas.

Cuestionó las declaraciones de un observador internacional, Luis Herrera, quien dijo que la divulgación de los resultados se postergó a la espera de que el presidente Chávez reconociera el resultado, y que se llegó a hablar un pacto.

Según Díaz, con el referendo se rompieron tres mitos: Se comprobó que el presidente Chávez no es un dictador; que la oposición no es golpista y que el CNE no sea imparcial.

Le salíó al paso a informaciones relacionadas con el retraso en la difusión de los resultados, alegando que la tardanza en dar el primer boletín, se debió a que el CNE acordó con los dos bloques ofrecer los resultados con 90% de las actas trasmitidas, para dar a conocer una tendencia definitiva.

02/12/2007

Universitarios por la paz universal

Universitarios por la paz universal

Permalink 02.12.07 @ 18:00:00. Archivado en Universidades, Amistad Europea Universitaria, Sociogenética, Pro pace, Ética, Educación

El juramento por la paz puede ser nuestro mejor homenaje como universitarios a las víctimas del terrorismo. Hoy lo renovamos, como lo hicimos tras el atentado de ETA en el aeropuerto de Madrid hace poco menos de un año (1), inclinándonos con respeto ante las dos nuevas víctimas de ETA de esta mañana, esta vez en el País Vasco francés, y asociándonos al dolor de sus familias, de España y de Europa entera, una vez más de luto, para proclamar con ellos el derecho a la vida digna, en la paz y en la seguridad, como el más fundamental de todos nuestros derechos humanos.

Los universitarios, si somos dignos de serlo, tenemos inscrito en nuestra deontología, como nuestro primer precepto, un compromiso profesional con la paz universal

La paz mundial nos necesita a todos, pero sobre todo a quienes trabajamos con la mira puesta en el bien de todos. La única razón que puede justificar los esfuerzos que hace la humanidad en favor de la vida universitaria es el que los universitarios nos consagremos con espíritu universalista a los problemas y a las soluciones de todos los humanos con carácter universal.

El universalismo universitario sería vano si solamente abarcara los cuestionamientos y los conocimientos particulares, olvidando que es la totalidad de los seres humanos la que plantea los problemas de todos y la que espera las soluciones universales para todos y para cada uno.

El mayor de estos problemas por el momento es el de la inseguridad ciudadana generalizada, por falta de paz. Nadie en nuestro planeta, excepto los inconscientes, escapa a la pesadilla en que se ha convertido la amenaza de los violentos. Su desprecio de la vida produce tanto el terrorismo, cuya acción indiscriminada sufrieron Madrid el 11 M y Nueva York el 11 S, como la ilusión apocalíptica de la solución por la guerra. En ambos casos se olvida que la incultura de la muerte será siempre incapaz de engendrar la cultura de la vida. Ahora bien, sin la cultura de la vida nunca tendremos la cultura de la paz y sin ésta cultura la flor de la paz no brotará o se marchitará.

El juramento por la paz puede ser nuestro mejor homenaje a las víctimas del terrorismo.

-oOo-

"Pro pace sum, quia humanus sum.
Pro pace universale laboro, quia universitarius sum."

-oOo-

Defiendo la paz, porque soy humano.
Trabajo por la paz universal, porque soy universitario.

-oOo-

Los universitarios, si somos dignos de serlo, tenemos inscrito en nuestra deontología, como nuestro primer precepto, un compromiso profesional con la paz universal.

Como los médicos hacen su juramento de Hipócrates, los universitarios debemos hacer un juramento por la paz universal, para garantizar la generosidad de nuestras intenciones profesionales al servir a los ciudadanos de nuestro país, de Europa y de todo el mundo.

Queremos que la humanidad sepa que dondequiera que estemos, cada uno en nuestra profesión, trabajaremos siempre por la paz y nunca por la guerra. Nuestro objetivo será la cultura de la vida y no la incultura de la muerte.

La "Amistad Europea Universitaria" continuará manifestando su pena y su duelo mientras Madrid o cualquier otra ciudad o pueblo de España sigan siendo víctimas u objetivos del terrorismo.

