09/03/2008

Isaías, el profeta de la confianza en Dios

Isaías, el profeta de la confianza en Dios

Permalink 09.03.08 @ 20:19:53. Archivado en Sociogenética, Religiones, Educación

Isaías significa "Dios salva", "Yahveh es salvación". Este nombre es señal del mensaje profético de Isaías, que toma partido en la lucha entre fe y poder, entre prudencia política y confianza en la ayuda de Yahveh. Los dos asedios a Jerusalén por los reyes Resón y Pécaj, el primero (735 a.C), y por el asirio Senaqurib, el segundo (701 a.C), encuentran en el mensaje de Isaías explicación e interpretación.

Isaías fue para Israel un héroe nacional. Es un poeta maravilloso. La elegancia de su estilo, la viveza de sus imágenes y la belleza literaria de sus profecías lo convierten en un clásico de la literatura de Israel.

Isaías, Profeta
año 681a. de JC.
Adaptación de un texto tomado del Santoral

Isaías fue un firme opositor a la política de alianza de los reyes de Israel con los imperios y llamó a confiar en la alianza con Yahveh. En particular se opuso al protectorado de Asiria, que el rey Acaz propició para enfrentarse a los reyes de Damasco e Israel (norte). El rey Ezequías quiso contrarrestar la hegemonía asiria, aliándose con Egipto, a lo que también se opuso Isaías, pero cuando las tropas asirias de Senaquerib sitiaron Jerusalén, Isaías apoyó la resistencia y anunció la ayuda de Yahveh y la ciudad se salvó.

Nació probablemente en Jerusalén, entre 770 y 760 a.c. Su padre era un desconocido Amós, que algunos confunden con el profeta de este mismo nombre. Estaba emparentado con la familia real. Según la tradición talmúdica, parece que fue primo del rey Ozías. Por sus propias declaraciones se sabe que estuvo casado con una profetisa y que tuvo dos hijos, a los que puso nombres simbólicos: "Rápido botín" y "Un resto volverá". Su modo de hablar y de comportarse lo connotan como un hombre de cultura superior. Llamado a la vocación profética en el templo de Jerusalén, el año de la muerte del rey Ozías (742 a.C), predicó bajo los reyes Azarías, Yotam, Ajaz y Ezequías.

Su obra muestra que era un gran poeta, con estilo brillante, precisión, composición armoniosa e imágenes novedosas. Los críticos coinciden en que es el autor de los capítulos 1 a 12, 15 a 24 y 33 a 35 del Libro de Isaías, en tanto que se discute sobre la autoría del resto del libro. Los capítulos 36 a 39 están escritos en tercera persona y posiblemente fueron escritos por sus discípulos.

En el Capítulo 6 de sus profecías narra cómo Dios lo llamó. Dice así :

"Ví al Señor Dios , sentado en un trono excelso y elevado y miles de serafines lo alababan cantando : "Santo, Santo es el Señor Dios de los ejércitos, llenos están el cielo y la tierra de Tu Gloria." Yo me llené de espanto y exclamé : "Ay de mí que soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo pecador y mis ojos ven al Dios Todopoderoso". Entonces voló hacía mí uno de los serafines, y tomando una brasa encendida del altar la colocó sobre mis labios y dijo : "Ahora has quedado purificado de tus pecados."

Y oí la voz del Señor que me decía: "¿ A quién enviaré ? ¿ Quién irá de mi parte a llevarles mis mensajes ?"

