29/01/2008

Isofotón, energía solar española para todos

Isofotón, energía solar española para todos

Permalink 28.01.08 @ 23:59:03. Archivado en Universidades, España, Energías renovables, Arquitectura y urbanismo

Con ocasión de mi artículo precedente, consagrado a los "Tejados fotovoltaicos", donde me ocupo del interés en Valonia por esta solución al problema energético, interés concretizado en la celebración actual del año fotovoltaico, varios Amigos me han pedido que recuerde lo que se hace en España en esta misma dirección. Consultando mis publicaciones precedentes, he encontrado este artículo, que publiqué el 05.12.06 y que sigue siendo de actualidad.

Isofotón, energía solar para todos

La más severa de las crisis petroleras mundiales, brutalmente acelerada por el atentado del 11/09/2001, nos impuso el descubrimiento y desarrollo urgente de nuevas energías.

La energía solar es la más democrática de las energías alternativas: el sol es la única riqueza natural incuestionable dondequiera la vida humana es posible. Gran número de las zonas del mundo en donde la pobreza está generalizada, se encuentran generosamente bañadas por el sol a lo largo de todo el año.

Isofotón, tecnología solar malagueña, consciente entre las primeras en Europa de esta realidad natural, está actualmente presente en más de cincuenta países.

La hazaña ha sido posible a partir de una ejemplar simbiosis de investigación universitaria e industrial, simbiosis inteligentemente equilibrada y comercializada, a partir de 1987, en pro de la creatividad y de la rentabilidad.

Isofotón, debido a sus orígenes austeros y modestos, ha logrado la plena autonomía del proceso productivo de sus células solares: Isofotón es una de las pocas empresas que realizan todo el proceso productivo de sus células solares desde el principio hasta el final.

El mérito del triunfo inicial hay que atribuírselo a su conceptor científico, más que al comercial, que creó la firma sin objetivo de lucro en 1981, impulsado por su propia tesis doctoral. Se trataba del genial Antonio Luque, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid (3). Este brillante investigador universitario desarrollaba por entonces una nueva tecnología para la producción de energía solar mediante células fotoeléctricas bifaciales (4). Con el apoyo de José Luis Manzano(2), a partir de 1987, reenforzó su proyecto universitario malagueño, que había comenzado en 1981 con un laboratorio de poco más de 400 metros y una plantilla de 15 trabajadores. Apenas promovido como doctor, se había convertido en pionero y explorador de las prometedoras perspectivas actuales, cuyo futuro está garantizado por el ejemplar equipo humano del que él mismo y José Luis Manzano han sabido rodearse desde sus primeros pasos firmes en el mundo comercial.

Mérito del equipo fue el haber descubierto Latinoamérica y África como horizonte abierto para la nueva empresa Isofotón.

Si hoy asistimos al triunfo incontestable de Isofotón, que ha celebrado este año sus bodas de plata, en presencia del Rey, con unas instalaciones de 28.000 metros cuadrados y un equipo humano que ronda los 800 empleados en Málaga, debemos reconocer, al recorrer su historia, que éste triunfo ha sido alcanzado tras la superación, por un valioso equipo humano, de un reto científico, tecnológico y comercial complicado, que requería excepcionales cualidades humanas de clarividencia, constancia, confianza y solidaridad. Estas virtudes y otras más, que el lector puede descubrir estudiando los documentos adjuntos (1), explican la prestigiosa notoriedad de empresa que caracteriza actualmente a Isofotón.

A la empresa malagueña le cabe el honor de estar especializada en “aportar soluciones sociales”, denominación con la que José Luis Manzano se refiere a la electrificación de zonas rurales de difícil acceso a la red, que es la actividad central de Isofotón. “Con la electricidad abrimos la puerta al desarrollo, a la sanidad y a la educación, y lo hacemos desde Málaga, pues no somos partidarios de los procesos de deslocalización”.

-oOo-

Isofotón: energía para todos
por José Luis Manzano
, 02/01/2006
División en párrafos, titulación y subrayados editoriales de Salvador García Bardón, 05/11/2006.

Isofotón, compañía nacida en 1981 y con sede central en Málaga, es uno de los principales productores de energía solar fotovoltaica. Es, en concreto, el noveno a nivel mundial, y el segundo en Europa

La crisis petrolera

Los primeros años de la década de los setenta fueron fatídicos para la economía mundial. La crisis del petróleo hizo tambalearse todas las estructuras que regían los mecanismos de las grandes potencias, y las dudas empezaron a generalizarse en todos los sectores económicos. La dinámica mundial parecía verse obligada a cambiar el funcionamiento con el que hasta el momento se había mantenido, y una de las posibles medidas con las que contar podría ser encontrar nuevas fuentes de energía que suplieran la carencia del elemento desencadenante de la crisis: el petróleo.

