17/02/2011

Lactancia materna, un privilegio para madre e hijo

Querida Pilar:

Te deseo muchas saisfacciones en tu actividad sanitaria.

Este último fin de semana tuve la satisfacción de cooperar con las madres lactantes de FaceBook, que organizaron una acción de sensibilización sobre la dignidad y la importancia de la lactancia materna.

En mi defensa de los derechos de la Mujer, es uno de los temas en que más insisto, por su estrecha relación con la salud y la educación de nuestros hijos, al mismo tiempo que con los derechos humanos, educativos, sociales y laborales de la Mujer.

Imagino que a ti también te motiva mucho este tema. Cuéntanos tus experiencias desde tu privilegiado punto de vista de mujer médica en el Puerto de Santa María.

Un abrazo desde Bruselas.


-oOo-

Amamantar no es obsceno sino generoso, hermoso y gozoso
por Salvador García Bardón
, el Domingo, 13 de febrero de 2011 a las 19:22

Recomiendo a todos los enamorados de la madre de sus hijos que hagan este tipo de fotografía como yo la hice hace ya treinta y cuatro años.

En iconografía el nombre tradicional de esta escena de amamantamiento es "Maternidad". Muchas catedrales e iglesias cuentan entre sus cuadros más hermosos "Maternidades" cuya protagonista es María, la madre de Jesús.

En algunos de estos cuadros, por ejemplo en el que hay en la catedral de Granada al lado del púlpito principal, se puede incluso admirar con ternura y humor el gesto de María enviando un chorrito de la leche de sus pechos al creyente que contempla con fe este misterio de la lactación humano-divina (2); misterio que nos muestra a una mujer, Maria, amamantando al hijo de Dios encarnado, Jesús, bebé realmente humano y divino, que mama a sus pechos con el mismo placer satisfecho que cualquier otro bebé humano lo hace a los pechos de su madre o de su nodriza .

Reconozco que la presencia sobre la mesa de mi despacho de la fotografía de mi mujer amamantado a nuestro primer hijo es una de las mejores ayudas que tengo para perseverar en mi trabajo.

Un abrazo muy tierno a todas las mujeres que amamantan a sus hijos, probándonos con la incomparable generosidad y belleza de su gesto que la Humanidad sigue siendo generosa, hermosa y gozosa.

-oOo-

Lactancia materna, un privilegio para madre e hijo,
por Pilar Payares Cordero (1),
el jueves, 17 de febrero de 2011 a las 0:00.

Es un placer conocerle, Profesor. Muchas gracias por sus buenos deseos, lo mismo espero yo para usted.

Me alegra saber que se está usando este medio para promocionar la maternidad y la lactancia materna, maravillosos privilegios que le ha concedido Dios a la mujer. Estoy segura de que ya ustedes han tocado muchos puntos interesantes sobre este tema, espero poder modestamente aportar algo.

Desde el punto de vista médico, son innegables los beneficios de la lactancia materna. Para el bebé, la leche de su madre contiene todos los elementos necesarios para un buen desarrollo, tanto en cuanto a proporciones de cada uno de ellos, como en los cambios que experimenta con el tiempo, adaptándose a las distintas etapas. Además, le aporta anticuerpos de su madre mientras se inicia el desarrollo de su inmunidad, especialmente en los primeros cuatro meses. Para la madre todos son ventajas también. En el puerperio, después del parto, favorece la contracción del útero y la recuperación de la turgencia mamaria. En el futuro, protege del cáncer de mama, especialmente cuando la maternidad no es muy tardía.

Pero siendo todo esto importante, es en el ámbito espiritual y emocional en el que la lactancia aporta mayores beneficios a madre e hijo. Es una experiencia a través de la cual se crean lazos entre ellos que durarán toda la vida, y que les ayudará en su desarrollo como personas. Produce momentos de intimidad entre madre e hijo que son insustituibles, el bebé aprende el tacto de la piel de su madre, su olor, su temperatura, se siente protegido y tranquilo mientras ella le sigue dando vida después de darle a luz.

Dicho todo esto, si alguna mujer no puede darle de mamar a su bebé por las razones que sean, no debe agobiarse. Las fórmulas artificiales cada vez están mejor adaptadas y el amor que le dará a su hijo será infinito de todos modos. Sin embargo, es triste que aún haya mujeres que rechazan la lactancia materna a pesar de no tener impedimentos para ello. Quizás en estos casos los sanitarios hayamos fallado en algo.

Le agradezo que me haya permitido participar en este debate. Un saludo afectuoso.

-oOo-

(1) Pilar Payares Cordero nació el 20 de enero de 1976 en El Puerto de Santa María. Escuela secundaria: Colegio Grazalema; IBS Pedro Muñoz Seca. Estudió Grado Superior de piano en el Conservatorio Superior de Córdoba. Es Licenciada en Medicina por la Universidad de Cádiz. Vive en El Puerto de Santa María. Es uno de los primeros 400 ciudadanos adheridos a la "Plataforma ciudadana para la eliminación de la pornografía y la prostitución de los medios de comunicación".

(2) Lactancia de San Bernardo, Alonso Cano, 1601-67.

-oOo-

Fuentes con posibilidad de interactividad:

facebook.com/pilar.payares
facebook.com/sagabardon

-oOo-

17.02.11 | 18:23. Archivado en Amistad Europea Universitaria, Sociogenética, Energías renovables, Antropología, Ética, Educación, Ciencias biomédicas, Alimentación, Ecología

Les commentaires sont fermés.