La AEU es una iniciativa no partidista por la amistad universal, nacida entre futuros cooperantes en el Hogar de las Naciones de la Universidad de Lovaina, en 1961-1962, con el deseo expreso de no olvidar al resto de la humanidad al optar por Europa. Su nombre latino es: Amicitia Europæa Universitaria pro Pace Universale.

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: Semántica, Sintaxis, Pragmática

España: Amistad Europea Universitaria

España: Quijote, Andalucía, España, Europa

Bélgica: El Quijote de Bruselas

EE.UU: Taller cervantino del Quijote

Bélgica: Amicitia Europaea Universitaria

-oOo-

(1) El sábado 30 de diciembre de 2006, a las 9:01 (hora peninsular española), la banda terrorista ETA hizo estallar una furgoneta bomba, cargada con entre 200 y 500 kilos de explosivos, en uno de los aparcamientos de la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas. El fuerte estallido causó la muerte de dos personas, hirió a una veintena y provocó importantes destrozos en las infraestructuras del aeropuerto, así como suspensiones y retrasos en los vuelos.

A nivel político, el atentado se produjo en el contexto de un proceso de paz del Gobierno español y la banda terrorista, la cual había declarado un "alto el fuego permanente".

Fuente: Wikipedia

01/12/2007

Tarancón, obispo clave de la transición

Tarancón, obispo clave de la transición

Permalink 01.12.07 @ 20:41:00. Archivado en Sociogenética, Ética, Religiones, Pro justitia et libertate

Un análisis objetivo del proceso genético que se ha dado en llamar la Transición, revela la presencia del cardenal Tarancón como experto timonel de la Iglesia española en cuatro hechos fundamentales, cuyas circunstancias, perfectamente conocidas hoy, no dejan lugar a dudas sobre su eficacia causal:

1) La homilía del cardenal Tarancón en la iglesia de los Jerónimos, el día de la entronización del príncipe Juan Carlos como rey de España; esta homilía, que Tarancón pronunció tras el juramento del Rey, contiene en sus afirmaciones esenciales el espíritu de la Transición.

2) El almuerzo con los Reyes en la Zarzuela el 3 de marzo de 1976, durante el cual el cardenal Tarancón explicó al Rey las razones eclesiales y políticas que hacían necesaria la renuncia al privilegio histórico de presentación de Obispos por el rey, para ser nombrados por el papa, que ya no tenía razón de ser, y rebatió como anacrónicos los argumentos tradicionales en contra de la renuncia y en favor de la presentación, prevista por el concordato. El Cardenal obtuvo del Rey su promesa de renunciar al derecho de presentación de los Obispos.

3) La determinación del cardenal Tarancón para garantizar, al frente de la conferencia de los obispos españoles, la apertura de la iglesia a todos los partidos políticos democráticos, con la consecuente ausencia de compromiso de la misma iglesia con un partido político concreto de «signo cristiano». El cardenal Tarancón y la mayoría de la Jerarquía con él desaconsejaron concretamente a varios líderes políticos utilizar el adjetivo de «cristiano» en la denominación de sus partidos. Los dirigentes de los movimientos seglares obreros y juveniles más influyentes estuvieron plenamente de acuerdo en ello con la Jerarquía, no queriendo constituir un partido cuasi confesional después de 40 años de «nacionalcatolicismo».

4) La definición del Estado, en la Constitución del 78, como estado aconfesional, según una fórmula propuesta por el cardenal Tarancón, en nombre de la iglesia católica, aclarando que el Estado podía ser aconfesional pero no laico, lo cual le permitiría el cooperar armoniosa y racionalmente con la Iglesia, reconociendo así la presencia real de los católicos en la sociedad. El texto propuesto por la Iglesia se plasmó en el artículo 16 de la Constitución.

El artículo que sigue, de don Salvador Sánchez Terán, joven dirigente por aquél entonces de la Acción Católica, prueba que, en estos cuatro hechos históricos fundamentales para la Transición, el cardenal Tarancón tuvo un protagonismo tan circunstancialmente claro como causalmente decisivo.

