26/02/2010

La mujer fuerte de los hoteles andaluces

¿Quién es? : La mujer fuerte andaluza que "La opinión de Málaga" ha escogido como personaje de la semana es Isabel María García Bardón, presidenta del grupo Fuerte Hoteles, una cadena que cuenta con seis establecimientos en Andalucía y 53 años de historia. Además, desde hace veinte años, Isabel María García Bardón preside la asociación "Horizonte", predecesora del Proyecto Hombre en Marbella.

¿Por qué es el personaje de la semana? : La Junta de Andalucía la distinguirá el próximo 28 de febrero, día de la comunidad, con la Medalla de Andalucía. Este galardón la convierte en Hija Predilecta de la región y reconoce su trayectoria como hostelera. Isabel María García Bardón ha sabido compaginar su faceta como empresaria con su vocación solidaria y la crianza de sus cinco hijos desde que enviudó en 1984.

Foto: García Vivas

-oOo-oOo-oOo-

Isabel María García Bardón. La fuerte de los hoteles andaluces
PRINCESA SÁNCHEZ. MARBELLA

Vive en Marbella, pero no calza tacones. Isabel no mira al mundo por encima del hombro. Sin embargo, alcanza sus objetivos por muy ambiciosos que se los proponga. Sin presumir ni aparentar. Lo hace con la sencillez de un ama de casa, con la lógica de una filósofa y con el sudor de una obrera. De todas estas disciplinas, obtiene una de sus grandes máximas: "Sin esfuerzo, no hay recompensa".

Isabel María García Bardón nació en el pueblo sevillano de Estepa hace ya más de seis décadas. No es necesario concretar. Es hija de un vallisoletano y de una leonesa. Su padre era el médico de cabecera del pueblo, recuerda. A pesar de esta posición, que podría intuirse acomodada, la ahora prestigiosa empresaria define su etapa de formación en unas circunstancias "muy accidentadas".

Fue al colegio de las Hermanitas de la Cruz, como todas las niñas de su pueblo, y al cumplir los once años, la enviaron a estudiar a Toledo. Pero la emancipación familiar no le duró demasiado. "Tres años después, enfermé y tuve que volver a Andalucía". Se encontró, entonces, una casa con cinco hermanos. Todos, varones.

"Me proyectaron para ser madre de familia y crear un hogar", reconoce. No por ello, se encoge. "Tengo la suerte de haber tenido unos padres maravillosos que me inculcaron valores". Cómo aprovecharlos, fue una materia que cursó por su cuenta.

Le ayudó mucho conocer el amor. Lo vio por primera vez en la feria de su pueblo y tres años después festejaban su compromiso. Su viaje de novios le puso una bola de cristal sobre la mesa.

"Íbamos a viajar a Venecia. Pero ahí salió la vena práctica y empresarial de mi marido. Prefirió ir a las Islas Canarias por ser en aquel momento el foco del desarrollo turístico. Me di cuenta de que mi futuro tendría mucho que ver con el turismo", comenta.

Su esposo, José Luque Manzano, ya era empresario hotelero antes de contraer matrimonio. En 1957, fundó el hotel El Fuerte, en Marbella. "Apenas tenía cuarenta y tantas habitaciones, pero ya era un primer gran hotel de ciudad, con agua caliente, teléfono y ascensor, entre otras comodidades", destaca con orgullo. No en vano, el ascensor del hotel El Fuerte fue el primero de la localidad.

La actual presidenta del Grupo Fuerte Hoteles clasifica su vida por etapas. Esta primera, tras su boda, fue la de "una madre de familia ocupada de sus hijos y que oía las historias empresariales de su marido", concreta. El protagonismo lo eligió por accidente.

José perdió la salud y, seis meses después, falleció. Sucedió en 1984. Este año se convertiría en un punto de inflexión para la vida de Isabel. También para la de sus cinco hijos. "Teníamos dos opciones. O poner en marcha la proyección de futuro del hotel que había dejado hecha mi marido, o ver las posibilidades de venta o cierre del negocio", rememora. En este instante, comenzó su segunda etapa. Isabel eligió ser valiente.

"Nunca me he arrepentido de aquella decisión. Creo que en estos tiempos se le teme al riesgo y al compromiso y, sin ellos, no hay proyecto", asevera. Los que siguieron fueron años "duros". Isabel recuerda que las cosas no fueron fáciles. Primero, sus hijos estudiaban y ella tenía que hacerse cargo del mando del hotel germen de la cadena y de sus sucesivas ampliaciones. A día de hoy, cuenta con 256 habitaciones. Además de otros cinco hoteles y cerca de mil empleados.

Una vez formados sus hijos, tuvieron que ponerse de acuerdo para mantener el negocio. "Nos encerramos en un Parador de la sierra de Ojén con un mediador. Aprendimos a escucharnos". Pero la madre emprendedora ya sabía escuchar. "Los temas sociales siempre fueron mi vocación", confiesa. De hecho, antes de morir su marido, ya formaba parte de la Asociación Horizonte que trajo el Proyecto Hombre a la ciudad del ´glamour´. En 2005, además, creó la Fundación El Fuerte.

En la actualidad, desde la terraza, Isabel contempla los cambios en el sector. "Antes los extranjeros no querían oler el aceite de oliva, ahora buscan ese olor". Se ríe de la crisis, pensando en los tiempos de la posguerra. Combate la pereza, ese mal "que nos come", y pide que la recuerden como "una persona que quiso dejar el mundo mejor de lo que se lo encontró".

Fuente: laopinióndemalaga.es: El personaje de la semana

Archivado en Europa, Hoteles cervantinos, Amistad Europea Universitaria, Hispanobelgas, España, Convivencias europeas, Turismo cultural, Turismo lingüístico, Turismo universitario, Turismo convivencial

Les commentaires sont fermés.