07/07/2008

La liberación pudo ser un viaje sin retorno

La liberación pudo ser un viaje sin retorno

Permalink 07.07.08 @ 17:25:06. Archivado en Las Américas, Sociogenética, Ética, Pro justitia et libertate

El prestigioso diario virtual ElTiempo.com de Bogotá publicó ayer las claves de la Operación Jaque, que logró el 2 de julio la liberación en la selva colombiana de Ingrid Betancourt, ex candidata presidencial, y de otros 14 rehenes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

Integramos este documento esencial en la serie de artículos que publicamos estos días como homenaje a Ingrid Betancourt, con ocasión de su liberación. Hacemos extensivo este homenaje a todos sus compañeros de cautiverio, liberados o por liberar. También lo hacemos extensivo a todos los libertadores de la operación Jaque, para agradecerles su inteligente acción heroica, llevada a cabo sin el apoyo de las armas, con grave riesgo de sus propias vidas, en el más escrupuloso respeto de los principios de una acción humanitaria de pura inteligencia.

Puede Ser Un Viaje Sin Retorno"
por JINETH BEDOYA LIMA, Redacción Justicia
eltiempo.com
Fecha de publicación 6 de julio de 2008

El ‘guión’ de la operación Jaque, el cinematográfico golpe de mano con el que el Ejército les quitó a las Farc a 15 de los rehenes del intercambio humanitario, llegó al general Mario Montoya a las 8 de la mañana del domingo primero de junio.

Ese día, el general recibió en el Comando del Ejército a tres hombres de inteligencia de su entera confianza que le llevaban noticias de los secuestrados en manos de las Farc. El pretexto de la reunión era revisar unas cartografías de la zona por donde se estaban moviendo tropas de la V División. Sin embargo, lo que cargaban los oficiales en sus fólderes era una historia que parecía sacada de una película de Steven Spielberg.

Para ese momento llevaban un mes planeando el rescate de Íngrid Betancourt, los tres estadounidenses y un grupo de militares y policías que estaban plenamente ubicados en las selvas del Guaviare. Montoya los escuchó atentamente.

“Teníamos fe y aunque sonara descabellada la propuesta, la habíamos analizado tantas veces de día y de noche que para nosotros no cabía la menor duda de que funcionaría –cuenta uno de los autores intelectuales del mayor golpe a las Farc en su historia–. Pero ya no dependía de nosotros, la palabra final la tenía el Presidente”.

Esa misma tarde del primero de junio Montoya pidió hablar con el alto mando en la sala de inteligencia del Comando General, donde expuso el plan al general Freddy Padilla De León, Comandante de las Fuerzas Militares. Del asombro y la desconfianza, tras las explicaciones de los oficiales, se pasó a la expectativa. El general Padilla lo aprobó y luego se lo presentó al ministro Juan Manuel Santos.

“Desde ese momento lo fuimos perfeccionando y acordamos ciertas reglas para seguir hablando de su ejecución”. Las reuniones se hicieron en recintos diferentes, con celulares apagados y con la radio o la televisión a mucho volumen, para evitar oídos indiscretos.

“Escogimos tres ceremonias militares entre el 4 y el 20 de junio para no levantar algún tipo de sospecha. A nosotros también nos podían tener infiltrados”, cuenta el oficial.

Se decidió que la operación necesitaría un grupo de 13 personas: cuatro tripulantes del helicóptero, cinco supuestos delegados de la misión humanitaria, un médico, un enfermero y un falso equipo periodístico integrado por camatógrafo y periodista.

En el transcurso de esos días hubo cuatro reuniones más y el 9 de junio, cuando era claro que había una alta posibilidad de concentrar a tres grupos de secuestrados, según el mensaje que había hecho llegar el militar infiltrado en la guerrilla, se decidió el equipo de 9 oficiales y suboficiales que viajarían a la zona (más los cuatro de la tripulación).

“Inicialmente no contemplamos mujeres en el grupo, pero revisamos los videos de las liberaciones unilaterales de enero y febrero y siempre hubo una. Eso les daría confianza. El alto mando determinó que la mayoría de hombres tenían que ser de inteligencia militar y que no irían armas dentro del helicóptero, porque la guerrilla podía hacer requisa y todo se iría a pique.

"Íbamos armados de valor y fe”, dice el hombre, que aún se emociona con el relato.

Dos del grupo eran comandos altamente entrenados para el combate y con especialidad también en inteligencia militar.