La energía solar, la más democrática de las alternativas

Comienzan entonces a cobrar fuerza los movimientos ecologistas, los partidos políticos concienciados con la naturaleza, y se empieza a hablar también de energías alternativas, energías renovables, nuevas energías en general. Entre ellas destaca una: la energía solar. Quizás la solución al problema, en vez de estar bajo tierra, estuviese sobre nuestras cabezas.

Dentro de las también denominadas energías limpias, la solar juega uno de los papeles más destacados y relevantes, y ya no sólo por su eficacia y economía, sino también por la democratización energética que podría llegar a suponer. Muchos países en vías de desarrollo, o peor aún, una gran cantidad de lugares diseminados por el atlas en los que ningún tipo de desarrollo va a ser nunca posible, solamente cuentan con el sol como única riqueza natural incuestionable.

Alguna ley de la naturaleza ha dispuesto que gran número de estas zonas del mundo en donde la pobreza está generalizada, se encuentren generosamente bañadas por el sol a lo largo del año. La energía solar, aquella que permite aprovecharse de la fuerza del sol a través de una pequeña infraestructura tecnológica, podría ser una decisiva oportunidad de acceso en estas regiones a una mínima calidad de vida. "La energía solar sirve para llevar a muchas personas que no tienen nada una ilusión", dice José Luis Manzano, Consejero Delegado de Isofotón, compañía española especializada en el desarrollo de soluciones energéticas solares. "Donde no hay energía, no hay educación; donde no hay educación, no hay salud, no hay futuro. Donde no hay energía, realmente la gente está abocada al máximo fracaso y a la pobreza más grande".

Isofotón, tecnología malagueña presente en más de cincuenta países

Isofotón, compañía nacida en 1981 y con sede central en Málaga, es uno de los principales productores de energía solar fotovoltaica. Es, en concreto, el noveno a nivel mundial, y el segundo en Europa. Con una capacidad de producción de 60 MW de energía fotovoltaica y 40.000 m2 de energía térmica, Isofotón es una de las empresas pioneras en llevar a la práctica conjuntamente estas dos tecnologías solares de fabricación. Con filiales en países como Ecuador, China o Senegal, y un cuantioso número de sucursales repartidas por el mundo, la energía generada por la tecnología de Isofotón está presente en más de cincuenta países. Es de hecho en el extranjero donde la empresa malagueña encuentra su principal beneficio: el 80% de su producción es exportada. Ya sólo Alemania supone el 50% de estas ventas al extranjero, siendo este uno de los grandes méritos de Isofotón, pues el país germánico posee un potencial de energía solar enormemente superior al español. Tecnología malagueña en uno de los países más tecnificados del mundo. "Málaga está en la Costa del Sol. Parece una cosa lógica que siendo esto la Costa del Sol, una empresa que fabrica productos de energía solar tenga que estar aquí". Bromas aparte, España es junto a Alemania, Japón y Estados Unidos, uno de los mayores fabricantes mundiales de células solares. Y nuestro ancestral culto al sol no puede ser un elemento meramente circunstancial en todo esto. "España es uno de los países que más potencial energético tiene. Es el país del sol. La fuente de ingresos más importante es el turismo, y los turistas viene aquí por el sol".

Simbiosis Universidad e Industria

Isofotón nace de unos proyectos de investigación que en la década de los setenta lleva a cabo un grupo de científicos liderados por el profesor Antonio Luque en la Universidad Politécnica de Madrid, con el objetivo de contrarrestar los asoladores efectos de la crisis del petróleo. Los resultados de la tesis doctoral van tomando una forma que se promete de lo más beneficiosa. Se desarrolla una célula bifacial. Esto era completamente novedoso, captaba la radiación solar por las dos caras. A partir de ahí, Antonio Luque convence a una serie de inversores, a amigos, a su hermano, a compañeros suyos... y crea en 1981 esta compañía. Una vez más, un logro científico y universitario español salta al arriesgado ruedo de la aventura empresarial.

Autonomía del proceso productivo de su células solares

En contraste con la impresionante construcción de más de treinta mil metros cuadrados con la que actualmente cuenta Isofotón en el Parque Tecnológico de Andalucía, la primera ubicación de la empresa fue mucho más modesta y reducida. Un laboratorio compartido en la Universidad Politécnica madrileña, y una pequeña oficina con una planta productiva de apenas doscientos metros cuadrados en Málaga, componían el total de las instalaciones de estos científicos reconvertidos en empresarios. En este mínimo espacio, existía además una dificultad a mayores: la maquinaria necesaria para el correcto desarrollo de la tecnología ideada tenía que ser elaborada prácticamente a medida. Esta contrariedad se ha convertido con el tiempo en uno de los valores añadidos de la compañía, ya que actualmente ésta fabrica tanto células solares como todos los procesos industriales necesarios para a su vez poder elaborarlas. Isofotón crea pues todas sus máquinas y tecnologías, que incluso llega a exportar, siendo así una de las pocas empresas que realiza todo el proceso productivo de su células solares desde el principio hasta el final.