El recordarlo este año puede ser la mejor manera de rendirle un justo homenaje, con ocasión del decimotercer aniversario de su muerte en Valencia, el 29 de noviembre de 1994, y del centenario de su nacimiento en Burriana, el 14 de mayo de 1907.

-oOo-

Tarancón, una clave de la Transición
por Salvador SÁNCHEZ-TERÁN,
Presidente del Consejo Social de la Universidad de Salamanca

SE celebra en este año el centenario del nacimiento del Cardenal Vicente Enrique y Tarancón y el decimotercer aniversario de su muerte en Valencia, el 29 de noviembre. Entre las muchas facetas de su excepcional figura deseo glosar en este artículo su decisiva aportación a la Transición española a la democracia.

De todas las grandes instituciones presentes en la vida española -Gobierno, Justicia, Ejército, Fuerzas de Seguridad, Banca, grupos o partidos políticos, Iglesia... etc.-, seguramente la Iglesia Católica era la mejor preparada para afrontar al advenimiento de la Monarquía, la Transición a la democracia. Y ello por dos motivos fundamentales: el primero, porque bastante antes de la transición política, la Iglesia había hecho ya su propia «triple transición» -religiosa, cultural y política- tal como la ha definido José María Martín Patino, y el segundo porque tuvo un líder de excepcional calidad, el Cardenal Tarancón, plenamente compenetrado en la línea eclesial a seguir con el Papa Pablo VI y muy bien ayudado por el excelente Nuncio de Su Santidad, Monseñor Dadaglio.

La transición religiosa tiene su fundamento esencial en el Concilio Vaticano II, que fue calando lentamente en la Iglesia española. En la década de los sesenta la defensa de los derechos humanos es ya considerada parte integrante del discurso religioso. La transición cultural se produjo al acentuar la Iglesia su presencia en el mundo y, muy especialmente, en el mundo obrero a través de las organizaciones de la Acción Católica -HOAC y JOC- y con la presencia de las nuevas promociones de jóvenes sacerdotes en las parroquias de los barrios de trabajadores.

En cuanto a la transición política, la Iglesia al principio de los setenta mantenía una actitud crítica ante el Régimen por la falta de democracia y de las libertades básicas. «La misma Iglesia española -ha dicho Adolfo Suárez- al impulso del Concilio Vaticano II, se mostraba en sus sectores más jóvenes y mayoritarios, partidaria de una apertura hacia las libertades y de una democratización de la vida política. El nacional catolicismo había pasado y se producían serios conflictos Iglesia-Estado».

El momento en que se conjugan las «tres transiciones» es el 23 de febrero de 1973 -día clave en la Historia de la Iglesia española, pues el pleno de la Conferencia Episcopal elige Presidente, por mayoría, al Cardenal Tarancón, Arzobispo de Madrid-. Esto cambió el signo de la mayoría de la Conferencia Episcopal. Y este hecho fue esencial en la cooperación de la Iglesia a la Transición.

Cuatro hitos fundamentales marcan la presencia de la Iglesia en la Transición: La homilía de los Jerónimos; la renuncia del Rey al derecho de presentación de los Obispos; la apertura a todos los partidos políticos democráticos y la ausencia de compromiso con un partido político concreto de «signo cristiano»; y la definición del Estado aconfesional pero cooperante con la Iglesia en la Constitución del 78. En estas cuatro cuestiones Tarancón tiene protagonismo decisivo.

La homilía que Tarancón pronuncia en los Jerónimos tras el juramento del Rey contiene en sus afirmaciones esenciales el espíritu de la Transición. Las palabras del Cardenal sorprendieron a los dignatarios extranjeros, recibieron el pleno apoyo de los demócratas y disgustaron al todavía poderoso «búnker» del Régimen.

Tarancón constata en sus «Confesiones» la mejora de las relaciones del primer Gobierno de la Monarquía con la Iglesia a través de los ministros de Exteriores -Areilza- y de Justicia -Antonio Garrigues-. En esta etapa, se produce un hecho decisivo: el almuerzo de Tarancón con los Reyes en la Zarzuela el 3 de marzo de 1976 -Miércoles de Ceniza-. En dicha entrevista el Cardenal explicó al Rey -que estaba sometido a presiones contrapuestas en este delicado tema- las razones eclesiales y políticas que hacían necesaria la renuncia al privilegio histórico de presentación de Obispos, que ya no tenía razón de ser y rebatió los argumentos en contra. En definitiva no era una petición del Cardenal sino del Concilio Vaticano II y del Papa Pablo VI. Además se establecería el derecho de prenotificación. El resultado de este almuerzo fue positivo.