“Aquí no valía el arma que lleváramos o la destreza para disparar sino el feeling que tuviéramos para convencer a los guerrilleros, sobretodo a ‘César’, de que éramos en realidad de una misión humanitaria. También diseñamos unos logos para los chalecos que llevaban los de la misión y los supuestos periodistas”.

Mientras en Bogotá se ultimaban detalles en la selección del personal y se revisaban los puntos que había que fortalecer, en el Guaviare uno de los infiltrados hacía una travesía para llegar hasta el campamento de ‘César’ y entregarle el supuesto mensaje de ‘Alfonso Cano’, máximo jefe de las Farc.

Allí, cerca de la reserva natural de Tomachipán, oriente del corregimiento de La Paz, el jefe guerrillero esperaba al emisario del secretariado, el mismo correo humano que semanas atrás le había entregado a ‘César’ la supuesta razón del ‘Mono Jojoy’ según la cual “habían logrado hacer un extraordinario contacto con una organización humanitaria de uno de los países europeos amigos”.

El correo humano, que en verdad era un militar que se infiltró con otro compañero a través de un contacto cuya identidad es un secreto de confesión para el Ejército, llegó la tercera semana de junio con el supuesto visto bueno de ‘Cano’. Para simular que en verdad había conversado con los líderes guerrilleros, tardaba en llegar al campamento de ‘César’ la cantidad de días que por lo general se toman los verdaderos emisarios de las Farc en entregar mensajes.

“Palabras más, palabras menos, el mensaje fue que el camarada estaba de acuerdo con el planteamiento, que le parecía un gran gesto de los países amigos hacer esa gestión para llevar a los secuestrados hasta su campamento y que eso abriría una puerta para el intercambio humanitario y la libertad de ‘Sonia’ y ‘Simón’. Que se debía hacer, con todas las garantías y medidas de seguridad”, cuenta el oficial.

El miedo a ‘salir a la radio’, que persigue a los frentes de las Farc desde los bombardeos que acabaron con ‘Acacio’ y ‘Raúl Reyes’, fue fundamental. En la zona del Meta donde supuestamente está el ‘Mono Jojoy’ hubo una intensa actividad militar, precisamente para evitar que el jefe de ‘César’' pudiera comunicarse con su jefe y estropear el plan.

‘César’ ya tenía el mensaje, ahora tenía que ejecutar la supuesta orden de ‘Cano’. Para ese momento ya había empezado el movimiento de uno de los grupos de secuestrados, en el que estaban los estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell. Posteriormente arrancó el desplazamiento de los demás.

“Mientras tanto, con el visto bueno del Presidente, el grupo ya seleccionado de militares empezó una concentración. Entramos en un acuartelamiento de primer grado –cuenta la fuente–. Lo primero que hicimos fue una promesa de honor de mantener bajo reserva toda la operación y la bautizamos Jaque. Al mismo tiempo arrancamos las clases de teatro. Cada uno, como en una obra, recibió su papel. “Por lo general, las misiones humanitarias tienen europeos y en esta en especial queríamos dejar la sensación a las Farc de que entendíamos su postura frente al conflicto, por eso dos de los hombres llevaron camisetas del Che Guevara. El médico, que en realidad era un médico militar y la enfermera (una de las más destacadas agentes de inteligencia) también recibieron una instrucción especial de cómo comportarse”.

Para el sábado 27 de junio se entró en la etapa final de Jaque. Fueron escogidos los helicópteros y sus tripulaciones: los mejores pilotos de la Aviación del Ejército.

El lunes 30, que era festivo, el ministro Santos y los generales Padilla y Montoya le echaron una última revisión a la operación, se dio la orden de pintar las aeronaves de blanco con una franja roja y entrar en alerta máxima.

“El martes primero de julio ensayamos nuevamente toda la acción: el momento del aterrizaje, el encuentro con ‘César’ y sus hombres, lo que cada uno debía hacer y decir, las posiciones que se debían ocupar dentro del helicóptero, cómo hablarles a los secuestrados, sin un solo milímetro de emoción, las esposas plásticas para evitar inconvenientes y lo más duro: qué íbamos a hacer si la guerrilla descubría el plan”, dice.

Esta semana llegaron a pensar que todo estaba saliendo tan perfecto que la guerrilla tal vez se había percatado del engaño y solo esperaría que el helicóptero aterrizara para atacarlos.

