12/12/2012

J-M. Durão Barroso: "De la guerra a la paz: una historia europea"

Conferencia del Nobel de la Paz 2012

En nombre de la Unión Europea:

[El presidente Barroso toma la palabra:]

"La paz no es la mera ausencia de la guerra, es una virtud", escribió Spinoza: "Pax enim non belli privatio, sed virtus est ". Y agregó que es "un estado de ánimo, una disposición para la benevolencia, la confianza, la justicia".

En efecto, sólo puede haber verdadera paz si la gente tiene confianza. En paz con su sistema político. La seguridad de que sus derechos fundamentales sean respetados.

La Unión Europea no es sólo acerca de la paz entre las naciones. Encarna, como un proyecto político, este determinado estado de ánimo al que Spinoza se refería. Encarna, como una comunidad de valores, esta visión de la libertad y la justicia.

Recuerdo vívidamente en 1974 estando en la masa del pueblo, descendiendo por las calles de mi ciudad natal, Lisboa, en Portugal, celebrando la revolución democrática y la libertad. Este mismo sentimiento de alegría fue experimentado por la misma generación que la mía en España y Grecia. Se experimentó más tarde en Europa Central y Oriental y en los Estados bálticos, cuando recuperaron su independencia. Varias generaciones de europeos han demostrado una y otra vez que su elección por Europa es también una opción por la libertad.

Nunca olvidaré a Rostropovich tocando a Bach ante el derruido Muro de Berlín. La imagen recuerda al mundo que era la búsqueda de la libertad y la democracia la que derribó las antiguas divisiones e hizo posible la reunificación del continente. El unirse a la Unión Europea era esencial para la consolidación de la democracia en nuestros países.

Debido a que Europa sitúa la persona y el respeto de la dignidad humana en su corazón. Debido a que da voz a las diferencias al mismo tiempo que crea la unidad. Y así, después de la reunificación, Europa fue capaz de respirar con sus dos pulmones, como lo dijo Karol Wojtyla. La Unión Europea se ha convertido en nuestra casa común. La "patria de nuestros países de origen", tal como fue descrita por Vaclav Havel.

Nuestra Unión es más que una asociación de estados. Se trata de un nuevo orden legal, que no se basa en el equilibrio de poder entre naciones sino en el libre consentimiento de los Estados para compartir la soberanía.

Desde la puesta en común del carbón y del acero a la abolición de las fronteras interiores, desde seis países hasta muy pronto veintiocho con Croacia uniéndose a la familia, éste ha sido un extraordinario viaje europeo que nos está llevando a
una "unión cada vez más estrecha". Y hoy en día uno de los símbolos más visibles de nuestra unidad está en las manos de todo el mundo. Es el euro, la moneda de nuestra Unión Europea. No la abandonaremos.

La paz no puede descansar únicamente en la buena voluntad del hombre. Tiene que encarnarse en un cuerpo de leyes, en intereses comunes y en un sentido más profundo de una comunidad de destino.

El genio de los padres fundadores fue precisamente el comprender que para garantizar la paz en las naciones del siglo 20 necesitaban pensar más allá del Estado-nación. Como Walter Hallstein, el primer presidente de la Comisión Europea dijo: "Das System der Nationalstaaten hat den wichtigsten Test des 20. Jahrhunderts nicht bestanden ("El sistema de Estados nacionales soberanos no ha superado los más importantes pruebas del siglo 20 "). Y agregó "a través de dos guerras mundiales ha demostrado su incapacidad para preservar la paz ".

La singularidad del proyecto europeo es el haber combinado la legitimidad de los Estados democráticos con la legitimidad de las instituciones supranacionales: la Comisión Europea, el Tribunal Europeo de Justicia. Las instituciones supranacionales que protegen el interés general europeo, defienden el bien común Europeo y encarnan su comunidad de destino. Y junto con el Consejo Europeo, donde los gobiernos están representados, hemos desarrollado durante años una democracia transnacional única, simbolizada por la elección directa del Parlamento Europeo.

Nuestra búsqueda de la unidad europea no es una obra de arte perfecta, sino que es un trabajo en progreso, que exige un cuidado constante y diligente. No es un fin en sí mismo, sino un medio para fines superiores. En muchos sentidos, atestigua la búsqueda de un orden cosmopolita, en el que la ganancia de una persona no tiene por qué provocar el dolor de otra persona; en la que atenerse a las normas comunes sirve valores universales.

Es por eso que la Unión Europea, a pesar de sus imperfecciones, puede ser, y de hecho es, una poderosa inspiración para muchos en todo el mundo. Debido a que los desafíos enfrentados pueden diferir en escala de una región a otra, pero no difieren en naturaleza.

Todos compartimos el mismo planeta. La pobreza, el crimen organizado, el terrorismo, el cambio climático: se trata de problemas que no respetan las fronteras nacionales. Nosotros compartimos las mismas aspiraciones y los valores universales: estos están echando raíces progresivamente en un número creciente de países de todo el mundo. Compartimos "L'humain irréductible", la singularidad irreductible del ser humano. Más allá de nuestra nación, más allá de nuestro continente, todos somos parte de una misma humanidad.

