18/03/2009

Historia de un amor conyugal demócrata-republicano

Historia de un amor conyugal demócrata-republicano

Archivado en Sociogenética, Antropología conyugal

Ella es Maria Shriver, heredera de la poderosa dinastía Kennedy, periodista, escritora, política demócrata, primera dama de California y posible candidata de este industrioso estado. Él es Arnold Schwarzenegger, inmigrante austríaco de origen humilde, deportista, actor, político republicano y gobernador de California.

Maria Shriver: "Cuando le conocí estaba segura de que acabaría casándome con él. Me encantaba su independencia y su forma de ver y conducir las cosas. Pensé que tendría una vida desafiante con él; no una vida fácil, pero una vida interesante".

Arnold Schwarzenegger vio en Maria una igual y una compañera: "Es una ventaja poder estar con alguien que es inteligente. Ella no tiene miedo de expresar su opinión, incluso cuando sabe que lo que dirá no es lo que yo quisiera escuchar. Ya tengo a mi alrededor suficientes personas que me dicen sí a todo. Esa es la ultima cosa que yo necesito en una mujer".

Como Primera Dama, María ha tomado su papel con una actitud positiva. Describiéndose como una “Primera Dama de Misión General" -tal como lo evidencian numerosos desafíos que ella aborda - sus llamados a la acción han resonado en todo el Estado, ha abordado temas críticos como la lucha de los trabajadores pobres; la obesidad infantil; la enfermedad alzheimer; la inserción social y profesionasl de las personas discapacitadas; el apoyo a las familias de los militares; la preparación preventiva de los desastres; subraya los logros de las mujeres; y promueve en el Estado la cultura, el arte y la historia. Como Presidenta de honor de CaliforniaVolunteers, ella cree que los 37 millones de californianos tienen la habilidad para servir e impactar de manera positiva en sus comunidades.

Según ha dado a entender recientemente, María está estudiando la posibilidad de presentar su candidatura como gobernadora de California. No es una desconocida, puesto que abandonó una carrera de éxito como periodista para atender sus múltiples compromisos como primera dama del Estado. Según ha declarado, la decisión de considerar su paso a la política se explica porque se ha puesto en el camino de ser ella misma.

-oOo-oOo-oOo-

¿Cómo se conocieron Arnold y Maria?
por Júpiter Optimus Maximus

Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver llevan juntos casi 30 años, que se dice pronto. Si hay dos personas hechas el uno para el otro esas son Arnold y Maria. Se conocieron en 1977, cuando él tenía 30 años y ella 21. Maria acababa de graduarse en la Georgetown University y estaba preparándose con la Westinghouse TV para ser reportera de noticias, que era su ilusión.

Como miembro de la poderosa familia Kennedy, Maria se había sumado al clan en el Robert F. Kennedy Pro-Celebrity Tennis Tournament, en Forest Hills, New York. Bobby Shriver, el hermano de Maria, había invitado a Arnold a participar en la competición de tenis. El entonces ciudadano austriaco era el mejor culturista de todos los tiempos, 6 veces Mr. Olympia en aquel momento (ganaría otro título en 1980) y sujeto reciente de unas excelentes críticas por el documental deportivo Pumping Iron (1977), que recoge diversos aspectos de su vida como culturista profesional. Además, Schwarzenegger venía de desempeñar un papel secundario pero relevante en su primera película importante, Stay Hungry (1976), protagonizada por Sally Field y la estrella Jeff Bridges.

Entonces Maria fue presentada casualmente a Arnold por Tom Brokaw, un periodista de la televisión, en la fiesta previa a la competición. Pero no fue hasta que ella le vio sobre la cancha cuando realmente se fijó en él. Arnold y el ex futbolista Rosie Grier, que nunca habían jugado al tenis, perdieron un divertido partido de dobles contra un par de chicos de 10 años.

"Tu hija es muy atractiva", le dijo tras el partido Arnold a la madre de Maria, Eunice Kennedy Shriver. "Él es muy simpático", le susurró posteriormente Eunice a su hija.

Todo el mundo notó la química instantánea en la pareja. Un romance de película daba sus primeros pero vertiginosos pasos. Aquella misma tarde una impulsiva Maria invitaba a Arnold (que ya era amigo de Bobby, el hermano de Maria) a conocer a su familia en Hyannis Port, Massachussets.

El padre de Maria, Sargent Shriver, ex embajador de los USA en Francia, siempre había sido muy protector con ella y vigilaba atentamente a todos los hombres que se le acercaban. Antes que Arnold, Maria había tenidos dos novios, pero cuando los padres de Maria conocieron a Arnold se quedaron impresionados. Aquel austríaco de orígenes humildes no se parecía en nada a los hombres que habían rondado a Maria en el pasado: Arnold era espontáneo, natural y con un peculiar y contagioso sentido del humor. Contra lo que muchos podrían haber pensado, aquel gigante les gustó de inmediato.