El martes en la noche el Ministro y el general Padilla decidieron que el día ‘D’ era el miércoles 2 de julio, a las 05:00 horas. Ya no había tiempo para más entrenamiento o modificaciones. La suerte estaba echada y los 13 militares solo estarían escoltados por un helicóptero similar que también hacía parte de la falsa misión humanitaria.

El propio comandante del Ejército viajó al sitio de concentración entre Villavicencio y San José del Guaviare. En la madrugada se reunió con sus hombres y en un momento que todos califican como dramático y solemne a la vez leyeron el libro de Los Hechos de la Biblia. El pasaje no podía ser mejor: ese en el que Pedro es rescatado por un ángel y pasa por entre los guardias que lo tienen preso sin que ellos se den cuenta: “Ahora me doy cuenta realmente de que el Señor ha enviado su ángel y me ha arrancado de las manos de Herodes”.

“Ustedes saben que este puede ser un viaje sin retorno. Nos vamos con la Virgen y los ángeles”. Con esas palabras se embarcaron en el helicóptero y partieron hacia la selva a traer a los secuestrados de regreso.

“Lo que viene después está lleno de emoción, de miedo también y una profunda alegría. Primero, cuando los vimos desde el aire, reunidos en un grupo, con sus morrales mirando el helicóptero.

"Luego, cuando descendimos, los que eran ‘periodistas’ empezaron a hablarles a los secuestrados, pusieron mucha resistencia para ponerles las esposas y al final por uno de los estadounidenses accedieron. Fueron interminables minutos. Teníamos que salir de allí en menos de 7 minutos y mientras abordaban y hablaba 'Cesar' pasaron 22. Cuando se cerró la puerta y se neutralizó a los dos guerrilleros ellos quedaron libres y creo que nosotros también", concluye el oficial.

03/07/2008

Ingrid relata su rescate

Ingrid relata su rescate

Permalink 03.07.08 @ 16:20:00. Archivado en Las Américas, Pro justitia et libertate

"Una hora antes de que llegaran los helicópteros, el comandante Asprilla habló conmigo y me dijo que todos íbamos a subir en un helicóptero, que nos iban a llevar no sabían ellos a dónde, pero era para hablar con un jefe, con un mando. Yo le pregunté si era con Alfonso Cano o con el Mono Jojoy [jefe militar de la guerrilla] y me dijo que probablemente, que ellos no tenían el detalle pero que era alguien muy importante y que de ahí nos trasladaban a algún sitio para tenernos en una situación de cautiverio mejor. Ahí se nos rompió el corazón..., porque más cautiverio, otro traslado, perder las esperanzas de una liberación...".

"Cuando llegó el helicóptero... nos dijeron que teníamos que subir esposados. Eso fue muy humillante... Cerraron las puertas del helicóptero, tomó vuelo, y de pronto hubo algo que sucedió, no me di cuenta bien qué era. De pronto vi al comandante que durante cuatro años estuvo al mando de nosotros, que tantas veces fue tan cruel, tan humillante y tan déspota, lo vi en el suelo, en peloto ['desnudo'], los ojos vendados. No crean que sentí felicidad, sentí mucha lástima. Pero le di gracias a Dios de estar con personas que respetan la vida de los demás, aun cuando son enemigos". Después... el jefe de la operación dijo: 'Somos el Ejército nacional, están en libertad'. El helicóptero casi se cae porque saltamos, lloramos, nos abrazamos. No lo podíamos creer".

Filme de su llegada a Bogotá y del reencuentro con su madre

Imagen: Ingrid Betancourt recupera la sonrisa: Ingrid Betancourt y su madre sonríen y se abrazan tras reencontrarse.

France Press - 2008-07-02

16:30 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : las americas, pro justitia et libertate |  Facebook |

Evo Morales apela a la conciencia europea

Evo Morales apela a la conciencia europea

Permalink 03.07.08 @ 11:58:00. Archivado en Las Américas, Sociogenética, Ética, Migraciones, Pro justitia et libertate

Para Evo Morales, la “Directiva vuelta” de la Unión Europea (UE) es una "Directiva de la vergüenza". El Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales, irritado por la “Directiva vuelta” de la UE, que endurece las condiciones hechas a los inmigrantes ilegales, preve bloquear las negociaciones comerciales entre Europa y la Comunidad andina, y amenaza con imponer restricciones de visados a los viajeros Europeos. Explica su posición en dicha carta abierta que envió a los eurodiputados.

