25/07/2008

Todos por el fin del drama colombiano

Todos por el fin del drama colombiano

Permalink 25.07.08 @ 09:35:51. Archivado en Las Américas, Ética, Pro justitia et libertate

El drama de Colombia no ha cesado: centenares de secuestros, tres millones de desplazados internos, problemas de derechos humanos, entre otros, configuran la realidad del país.

Consciente de ello, Colombia entera se hizo de nuevo presente en las marchas que fueron programadas tanto en las diversas ciudades del interior del país como en muchas ciudades del exterior, para rechazar el secuestro, el terrorismo y a las FARC.

Las marchas colombianas tuvieron sus homólogas en múltiples países del resto del mundo, donde miles de personas fraternizaron con nuestros amigos colombianos.

Esta dimensión más amplia fue esencial para colocar la liberación de los rehenes en un referente ineludible de la política colombiana, hemisférica y mundial. Esto fue comprendido e inteligentemente potenciado por la madre de Ingrid, Yolanda Pulecio, quien procuró globalizar la presión sobre las FARC y Uribe, para obtener el retorno de su hija y de los demás secuestrados. La operación militar, que culminó con el rescate de Ingrid Betancourt, fue un categórico triunfo del gobierno colombiano.

"Si la maniobra fue fruto de la audacia de los cuerpos de seguridad del país o producto de la corrupción de mandos medios de las FARC es, a los fines prácticos, poco relevante: los insurgentes sufrieron un golpe tremendo.

Sin embargo, la cuestión humanitaria sigue pendiente. Hay otros 25 secuestrados políticos y muchos otros rehenes por motivos económicos en poder de las FARC. Por paradójico que resulte, este es el momento más adecuado para un compromiso humanitario.

Los rehenes ya no son una carta de negociación para la insurgencia: mientras más pasa el tiempo más se ilegitiman nacional e internacionalmente y ya nadie está dispuesto a abrir un espacio para su reconocimiento político o estatus de beligerancia.

La administración Uribe puede saborear su última victoria político-militar sobre las FARC pero no puede desatender a más de 700 colombianos que aún padecen la crueldad del cautiverio forzado. Ambos, gobierno y guerrilla, pueden ganar hoy más con un acuerdo práctico que con el intercambio de advertencias y excusas.

De ningún modo se trata de iniciar un proceso de paz; se trata de un pacto humanitario razonable que, eventualmente y en el futuro, pueda ser recordado como el antecedente de una solución política al prolongado conflicto armado interno. Y en ese sentido, habrá que gestar y reforzar una coalición de voces, estatales y no estatales, colombianas e internacionales, a favor de una opción humanitaria" (Juan Gabriel Tokatlian).

-oOo-

El humanitarismo post-Ingrid
Por Juan Gabriel Tokatlian,

profesor de relaciones internacionales de la Universidad de San Andrés.

La liberación de todos los rehenes secuestrados en Colombia se transformó en un clamor internacional. La Argentina contribuyó en importante medida a esta acción diplomática y debe seguir haciéndolo como contribución al proceso de paz.

Se ha creado un contexto favorable para imprimirle un gran impulso humanitario al largo conflicto armado en Colombia. Por lustros fue creciendo la industria del secuestro político y criminal: quizás ahora estén dadas las condiciones internas e internacionales para superar el oprobio y el dolor que genera esta práctica distante de todo espíritu o alcance revolucionario.

Hace más de seis años, cuando Ingrid Betancourt fue interceptada por las FARC mientras hacía proselitismo electoral, en Colombia interpretaron su captura como el resultado de su imprudencia e ingenuidad. Pocos reclamaron un gesto inmediato de las FARC a favor de su devolución. Elegido en 2002 el presidente Alvaro Uribe la situación de Ingrid desapareció de la agenda política y mediática colombiana: se trataba de desplegar una estrategia de mano dura frente a la insurgencia y cualquier atisbo de sensibilidad con el caso era interpretada como un gesto de debilidad.

Salvo por algunas personas, como el ex presidente liberal Alfonso López Michelsen, quien propuso un acuerdo humanitario gobierno-guerrilla, escasamente surgían voces a favor de una fórmula de transacción que permitiera poner fin al calvario de Betancourt.

