03/08/2011

Sheryl Sandberg: ¿Por qué tenemos tan pocas mujeres líderes?

 

 

Sheryl Sandberg, nacida en Washington, D.C., en 1969, hija de Adele y Joel Sandberg y primogénita de cuatro hermanos, es desde marzo de 2008 la directora ejecutiva de Facebook (Chief Operating Officer of Facebook). Antes había sido, desde 2002, vicepresidenta responsable de las ventas y operaciones globales de Google. Precedentemente había trabajado como jefa de gabinete en el Departamento del Tesoro, bajo la autoridad de Larry Summers, que había sido su promotor en Harvard. En esta universidad, donde ingresó en 1987 y se graduó en 1991 con la mención "summa cum laude" (Bachelor's degree, Economics, Harvard University), obtuvo un John Williams, el máximo reconocimiento que se otorga en Harvard. Larry Summers calibró su valía y, tras asesorarla en su tesina, la fichó para el Banco Mundial, donde trabajó, de 1996 a 2001, en programas de salud para la India, en particular sobre la lepra, el sida, y la ceguera. Antes de pasar a Google, tras haber dejado el Banco Mundial, trabajó para la consultora McKinsey.

Foto: Sheryl Sandberg, directora ejecutiva de Facebook, el 9 de julio de 2011.- MATTHEW STAVER/BLOOMBERG

-oOo-

La fuerza femenina de Facebook

Sheryl Sandberg, fan desde siempre de Internet, "quiso estar en el corazón del cambio tecnológico". Eligió en primer lugar Google porque lo veia pletórico de ambición y de ideas. Lo mismo le sucedió con Facebook. Explicó su experiencia ante los recién graduados de la Universidad de Barnard diciéndoles que "más allá de colgar fotos y usar Facebook para estar en contacto, lo que de verdad queremos es conectar el mundo entero, hacerlo más abierto y transparente".

Tres años después de la llegada de Sheryl Sandberg a Facebook, esta red social cuenta con 500 millones de usuarios. En el tiempo que Sheryl Sandberg lleva a la cabeza de sus estrategias operacionales, Facebook ha crecido siete veces. Algunos catalogan a Sheryl como una superestrella de los negocios. Se le reconoce por sus resultados que es genial como organizadora, lo cual es vital para una joven empresa en expansión como Facebook.

Sheryl Sandberg asume la responsabilidad suprema de transformar en realidad la filosofía de "conectar al mundo" que es la que anima el "modus operandi" de Facebook como su causa final y eficiente.

-oOo-

Los derechos femeninos en la sociedad

Sheryl Sandberg es ejemplar en su compromiso con las políticas y acciones en favor de los derechos laborales de la mujer, con especial atención a sus obligaciones como madre. Es miembro del consejo ejecutivo de Women International, V-Day y Ad Council. Defiende políticas de igualdad que permitan a las madres trabajadoras obtener bajas por maternidad y horarios que les faciliten amamantar y cuidar a sus hijos pequeños. Considera el respeto de estos derechos humanos y sociales como vitales para que toda organización social, cualquiera que sea su tipo o sector, compita con éxito en la economía moderna.

Como lo demuestra ampliamente en su charla que publicamos aquí, Sheryl Sandberg da mucha importancia a la presencia de las mujeres en los puestos de mando, sin que su sexo o su maternidad sean obstáculo, sino más bien argumento en su favor, cuando disponen de la competencia requerida, para poder asumirlos en competición profesional igualitaria con sus colegas masculinos.

-oOo-

El liderazgo femenino en la sociedad

Sheryl Sandberg: ¿Por qué tenemos tan pocas mujeres líderes?

Fuente: {Traducción española interactiva de su conferencia televisada en inglés: Why we have too few women leaders, traducción ofrecida por TED, editor virtual de la Autora. He dotado de formato el texto mediante una composición sencilla, lo he aireado con espacios blancos entre los párrafos, he introducido subtitulos y he realizado algunas correcciones sintácticas.}

A las mujeres de la sala les digo, empecemos admitiendo que tenemos suerte. No vivimos en el mundo en que vivían nuestras madres y abuelas, donde las opciones de carrera eran muy limitadas. Y si hoy estamos en esta sala, es porque la mayoría hemos crecido en un mundo con derechos civiles básicos. Y, sorprendentemente, todavía vivimos en un mundo en el que algunas mujeres no los tienen.

