10/05/2016

Miguel de Cervantes y su tiempo: Crónica hispano-flamenca (1547-1617): quinquenio 12/14

 

 

 


◊ Retrato ecuestre del duque de Lerma = Portrait équestre du duc de Lerma = Equestrian Portrait of the Duke of Lerma ◊

→ Cuando el príncipe Felipe subió al trono como Felipe III, quiso tener como amigo consejero y hombre de toda su confianza a Francisco de Sandoval, quien a partir de entonces fue el verdadero «rey» de España. ←

Autor: Rubens, Pedro Pablo (1)

1602

Cervantes tiene nuevas complicaciones económicas con el Tesoro público.

Este año aparece la que será la última novela de caballerías publicada en España: "Don Poliscine de Boecia", de Juan de Silva y Toledo. Cervantes la lee, la asimila y posiblemente hasta utiliza alguna de sus ideas, sin renunciar a su labor de desacreditar de una vez por todas el universo de ficción de la caballería andante.

Las relaciones de Cervantes con el gran dramaturgo Lope de Vega se fueron estrechando durante este período. Aunque muchos comentaristas las interpretan como relaciones de amistad, parece que fueron más bien un simple intercambio de cumplidos profesionales, complicado a veces, por culpa del uno o del otro, o más que nada por la distancia que los separaba.

La diferencia flagrante de personalidades y de posición social no propiciaba el que tales relaciones fueran ni muy sinceras ni muy agradables: Cervantes, cargado de años y desengaños, estaba luchando con todas sus fuerzas, a pesar de sus repetidos fracasos, para asentar una reputación literaria sólida en el terreno movedizo de las modas juveniles de los escritores de su propio entorno. La vida que llevaba, notoriamente escasa en medios económicos, no podía ser más modesta. Lope, mucho más joven que él, disfrutaba de la fama y del éxito, a pesar de las severas críticas que su obra había despertado y de la manifiesta envidia de sus colegas, llevando una vida ostentosa en la cual no faltaba, como reclamo llamativo, la compañía de una bella amante, cuya profesión de actriz en la corte madrileña la hacía muy conocida a ella y muy afortunado a él.

No hay duda sobre la admiración que Lope sentía por el talento de Cervantes, pero esta admiración tenía el defecto de ser también ostentosa como todo lo social en su vida: «Cuando preparaba un compendio de poemas que se publicó a últimos de 1602 con el título de “La hermosura de Angélica”, pidió o recibió, a principios de aquel año o durante el anterior, un soneto elogioso de Cervantes para que se incluyera al principio del poema narrativo de Lope sobre sir Francis Drake ("La Dragontea"). En cuanto a lo que le pareció a Lope el soneto, es otro asunto, porque dos de sus versos (Venus, honesta, en ella [la fértil inspiración de Vega] aumenta y cría / la santa multitud de los amores) debieron de haber sido escritos como alusión maliciosa a las actividades extraliterarias de Lope.

En la época en que "Angélica" y el soneto de Cervantes vieron la luz, en el mes de noviembre de 1602, las amistosas cortesías entre los dos escritores se fueron convirtiendo en una animosidad apenas encubierta y que iba a durar toda la vida.», MMcK, p. 134.

Lit. Lope de Vega, "La hermosura de Angélica" y "Rimas humanas".

Mateo Luján, "Segunda parte del Guzmán de Alfarache".

Juan de Silva y Toledo publicó este año "Don Poliscine de Boecia", novela de caballerías que sería la última publicada en España. Es muy posible que Cervantes la leyera, la asimilara e incluso que utilizara alguna de sus ideas, aunque poniéndolas al servicio de su inquebrantable designio de desprestigiar, parodiándolo, el universo de ficción de la caballería andante. También es muy posible que la parodia cervantina, que conocemos como "El Quijote", estuviera ya muy adelantada en esta época, cuyo primer volumen saldría de la imprenta a finales de 1604 y estaría en las manos de los lectores a comienzos de 1605.

1603

«Parece ser que Cervantes pasó los años 1602 y 1603 entre Esquivias y Madrid. Su familia vivía también en Madrid con Andrea, que entonces había alcanzado cierta reputación como costurera. En 1603, el Tribunal de Cuentas, en Valladolid, todavía estaba revisando el balance de los impuestos que Cervantes había presentado en 1594. Se trataba de las recaudaciones de Baza, que tenían que haber sido liquidadas a la llegada de Cervantes y que ahora eran repasadas de nuevo, aunque al parecer el escritor no fue importunado. Indudablemente, Cervantes se había escondido temporalmente, y esta prudente actitud tuvo al final sus compensaciones. No volveremos a oír hablar de problemas económicos durante cinco años.», MMcK, p. 141. Lo cual no obsta sino que ayuda para que este año comience para Cervantes la época de plenitud literaria que sólo terminará con su muerte.