Fr. Pour Evo Morales, la 'directive retour' de l'UE est une 'directive de la honte'. Le président de la République de Bolivie, Evo Morales, irrité par la 'directive retour' de l'Union Européenne qui durcit les conditions faites aux immigrés illégaux, envisage de bloquer les négociations commerciales entre l'Europe et la Communauté andine, et menace d'imposer des restrictions de visas aux voyageurs Européens. Il explique sa position dans cette lettre ouverte qu'il a adressée aux eurodéputés.

En. For Evo Morales, the “directive return” of the European Union (UE) is a 'directive of shame'. The president of the Republic of Bolivia, Evo Morales, irritated by the “directive return” of the EU, who hardens the conditions made to the illegal immigrants, plans to block the trade negociations between Europe and the Andean Community, and threatens to impose restrictions of visas to the Européens travellers. He explains his position in this open letter which he addressed to eurodéputés.

-oOo-

Carta abierta de Evo Morales a propósito de la "directiva retorno" de la UE

Hasta finales de la Segunda guerra mundial, Europa fue un continente de emigrantes. Decenas de millones de Europeos partieron a las Américas para colonizar, escapar de las hambrunas, las crisis financieras, las guerras o de los totalitarismos europeos y de la persecución a minorías étnicas. Hoy, estoy siguiendo con preocupación el proceso de la llamada "directiva retorno". El texto, validado el pasado 5 de junio por los ministros del Interior de los 27 países de la Unión Europea, tiene que ser votado el 18 de junio en el Parlamento Europeo. Siento que endurece de manera drástica las condiciones de detención y expulsión a los migrantes indocumentados, cualquiera sea su tiempo de permanencia en los países europeos, su situación laboral, sus lazos familiares, su voluntad y sus logros de integración.

A los países de América Latina y Norteamérica llegaron los europeos, masivamente, sin visas ni condiciones impuestas por las autoridades. Fueron siempre bienvenidos, Y. lo siguen siendo, en nuestros países del continente americano, que absorbieron entonces la miseria económica europea y sus crisis políticas. Vinieron a nuestro continente a explotar riquezas y a transferirlas s Europa, con un altísimo costo para las poblaciones originales de América. Como en el caso de nuestro Cerro Rico de Potosí y sus fabulosas minas de plata que permitieron dar masa monetaria al continente europeo desde el siglo XVI hasta el XIX. Las personas, los bienes y los derechos de los migrantes europeos siempre fueron respetados.

Hoy, la Unión Europea es el principal destino de los migrantes del mundo lo cual es consecuencia de su positiva imagen de espacio de prosperidad y de libertades públicas. La inmensa mayoría de los migrantes viene a la UE para contribuir a esta prosperidad, no para aprovecharse de ella. Ocupan los empleos de obras públicas, construcción, en los servicios a la persona y hospitales, que no pueden o no quieren ocupar los europeos. Contribuyen al dinamismo demográfico del continente europeo, a mantener la relación entre activos e inactivos que vuelve posible sus generosos sistemas de seguridad social y dinamizan el mercado interno y la cohesión social. Los migrantes ofrecen una solución a los problemas demográficos y financieros de la UE.

Para nosotros, nuestros migrantes representan la ayuda al desarrollo que los Europeos no nos dan - ya que pocos países alcanzan realmente el mínimo objetivo del 0,7% de su PIB en la ayuda al desarrollo. América Latina recibió, en 2006, 68.000 millones de dólares de remesas, o sea más que el total de las inversiones extranjeras en nuestros países. A nivel mundial alcanzan 300.000 millones de dólares, que superan a los 104.000 millones otorgados por concepto de ayuda al desarrollo. Mi propio país, Bolivia, recibió mas del 10% del PIB en remesas (1.100 millones de dólares) o un tercio de nuestras exportaciones anuales de gas natural.

Es decir que los flujos de migración son benéficos tanto para los Europeos y de manera marginal para nosotros del Tercer Mundo ya que también perdemos a contingentes que suman millones de nuestra mano de obra calificada, en la que de una manera u otra nuestros Estados, aunque pobres, han invertido recursos humanos y financieros.

