26/04/2010

El cardenal Godfried Danneels no ocultó los abusos cometidos por el obispo dimisionario de Brujas

El cardenal Godfried Danneels, ex primado de Bélgica, negó ayer, sábado, cualquier maniobra de ocultamiento de los abusos cometidos por el obispo dimisionario de Brujas, Mons. Roger Vangheluwe, quien reconoció anteayer, viernes, como motivo de su dimisión, que había "abusado sexualmente" de un joven de su entorno inmediato “antes y después de ser obispo”.

Roger Vangheluwe, nacido en Rulers el 7 de noviembre de 1936 y ordenado sacerdote el 1 de febrero de 1963, fue consagrado obispo de Brujas por el cardenal Danneels el 3 de febrero de 1985. En el momento de su nombramiento por el papa Juan-Pablo II, el 19 de diciembre de 1984, hace ahora poco más de un cuarto de siglo, Roger Vangheluwe llevaba siete años como profesor en el Seminario Mayor de Brujas. Era licenciado en teología y candidato en matemáticas por la Universidad católica de Leuven, en cuyo poder organizador ha figurado como obispo flamenco hasta el momento de su dimisión episcopal.

Durante una rueda de prensa, organizada a toda prisa en Bruselas unas horas después de la conferencia de prensa de la dimisón de Mons. Roger Vangheluwe, el ex primado de Bélgica dijo: "Nunca he intentado hacer nada para sofocar el asunto {de los abusos de Mons. Roger Vangheluwe} ni para encubrirlo con un manto de secreto".

El cardenal Danneels ha mantenido que él no tenía conocimiento de estos hechos antes de principios de abril. En ese momento, accediendo a una petición de ayuda de las partes, se reunió con el obispo de Brujas, con su víctima y con la familia de su víctima para una conversación en total confidencialidad.

Mons. Danneels ha querido precisar que en los años noventa no tenía conocimiento de los abusos cometidos por Mons. Vangheluwe. Con esta declaración, sale al paso de las afirmaciones del ex sacerdote Rik Deville, que asegura haber hablado de estos abusos con el cardenal, en aquella época, sin obtener respuesta:

"No puedo recordar una conversación de los años noventa, donde {supuestamente} se discutieron los casos de abuso por parte de Mons. Vangheluwe. Me sorprendería mucho que no haya prestado atención a este tipo de conversación o que se me haya olvidado. No he encontrado ningún documento escrito sobre esto".

He aquí una copia traducida al español de la declaración formulada ayer sábado, 25.04.10, por la tarde, en Bruselas, por el ex arzobispo de Malinas-Bruselas y ex primado de Bélgica.

Declaración del Cardenal Danneels

"Como lo he explicado varias veces, no puedo recordar una conversación de los años noventa, donde {supuestamente} se discutieron los casos de abuso por parte de Mons. Vangheluwe. Me sorprendería mucho que no haya prestado atención a este tipo de conversación o que se me haya olvidado. No he encontrado ningún documento escrito sobre esto.

Oí por la primera vez hablar de estos abusos en los primeros días de abril, y además de boca del mismo obispo Vangheluwe. Me pidió, en nombre de la familia de la víctima, que yo lo encontrara a él con ella en total confidencialidad y que los escuchara.

Eso es lo que hice. Pensé que, en esta etapa confidencial, yo no tenía el derecho de comunicar nada sobre este abuso a terceros, que estos fueran los obispos, las instancias judiciales, o la comisión.

El propósito de esta reunión fue escuchar y, eventualmente, llegar a una conclusión que reflejara el acuerdo de todos. Hay, de hecho, diferentes soluciones para los abusos que tuvieron lugar muchos años antes. Existe la jurisdicción civil, salvo que los hechos habían prescrito. Existe la posibilidad de quejarse al tribunal eclesiástico, y además al Comité interdiocesano. Por último, es posible la reconciliación y la compensación de mutuo acuerdo. Se puede insistir en pedir la renuncia y esperar su aceptación.

Ninguna decisión pudo ser tomada tras la discusión. Por eso, todos coincidieron en que, como aquella entrevista no se logró terminar satisfactoriamente, habría una segunda reunión a los pocos días. En consecuencia esperé un signo de llamada de la familia. No hubo ninguno. Mientras tanto, la víctima entró en contacto con el Comité y Mons. Vangheluwe presentó su renuncia.

Nunca he intentado hacer nada para sofocar el asunto ni para encubrirlo con un manto de secreto. Me duele oír los reproches y sospechas emitidos contra mí, como si yo hubiera querido ocultar o encubrir el caso. Yo quise simplemente - con un enfoque puede que demasiado espontáneo – ayudar al obispo y a su familia. Tal vez debería haber negado mi ayuda e inmediatamente enviarlos a la comisión. Pero la familia había pedido verme y hablar conmigo. Sin embargo, creo, incluso ahora, que prestar un servicio a las personas que están en peligro y piden ayuda, no puede ser considerado como un fracaso o como un intento de ocultar la verdad.