Inspirar confianza

Y si aún hoy en día la energía solar es una desconocida para cierta parte de la población, mucho más lo era a principios de la década de los ochenta. Estos primeros años de la empresa fueron difíciles tanto por la escasez de perfeccionamiento tecnológico como, sobre todo, por la falta de confianza en los resultados que esta tecnología desconocida, española además, pudiera obtener.

El pionero explorador José Luis Manzano

Precisamente, la carrera profesional de José Luis Manzano en Isofotón comenzó en el departamento comercial de la empresa, en 1987. Los principales mercados occidentales en los que la compañía andaluza intentaba penetrar, además de ser todavía reducidos, tenían ya sus necesidades energéticas cubiertas, por lo que la única solución posible era orientar su oferta hacia el lado opuesto de la brújula: los países en vías de desarrollo. Fue este el gran acierto de la empresa en su salida comercial al exterior, y una de las principales bazas en el reconocimiento internacional actual de Isofotón.

Latinoamérica y África

Latinoamérica y África fueron los principales caminos por los que la empresa orientó sus primeras salidas al exterior. Y fue en el continente africano donde se realizó una de las primeras ventas, precisamente en Senegal: una de las experiencias que con más cariño recuerda Manzano de su carrera profesional. Isofotón construyó en un poblado senegalés una central solar fotovoltaica, dotando así de energía a esta pequeña comunidad. La llegada de toda esta innovación tuvo unos efectos de lo más inesperados: acostumbrados a realizar ciertos trabajos que esta nueva energía podía suplir (no hacía falta acarrear agua durante kilómetros, por ejemplo, ya que un sistema de bombeo alimentado por el sol saciaba la sed del poblado), los habitantes se convirtieron en seres ociosos. Se debió realizar un estudio sociológico y una readaptación en las costumbres de la gente. A las mujeres se les enseño agricultura. Se llevó a cabo un regadío, con energía solar... A los hombres se les enseñó a tener ganado, no solamente a cazar... Hubo un cambio radical en la sociedad de ese poblado. Fue una hermosa experiencia.

El triunfo tras un reto complicado

Pero no todas las primeras experiencias de José Luis Manzano en el extranjero fueron tan idílicas. Intentar vender un producto tecnológico cuya aceptación no suele ser instantánea en un país completamente desconocido, al que se acaba de llegar, puede ser un reto complicado incluso para el más avezado de los responsables comerciales de cualquier empresa. Cuando la media de madurez de un proyecto de energía solar está entre los tres y cinco años de duración, su venta ha de ser tomada con tranquilidad, siendo consciente de que grandes cantidades de paciencia van a ser necesarias para poder aguantar y no desfallecer durante todo ese tiempo de insistencia comercial.

El fracaso no estaba contemplado. Ni el fracaso ni los planes alternativos. Veinticinco años después, Isofotón ha impulsado a España como una de las principales potencias mundiales en la producción de energía solar, a base de empeño y tesón.

-oOo-

(1) Documentos adjuntos:
Isofotón
Memoria completa

(2) José Luis Manzano, (Madrid, 1956)

es Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid y ha realizado un curso en Dirección Empresarial impartido por CEPADE. En 1980 empieza su carrera profesional como Director General de Tecnisolar S.A., para pasar cuatro años después a ser Director Comercial en Energía Solar de Alcatel Standard Eléctrica S.A. 1987 es el año en el que su carrera profesional se cruza con Isofotón, empresa de la que primero es Director Comercial y de Exportación, luego Consejero Director General, y ya desde 2004, Consejero Delegado. Es además, Socio Fundador y Vicepresidente de la Asociación Española de Energía Solar Fotovoltaica, miembro del Club de Empresas Exportadoras, miembro del Comité Ejecutivo del Club de la Energía, y miembro de la Junta Directiva del EREC (European Renewable Energy Council), entre otros.
Emprendedores, Escuela Banespyme.

 

(3) Prof. Dr Antonio Luque López (Málaga, 15-8-1941)

ESTUDIOS

Ingeniero de Telecomunicación (ETSIT-M), 1965, calificación Notable.

Diplôme d'Études Approfondies de Physique du Solide, Universidad de Tolosa de Francia, 1995, "mention Bien".