Detrás de diferencias presuntamente semánticas -intercambio o canje-, de posturas retóricas -para el gobierno los insurgentes eran terroristas y para las FARC los secuestrados eran retenidos-, y de visiones tácticas alternativas -un acuerdo bilateral con o sin despeje de territorio- había algo evidente: no existía suficiente voluntad política para una salida incruenta al drama humanitario de Ingrid y otros 60 rehenes "políticos". Mientras tanto, una política estatal más vigorosa reducía el número de secuestros "no políticos". A partir de 2005 Francia asumió con mayor ímpetu el liderazgo en la demanda de la liberación de Betancourt. París logró que España y Suiza secundaran una iniciativa iniciada con Chirac y aumentada por Sarkozy.

Lo que aconteció en los últimos meses es más conocido: Hugo Chávez se involucra y una serie de altos y bajos sucedieron entre Colombia y Venezuela en relación con el tema de los rehenes. Argentina fue mostrando mayor interés en el tema como parte de su política internacional en derechos humanos. La intersección entre París y Buenos Aires fue creciendo y ambas capitales tuvieron un papel activo en la concreción de la Convención Internacional para la Protección de Personas contra las Desapariciones Forzadas y en torno al caso de Ingrid Betancourt.

El rol argentino fue importante porque contribuyó a internacionalizar el reclamo a favor de una acción humanitaria: la tragedia de los secuestros no se circunscribía ya a un pedido francés y venezolano.

Esta dimensión más amplia, a la que se fueron sumando más países y líderes, fue esencial para colocar la liberación de los rehenes en un referente ineludible de la política colombiana, hemisférica y mundial. Esto fue comprendido y potenciado por la madre de Ingrid, Yolanda Pulecio, quien procuró globalizar la presión sobre las FARC y Uribe, para obtener el retorno de su hija y de los demás secuestrados. La operación militar que culminó con el rescate de Betancourt fue un categórico triunfo del gobierno colombiano.

Si la maniobra fue fruto de la audacia de los cuerpos de seguridad del país o producto de la corrupción de mandos medios de las FARC es, a los fines prácticos, poco relevante: los insurgentes sufrieron un golpe tremendo.

Sin embargo, la cuestión humanitaria sigue pendiente. Hay otros 25 secuestrados políticos y muchos otros rehenes por motivos económicos en poder de las FARC. Por paradójico que resulte, este es el momento más adecuado para un compromiso humanitario.

Los rehenes ya no son una carta de negociación para la insurgencia: mientras más pasa el tiempo más se ilegitiman nacional e internacionalmente y ya nadie está dispuesto a abrir un espacio para su reconocimiento político o estatus de beligerancia.

La administración Uribe puede saborear su última victoria político-militar sobre las FARC pero no puede desatender a más de 700 colombianos que aún padecen la crueldad del cautiverio forzado. ***Ambos, gobierno y guerrilla, pueden ganar hoy más con un acuerdo práctico que con el intercambio de advertencias y excusas.

De ningún modo se trata de iniciar un proceso de paz; se trata de un pacto humanitario razonable que, eventualmente y en el futuro, pueda ser recordado como el antecedente de una solución política al prolongado conflicto armado interno. Y en ese sentido, habrá que gestar y reforzar una coalición de voces, estatales y no estatales, colombianas e internacionales, a favor de una opción humanitaria.

Por eso, ante una posible visita de Ingrid a la Argentina, el gobierno de Cristina Fernández podría acompañar una labor en esa dirección. El drama de Colombia no ha cejado: centenares de secuestros, tres millones de desplazados internos, problemas de derechos humanos, entre otros configuran la realidad del país. El éxito humanitario podría generar una coyuntura más propicia para ir superando los otros dramas pendientes. Así, el horizonte abierto con la liberación de Ingrid podrá, por fin, contribuir a la pacificación real en Colombia.