La situación me entristece. Aseguro a la víctima y a su familia que comparto profundamente sus sufrimientos. Tampoco olvido a Mons. Vangheluwe, incluso si sólo puedo condenar enérgicamente sus abusos. Estoy muy triste por las heridas infligidas a la Iglesia y a muchos fieles. En fin, es muy doloroso que mi voluntad de ayudar - tal vez de manera demasiado generosa, espontánea e irreflexiva – corre el riesgo de serme imputada como una falta."

Textos en francés:

Déclaration du cardinal Danneels

« Comme je l’ai communiqué à plusieurs reprises, je ne puis me rappeler d’une conversation remontant aux années nonante où des cas d’abus commis par Mgr Vangheluwe furent évoqués. Cela m’étonnerait beaucoup que je n’aie pas porté attention à ce genre de conversation ou que je l’aie oubliée. Je n’ai retrouvé aucun document écrit à ce sujet.

J’ai entendu parler pour la première fois de ces abus dans les premiers jours du mois d’avril, et de la bouche de Mgr Vangheluwe, lui-même. Il me demanda, au nom de la famille de la victime, que je le rencontre avec celle-ci en toute confidentialité et que je les écoute.

C’est ce que je fis. J’ai pensé qu’à ce stade confidentiel, je n’avais pas le droit de communiquer quelque chose de cet abus à des tiers, que ce soient les évêques, les instances judiciaires, ou la commission.

Le but de cette rencontre était d’écouter et éventuellement d’arriver à une conclusion qui recueille l’assentiment de tous. Il y a, de fait, différentes solutions pour des abus qui ont eu lieu de nombreuses années plus tôt. Il y a le tribunal civil, sauf que les faits étaient prescrits. Il y a la plainte au tribunal ecclésiastique, et la commission interdiocésaine. Enfin, il y a la réconciliation et le dédommagement mutuellement convenu. On peut insister sur une demande de démission et attendre son acceptation.

Aucune décision n’a pu être tirée de la discussion. Voilà pourquoi tous étaient d’accord que, comme cet entretien n’était pas achevé, il y aurait une seconde rencontre quelques jours plus tard. J’ai alors attendu un signe de la famille. Il n’y en eut pas. Entre-temps, la victime a pris contact avec la commission et Mgr Vangheluwe a présenté sa démission.

Je n’ai jamais entrepris quoi que ce soit pour étouffer l’affaire ou la couvrir du manteau du secret. Cela me blesse d’entendre les reproches et soupçons exprimés à mon encontre, comme quoi j’aurais voulu cacher ou camoufler l’affaire. J’ai simplement – par une démarche peut-être trop spontanée – voulu rendre service à l’évêque et sa famille. Peut-être que j’aurais dû refuser et immédiatement renvoyer vers la commission. Mais la famille avait demandé de me voir et de me parler. Cependant, je pense, maintenant encore, que rendre service à des personnes qui sont en détresse et vous demandent de l’aide, ne peut être considéré comme une faute ou une tentative de cacher la vérité.

La situation m’attriste. J’assure la victime et sa famille que je partage profondément leurs souffrances. Je n’oublie pas non plus Mgr Vangheluwe, même si je ne puis que fortement réprouver ses actes. Je suis attristé par les blessures infligées à l’Église et aux nombreux fidèles. Il est enfin très douloureux que ma volonté d’aider – peut-être de façon par trop généreuse, spontanée et quelque peu irréfléchie – risque de m’être désormais imputée comme faute.»

Fuentes: Archives pour : DEPECHES CATHOBEL

http://www.catho.be/index.php?id=155&archive=1&L=0&id_rubrique=4

Réaction du diocèse de Bruges : surprise et incompréhension (6) (23 Avril 2010)
________________________________________
Explications du professeur Peter Adriaenssens (5) (23 Avril 2010)
________________________________________
Mgr Harpigny alerté alors qu'il était coincé à Kinshasa (4) (23 Avril 2010)
________________________________________
Prise de parole de l'archevêque et président de la conférence épiscopale (3) (23 Avril 2010)
________________________________________
Message de Mgr Vangheluwe, par la voix de son porte-parole (2) (23 Avril 2010)
________________________________________
Démission de l'évêque de Bruges (1) (23 Avril 2010)

25.04.10 @ 23:58:42. Archivado en Universidades, Ética, Religiones, Pro justitia et libertate

Les commentaires sont fermés.