Jean Monnet termina sus memorias con estas palabras: "Les Nations souveraines du passé ne sont plus le cadre où peuvent se résoudre les problèmes du présent. Et la communauté elle-même n'est qu'une étape vers les formes d'organisation du monde de demain ". ("Las naciones soberanas del pasado ya no pueden resolver los problemas del presente. Y la Comunidad [Europea] misma es sólo una etapa en el camino de la organización del mundo del futuro. ")

Esta visión federalista y cosmopolita es una de las contribuciones más importantes que la Unión Europea puede aportar a un orden mundial en preparación. El compromiso concreto de la Unión Europea en el mundo está profundamente marcado por la trágica experiencia de nacionalismo extremo de nuestro continente, las guerras y el mal absoluto de la Shoah. Se inspira en nuestro deseo de evitar que los mismos errores se repitan de nuevo.

Ese es el fundamento de nuestro enfoque multilateral para una globalización basada en los principios de solidaridad internacional y responsabilidad global; esto es lo que inspira nuestro compromiso con nuestros países vecinos y socios internacionales, desde el Oriente Medio hasta Asia, de África a las Américas.

Esto define nuestra posición en contra de la pena de muerte y nuestro apoyo a la justicia internacional encarnada por la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional; esto dirige nuestro liderazgo en la lucha contra el cambio climático y en pro de la seguridad alimentaria y energética; esto sustenta nuestras políticas de desarme y contra la proliferación nuclear.

Como un continente que salió de la devastación para convertirse en una de las economías más fuertes del mundo, con los sistemas sociales más progresistas, siendo el mayor donante de la ayuda mundial, tenemos una especial responsabilidad frente a millones de personas necesitadas.

En el siglo 21 es simplemente inaceptable ver a los padres impotentes cuando su bebé se está muriendo por falta de atención médica básica, a las madres obligadas a caminar todo el día con la esperanza de conseguir alimentos o agua limpia, y a los niños y niñas privados de su infancia, ya que se ven obligados a convertirse en adultos antes de tiempo.

Como una comunidad de naciones que ha superado la guerra y luchado contra el totalitarismo, siempre vamos a estar de pie por aquellos que buscan la paz y la dignidad humana.

Y permítanme decirlo desde aquí hoy: la situación actual en Siria es una mancha en la conciencia del mundo, y la comunidad internacional tiene el deber moral de hacerle frente.

Y como hoy se celebra el día internacional de los derechos humanos, más que cualquier otro día nuestros pensamientos se dirigen a los defensores de los derechos humanos en todo el mundo que ponen en peligro sus vidas para defender los valores que apreciamos. Ningún muro de prisión puede silenciar su voz. Los escuchamos hoy en esta sala.

Y también recordamos que el año pasado en esta misma tribuna tres mujeres fueron honradas por su lucha no violenta por la seguridad de las mujeres y por los derechos de las mujeres. Como Unión construida sobre el valor fundamental de la igualdad entre mujeres y hombres, igualdad consagrada en el Tratado de Roma en 1957, nos obliga el compromiso de proteger los derechos de las mujeres en todo el mundo y el de apoyar el empoderamiento de las mujeres. También apreciamos los derechos fundamentales de los que siendo los más vulnerables tienen en sus manos el futuro: los hijos de este mundo.

Como un ejemplo exitoso de la reconciliación pacífica basada en la integración económica, contribuimos al desarrollo de nuevas formas de cooperación basada en el intercambio de ideas, la innovación y la investigación. La ciencia y la cultura son la esencia misma de la apertura europea: nos enriquecen como personas y crean lazos más allá de las fronteras.

Humilde y agradecido por la concesión del Premio Nobel de la Paz, no hay mejor lugar para compartir esta visión que aquí en Noruega, un país que ha dado tanto a la causa de la paz mundial.

La "pacificación de Europa" fue el centro de las preocupaciones de Alfred Nobel. En una primera versión de su voluntad, él incluso la equipara a la paz internacional.

Esto hace eco a las primeras palabras de la Declaración Schuman, el documento fundacional de la Unión Europea. "La paix mondiale". "Paz Mundial", dice, "no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan ".

Mi mensaje de hoy es: ustedes pueden contar con nuestros esfuerzos para luchar por una paz duradera, la libertad y la justicia en Europa y en el mundo.

Durante los últimos sesenta años, el proyecto europeo ha demostrado que es posible para los pueblos y las naciones unirse a través de las fronteras. Que es posible superar las diferencias entre "Ellos" y "Nosotros".

Hoy aquí, nuestra esperanza, nuestro compromiso, es éste: la Unión Europea ayudará al mundo a unirse con todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

-oOo-

Traducción de Salvador García Bardón

Texto original en inglés.

Fuente en inglés: Consilium Europa

-oOo-

15:53 Écrit par SaGa Bardon | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.