Doctor Ingeniero de Telecomunicación, tesis "Realización de un láser de rubí y estudio de la forma temporal de salida" 1967, calificación Sobresaliente. Premio Extraordinario, Primer láser fabricado en España.

NOMBRAMIENTOS MÁS IMPORTANTES

Catedrático de Electrónica ETSIT-M (hoy Tecnología Electrónica), desde 1970.
Director del Departamento de Electrónica Física ETSIT-M, 1978-85.
Director de la ETSIT-M, 1985-86.
Director del Instituto de Energía Solar, 1979-85 y desde 1986.
Presidente del Consejo de Administración de Isofotón S.A., 1981-1990.
...

FUNDACIONES

Isofotón S.A., Málaga. Fabrica células solares. Establecida con tecnología desarrollada en el IES (Dr. Sala, IES/Dr. Eguren, ex-IES, Isofotón, dirigen proyecto transferencia). Primera que comercializa células bifaciales. También convencionales. Hoy segundo mayor rendimiento entre las 12 compañías de Europa. Exporta mayoría producción. Presidente de su Consejo de Administración (siempre sin retribución, Fund. Gral. UPM accionista) de 1981 a 1990. En 1990 abandona la compañía.

Alto Consejo.

Ver el resto del CV

(4) Inventadas y desarrolladas desde 1976. Capaces de convertir luz recibida sobre sus dos caras. Permiten duplicar la concentración en concentradores que colectan luz difusa.

26/01/2008

Tejados fotovoltaicos

Tejados fotovoltaicos

Permalink 26.01.08 @ 20:30:00. Archivado en Universidades, Hispanobelgas, Sociogenética, Energías renovables, Nanotecnologías, Arquitectura y urbanismo, Óptica

La región Valona ha proclamado 2008 como año fotovoltaico. En respuesta a la brutal subida del precio de los combustibles fósiles, ha propuesto a los ciudadanos que produzcan su electricidad verde en su propio domicilio, con el objetivo de obtener su autonomía energética. Afirmando que con su ayuda es actualmente posible, ha lanzado la operación Solwatt , para ayudarles a conseguirlo mediante la tecnología fotovoltaica.

La toma de conciencia de las autoridades valonas es fácil de comprender: la brutal subida del precio de los combustibles fósiles ha puesto en grave aprieto económico a la mayoría de las familias europeas que viven en regiones frías. El gasoil primero y luego el gas y la electricidad, cuyo precio parecía menos propicio al encarecimiento, han pasado de ser energías caras a ser energías carísimas.

Si no se quiere que las víctimas de este desconcertante encarecimiento, que son sobre todo las clases medias, lleguen a asfixiarse socioeconómicamente bajo el precio de su costo, con pérdida neta de su poder adquisitivo, hay que superar por todos los medios tecnológicos a nuestro alcance la peligrosidad de esta situación presupuestaria circunstancial, evitando que se convierta en estructural.

Lo peor de la situación es que muchos estados europeos no solamente no hacen gran cosa para que la mayoría afectada, que somos casi todos los ciudadanos europeos, no se vea asfixiada por esta carga económica, que gravita sobre un bien de primera necesidad, sino que siguen manteniendo la misma carga fiscal de la situación anterior. Un número muy reducido de contribuyentes, con una renta anual particularmente severa, pueden beneficiarse sea de una ayuda circunstancial o sea de una disminución de su carga contributiva.

A los demás sólo nos queda la solución de encontrar nuestro lugar de refugio al amparo de nuestro padre común el Sol, fuente primera de toda vida tanto vegetal como animal y humana, para beneficiarnos de su calor y de su luz, esta última convertible en electricidad. Por eso nos hemos dirigido a los científicos que defienden como prudentes y sagaces inventores el empleo de las energías limpias y renovables, entre las cuales nos señalan justamente la energía solar como la más recomendable por su perennidad y por su coste nulo, al estar ambas propiedades garantizadas por su generoso productor, que lo es por su naturaleza tanto de calor como de luz solar.

Construir un tejado y al mismo tiempo producir electricidad para la vivienda es una idea nueva; fabricar tejas que parecen tejas tradicionales, pero que producen electricidad es una tecnología revolucionaria reciente, que afecta a la estructura misma del conjunto del tejado como cobertura activa de la casa. Los elementos fundamentales de este nuevo tipo de tejas son las TEJAS SOLARES FOTOVOLTAICAS.

La propiedad fundamental de todo dispositivo fotovoltaico, llamado también célula fotovoltaica, es su capacidad de generar electricidad por la acción de la luz (1). Esta fuerza electromotriz, llamada comúnmente electricidad o corriente eléctrica, es particularmente intensa cuando el dispositivo fotovoltaico de captación beneficia de una exposición directa a la luz solar. Esto es lo que han pretendido los ingenieros al concebir las TEJAS SOLARES FOTOVOLTAICAS, transformando así la función pasiva de la teja como mera protección de los edificios contra las agresiones de la intemperie, en función activa de célula fotovoltaica productora de electricidad.

