22/12/2008

Inma Shara seduce cuando conduce

Inma Shara seduce cuando conduce

Permalink 22.12.08 @ 01:15:15. Archivado en Antropología conyugal, Pro amicitia universale, Música

Querido lector: No sé si tú has tenido la suerte de sucumbir como melómano al hechizo que ejerce sobre sus oyentes masculinos la personalidad desbordante y el arte de conducir su orquesta Inma Shara. Yo sí.

Reconozco que no he tenido este privilegio en directo, sino solamente mediante una grabación televisiva.

Imagino que quienes lo tienen en directo gozan aún más que yo contemplando el esplendor de la inteligencia, del saber hacer musical y de la belleza femeninas que concurren en esta mujer, para hacer de ella uno de los mayores directores de orquesta de todos los tiempos.

Es muy posible que la entrevista que vas a leer aquí te haga comprender el secreto del éxito de esta gran mujer.

Puedo confiarte, antes de dar paso a esta entrevista particularmente reveladora, que Inmaculada Sarachaga, la directora de orquesta y compositora vasco-española de 36 años, conocida profesional y popularmente como Inma Shara, ha hecho una vez más en su vida historia al ser la primera mujer en dirigir una orquesta en el Vaticano, ante una audiencia de siete mil personas, presidida por su Santidad el papa Benedicto XVI, probablemente el pontífice más melómano y mejor músico de toda la historia del papado.

El milagro ha tenido lugar en Roma, la ciudad eterna, el 10 de diciembre próximo pasado, en el aula Pablo VI, con motivo del solemne concierto ofrecido por la Santa Sede, para conmemorar el 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Puede ser que este gesto de la Santa Sede sea una manera muy concreta que tiene el papa de recordar "Urbi et Orbi" las bellas páginas que él escribiera como teólogo sobre la conyugalidad humana, páginas que yo comenté con ocasión de su llegada a la sede de Pedro en mi artículo: El Papa y la antropología conyugal.

He aquí la entrevista, cuyo excelente Autora es Emma Pérez:

Foto de Inma Shara en acción: Revista 'Orus'

Inma Shara:"No soy ningún prodigio, sino una persona constante y responsable"
Emma Pérez | 17:06 - 8/07/2008

Brillante discípula de Zubin Mehta y pura pasión que se desborda a través de la batuta. Inma Shara ha logrado deslumbrar en el escenario dirigiendo a las mejores orquestas del mundo y, hoy en día, cuenta con un puesto de honor en el mundo de la música clásica.

Cuando dirige, el movimiento de sus brazos es auténtica poesía, la expresión de su rostro refleja una concentración casi hipnótica y su apariencia delicada deja entrever a la mujer fuerte, disciplinada y enormemente exigente que, en realidad, es. Su objetivo: conquistar al público al que entrega su alma en cada concierto.

Su apellido artístico Shara, en lugar del real Sarachaga, ¿es por una cuestión de glamour?

Es una cuestión puramente pragmática, no es fácil pronunciar mi apellido, así que cuando se trabaja con orquestas de nacionalidades tan dispares son las cuestiones prácticas las que priman.

Dicen de usted que es muy dura y exigente, ¿contrarresta así su aspecto de mujer dulce?

Más allá de una mujer dura o exigente, fundamentalmente soy una persona comprometida con cada cometido que abordo. El amor por la música y el respeto por el público son mis máximas en la vida. La música no es una profesión, es una forma de vivir, de sentir, de vibrar...

¿Le gusta llevar la batuta también en su vida privada?

Me gusta llevar la batuta del respeto, ya que es la esencia de las relaciones humanas y es garantía de transparencia. Es muy difícil ejercer este cometido en todas las cuestiones que la vida plantea sin caer en el laberinto del egoísmo, así que en este orden de cosas intento alimentarme de la opinión de los que me rodean y ser autocrítica conmigo misma.

La disciplina es uno de sus rasgos pero... ¿se desmelena de vez en cuando?

Intento ser coherente con mi forma de ser, comprender y entender la vida. La ética por la estética.

Como niña prodigio que fue, ¿su infancia fue especial?

No me considero para nada una persona prodigio, que sí constante y responsable. Tuve una infancia feliz apoyada por una formación global.

¿Le gusta el rock and roll?

La música es una manifestación del ser humano por lo tanto todo tipo de música tiene su espacio vital.

El mundo de la música clásica sigue siendo muy machista, y usted joven, guapa y mujer. Desde luego lo suyo parece una carrera de obstáculos, ¿no?

La vida no es un camino fácil para nadie, no existe la felicidad completa, pero en la ilusión está la esencia de la superación constante.

Y al final el podio...

Es la vida misma...

¿Cuánto ha sacrificado por un trabajo que requiere toda su energía?

La capacidad de sacrifico no es una cuestión que haya que observarla de manera peyorativa, la vida te exige pero también te premia...

¿Qué le devuelve la música a cambio?

Una gran serenidad y paz interior.

Aconséjeme una pieza que me haga vibrar.

Es muy difícil acotar el mundo de los sentimientos, pero pienso que cualquier obra de los inigualables compositores de estilo romántico.

Les commentaires sont fermés.