Vive entre Esquivias, Toledo y Madrid.

Lit. Agustin de Rojas, "El viaje entretenido".

Francisco de Quevedo redacta "El buscón".

Pol. Muere la reina Isabel I de Inglaterra.

1604

Primeros enfrentamientos de Cervantes con Lope de Vega.

En el mes de julio, la familia de Cervantes se traslada a Valladolid, capital del reino desde 1601. El matrimonio se instala con su familia femenina habitual y con unos amigos en una casa de modesta construcción del suburbio del Rastro de los Carneros, frente al matadero y a las espaldas del hospital de la Resurrección, en la misma ribera del maloliente y raquítico río Esgueva, ridiculizado por no pocos de los poetas de entonces. Este hospital de la Resurrección es el mismo donde principia y acaba el famoso "Coloquio de los perros".

La casa era una de las muchas que se acababan de levantar, para responder a la gran demanda que existía de viviendas, para cuantos habían seguido a la corte. Estaba a las afueras de la ciudad, donde los alquileres, en alza vertiginosa ante la escasez de alojamiento, eran más baratos. En el primer piso vivían Cervantes y su familia, es decir, Cervantes y su compañía femenina habitual: Catalina de Salazar, su esposa, su hermana mayor Andrea y su hermana menor Magdalena, la hija natural de Andrea, Constanza de Ovando, y la hija natural de Miguel, Isabel de Saavedra, a las que se sumaría, al año, una criada llamada María de Ceballos. En el resto de los pisos vivían sus amigos, entre ellos Juana Gaitán, viuda de su amigo Pedro Laínez, con su nuevo esposo, hasta un total de veinte personas, que ocuparían los trece pequeños cuartos que alquilaron. Estas cámaras y alcobas eran reducidas, como celdillas de una pequeña colmena, con pequeñas ventanas a la calle, las que las tenían, y comunicadas unas con otras.

Las características de este tipo de vivienda hacen pensar en el hacinamiento y promiscuidad en que Cervantes tuvo que trabajar durante la época más fértil de su vida: escribía sus nuevas obras y corregía las que tenía en espera, desprovisto no solamente de todo lujo, sino de las más elementales comodidades de aislamiento, clima propicio y silencio de que solía gozar un intelectual de su época. El lujo estaba tan ausente de esta casa, por carecer Cervantes de rentas para ofrecérselo, que en sus bajos había una ruidosa taberna que frecuentaban los matarifes del cercano matadero. Sin embargo fue en esta casa donde Cervantes, a los cincuenta y siete años, terminó de darle a su "Quijote" los últimos retoques y donde escribió el prodigioso prólogo que lo precede, seguramente durante el verano de 1604.

Lit. Gregorio González, "El Guitón Honofre".

Mateo Alemán, "Guzmán de Alfarache (II)".

Lope de Vega, "Primera parte de Comedias" y "El peregrino en su patria".

Pol. Toma de Ostende por los españoles.

España e Inglaterra están preparando la paz en conversaciones de alto nivel. Se manda a Londres con tal misión al condestable de Castilla. Al llegar a Inglaterra, se le asigna como gentilhombre de cámara a William Shakespeare y a alguno de sus compañeros de la Compañía de Comedias.

1605

En enero, Cervantes publica en Madrid "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", primera parte del Quijote completo, cuya impresión ha tenido lugar a finales de 1604. La obra aparece en la imprenta madrileña de Juan de la Cuesta, costeada por Francisco de Robles y dirigida al duque de Béjar. Prueba de que el éxito de público es inmediato es que el mismo año aparecen ediciones piratas en Lisboa, Valencia y Zaragoza.

A los tres meses de esta primera edición, cuyos descuidos, erratas manifiestas de imprenta e incoherencias son innegables, el impresor Juan de la Cuesta emprende con mayor cuidado la segunda, que en consecuencia no es una mera reimpresión, sino una edición inteligentemente corregida de la princeps, aumentada ligeramente por el propio Cervantes con dos interpolaciones en el texto del narrador, que explican la desaparición y la reaparición del asno de Sancho Panza.