La célula fotovoltaica, cuya función asume la nueva teja revolucionaria, cumplirá cincuenta y cuatro años el 25 de abril de este 2008.

He aquí el artículo de Malen RUIZ DE ELVIRA sobre la tecnología y la historia de la célula fotovoltaica, artículo que conmemoraba de manera clara e inteligente en las páginas de El País las bodas de oro de este invento múltiple en 2004.

Soy yo quien he puesto en valor mediante negritas la multiplicidad de inventivas de este invento, que resulta, en la larga duración que interesa a la sociogenética, de las contribuciones científicas de múltiples universitarios de diferentes países y épocas a la genética unitaria de esta serie de inventos.

La célula fotovoltaica cumple 50 años
Malen RUIZ DE ELVIRA - Madrid - 05/05/2004

Hace estos días 50 años que nació la energía solar fotovoltaica. El 25 de abril de 1954 tres investigadores de los famosos Bell Labs, el centro de investigación y desarrollo de la empresa AT&T, dieron a conocer la primera célula que obtenía energía eléctrica directamente de la luz solar con eficiencia suficiente para hacer funcionar una radio a transistores. La célula, de silicio y todavía un prototipo, sólo aprovechaba el 6% de la energía que le llegaba del Sol, pero el anuncio fue acogido con gran esperanza y los medios de comunicación aseguraron que se iniciaba una nueva era. "Una gran potencia se obtiene de una batería que utiliza uno de los ingredientes de la arena", titulaba el diario The New York Times al día siguiente. La comunicación científica correspondiente fue publicada en mayo en la revista Journal of Applied Physics.

Los autores del avance fueron Daryl Chapin, ingeniero electrónico, Gerald Pearson, físico, y Calvin Fuller, químico. Desde entonces, la eficiencia de las células solares ha aumentado hasta alcanzar el 35%, aunque sólo en casos experimentales. A pesar de que efectivamente se utilizan para obtener energía eléctrica en numerosas aplicaciones en la superficie terrestre, no se ha cumplido todavía la profecía de que serían la fuente más importante de energía en el futuro. Sin embargo, existen nichos en los que la energía fotovoltaica ha resultado imprescindible, y uno de ellos es el que representan los satélites en órbita terrestre, sean científicos, de comunicaciones o de observación de la tierra, civiles o militares. "Los fotones -paquetes de energía procedentes del Sol- hacen salir silenciosamente los electrones de las células y generan electricidad", recuerda el especialista John Perlin. "No hay partes móviles. He aquí el primer dispositivo de potencia verdaderamente cuántico".

La célula fotovoltaica de Bell Labs no era el primer intento de extraer directamente electricidad del Sol. El primero en intentarlo fue Charles Fritts, que en 1883 construyó el primer módulo eléctrico, basado en el selenio. El desarrollo de la célula fotovoltaica está intímamente unido al de la física fundamental, algo que sucede en los inventos muchas más veces de lo que se tiende a creer. La base se remonta al descubrimiento del efecto fotovoltaico en 1839 por Edmund Becquerel y a la correspondiente teoría de Albert Einstein por la que obtuvo el premio Nobel. Sin embargo, los tres científicos de Bell Labs buscaban más bien una solución al suministro de energía a la red telefónica.

"Ellos tenían razón al apostar por el costoso silicio cristalino con el que obtienen el 6% de rendimiento, que consideraban necesario para la explotación rentable de las células (en aplicaciones de telefonía), en tiempos en que las opciones preferidas eran el selenio o incluso la célula de capas delgadas de sulfuro de cobre / sulfuro de cadmio de la que los competidores de RCA había hecho gran publicidad ese mismo año, supuestamente más baratas, pero menos eficientes", afirma el especialista español Antonio Luque, de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). "Hoy el 90% del mercado fotovoltaico, que crece a más del 30% anual, lo ocupan las células de silicio herederas del éxito de Bell Labs", recuerda Luque.

Es la crisis del petróleo de 1973 la que impulsa la energía solar fotovoltaica, que se empieza a investigar en España en los años siguientes. "Las técnicas que usa la industria actualmente, con un rendimiento del 15%, se desarrollan casi por completo en la década que sigue al choque petrolero", recuerda Luque. "En 1981 se funda la empresa Isofotón en España cuyas células salen al mercado en 1982. Es un spin-off de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de Madrid y en 2003 ocupó el séptimo puesto mundial por el número de células fabricadas, aunque la inmensa mayoría se exportan.