Un problema real: Las mujeres no alcanzan las cimas de sus profesiones

Pero, aparte de eso, aún tenemos un problema, un problema real. Y el problema es que las mujeres no están alcanzando la cima de sus profesiones en ningún lugar del mundo. Los números son bastante elocuentes: de 190 jefas y jefes de estado 9 son mujeres. Y del personal parlamentario del mundo el 13% son mujeres. En el sector empresarial las mujeres que están en la cima en la alta dirección, en la junta directiva, encabezan con un 15%, 16%. Los números no se han movido desde 2002 y van en la dirección incorrecta. E incluso en instituciones sin fines de lucro, un mundo que a veces suponemos gobernado por mujeres, las mujeres de la cima son el 20%.

El dilema entre el éxito profesional y la realización personal

También tenemos otro problema y es que las mujeres enfrentan opciones más difíciles entre el éxito profesional y la realización personal. Un estudio reciente de EE.UU. mostró, al analizar los puestos de la gerencia, que 2/3 de los hombres casados tenían hijos mientras que sólo 1/3 de las mujeres casadas tenían hijos. Hace un par de años yo estaba en Nueva York cerrando un acuerdo y estaba en una de esas oficinas privadas elegantes de Nueva York que pueden imaginar. Estoy en la reunión, una reunión de unas 3 horas, pasaron 2 horas y ya necesitábamos una pausa para ir al baño; todo el mundo se para y el anfitrión de la reunión empieza a mirar muy avergonzado. Me di cuenta que no sabía dónde estaba el baño de mujeres en la oficina. Así que empecé a buscar por los escritorios, pensando que los habrían puesto allí, pero no vi nada. Y pregunté: "¿Acaban de mudarse a la oficina?" Y él me dijo: "No, hace cerca de un año que estamos aquí". Y le dije: "¿Me estás diciendo que soy la única mujer en cerrar un trato en esta oficina en un año?" Me mira y me dice: "Sí. O quizá eres la única que quiso ir al baño".

(Risas)

¿Cómo vamos a resolver esto sin abandonar?

La pregunta es: ¿cómo vamos a resolver esto? ¿Cómo cambiamos estos números de arriba? ¿Cómo hacemos que sean diferentes? Quiero empezar diciendo que hablo de esto, de mantener a las mujeres en la fuerza laboral, porque pienso realmente que esa es la respuesta. En la parte de altos ingresos de la fuerza laboral entre la gente que termina en la cima de los CEO de la Fortune 500 o equivalentes de otras áreas, el problema, estoy convencida, es que las mujeres están abandonando. La gente habla mucho de esto y de cosas como flexibilidad horaria y asesoría, programas en los que las empresas deberían entrenar a las mujeres.

Hoy no quiero hablar de nada de eso aunque todo eso sea realmente importante. Hoy quiero centrarme en lo que podemos hacer como individuos. ¿Qué mensajes tenemos que darnos a nosotras mismas? ¿Qué mensaje tenemos que darles a las mujeres que trabajan con y para nosotros? ¿Qué mensaje le damos a nuestras hijas?

Quiero ser clara desde el principio: no voy a emitir juicio de valor en esta charla. No tengo la respuesta correcta; ni siquiera la tengo para mí misma. Dejé San Francisco, donde vivo, el lunes y me iba a tomar el avión para venir a esta conferencia. Y mi hija de 3 años, cuando la fui a dejar en el preescolar, hizo la escena de abrazarse a mis piernas y llorar diciendo: "Mami, no tomes el avión". Es difícil. A veces me siento culpable. No conozco ninguna mujer, ama de casa o que trabaje afuera, que no se sienta así de vez en cuando. No estoy diciendo que trabajar afuera sea lo correcto para todo el mundo.

