26/02/2008

Casados curas vs. curas casados

Casados curas vs. curas casados

Permalink 25.02.08 @ 23:58:45. Archivado en Universidades, Sociogenética, Antropología conyugal, Religiones, Educación

Como lo hice en 2005, repito hoy mi opinión favorable a la ordenación sacerdotal de varones casados en el seno de la Iglesia Católica, no solamente en las comunidades de ritos orientales, que lo vienen haciendo desde los tiempos apostólicos, sino también en la de rito latino.

La Iglesia católica necesita urgentemente sacerdotes.

Desde hace siglos, pero no desde siempre, el camino reglamentario para acceder al sacerdocio en el rito católico latino pasa por el celibato. La ordenación sacerdotal de hombres casados, cuando tiene lugar en el rito católico latino, como sucedió el 21 de agosto 2005 en Tenerife, es presentada por algunos, con incomprensible exceso de cautela, como una medida excepcional.

Imagen: Evans David Gliwitzki, persona casada de 64 años, se convirtió el domingo 21 de agosto 2005 en el primer ministro de la Iglesia Anglicana que era ordenado sacerdote católico en España. La ceremonia de la ordenación, oficiada por el Obispo de Tenerife, fue "muy emotiva", ya que asistieron a ella la esposa del nuevo sacerdote, Patricia, sus dos hijas y su nieta.

No es imposible que de más en más hombres casados puedan acceder al sacerdocio como ya acceden al diaconado, parte integrante del mismo sacramento sacerdotal. Al dar este paso, sin suprimir la posibilidad de la opción por el celibato, los católicos de rito latino reconocerían al mismo tiempo:

1) la extrema importancia hoy en día de valorizar la santidad del matrimonio,

2) la contribución esencial de los casados a la vida de la Iglesia y

3) la extrema urgencia de procurar sacerdotes a las comunidades que están privadas.

Quedándose en el paso previo de la ordenación de diáconos, las autoridades de la Iglesia dan la impresión de que hay valores y urgencias que no perciben.

Los fieles comprenden que las autoridades de la Iglesia no deseen que los sacerdotes que han asumido el celibato sean infieles a su compromiso, convirtiéndose en "curas casados", pero no comprenden que, en virtud de esta preocupación, hagan obstáculo a la posibilidad de tener "casados curas".

Les commentaires sont fermés.