(1) Juan Gabriel Tokatlian es Director de ciencias políticas y relaciones internacionales de la Universidad de San Andrés, Argentina. Vivió en Colombia entre 1981 y 1998, donde estuvo vinculado académicamente a la Universidad Nacional, entre 1995 y 1998, y a la Universidad de los Andes, entre 1982 y 1994. Fue columnista del diario El Tiempo y colaborador de diversas revistas. Tiene un PhD en relaciones internacionales de The Johns Hopkins University of Advanced International Studies. Autor de Hacia una nueva estrategia internacional: el desafío de Néstor Kirchner y Globalización, narcotráfico y violencia: siete ensayos sobre Colombia.

09:42 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : las americas, tica, pro justitia et libertate |  Facebook |

23/07/2008

Organista y trompetista en Marbella hoy

Organista y trompetista en Marbella hoy

Permalink 23.07.08 @ 10:24:59. Archivado en Pro amicitia universale, Turismo cultural, Música, Turismo convivencial

El organista y musicólogo Antonio del Pino interpretará hoy un concierto, con el prestigioso Órgano del Sol Mayor de Marbella, acompañado por el trompetista José Moreno.

Imagen: Gran Órgano del Sol Mayor de Marbella © Copyright by Michael Reckling Studios - Marbella. "The magnificent Marbella organ photographed by his promotor, Michael Reckling".

-oOo-

COMUNICADO: Antonio del Pino y José Moreno interpretarán el próximo concierto del Organo del Sol Mayor en Marbella. Noticias EUROPAPRESS
MARBELLA (MALAGA), 22 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Amigos del Órgano del Sol Mayor de Marbella y la Fundación El Fuerte organizan el concierto de los jóvenes concertistas Antonio del Pino y José Moreno, que se desarrollará este miércoles, día 23 de julio, en la Iglesia de Nuestra Señora de La Encarnación de Marbella (Málaga).

Antonio del Pino está licenciado por la Facultad de Teología de Granada y titulado en Viola y Órgano por el Conservatorio de Málaga. Actualmente perfecciona sus estudios en el Pontificio Instituto Ambrosiano de Música Sacra de Milán, donde realiza el Magisterio en Canto Gregoriano.

Organista 2º de la Catedral de Málaga, del Pino realiza una interesante labor de investigación en su archivo de música entre la que podemos destacar el Catálogo de los fondos musicales del s. XX, y los estudios en torno a la música en honor a los Stos. Patronos de Málaga y a Sta. Mª de la Victoria, así como la recuperación del compositor y organista malagueño del s. XIX, Juan Cansino Antolínez. Ha fundado en 2006 el Grupo Maestro Iribarren con el objetivo de investigar y divulgar los fondos del archivo capitular de música.

José Moreno inició sus estudios musicales en el seno de la Banda Juvenil de música de los colegios Miraflores y Gibraljaire de Málaga y cursa los estudios necesarios para la obtención del título de profesor superior de trompeta en el Conservatorio Superior de Música de Málaga. Algunos de sus profesores han sido David Llavata (Trompeta solista OCM), Benjamín Moreno (Trompeta solista de ORTVE), Denis Konir (Trompeta solista de la Real Orquesta sinfónica de Sevilla), Carlos Benetó (Luur Metals) o Juan José Serna (Luur Metals).

Fue galardonado en 1993 con una Mención Especial en la IV Muestra de Jóvenes Intérpretes, organizada por el Ayuntamiento de Málaga y ha colaborado con orquestas del prestigio de la Orquesta de Córdoba, Orquesta ciudad de Málaga o la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, además de ser miembro integrante del Programa Andaluz para Jóvenes Instrumentistas - Orquesta Joven de Andalucía - desde su fundación en 1994. En la actualidad, ocupa una plaza de funcionario en la Banda Municipal de Málaga. Asociación de Amigos del Organo del Sol Mayor.

La Asociación de Amigos del Órgano del Sol Mayor tiene como finalidad el estudio de los valores históricos, técnicos y artísticos del Órgano del Sol Mayor así como la colaboración en las tareas de restauración, conservación y mejora. Asimismo, pretende promocionar la cultura musical en el medio escolar e iniciar a los niños en el gusto por dicho instrumento.