El ejemplo del Autor demuestra así a sus futuros editores críticos que la sujeción a la princeps no puede confundirse «con una simple coartada para esquivar la responsabilidad de un ejercicio crítico informado y estricto.» (Rico, 1998). Hay que deplorar que una relectura insuficiente del texto de la princeps, quizá por falta de tiempo ante la premura del mercado, hiciera que el lugar de inserción de la primera interpolación resultara desacertado. La importante demanda llegada del otro lado del Atlántico hace que numerosos lotes del libro salgan rumbo a América.

Por desgracia la alegría de Cervantes por el éxito de su obra dura poco tiempo, ya que el lunes 27 de junio, hacia las once de la noche, él y su familia se ven involucrados en un proceso relacionado con la muerte de Gaspar de Ezpeleta, un joven calavera de ascendencia navarra, herido de muerte a las puertas de su casa, cuya importancia residía en ser de familia pudiente, caballero de la Orden de Santiago y satélite de la Corte.

Tenemos noticia de Ezpeleta por un romancillo de Góngora donde se satiriza una caída suya de caballo, mientras rejoneaba toros un 10 de junio de ese año de 1605. Diecisiete días después, el 27, lo hallamos acuchillado, frente a la casa de Cervantes, seguramente por el pariente o el sicario del marido de una mujer casada con la que Ezpeleta mantenía relaciones. El adulterio era público y notorio. La adúltera sería la mujer de Melchor Galván, escribano muy conocido de Villarroel. Incluso una de las pupilas de Juana Gaitán afirmará haber visto al agresor, y aunque aseguró ser capaz de reconocerlo, Villarroel hizo oídos sordos a tales declaraciones, decidido a amparar el buen nombre de su amigo el escribano. Para ello le pareció lo mejor desviar las sospechas hacia los Cervantes y los amigos y vecinos de éste en la casa, ajenos por completo al suceso.

El hecho, bastante confuso, provoca un nuevo encarcelamiento del escritor y de parte de su familia el 29 de junio, ahora por decisión del alcalde Villarroel, que sin duda se deja llevar por la mala fama que rodea a "las cervantas". Por suerte, los cuatro magistrados que les tomaron declaración quedaron muy pronto convencidos de su inocencia y, al considerar que no existían pruebas que los acusaran, dejaron en libertad el escritor y a su familia el día 1 de julio.

Lit. Francisco López de Úbeda, "La pícara Justina".

Pol. Nace en Valladolid el príncipe Felipe, futuro Felipe IV.

Embajada de lord Howard: las conversaciones para la paz entre ingleses y españoles se reanudan en Valladolid. Esta vez los ingleses se desplazan hasta la corte castellana. Algunos biógrafos de Cervantes, como Astrana, quieren suponer que en el cortejo de los ingleses vendría Shakespeare, quien no tendría más remedio que toparse en Valladolid con el novelista de moda y el libro de moda. Da lugar a esta suposición el que Shakespeare, poco antes de su muerte, llevará a escena uno de los episodios del Quijote, el de Cardenio.

Muerte del papa Clemente VIII, seguida de la de su sucesor León XI, al cual sucede Pablo V.

1606

La Corte se traslada de nuevo a Madrid y, siguiéndola, la familia Cervantes hace lo propio, instalándose primero en el barrio de Atocha, al menos desde 1608, y después en la calle de la Magdalena, muy cerca de la librería de Francisco Robles y de la imprenta de Juan Cuesta. Cervantes intenta ganarse la vida escribiendo para el teatro.
Su hija Isabel se casa con Diego Sanz, de cuyo matrimonio nace, al año siguiente, Isabel Sanz, única nieta conocida de Cervantes.

Lit. e Icon. Nacen Corneille y Rembrandt.

Pol. La Corte vuelve a instalarse en Madrid.

Legislación contra los católicos en Inglaterra.

Edicto contra el cristianismo en el Japón.

Integración de Navarra en Francia.