Lamentablemente, el proyecto de "directiva retorno" complica terriblemente esta realidad. Si concebimos que cada Estado o grupo de Estados puede definir sus políticas migratorias en toda soberanía, no podemos aceptar que los derechos fundamentales de las personas sean denegados a nuestros compatriotas y hermanos latinoamericanos. La "directiva retorno" prevé la posibilidad de un encarcelamiento de los migrantes indocumentados hasta 18 meses antes de su expulsión -o "alejamiento", según el término de la directiva. ¡18 meses! ¡Sin juicio ni justicia! Tal como esta hoy el proyecto de texto de la directiva viola claramente los artículos 2, 3, 5, 6, 7, 8 y 9 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. En particular el artículo 13 de la Declaración reza:

"1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país".

Y, lo peor de todo, existe la posibilidad de encarcelar a madres de familia y menores de edad, sin tomar en cuenta su situación familiar o escolar, en estos centros de internamientos donde sabemos ocurren depresiones, huelgas de hambre, suicidios. ¿Cómo podemos aceptar sin reaccionar que sean concentrados en campos compatriotas y hermanos latinoamericanos indocumentados, de los cuales la inmensa mayoría lleva años trabajando e integrándose? ¿De qué lado esta hoy el deber de ingerencia humanitaria? ¿Dónde está la "libertad de circular", la protección contra encarcelamientos arbitrarios?

Paralelamente, la Unión Europea trata de convencer a la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) de firmar un "Acuerdo de Asociación" que incluye en su tercer pilar un Tratado de Libre Comercio, de misma naturaleza y contenido que los que imponen los Estados Unidos. Estamos bajo intensa presión de la Comisión Europea para aceptar condiciones de profunda liberalización para el comercio, los servicios financieros, propiedad intelectual o nuestros servicios públicos. Además a título de la protección jurídica se nos presiona por el proceso de nacionalización del agua, el gas y telecomunicaciones realizados en el Día Mundial de los Trabajadores. Pregunto, en ese caso ¿dónde está la "seguridad jurídica" para nuestras mujeres, adolescentes, niños y trabajadores que buscan mejores horizontes en Europa?

Promover la libertad de circulación de mercancías y finanzas, mientras en frente vemos encarcelamiento sin juicio para nuestros hermanos que trataron de circular libremente. Eso es negar los fundamentos de la libertad y de los derechos democráticos.

Bajo estas condiciones, de aprobarse esta "directiva retorno", estaríamos en la imposibilidad ética de profundizar las negociaciones con la Unión Europea, y nos reservamos del derecho de normar con los ciudadanos europeos las mismas obligaciones de visa que nos imponen a los Bolivianos desde el primero de abril de 2007, según el principio diplomático de reciprocidad. No lo hemos ejercido hasta ahora, justamente por esperar buenas señales de la UE.

El mundo, sus continentes, sus océanos y sus polos conocen importantes dificultades globales: el calentamiento global, la contaminación, la desaparición lenta pero segura de recursos energéticos y biodiversidad mientras aumenta el hambre y la pobreza en todos los países, fragilizando nuestras sociedades. Hacer de los migrantes, que sean documentados o no, los chivos expiatorios de estos problemas globales, no es ninguna solución. No corresponde a ninguna realidad. Los problemas de cohesión social que sufre Europa no son culpa de los migrantes, sino el resultado del modelo de desarrollo impuesto por el Norte, que destruye el planeta y desmiembra las sociedades de los hombres.

A nombre del pueblo de Bolivia, de todos mis hermanos del continente regiones del mundo como el Maghreb, Asia y los países de Africa, hago un llamado a la conciencia de los líderes y diputados europeos, de los pueblos, ciudadanos y activistas de Europa, para que no se apruebe e1 texto de la "directiva retorno".

Tal cual la conocemos hoy, es una directiva de la vergüenza. Llamo también a la Unión Europea a elaborar, en los próximos meses, una política migratoria respetuosa de los derechos humanos, que permita mantener este dinamismo provechoso para ambos continentes y que repare de una vez por todas la tremenda deuda histórica, económica y ecológica que tienen los países de Europa con gran parte del Tercer Mundo, que cierre de una vez las venas todavía abiertas de América Latina. No pueden fallar hoy en sus "políticas de integración" como han fracasado con su supuesta "misión civilizatoria" del tiempo de las colonias.

Reciban todos ustedes, autoridades, europarlamentarios, compañeras y compañeros saludos fraternales desde Bolivia. Y en particular nuestra solidaridad a todos los "clandestinos".

Evo Morales Ayma

Presidente de la República de Bolivia

12 de junio de 2008.