Por su parte, la Fundación Fuerte, presidida por Isabel García Bardón, se hizo cargo en el año 2006 de las labores de restauración del órgano de la iglesia de La Encarnación y encargó al organero Albert Blancafort la recuperación de todas sus características sonoras, mermadas por el paso del tiempo.

Grupo El Fuerte.

El Grupo El Fuerte cuenta en la actualidad con varias divisiones de negocio: la división hotelera con seis hoteles en España, ubicados en Marbella, Conil, Grazalema y El Rompido; la división inmobiliaria con el residencial Calaceite en Torrox y la división agrícola, con una explotación en Estepa (Sevilla). También pertenece al Grupo El Fuerte el estudio de Interiorismo EID y la Fundación Fuerte, que tiene el objeto de colaborar en la solución de los problemas de su entorno social.

Su dinamismo y solidez se ven reflejados en el refuerzo de su división hotelera, con la próxima apertura de un complejo hotelero de 5 estrellas en Jamaica, con la apertura en 2010 del All Suites Hotel Fuerte La Herradura en Almuñecar, y con el proyecto de expansión a través de la explotación y gestión de establecimientos independientes.

El Grupo El Fuerte se caracteriza principalmente por la preocupación por la excelencia turística, la preservación del medio ambiente, la innovación permanente, la formación continua de sus empleados y su compromiso con el desarrollo, social y cultural de su entorno.

Código ético del Grupo El Fuerte.

EMISOR: Grupo El Fuerte. Para más información, visite la página web www.grupoelfuerte.com.
Contacto de prensa: Europa Press Comunicación: Tel. 91 359 26 00. Silvia Mullor (silviamullor@europapress.es). Susana Sedano (susanasedano@europapress.es).

-oOo-

El gran órgano del Sol Mayor de Marbella.

21/07/2008

Los rehenes de las FARC tras su liberación

Los rehenes de las FARC tras su liberación

Permalink 21.07.08 @ 11:50:01. Archivado en Las Américas, Pro justitia et libertate

Los rehenes de las FARC que han logrado volver a sus hogares pasan por un proceso de readaptación física y afectiva. Clara Rojas (1), la colega de Ingrid Betancourt que recuperó su libertad en enero pasado, pudo retomar el rol de madre que las FARC y las duras circunstancias de la selva interrumpieron pocos meses después del nacimiento de Emmanuel. “He tenido la suerte de retomar mi vida sin más contratiempos que los normales. A pesar de la separación con Emmanuel, él se ha adaptado muy bien a su nueva vida”. Otros colegas de cautiverio no han tenido la misma suerte que Clara.

Altos y bajos luego del secuestro
Artículo de Carlos Rojas Araujo, Bogotá.

elcomercio.com

Nada puede ser igual tras seis, ocho ó 10 años de secuestro. Los momentos que pierden los rehenes y sus familias no se vuelven a recuperar cuando el doloroso cautiverio termina.
Padres que envejecen con el sufrimiento; relaciones conyugales que se rompen por la forzosa separación; hijos que han crecido de golpe y seres queridos a los que hay que visitar en sus tumbas. Retomar las riendas normales de la vida es el anhelo de quienes han sido secuestrados por los grupos armados ilegales en Colombia y que han recuperado su libertad en el transcurso de los últimos meses.

Clara Rojas, quien fue jefe de campaña presidencial de Íngrid Betancourt y luego su binomio en el 2002, lo hizo en enero pasado. Pudo retomar el rol de madre que las FARC y las duras circunstancias de la selva interrumpieron pocos meses después del nacimiento de Emmanuel. “He tenido la suerte de retomar mi vida sin más contratiempos que los normales. A pesar de la separación con Emmanuel, él se ha adaptado muy bien a su nueva vida”.

No fue este el caso del ex senador Jorge Eduardo Géchem, quien a finales junio, decidió separarse de su esposa Lucy, por problemas personales.

“Las FARC me devolvieron otra persona”, comentó recientemente la cónyuge del dirigente político, al asegurar que le ha hado todo el cariño posible para que su regreso al hogar no conlleve traumatismos.