Ahora, se intenta aprovechar mejor el espectro solar. El proyecto europepo Fullspectrum, que reúne a 19 centros, se afana en ello bajo la coordinación general de la UPM. Un consorcio japonés ha presentado la célula de mayor rendimiento hasta el momento, del 36,5%, construida con los semiconductores indio, galio y germanio.

Instalación de las tejas solares fotovoltaicas.

Ver las dos primeras imágenes que ilustran este texto.

Un sistema de conexión extremadamente bien pensado facilita la instalación de una forma flexible y rápida. El concepto de la construcción flexible con Tejas Fotovoltaicas de Silicio Monocristalino permite instalar desde las potencias mínimas hasta las máximas posibles. La instalación para viviendas puede ser efectuada con o sin conexión a la red eléctrica. En Bélgica se prefiere la fórmula de conexión a la red, que hace contar el contador al revés, en beneficio del usuario privado, y que le permite a éste poder prescindir de la instalación de baterías para el consumo nocturno de su vivienda. De esta manera se respetan también el espacio vital disponible y la mayor simplicidad técnica del edificio.

Ventanas, chimeneas y otras construcciones en el tejado no molestan para la instalación de las tejas fotovoltaicas.

Las tejas tienen las mismas dimensiones que las tejas planas del tipo Mulden/Frankfurt. Al ser un producto comercializado exclusivamente bajo la fùormula del pedido, la venta mínima actual es de 800 tejas (>5000.Wp)

-oOo-

He aquí la guía práctica de Eurotecam, para calcular el consumo eléctrico que puede tener una familia en su vivienda

Por ejemplo: una familia habita una casa rural aislada, sin conexión a la red eléctrica, en la que existen 14 puntos de luz de alumbrado fluorescente, con una potencia de 20W cada uno, y otros 5 puntos de luz de 30W cada uno. Además hay un frigorífico de bajo consumo que consume 160W por día y un televisor que consume 100W .

Se estima que en promedio cada punto de luz de 20W va a permanecer encendido unas 2 horas al día, y cada uno de los puntos de luz de 30W unas 3 horas al día; el televisor unas 4 horas por día, y el frigorífico todo el día .

El consumo total en un día se calculará así:

14 puntos de luz de 20W, durante 2 horas: (14 x 20 x 2) = 560Wh

5 puntos de luz de 30W, durante 3 horas: (5 x 30 x 3) = 450Wh

1 frigorífico consume 160W por día = 160Wh

1 televisor de 100W, durante 4 horas: (100 x 4) = 400Wh

SUMA = 1.570Wh

+20% de aumento por posibles pérdidas en cables, reguladores, convertidores = 314W

SUMA CONSUMO TOTAL = 1.884Wh.

La suma total de su consumo es la que nos debe presentar, para que nosotros podamos hacer un presupuesto para su vivienda.

Además nos debe informar si los puntos de luz, el televisor y el frigorífico, etc. son de 12V/24V o 230V y la zona geográfica en donde se encuentra la vivienda.

Dando como buena una autonomía de 10 días, la batería, supuesta de 12V, deberá tener una capacidad de: 1.884Wh x 10días / 12V = 1.570Ah.

Los paneles solares se orientan siempre hacia el sur y su inclinación debe ser aproximadamente igual a la latitud del lugar incrementada en 15º.

Una expresión aproximada para determinar el número de Watios - hora de energía E que puede aportar, a lo largo de un típico día de invierno con escasa nubosidad, un panel cuya potencia nominal sea P (Watios), instalado en un lugar cuya latitud sea L grados es:

E = (5 - L / 15) x (1 + L / 100) x P

Por ejemplo, si la latitud del lugar es igual a 32º, es de esperar que cada panel de 50Wp de potencia, puede producir en un día medio de invierno una energía igual a:

E = (5 - 32 / 15) x (1 + 32/100) x 50 = 2,87 x 1,32 x 50 = 189,4 Wh.

El valor E obtenido en la fórmula anterior puede aumentarse hasta un 25%, o bien disminuirse en el mismo porcentaje, según sean las condiciones climatológicas predominantes en los meses invernales, especialmente la nubosidad. En caso que la nubosidad sea muy escasa, un valor razonable sería un 20% superior al calculado y si, por el contrario, se trata de un lugar en que los inviernos se caracterizan por muchas lluvias y abundante nubosidad, habremos de disminuir de valor E en un 25%.

Continuando con el ejemplo numérico expuesto con anterioridad, en el que habíamos establecido un consumo total de 1.884Wh, podemos calcular ahora el número necesario de paneles solares :

Nº de paneles solares = Consumo total diario / Energía total aportada por cada panel = 1.884 / 189,4 = 9,9 (10 paneles de 50Wp).

