05/06/2010

London Jesuit Volunteers (LJV )

Jesuit Volunteering
Love, self-awareness, ingenuity and courage

London Jesuit Volunteers is part of the Mount Street Jesuit Centre in Central London. LJV began in early 2007 as an opportunity for busy adults to give direct service for a few hours a week with people who are materially poor, vulnerable and marginalized in our society, integrating action with reflection.

LJV provides a suitable placement in discussion with each volunteer, and also a peer group where volunteers can share experiences and reflect prayerfully on their service in terms of justice and faithfulness to God.

LJV volunteers work with commitment and compassion in a way that respects human dignity, promotes justice and has hope for the future.

London Jesuit Volunteers (LJV) is now operating, offering flexible volunteering opportunities among those in need anywhere in London. Placements sought to suit volunteers circumstances and skills. There is also an Ignatian reflective component, to assist volunteers to focus on the presence of God in their volunteering and the rest of their lives.

Narrativas jesuitas: London Jesuit Volunteers
por Danny Daly,
Londres, Reino Unido

London Jesuit Volunteers es una iniciativa que el Centro Mount Street de los jesuitas en Londres acaba de empezar. Los miembros se comprometen a trabajar como voluntarios de 2 a 8 horas semanales con presos, con enfermos ingresados en hospitales y con los sin techo. Además trabajan con gente que tiene dificultad de aprendizaje, en general debido a incapacidades físicas o mentales, y con organizaciones que se ocupan de refugiados y marginados. Además los miembros se comprometen mensualmente a asistir a reuniones de grupo para reflexionar y compartir con otros voluntarios sus experiencias. La reflexión está basada en la búsqueda de Dios en todas las cosas.

Cuando a finales de 2006 volví a conectar con la Iglesia católica, después de haber ‘descansado’ durante unos años, decidí que no me iba a limitar a aprender más sobre mi fe. Lo que quería era seguir la llamada de Santiago, quien en su carta (2, 14-18) dice que “la fe que no va acompañada de obras, es una fe muerta". Me impliqué en una asociación que se llama Emmaus South Lambeth, y que se ocupa de los sin techo, para poner a servicio de otros mis conocimientos en el ámbito administrativo y financiero. Pero me daba cuenta de que no era suficiente, y que quería involucrarme más en algo práctico.

En 2008 descubrí el Mount Street Jesuit Centre, que ofrecía numerosos cursillos y talleres. Participé en algunos de ellos, que me ayudaron a comprender y profundizar mi fe. En septiembre de 2008, gracias al Centro, supe que iba a tener lugar una reunión para gente interesada en ser miembro del grupo de los London Jesuit Volunteers (LJV). Y justamente lo que iba buscando era poder hacer obras de voluntariado y ayudar a los marginados por la sociedad, teniendo al mismo tiempo el apoyo de una reflexión espiritual ignaciana mensual con un grupo de gente de mi edad. Antes de empezar mi servicio como voluntario en Urban Table, me encontré con Martín en Dorothy Day House en la localidad de Hackney. Martín y yo tenemos casi la misma edad, y nos pasamos muchos ratos juntos intercambiando muchas ideas sobre la Iglesia, la política y el football.

Urban Table se encuentra en la que se llama la Capilla Redonda en Hackney. Los domingos por la tarde los voluntarios preparamos sopa caliente y bocadillos que se distribuyen a los huéspedes, añadiendo bebidas calientes y postre. Muchos de los huéspedes vienen de países europeos (Polonia, Lituania) pero los hay también que son de Hackney. Algunos duermen por la calle, otros viven en casas ‘okupa’. Y otros sencillamente tratan de sobrevivir.

Al final de la tarde, los voluntarios se encuentran para comentar cómo ha ido el día, y normalmente sigue un rato de lectura, reflexión y oración. En la sala donde nos reunimos hay, sacada de un periódico, la imagen de “Cristo que hace la cola para recibir un trozo de pan”, obra de Fritz Eichenberg. Allí se ven hombres y mujeres que hacen la cola, acurrucados en su ropa, que no los repara del frío. En el centro está Cristo, de pie, que irradia luz y calor en medio de las tinieblas. Se una imagen que me dice mucho, que tiene mucha fuerza para mí. Expresa visualmente las palabras de Cristo: “Tuve hambre… tuve sed…estaba desnudo…era extranjero… estuve en la cárcel”.

A veces, durante este rato de reflexión y oración, hay voluntarios que piden perdón por haber pasado mucho tiempo en las mesas con los huéspedes y por no haber ayudado en la cocina. Es una excusa innecesaria, porque compartir la comida, sentarse a charlar con los huéspedes constituye realmente el objetivo prioritario del Catholic Worker.

LJV y Urban Table han enriquecido realmente mi vida y lo han hecho tanto, que considero mi implicación hasta la fecha como la fase inicial de mi servicio. Quiero continuar el camino y, si fuera posible, hacer más.

Jesuit Volunteering

-oOo-oOo-oOo-

Fernando Franco SJ, Director Responsable
Uta Sievers, Redactora
Suguna Ramanathan, Redactora Asociada
Secretariado para la Justicia Social y la Ecología, Borgo S. Spirito 4, 00193 Roma, Italia
+39 06689 77380 (fax)

-oOo-

05.06.10 @ 21:02:42. Archivado en Europa, Religiones, Migraciones, Pro justitia et libertate, Ecumenismo

Les commentaires sont fermés.