05/10/2017

Los fundadores de 'Basta Ya' aclaran a J-C.Juncker las "confusiones" sobre Cataluña

36799751614_7b298dfceb_z.jpg

Foto: Ceremonia de entrega del premio 2000 : ¡BASTA YA! – 2000, España (1)
 
En nombre de la Amistad Europea Universitaria y en  el mío propio, comparto y apoyo esta carta de los fundadores de la Plataforma Cívica ¡Basta Ya! al Sr. Don Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea.
 
Sr. Don Jean-Claude Juncker
Presidente de la Comisión Europea
Rue de la Loi / Wetstraat 200
1049 Brussels
 
3 de Octubre de 2017
 
Estimado Señor:
 
Nos dirigimos a usted como miembros fundadores de la Plataforma Cívica ¡Basta Ya!, reconocida con el Premio Sajarov del año 2000 por su defensa de las libertades en el País Vasco. Como ciudadanos españoles y europeos, estamos muy preocupados por la confusión respecto a lo que está pasando en España en relación con Cataluña. No queremos asistir en silencio a la sustitución de los hechos por la propaganda y las emociones manipuladas por un gobierno regional independentista en abierta rebelión contra la democracia española y los Tratados europeos.
 
Discúlpenos si empezamos por enumerar algunas obviedades:
 
1. Los ciudadanos de Cataluña, como todos los de España, votan con frecuencia de acuerdo con las reglas democráticas; en Cataluña, seis veces en los últimos cinco años. Es completamente falso que se les impida votar.
 
2. Las autoridades catalanas han vulnerado sus propias leyes: en las sesiones parlamentarias del 6 y 7 de setiembre impidieron a la oposición ejercer sus derechos parlamentarios a presentar enmiendas y debatir la ley exprés, inconstitucional, de celebración de un referéndum de autodeterminación.
 
3. La educación autonómica se ha utilizado sistemáticamente para adoctrinar en el odio a España, difundir el supremacismo catalán y discriminar a los escolares castellanohablantes (más de la mitad). Los escolares han sido utilizados por el gobierno catalán para manifestaciones y actos públicos a favor de la independencia, llegando a cerrarse por decisión del Gobierno regional los centros escolares y universitarios para propiciar su asistencia.
 
4. Cataluña es una de las regiones más prósperas de España y sus ciudadanos disfrutan de un alto nivel de vida y uno de los más altos grados de autogobierno de cualquier región de Europa. La región de Cataluña nunca ha sido una entidad política independiente. Fue un conjunto de condados que formó parte de Francia, y luego del Reino de Aragón hasta que se fusionó dinásticamente con el Reino de Castilla en 1492 para crear la España actual.
 
5. El partido que tradicionalmente ha gobernado en Cataluña (actualmente PDCat) lleva 30 años utilizando el dinero público, aportado por todos los españoles, para promover su agenda separatista mientras culpaba a España de sus recortes en políticas sociales, educación y sanidad con la acusación “Espanya ens roba” (España nos roba).
 
6. Ese mismo partido tiene a sus más importantes dirigentes –dos de ellos ex Presidentes, Jordi Pujol y Artur Mas- imputados por corrupción política, y se ha financiado de forma continuada con un sistema corrupto conocido como el 3%, lo mínimo que los empresarios debían pagar para acceder a cualquier contrato público. La investigación judicial de esta trama corrupta ha coincidido, y no por casualidad, con la aceleración del proceso separatista, con la esperanza de salvar a los responsables de la acción de la justicia española.
 
7. España es una monarquía parlamentaria y su Constitución puede ser enmendada por los procedimientos previstos para el caso, incluyendo una reforma que contemplara el derecho a la autodeterminación de partes del territorio, hoy en día tan inconstitucional como lo es en todos los países de la UE, sin excepción.
 
8. Una votación sobre una secesión territorial como la que promueve el gobierno catalán requeriría, para ser democrática, la participación de todos los españoles, porque lo que es de todos, el Estado y el territorio, debe decidirse entre todos.
 
9. El separatismo atenta contra la democracia: ha roto de forma unilateral y violenta (no hay ruptura del orden constitucional que no lo sea) con la legalidad española y autonómica, y se han embarcado en una campaña para presentar al gobierno central como “malvado” por no permitir un referéndum ilegal, declarado inconstitucional por nuestro máximo Tribunal.
 
Respecto a los acontecimientos del día 1 de Octubre, encontramos incomprensible que se califique de “error” o “torpeza” que las fuerzas del orden cumplan con las órdenes judiciales para impedir la celebración del referéndum declarado ilegal. Puede discutirse la idoneidad de la instrucción judicial, pero la actuación policial fue proporcional y la habitual en todos los países europeos en casos semejantes.
 
La policía autonómica catalana, los Mossos (con 17.000 efectivos y competencias de policía integral), boicoteó activamente el cumplimiento de las órdenes judiciales, facilitó los desórdenes públicos y en algunos casos se enfrentó a las Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil), que han tenido 431 heridos en lo que estuvo muy lejos de ser “una jornada pacífica de manifestación nacional”. Las redes informativas y los medios subvencionados por el gobierno regional catalán, apoyados por la red habitual afín al gobierno ruso, han difundido sistemáticamente imágenes falsas de violencia y tergiversado los hechos.
 