Para permanecer dignamente en el mercado laboral

Mi charla de hoy trata de los mensajes a dar si quieren permanecer en el mercado laboral. Y creo que hay tres. Uno, siéntense a la mesa. Dos, hagan de su pareja un verdadero compañero. Y tres -miren esto- no se den por vencidas antes de abandonar el trabajo.

1. Siéntate a la mesa.

Número uno: siéntese a la mesa. Hace apenas un par de semanas en Facebook recibimos a un funcionario gubernamental de muy alto nivel que venía a reunirse con altos ejecutivos de Silicon Valley. Y todos se sentaron a la mesa. Y había 2 mujeres que viajaban con ellos que tenían posiciones importantes en sus ministerios. Y yo les dije: "Siéntense a la mesa. Vamos, siéntense a la mesa". Y se sentaron a un lado de la sala.

Cuando estaba en el último año de la universidad hice un curso de Historia Intelectual Europea. ¿No les encantan esas cosas de la universidad? Me gustaría poder hacerlo ahora. Hice ese curso con mi compañera de cuarto, Carrie, que en ese entonces era una estudiante brillante de literatura y luego llegó a ser una erudita de la literatura, y con mi hermano, tipo inteligente, jugador de water polo, estudiante de segundo año.

Hacíamos el curso los tres juntos. Carrie se leyó todos los libros -las versiones originales en griego y latín; iba a todas las clases. Yo leí todos los libros en inglés y asistí a casi todas las clases. Mi hermano estaba medio ocupado; leyó 1 de los 12 libros y fue a un par de clases, vino a nuestra habitación un par de días antes del examen para que le explicáramos. Fuimos los tres a dar el examen. Estuvimos allí durante 3 horas... con nuestras libretas azules... sí, así de vieja soy. Y salimos del aula, nos miramos y preguntamos: "¿Cómo te fue?" Y Carrie dice: "Caramba, siento que no pude ir directamente al grano de la dialéctica hegeliana". Y yo dije: "Dios, me hubiese gustado poder conectar la teoría de la propiedad de John Locke con los filósofos sucesivos". Y mi hermano dijo: "Tengo la calificación más alta de la clase". "¿Tienes la calificación más alta de la clase? ¡Pero si no sabes nada!"

El problema de estas historias es que concuerdan con lo que muestran los datos: las mujeres subestiman sistemáticamente su capacidad. Si uno examina a hombres y mujeres y se les pregunta algo totalmente objetivo como el promedio de calificaciones, los hombres se equivocan sobrestimando y las mujeres se equivocan subestimando.

Las mujeres no negocian por sí mismas en el trabajo. Un estudio de los últimos 2 años de personas que ingresan al mercado laboral desde la universidad mostró que el 57% de los muchachos que ingresaban -supongo que eran hombres- negociaban su primer salario y sólo el 7% de las mujeres.

Y aún más importante: los hombres se atribuyeron el éxito a sí mismos y las mujeres lo atribuyeron a factores externos. Si uno le pregunta a un hombre por qué hizo un buen trabajo dirá: "Porque soy genial. Es obvio. ¿Acaso lo dudas?" Si uno le pregunta lo mismo a una mujer dirá que alguien le ayudó, que tuvo suerte, que trabajó realmente mucho.

¿Por qué importa este tema? Caramba, importa y mucho porque nadie consigue una oficina importante sentándose a un lado y no en la mesa de negociación. Y nadie consigue un ascenso si no piensa que se merece el éxito o si al menos no reconoce su propio éxito.

Me gustaría que la respuesta fuera fácil. Ojalá pudiera ir a decirles a las jóvenes mujeres para las que trabajo, a todas esas mujeres fabulosas:"Crean en Uds mismas y negocien por Uds mismas. Sean dueñas de su propio éxito". Ojalá pudiera decirle eso a mi hija. Pero no es tan simple. Porque los datos muestran sobre todo una cosa y es que el éxito y la simpatía tienen correlación positiva para los hombres y correlación negativa para las mujeres. Y todas están asintiendo porque sabemos que es verdad.