El Rey tomó la iniciativa de anunciar su decisión, tras constituirse el Gobierno Suárez, mediante carta al Papa de 14 de julio del 76. Así se abría el camino al «Convenio Marco» que significaba la superación del Concordato del 53 y la normalización de las relaciones Iglesia-Estado. El nuevo ministro de Exteriores, Marcelino Oreja, firmará el Convenio el 28 del mismo mes en Roma, abriendo así una compleja negociación que culminaría año y medio más tarde con la aprobación de los cuatro Acuerdos Iglesia-Estado.

Otra cuestión importante en aquellos momentos era la creación de un gran partido demócrata cristiano, semejante a los existentes en Alemania, Italia y otros países europeos. Tarancón y la Jerarquía, en su mayoría, no querían que la Iglesia apoyara a ningún partido y desaconsejaron a varios líderes políticos utilizar el nombre de «cristiano». En ello estábamos plenamente de acuerdo con la Jerarquía los dirigentes de los movimientos seglares obreros y juveniles más influyentes. Después de 40 años de «nacionalcatolicismo» no queríamos constituir un partido cuasi confesional. Esta cuestión estuvo clara desde los primeros pasos de la Transición.

La definición de la naturaleza del Estado y su implicación con la realidad socio-religiosa en España es la cuarta y decisiva aportación de la Iglesia Católica a la Transición. Desde el primer momento la Iglesia renunció, de acuerdo con la doctrina del Vaticano II, a solicitar -como había en el Régimen de Franco- un Estado confesional, pero aclaró que el Estado podía ser aconfesional pero no laico. La Conferencia Episcopal había declarado: «la Constitución debe reconocer la presencia real de los católicos en la sociedad». El texto propuesto por la Iglesia que Tarancón gestionó con Suárez y el arzobispo Yanes con otros dirigentes cualificados de UCD, se plasmó en el artículo 16 de la Constitución.

El Cardenal Tarancón no fue un hombre que asumiera el Concilio Vaticano II, sino que era ya un Obispo plenamente conciliar y eclesial mucho antes del Concilio. Tuve el privilegio de conocer a Don Vicente el año 58 al asumir la Presidencia Nacional de la Juventud de Acción Católica, cuando él era Obispo de Solsona y Secretario de la Conferencia de Metropolitanos -un organismo distante-. Tuve la oportunidad de hablar con él docenas de veces en la vida. Siempre defendió la apertura de la Iglesia al mundo moderno, las libertades de los ciudadanos, la autonomía respecto al Régimen de los movimientos obreros y juveniles del apostolado seglar; la entrega de la Iglesia a los más necesitados. Sin él no hubiera sido posible el cambio de rumbo metodológico y de acción que tomó la Acción Católica en los años 60. Luchó hasta el límite de sus fuerzas por evitar la «crisis de la Acción Católica» decretada por sus hermanos en el Episcopado, nos defendió a los dirigentes de los ataques de «filomarxismo» lanzados desde el Régimen y «afirmó que en los movimientos de A. C. hay una voluntad firme de aplicar el Concilio y que el Papa Pablo VI está con ellos».

Acompañé a Tarancón muchas veces en momentos importantes de su vida. Era un hombre clarividente, cordial, con sentido del humor, muy fumador. Pero recuerdo especialmente aquella tarde del 21 de diciembre de 1973, en el entierro de Carrero Blanco, cuando el Príncipe Don Juan Carlos marchaba detrás del féretro y el Cardenal vivía su particular «vía dolorosa» rodeado de jóvenes «ultras» enloquecidos que vociferaban «Tarancón al paredón». Yo iba a escasos metros suyos. Su cara era una emotiva síntesis de profundo dolor, resignación y perdón