Yo le dije : "Aquí estoy Señor, envíame a mí"

Isaías empezó entonces a llevar a las gentes los mensajes de Dios, pidiéndoles que se apartaran de su vida de pecado y empezaran una vida agradable a Dios. Pero se cumplía lo que le había avisado el Señor : "Teniendo oídos, no querrán escuchar". Avisó enérgicamente a sus compatriotas que si no se convertían serían llevados presos al destierro. No le hicieron caso y la nación de Israel fue llevada poco después cautiva a un país extraño. {La segunda parte del Libro de Isaías, capítulos 44 a 55, conocida como Libro de la Consolación de Israel, es muy diferente a la primera y no nombra en ninguna parte a Isaías. El escenario de estos capítulos finales supone que Jerusalén ha sido asolada, el pueblo está cautivo en Babilonia y está actuando Ciro, el Rey persa, cuya gesta causará la liberación de los cautivos.}

Una de las más famosas profecías que hizo este gran vidente fue la de Emmanuel. Dijo así :

"He aquí que la Virgen concebirá y dará a luz a un niño al cual llamarán Dios con nosotros"

Así profetizó, con siete siglos de anticipación, el nacimiento de Jesús de María Virgen.

El temible Rey de Nínive, Senaquerib, atacó a Jerusalem, amenazando con destruirla y matar a todos los israelitas. Pero Isaías animó al piadoso rey Ezequías diciéndole :

"Prudencia y calma. Confíen en Dios, que la ciudad no caera en manos de los enemigos".

Y sucedió entonces que al ejército invasor le llegó una espantosa epidemia de disentería (que es una inflamación y ulceración de los intestinos), muriendo muchos miles de soldados; el Rey Senaquerib tuvo que alejarse y no pudo apoderarse de la ciudad. Con esta profecía adquirió Isaías una gran popularidad entre las gentes.

El libro de Isaías es el más largo de los 73 que componen la Bilbia, tiene unas 70 páginas. Se compone de dos partes, la primera fue escrita por el propio profeta Isaías y la segunda se llama "Nuevo Isaías" o Deutero-Isaías" ('segundo Isaías'), probablemente escrita por un discípulo de éste.

Isaías tiene bellísimas comparaciones para enseñar sus mensajes. Por ejemplo la de La Vid y el Viñador, en el Capítulo 5. En la cual compara al pueblo de Dios, con una vid (plantación de uvas), que el Señor cuidó, regó y abonó; pero cuando vino a buscar buenos frutos ('buenas obras'), se encontró con que sólo producía frutos amargos ('obras malas'). Entonces el Señor abandonó su plantación, dejándola en manos de sus enemigos, para que la pisotearan y destruyeran.

En el libro de Isaías se pueden encontrar muchos datos de lo que será la vida del Mesías o enviado de Dios; tanto es así, que se puede afirmar que este escrito es la primera biografía de Jesús, escrita siete siglos antes de que naciera el Redentor. Son particularmente hermosas las descripciones del Cap 53, acerca del siervo de Yavhé, donde parece estar viendo la Pasión y Muerte de Jesús, describiéndola tal como iba a suceder. En este contexto se explica que estos sufrimientos del enviado de Dios serán para pagar por nuestros pecados.

Después de Cristo y de Moisés, el mayor profeta de todos los siglos ha sido Isaías. Es el profeta de la Confianza en Dios. Quiere que jamás dejemos de confiar en que Dios llegará con su gran poder a ayudarnos y defendernos, aunque las situaciones de la vida sean terribles. Anuncia un Mesías o Salvador, de la familia de David, portador de paz y de justicia, cuyo oficio es encender en la tierra el amor hacía Dios.

Fue un genio religioso que ejerció una enorme influencia tanto en la religión judía como en la cristiana. Sus escritos son leidos y meditados hoy en todo el mundo por los seguidores de Moisés y de Jesucristo.

Una antigua tradición judía, nos dice que a Isaías lo hizo maritirizar el impío rey Manasés. Según los apócrifos Vida de los Profetas (1:1) y Ascensión de Isaías (5:11-14), murió aserrado durante la persecución provocada por este rey Manasés, martirio al cual parece referirse el texto de san Pablo en la carta a los Hebreos 11,37.

Otras fuentes:

Nueva biblia española, Luis Alonso Schökel y Juan Mateos, Ed. Cristiandad, Mdrid, 1975.

Vocabulario práctico de la biblia, bajo la dirección de Antono Grabner-Haider, Ed. Herder, Barcelona 1975.

Wikipedia

20:30 Écrit par SaGa Bardon dans Actualidad | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : religiones, educacion, sociogenetica |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.