El gobierno regional catalán ha actuado, y sigue actuando, como una organización consagrada a dar un Golpe de Estado. La administración autonómica se ha dedicado a dar cobertura política y apoyo material a grupos organizados que actúan en abierta rebeldía contra el orden constitucional, incluyendo ocupación de centros escolares, corte de vías de comunicación, ataques a las fuerzas policiales españolas, e intimidación generalizada de la parte mayoritaria de la sociedad catalana disconforme con este estado de cosas.
 
La “brutal represión” de la que se habla ha arrojado el saldo de un total de dos personas hospitalizadas, una de ellas un anciano que sufrió un infarto. Respecto a los “heridos”, que los separatistas cifran en unos 800, son en realidad “atendidos” por los servicios sanitarios en la vía pública, incluyendo afectados por lipotimias, ataques de ansiedad e irritaciones por inhalación de humo. La manipulación propagandística, basada en escandalizar los buenos sentimientos de personas que ignoran lo ocurrido, no tiene precedentes en la Europa democrática y remite a la historia de los regímenes totalitarios de los años treinta y cuarenta.
 
Finalmente, queremos subrayar que toda Europa quedaría muy negativamente afectada si los planes separatistas acabaran imponiéndose. España no es el único país miembro de la Unión Europea con tensiones separatistas, y la posibilidad de derogar por la vía de los hechos consumados su Constitución y su integridad territorial –siguiendo un guión que recuerda la explosión de la antigua Yugoslavia- afectaría tarde o temprano a muchos otros Estados, terminando con el magnífico proyecto de una Europa libre de nacionalismo destructor y xenófobo dentro de sus propias fronteras. Creemos que es el momento de que las instituciones europeas apoyen a España para restablecer el orden constitucional y las reglas de la democracia en una parte del país, y de la Unión Europea, controlada por una administración sediciosa y una clase política corrupta.
 
Sin otro particular, reciba un cordial saludo.
 
Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán, María San Gil, Rosa Díez, Maite Pagazaurtundua
 
-oOo-
 
(1) ¡BASTA YA! – 2000, España
 
¡BASTA YA! fue una iniciativa ciudadana contra el terrorismo y la violencia política en el País Vasco español, formada en 1999 por intelectuales, defensores de los derechos humanos y activistas políticos, sindicalistas y otros representantes de la sociedad civil.

Se trata de una iniciativa que surgió como reacción al terrorismo de ETA y a la amenaza que este grupo terrorista vasco, así como otras partes más moderadas pero cada vez más nacionalistas y xenófobas, representaba para las libertades civiles y los derechos humanos fundamentales especialmente de los ciudadanos «no nacionalistas».

¡Basta Ya! tenía miembros de distintas ideologías, pero todos ellos estaban comprometidos con su oposición al terrorismo de cualquier tipo, el apoyo a las víctimas del terrorismo y de la violencia política y la defensa del Estado de Derecho, la Constitución española y el Estatuto de Autonomía del País Vasco.

¡Basta Ya! gozó de un amplio respaldo nacional en 1999 y en 2000, cuando creció la indignación del país hacia ETA, que, por entonces, había asesinado a cientos de personas en distintas partes de España y era responsable de miles de víctimas en el País Vasco a las que sometía a la intimidación, extorsión, chantaje y ataques diversos, en los que estaban incluidas las familias y la propiedad.

El movimiento se oponía a toda forma de nacionalismo y criticaba también a las autoridades del País Vasco por sus políticas y retórica nacionalistas. Sacó a las calles de San Sebastián a miles de personas que, en el marco de dos grandes manifestaciones en 2000, reclamaron políticas adecuadas para vencer al terrorismo y lograr el respeto de la Constitución.

Ese mismo año, el Parlamento Europeo reconoció la labor de ¡Basta Ya! en su defensa activa de los derechos humanos, la democracia y la tolerancia en el País Vasco. Este premio no solo sirvió para reconocer el trabajo de ¡Basta Ya!, sino que también fomentó el debate acerca del problema terrorista del País Vasco como un problema europeo y no solo español. ¡Basta Ya! se ganó el apoyo de otras organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos y otros países incluyeron a ETA en su lista de organizaciones terroristas.

En los últimos años, ¡Basta Ya! ha cambiado su naturaleza, puesto que la situación en España también ha cambiado, tras la declaración por parte de ETA, en 2011, del cese definitivo de su actividad armada.

Los dirigentes de ¡Basta Ya!, incluido su portavoz, Fernando Savater, que representó a la organización ante el Parlamento Europeo y en las conferencias de la RPS, crearon en 2007 el partido político Unión Progreso y Democracia (UPyD), sobre una plataforma de apoyo a la unidad de España.

En la actualidad, el partido está representado en el Parlamento Europeo. Los miembros de ¡Basta Ya! creen que las ideas y el espíritu de esta iniciativa siguen vivos en la defensa de los derechos humanos que ahora realizan otros.
 

Écrire un commentaire