Maria Shriver: "Cuando le conocí estaba segura de que acabaría casándome con él. Me encantaba su independencia y su forma de ver y conducir las cosas. Pensé que tendría una vida desafiante con él; no una vida fácil, pero una vida interesante".

Arnold Schwarzenegger vio en Maria una igual y una compañera: "Es una ventaja poder estar con alguien que es inteligente. Ella no tiene miedo de expresar su opinión, incluso cuando sabe que lo que dirá no es lo que yo quisiera escuchar. Ya tengo a mi alrededor suficientes personas que me dicen sí a todo. Esa es la ultima cosa que yo necesito en una mujer".

La vida en común de la pareja comenzó con Maria trabajando para CBS News, tratando de hacerse un nombre propio antes de casarse. Su objetivo era presentar un programa antes de llegar a los 30. En 1985 Maria alcanzó su reto y presentaba un espacio en CBS Morning News.

Por su parte Arnold estaba igualmente centrado en lograr el éxito. Y fue un trabajo realizado en España el que cambió definitivamente su vida. Rodada en 1981 a las órdenes de John Milius, en localizaciones situadas en Madrid, Cuenca, Ávila y Almería, la película Conan the Barbarian (1982) convirtió a Arnold en una verdadera estrella de Hollywood. Arnold obtuvo la ciudadanía americana en 1983, y uno año después se consagraba con otra película que pasaría a la historia: The Terminator (1984), de James Cameron.

Fue ya por entonces cuando Arnold comenzó a interesarse por la política y a realizar un papel activo dentro del Republican Party. Su novia Maria, sobrina de John F. Kennedy, se inclinaba por el Democratic Party tan ligado a su familia, pero ambos respetaron siempre las ideas del otro, hasta el punto que Maria ha dicho sobre Arnold: "Lo que mucha gente no entiende es que Arnold creció en un país con gobiernos socialistas. Es natural que muchos inmigrantes que vienen a América quieran al gobierno fuera de sus vidas. Es por eso que tantos son republicanos".

Por fin, en el verano de 1986, Arnold lleva a Maria a Austria, su patria natal. Visitan la casa donde Arnold nació y creció, en el pequeño pueblo de Thal. Pasean en barca por el lago de Thal, junto al Thalersee Restaurant, en el mismo lugar donde el niño Schwarzenegger se divertía con sus amigos. Y en tan romántico lugar Arnold le pregunta a Maria si quiere ser su mujer. "¿Hablas en serio?", le responde Maria. Arnold le entrega un anillo con diamantes y le dice que naturalmente que sí. Han estado juntos 9 años y él habla muy en serio. Maria responde "Sí".

La siguiente primavera los amigos de la pareja y familiares se reúnen en Hyannis Port para la boda de la década.

El día antes, la prima de Maria, Caroline Kennedy, ofrece una comida en la casa de su madre, Jacqueline Kennedy-Onassis. Esa noche, la madre de Arnold, Aurelia, ofrece una cena de estilo austriaco en el Hyannis Port Country Club. Se intercambian regalos y Arnold ofrece a los padres de Maria un retrato de su hija, del artista Andy Warhol, presente entre los invitados. "La quiero y siempre cuidaré de ella. Que nadie lo dude", exclama Arnold.

Al día siguiente todo el tráfico hasta 2 millas de distancia del complejo de los Kennedy queda cerrado. Maria Shriver, de 30 años, y Arnold Schwarzenegger de 38, entran en la iglesia de St. Francis. El vestido de Maria está diseñado por Marc Bohan, de Christian Dior. Son muchísimas las celebridades entre los 150 invitados, pero nadie más importante para Arnold que Franco Columbu, su mejor amigo y rival en las competiciones culturistas desde que llegó a América a finales de la década de los 60.

Han pasado casi 20 años desde su boda y 30 desde que están juntos. Siguen tan enamorados como entonces. Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver tienen hoy 4 hijos: dos chicas, Katherine y Christina, y dos chicos, Patrick y Christopher.

Ésta es la historia de cómo la providencia cruzó los caminos de dos personas, un hombre que nació sin nada y lo alcanzó todo, y una princesa americana que rechazó a sus iguales para unir su destino al del bárbaro de tierras remotas que conquistó su corazón. Por sus méritos hoy gobiernan su propio reino en la próspera California.

octopusmagnificens
viernes, noviembre 18, 2005

18:14 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : sociogenetica, antropologia conyugal |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.