Hay un estudio muy bueno que muestra esto muy bien. Es un estudio famoso de la Escuela de Negocios de Harvard sobre una mujer llamada Heidi Roizen. Es una emprendedora de una empresa de Silicon Valley y usa sus contactos para convertirse en una inversora de capital de riesgo exitosa. En 2002, no hace tanto, un profesor que estaba entonces en la U. de Columbia toma el caso de Heidi Roizen y lo modifica. Distribuye ambos casos a dos grupos de estudiantes. Cambia sólo una palabra: Heidi por Howard. Pero esa palabra marca una gran diferencia. Luego encuesta a los estudiantes. Lo bueno es que tanto los estudiantes hombres como las mujeres pensaban que Heidi y Howard eran ambos competentes y eso es bueno. Pero lo malo fue que a todo el mundo le gustaba Howard. Él es un gran tipo, uno quiere trabajar con él, uno quiere pasar el día pescando con él. ¿Y Heidi? No lo sé. Es egocéntrica y tiene un sesgo político. Uno no puede estar seguro de trabajar para ella. Ésta es la complicación. Debemos decirles a nuestra hija y a las colegas que tenemos que creernos que tenemos la calificación máxima para alcanzar la promoción, para sentarnos a la mesa. Y tenemos que hacerlo en un mundo en el que, para lograrlo, deberán enfrentar sacrificios, sacrificios que sus hermanos varones no conocerán.

La parte más triste de todo esto es que es algo muy difícil de recordar. Les voy a contar una historia, realmente embarazosa para mí, pero que creo es importante. Di esta charla en Facebook no hace mucho ante unos 100 empleados. Y un par de horas después había una muchacha que trabaja allí sentada fuera de mi pequeño escritorio y quería hablar conmigo. Le dije que bueno, se sentó, y hablamos. Me dijo: "Hoy aprendí algo. Aprendí que tengo que mantener mi mano en alto". Le dije: "¿Qué quieres decir?" Me dijo: "Bueno, Ud. estaba dando la charla y dijo que iba a recibir 2 preguntas más. Yo, al igual que muchas otras personas, tenía mi mano levantada y Ud recibió 2 preguntas más. Yo bajé la mano y observé que todas las mujeres bajaron la mano y luego Ud aceptó más preguntas sólo de los hombres". Y yo pensé para mí: guau, si me pasa a mí que me preocupo por estas cosas, obviamente, al dar esta charla, durante esta charla ni siquiera me doy cuenta que las manos de los hombres están levantadas todavía y que las de las mujeres no están levantadas ¿cuán buenas somos como gerentes de nuestras empresas y organizaciones para ver que los hombres tienen más oportunidades que las mujeres? Tenemos que lograr que las mujeres se sienten a la mesa.

(Aplausos)

2. Haz de tu pareja un verdadero compañero

Mensaje número dos: hagan de su pareja un verdadero compañero. Estoy convencida de que hemos progresado más en el trabajo que en nuestros hogares. Los datos lo muestran con elocuencia. Si una mujer y un hombre trabajan a tiempo completo y tienen un hijo, la mujer hace el doble de trabajo en la casa que el hombre y la mujer dedica 3 veces más tiempo a cuidar al hijo que el hombre. De modo que ella tiene 3 empleos, ó 2, y él tiene 1. ¿Quién creen que abandona si alguien tiene que estar más en casa? Las causas de esto son muy complicadas y no tengo tiempo de entrar en detalles. Y no creo que el fútbol del domingo o la pereza en general sean la causa.