Priscila Gutiérrez es una de las psicólogas del Departamento de DD.HH. de la Policía de Colombia. Su misión ha sido acompañar, durante estos años, a las casi 400 familias de los policías que han sido secuestrados. “Tenemos que estar con ellos desde el principio de la tragedia hasta el día en que sus seres queridos retornen del cautiverio, para empezar la fase del reencuentro”.

Si bien Gutiérrez no conoce en detalle la ayuda psicológica que reciben las familias de los secuestrados civiles, advierte que es muy importante que el acompañamiento profesional sea permanente. Incluso, según explica, lo ideal sería que se alargue tres o cuatro años después de que se haya producido la libertad.

Clara Rojas coincide en que ese acompañamiento es vital y que no todos los secuestrados civiles tienen esa posibilidad, porque la ayuda a los militares y policías es institucional.

La reinserción de los liberados empieza por mantenerlos alejados de los requerimientos de los medios de comunicación. Gutiérrez explica que ellos deben refugiarse en el calor de sus familias y de la institución militar o policial a la cual pertenecen. “Es impresionante el cariño que esta gente le toma a su uniforme cuando está en el secuestro”.

Primero se concentran en los exámenes médicos. Todos los liberados lo hacen. Géchem y los ex congresistas Luis Eladio Pérez y Orlando Beltrán han tenido que visitar varios especialistas. El primero padecía de problemas cardíacos, Pérez de una diabetes agresiva y Beltrán se sometió a una cirugía delicada, al igual que Clara Rojas.

Lo mismo pasa con los militares y policías liberados. Hay que monitorear si quedan rezagos de las enfermedades tropicales y ver cómo está su estómago, porque la mala alimentación produce grados de desnutrición y dolencias gástricas.

Las madres o esposas de los liberados no pueden consentirlos, en un inicio, con los platillos favoritos que se les antojen. Por el contrario, es necesaria una dieta cuidadosa para adaptar nuevamente el aparato digestivo. Lo mismo sucede con el trabajo en el aspecto afectivo de los rehenes y sus allegados, antes y después del esperado reencuentro. “A las familias víctimas de este flagelo se las prepara con tiempo”, puntualiza Gutiérrez.

Los testimonios de vida que a lo largo de las últimas semanas han narrado los últimos 15 rehenes rescatados por el Ejército colombiano, entre ellos Íngrid Betancourt, demuestran un alto grado de fortaleza espiritual. Sin embargo, resulta necesario monitorear si alguno de ellos presenta signos de lo que los especialistas conocen como síndrome del estrés postraumático.

Clara Rojas comenta que las horas de soledad y sufrimiento vuelve a las personas más maduras, y eso es positivo cuando retoman su vida y encuentran cambios drásticos.

El ex canciller Fernando Araújo, que pudo escapar de las FARC en diciembre del 2006, cuando volvió a su casa se encontró con que su matrimonio había terminado.

Sin embargo, apunta Gutiérrez, esta no es una regla para todas las parejas. “La mayoría de las esposas espera con ansias a sus esposos. Con ellas hay que trabajar mucho la necesidad de comprender a su pareja cuando esté de vuelta”. Esto se debe, básicamente, a que temas muy íntimos de la persona, como el sexual, pueden resultar afectados en los días o años de secuestro.

Cambios en libertad

Los liberados tienen escoltas que los protegen. El subintendente John Frank Pinchao, por ejemplo, tenía cuatro personas porque burló el cautiverio y se fugó, lo que planteaba una posible retaliación de las FARC.

Por razones similares, Luis Eladio Pérez optó por viajar la semana pasada a Miami, en busca de un sitio seguro para él y su familia.

Los militares y policías se reintegran de inmediato a sus instituciones. De todos modos, durante los primaros años son asignados a actividades administrativas y de capacitación.

El crecimiento de las vías, nuevos centros comerciales, los artículos de última tecnología y la diferencia de precios son lo que más impacta al secuestrado que llega de la selva.

-oOo-

(1) Clara Rojas en Wikipedia

12:00 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : las americas, pro justitia et libertate |  Facebook |