Tejado terminado, sistema conectado a la red (Grid )

CONCLUSIÓN: El sistema solar fotovoltaico para su vivienda se compone de 10 paneles de 50Wp + un cuadro de conexiones + un regulador de carga adecuado + una batería con una capacidad de 1.570 Ah. + un posible convertidor DC/AC.

-oOo-

Lexicografía y semántica de la terminología empleada

(1) fotovoltaico, ca.

(De los elementos compositivos: foto- + -voltaico) 1. adj. Electr. Perteneciente o relativo a la generación de fuerza electromotriz por la acción de la luz. Paneles fotovoltaicos; tejas fotovoltaicas; pilas fotovoltaicas.

foto-.

(Del gr. φωτο-, de la raíz de φῶς, φωτός, luz).

1. elemento compositivo que significa 'luz'. Fotograbado, fotobiología, fotosíntesis, fotosensibilidad.

voltaico.

(De Volta; cf. voltio).

□ V. arco voltaico

voltio.

(Del ingl. volt, y este de A. Volta, 1745-1827, físico italiano).

1. m. Fís. Unidad de potencial eléctrico y fuerza electromotriz del Sistema Internacional, equivalente a la diferencia de potencial que hay entre dos puntos de un conductor cuando al transportar entre ellos un coulomb se realiza el trabajo de un julio. (Símbolo: V).

coulomb.

(De Ch. de Coulomb, 1736-1806, físico francés).

1. m. Fís. culombio.

culombio.

(De coulomb).

1. m. Fís. Unidad de cantidad de electricidad y carga eléctrica del Sistema Internacional, equivalente a la cantidad de electricidad transportada en un segundo por una corriente de un amperio. (Símbolo: C).

julio 2.

(De Joule. De J. P. Joule, 1818-1889, físico inglés).

1. m. Fís. Unidad de trabajo del Sistema Internacional, que equivale al trabajo producido por una fuerza de un newton cuyo punto de aplicación se desplaza un metro en la dirección de la fuerza (Símbolo: J).

amperio.

(De ampere. De A.-M. Ampère, 1775-1836, matemático y físico francés).

1. m. Fís. Unidad de intensidad de corriente eléctrica del Sistema Internacional equivalente a la intensidad de la corriente que, al circular por dos conductores paralelos, rectilíneos, de longitud infinita, de sección circular despreciable y colocados a la distancia de un metro uno de otro en el vacío, origina entre dichos conductores una fuerza de dos diezmillonésimas de newton por cada metro de conductor. (Símb. A).

newton.

(De I. Newton, 1642-1727, científico inglés).

1. m. Fís. Unidad de fuerza del Sistema Internacional, equivalente a la fuerza que, aplicada a un cuerpo cuya masa es de un kilogramo, le comunica una aceleración de un metro por segundo cada segundo. (Símbolo: N).

vatio.

(De watt. De J. Watt, 1736-1819, ingeniero escocés).

1. m. Electr. Unidad de potencia eléctrica del Sistema Internacional, que equivale a un julio por segundo. (Símbolo: W).

Fuente lexicográfica: DRAE

23/01/2008

"El obispo de las sillas de ruedas” nos habla de Nico, su general

"El obispo de las sillas de ruedas” nos habla de Nico, su general

Permalink 23.01.08 @ 18:48:48. Archivado en Universidades, Pro amicitia universale, Ética, Educación, Migraciones, Pro justitia et libertate

Un proyecto de gran éxito del Servicio Jesuita de Camboya, (SJC) es la cirugía ortopédica.

Banteay Prieb ('la casa de la paloma') es un centro situado a 23 Km. de Phnom Pehn, sede del proyecto para discapacitados donde se trabaja en colaboración con otras ONG.

Kike Figaredo jesuita, actual Obispo de Battambang, lleva 21 años trabajando, inicialmente con los refugiados en Tailandia y Joaqui Salord, tambien jesuita español, quién coordina el proyecto para discapacitados, lleva más de 15 años en Camboya.

El proyecto para discapacitados comprende la fabricación de sillas de ruedas. En ello trabajan 20 minusválidos, todos ellos víctimas de las minas, que fabrican una media de 1000 sillas al año. Este proyecto ha tenido gran repercusión en el mundo, hasta el punto de que ha dado al hoy obispo de Battambang, Kike Figaredo, el nombre de “el obispo de las sillas de ruedas”. Se trata de sillas de ruedas fabricadas por mutilados para los propios mutilados.

-oOo-

El padre Adolfo Nicolás
por
Enrique FIGAREDO ALVARGONZÁLEZ SJ, llamado familiarmente Kike,
prefecto apostólico de Battambang
(Camboya).