Pienso que la causa es más complicada. Creo que, como sociedad, ejercemos más presión a nuestros hijos para que tengan éxito que a nuestras hijas. Conozco hombres que se quedan en casa y trabajan en la casa para ayudar a sus esposas con sus carreras y es difícil. Cuando voy a las reuniones de madres y veo al padre allí, observo que las otras madres no interactúan con él. Y eso es un problema porque tenemos que dignificar la tarea, porque es lo más difícil del mundo, hacer las tareas domésticas para personas de ambos sexos, si queremos que la cosa se empareje y las mujeres trabajen afuera. (Aplausos) Los estudios muestran que los hogares con salarios parejos e iguales responsabilidades tienen también la mitad de divorcios. Y por si eso no fuera suficiente motivación para Uds, estas parejas tienen más...¿cómo decirlo en el escenario? estas parejas se conocen más mutuamente en el sentido bíblico también.

(Risas)

3. No te vayas renunciando

Mensaje número tres: no se vayan antes de irse. Creo que es una gran ironía que las mujeres tomen acciones -veo esto todo el tiempo- con el objetivo de seguir trabajando y eso en realidad las lleva a dejar el trabajo. Esto es lo que sucede: estamos todos ocupados; todo el mundo; una mujer está ocupada. La mujer empieza a pensar en tener un bebé. Y desde el momento en que empieza a pensar en tener un bebé empieza a pensar en hacer espacio para ese bebé. "¿Cómo voy a compaginar esto con todo lo otro que hago?" Y, literalmente, desde ese momento ya no vuelve a levantar la mano; ya no busca un ascenso; ya no toma el nuevo proyecto; ya no dice: "Yo quiero hacer eso". Empieza a echarse atrás. El problema es que... digamos que queda embarazada ese día, ese día... 9 meses de embarazo, 3 meses de licencia por maternidad, 6 meses para recuperar el aliento, avanzamos 2 años muy a menudo -y lo he visto- las mujeres empiezan a pensar en esto mucho antes, cuando se comprometen, cuando se casan, cuando empiezan a pensar en tratar de tener un hijo, algo que puede llevar mucho tiempo. Una vez una mujer vino a hablarme de esto y la miré pensando que parecía un poco joven. Le dije: "¿Así que están pensando con tu marido en tener un bebé?" Y me dijo: "Que va, no estoy casada". Ni siquiera tenía novio. Le dije: "Estás pensando en esto muy apresuradamente".

Pero la cosa es: ¿qué pasa cuando uno empieza a retirarse silenciosamente? Todas las que han pasado por esto y doy fe de esto, una vez que tienen un hijo en casa más vale que el trabajo valga la pena porque es muy difícil dejar a ese crío en casa; el trabajo tiene que ser desafiante. Debe dar satisfacciones. Una tiene que sentir que marca la diferencia. Y si pasaron 2 años y no tuviste un ascenso y algún tipo cerca tuyo lo tuvo; si hace 3 años dejaste de buscar nuevas oportunidades te vas a aburrir porque deberías haber dejado el pie en el acelerador. No se vayan antes de irse. Quédense. Mantengan el pie en el acelerador hasta el día en que necesiten irse a hacer un pausa para tener un hijo y recién entonces tomen sus decisiones. No tomen decisiones demasiado anticipadas sobre todo las que ni siquiera saben que están tomando.

El mundo sería mejor gobernado a medias con las mujeres

Mi generación en realidad, tristemente, no va a cambiar los números de la cima. No se van a mover. No vamos a llegar a que el 50% de la población... en mi generación no va a haber un 50% de personas en la cima de ningún sector. Pero cifro mis esperanzas en las generaciones futuras. Creo que un mundo gobernado en la mitad de los países y en la mitad de las empresas por mujeres sería un mundo mejor. Y no sólo porque la gente sabría dónde están los baños de mujeres, aunque eso sería de gran ayuda. Creo que sería un mundo mejor. Tengo dos hijos.Tengo un hijo de 5 años y una hija de 2 años. Quiero que mi hijo tenga la posibilidad de contribuir plenamente al mundo laboral o al doméstico y quiero que mi hija tenga la posibilidad de elegir no sólo de superarse sino de ser querida por sus logros.

Gracias.

(Aplausos)

-oOo-

03.08.11 | 10:15. Archivado en Escritura bloguera, Universidades, Sociogenética, Informática, Antropología, Pro amicitia universale, Periodismo, Ética, Educación, Pro justitia et libertate