______________________________

(1) ◊ Retrato ecuestre del duque de Lerma = Portrait équestre du duc de Lerma = Equestrian Portrait of the Duke of Lerma ◊

→ Cuando el príncipe Felipe subió al trono como Felipe III, quiso tener como amigo consejero y hombre de toda su confianza a Francisco de Sandoval, quien a partir de entonces fue el verdadero «rey» de España. ←

Autor: Rubens, Pedro Pablo
Título: Retrato ecuestre del duque de Lerma
Fecha: 1603
Técnica: Óleo
Soporte: Lienzo
Dimensiones: Alto: 290,5 cm.; Ancho: 207,5 cm.
Procedencia: Colección del duque de Lerma; Colección Real en 1635; Regalo de Felipe IV al almirante de Castilla; En 1800 en posesión del Marqués de Denia; En 1878 se encontraba en la casa del Duque de Medinaceli; En 1909 pasa a la colección del conde de Gavia al casarse con una hija del de Medinaceli que lo había heredado. La última condesa de Gavia lo regaló a los P.P. Capuchinos de Madrid, de quienes lo adquirió el Museo en 1969.
Localización actual: Museo del Prado
Número de catálogo: P03137
Ubicación: Sala 028 (Expuesto)
Detalle iconográfico: SaGaBardon

◊ Retrato ecuestre del duque de Lerma ◊

La pintura muestra a Francisco de Sandoval y Rojas, I duque de Lerma y valido de Felipe III de España, en un retrato ecuestre en escorzo situado sobre un fondo de batalla.

"El rey refirió a un caballero al duque de Lerma, a lo que el caballero contestó que de haber podido conseguir esa audiencia no habría tenido necesidad de visitar al rey". Con esta anécdota, el propio Rubens explicaba el poder del valido de Felipe III, que tanto le impactó durante su primera visita a España. El equivalente visual de tal idea es este retrato, que Rubens pintó en Valladolid, y donde representó a Lerma como un todopoderoso guerrero a caballo, siguiendo modelos de la Antigüedad. Éste es uno de los escasos cuadros de Rubens que están firmados.

Tras un breve paso por la colección real en el siglo XVII, el retrato volvió a los herederos del duque y fue adquirido por el Museo en 1969.

◊ El primer duque de Lerma ◊

Nombre secular: Francisco Gómez de Sandoval-Rojas y Borja
Mandato: 1598 – 1621
Nacimiento: 1553, Tordesillas
Fallecimiento: 17 de mayo de 1625 (72 años), Valladolid
Familia:
Casa real: Marquesado de Denia
Padre: Francisco Gómez de Sandoval y Zúñiga
Madre: Isabel de Borja y Castro
Consorte: Catalina de la Cerda

Francisco Gómez de Sandoval-Rojas y Borja, más conocido como Francisco de Sandoval y Rojas (Tordesillas, 1553 – Valladolid, 17 de mayo de 1625), fue el V marqués de Denia, I marqués de Cea, I conde de Ampudia, Sumiller de Corps, Caballerizo mayor, I duque de Lerma desde 1599, primer ministro y valido de Felipe III (1598–1621).

Francisco Gómez de Sandoval-Rojas nació en Tordesillas y fue educado en la corte de Felipe II. Su abuelo materno era Francisco de Borja (San Francisco de Borja) y pertenecía a una familia con tradición en el cargo de Adelantado de Castilla desde 1412.

Fue el hombre más poderoso del reinado de Felipe III. Se hizo inmensamente rico a costa de saber manejar el tráfico de influencias, la corrupción y la venta de cargos públicos. Por otra parte, fue un verdadero mecenas de la Villa Ducal de Lerma en Burgos, donde empleó gran parte de su fortuna en engrandecerla y embellecerla contratando a los más sobresalientes arquitectos y utilizando los mejores materiales.

Por su cargo de ministro del rey se convirtió en el hombre más cercano y de mayor confianza del monarca consiguiendo incluso que éste trasladase desde Madrid la Corte a Valladolid (1601).

→ El duque efectuó una magistral operación inmobiliaria seis meses antes del traslado, comprando propiedades e invirtiendo en su propio beneficio. Es lo que modernamente se conoce como especulación. ←

Algunas de estas propiedades, como la llamada Huerta de la Ribera, se las vendió años después al rey, pocos meses antes del regreso de la corte a Madrid. Compró también un palacio a don Francisco de los Cobos, edificio que vendió al año siguiente también al rey y que fue convertido en palacio real.

El regreso de la corte de Felipe III a Madrid en 1606 se hace también por la influencia y los consejos del duque de Lerma. Los historiadores piensan que este regreso estaba preparado de antemano y que el duque nunca tuvo la intención de abandonar por completo Madrid. Se sabe por los documentos que se conservan que ya en 1603 existen ciertas maniobras y acuerdos entre el alcalde de Madrid y el duque.