Los Jesuitas estamos llenos de alegría y esperanza por el nuevo padre general de la Compañía de Jesús, que es una persona excepcional. El padre Adolfo Nicolás es una persona muy unida a Dios, con gran amor y preocupación por la Iglesia y su futuro. Es inteligente, con experiencia de gobierno, con gran visión sobre el mundo y sus necesidades, a lo que se añade, y le hace más excepcional, que es una persona alegre y simpática, llena de paz, que no puede venir más que de Dios. Nico, como le han llamado hasta ahora sus amigos en la Compañía, es un conversador cercano, de trato sincero y muy profundo en su reflexión teológica.

Reúne todas las cualidades que San Ignacio le pide a un padre general, y es también un hermano jesuita muy querido, un gran compañero. En Camboya es muy estimado y, humildemente, tengo que decir que personalmente no sólo le aprecio y le estimo como amigo y compañero, le estoy muy agradecido por su cercanía y cariño a todos nosotros y a nuestra misión. Nos ha ayudado muchísimo en estos últimos 14 años, desde que la misión de Camboya se institucionalizó tras la primera presencia a través del servicio jesuita para los refugiados. Fue nuestro segundo superior mayor durante varios años, pero antes de serlo, desde el Japón, siempre fue muy cercano a nosotros, visitándonos. Nos apoyó dándonos su inspiración teológica y misionera con sus charlas y seminarios, interesándose por los pobres en Camboya, por nuestros apostolados, por nuestros retos..., y también dándonos los ejercicios espirituales anuales a nuestro equipo apostólico, que recoge tanto a jesuitas como a religiosos, religiosas y laicos.

También en mi visita a Japón no sólo nos facilitó nuestro trabajo, nos acogió en su comunidad, en una casa sencilla y pequeña de estilo japonés, símbolo no sólo de su amor y respeto a los japoneses, sino también del esfuerzo de la Iglesia en la inculturación y sensibilidad al estilo de vida y las formas culturales en Asia. Nos introdujo en su apostolado en los cuidados pastorales con emigrantes en Japón, principalmente filipinos.

He trabajado con él como superior y compañero. Su trato es siempre cercano, positivo, alegre y realista. Nunca faltan el sentido del humor ni las «chispas» de la presencia del Evangelio y de la presencia de Dios. Todo lo pone en la perspectiva primera de la relación con Dios. El Señor es lo primero.

En estos últimos años, en momentos de dificultad de nuestra misión en Camboya, siempre me he sentido animado y apoyado por él, con su espiritualidad, su trato y su visión profunda sobre las cosas. Por otro lado, si tiene que hacer alguna corrección fraterna, la hace con cariño y sin pelos en la lengua. En lenguaje directo y llamando las cosas por su nombre.

Hasta hoy era el presidente de la Conferencia de Provinciales de Asia-Pacífico, y su manera de gobernar ha sido excepcional. Hemos trabajado juntos la planificación pastoral a través del EAPI (East Asia Pastoral Centre), sus ideas son claras y el modo de proceder es delicado, abierto al diálogo, inspirado en el trato. Su preocupación por la Iglesia, la formación de los sacerdotes, la vida consagrada, el liderazgo en las comunidades y el diálogo interreligioso son parte integral de su vida.

Este último mes de julio estuvo aquí, en Battambang, de visita, como en estos últimos cinco años ha acostumbrado. Nico, como superior y compañero, como amigo y hermano, como inspiración y luz, ha visitado nuestros proyectos, interesándose mucho por nuestra marcha, por los nuevos retos, por la gente..., y en esta última visita nos dio una charla sobre el padre Arrupe, al que conoció personalmente y el que es para nosotros, que llevamos su nombre en nuestro centro para las actividades con personas con discapacidad, símbolo de la inspiración del carisma jesuita en el servicio a los niños discapacitados. Nico nos dio una visión sencilla y brillante de su personalidad, de la figura y de la visión del padre Arrupe. Luego viajamos juntos a Filipinas para nuestra reunión del Instituto Pastoral EAPI. En noviembre volvimos a estar juntos en otra reunión, muy interesante, de programación y formación pastoral en Manila. Él ya estaba muy en las preparaciones previas de la congregación general.

La Iglesia entera y los jesuitas tenemos mucha suerte de tener al padre Nicolás como nuevo superior general de la Compañía de Jesús. Creo que su manera de ser, y con su visión sobre los retos del mundo, el padre Nicolás nos ayudará tanto al cuerpo de los Jesuitas como a la Iglesia general a seguir profundizando y afinando en nuestras vocaciones personales para tener un mejor servicio al mundo de hoy en colaboración y diálogo.