Francisco de Sandoval pertenecía a una familia de la nobleza española. Sus padres eran Francisco Gómez de Sandoval y Zúñiga, marqués de Denia, e Isabel de Borja y Castro, hija del santo jesuita Francisco de Borja (cuando aún era el IV Duque de Gandía). Su tío el arzobispo de Sevilla, Cristóbal de Rojas y Sandoval, lo educó en la corte madrileña de Felipe II y logró introducirlo en el puesto de menino del príncipe Carlos, hijo de Felipe II y de su primera mujer María Manuela de Portugal.

A la muerte de su padre, Francisco queda como jefe y responsable de su familia, con más deudas que rentas. Pero el ascenso en su carrera comienza muy pronto con un primer cargo de gentilhombre de cámara del rey. Más tarde, en 1592, con 39 años, pasa a ser gentilhombre de la casa del príncipe Felipe (futuro Felipe III), siendo en ese momento cuando comienza la gran amistad entre los dos personajes. Algunas personas de la corte del rey Felipe II supieron ver desde el principio la gran influencia que el futuro duque de Lerma tenía sobre el príncipe y recomendaron al rey que lo alejase por algún tiempo. Así fue cómo el rey le nombró en 1595 Virrey de Valencia, puesto que ocupó a lo largo de dos años. A su regreso a Madrid, el propio príncipe Felipe pidió su nombramiento para caballerizo mayor.

→ Cuando el príncipe Felipe subió al trono como Felipe III, quiso tener como amigo consejero y hombre de toda su confianza a Francisco de Sandoval, quien a partir de entonces fue el verdadero «rey» de España. ←

Se rodeó de un equipo de gente de su confianza y distribuyó los puestos más importantes de la corte entre miembros de su familia y amigos. Uno de estos personajes fue Rodrigo Calderón de Aranda, de quien se decía que era «el valido del valido». En 1599, Felipe III le otorga el título de duque de Lerma y entra así en la categoría de Grande de España. Su hermana, Catalina de Zúñiga (1555-1628), fue casada con el VI Conde de Lemos.

En 1601 se traslada la corte a la ciudad de Valladolid; será un breve periodo hasta 1606, en que de nuevo regresa a Madrid. Este traslado se debe al duque de Lerma que así se lo aconsejó al rey.

→ Los historiadores creen que fueron dos los motivos que impulsaron al duque para conseguir este traslado: alejar al rey de la influencia de su abuela la emperatriz María de Austria (recluida en el convento de las Descalzas Reales de Madrid), que no veía con buenos ojos la labor de don Francisco y los importantes beneficios financieros que suponían para él este cambio. ←

El poder del duque de Lerma fue inmenso: llegó a manejar el sello real como Sumiller de Corps, consiguió controlar el reino y tomar él solo todas las decisiones políticas entre 1599 y 1618.

→ Los incidentes más importantes de su mandato se produjeron en 1609 con la firma de la tregua con los Países Bajos y la expulsión de los moriscos. ←

La reina Margarita, esposa de Felipe III, no era partidaria de los abusos e influencia del duque de Lerma, y a su alrededor tenía muchos consejeros descontentos también.

→ Hubo una investigación de las finanzas (proceso de vista) que fue descubriendo el entramado de corrupción e irregularidades. Empezaron a caer culpables e implicados, entre otros el valido del duque (el "valido" del "valido"), don Rodrigo Calderón de Aranda, que fue ejecutado en la plaza Mayor de Madrid en 1621.←

Se desencadena una presión en contra del régimen, y ante los acontecimientos, el duque aplica una estratagema que salvará su vida: solicita de Roma el capelo cardenalicio que se le concede en 1618, al mismo tiempo que el rey le da permiso para retirarse a sus propiedades de la ciudad de Lerma. Murió en Valladolid en 1625, retirado de la vida pública.

→ Cuando le fue concedido el cardenalato corrió por Madrid una coplilla que decía: «Para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España, se viste de colorado». ←

Sin embargo, esta versión que cobró arraigo popular en la época, y que situaría al Duque de Lerma como corrupto, está completamente discutida por historiadores como Hermida Balado, Germán Vázquez o Mónica Martínez García, que sitúan al Duque como víctima de una conspiración, orquestada por Gaspar de Guzmán y Pimentel, Conde-Duque de Olivares, por Luis de Aliaga, un dominico aragonés nombrado confesor del rey por influencia del de Lerma, y por su propio hijo, el Duque de Uceda, deseoso de sustituir a su padre...

Fuentes: Wikipedia y Museo del Prado.

◊◊◊

16:05 Écrit par SaGa Bardon dans Cervantes | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.