04/02/2008

El talante de frontera SJ

El talante de frontera SJ

Permalink 03.02.08 @ 23:59:00. Archivado en Universidades, Sociogenética, Antropología, Religiones, Educación

Más de una vez me he preguntado a qué es debida la extraordinaria popularidad de San Francisco Javier. Es muy posible que a ti te haya pasado lo mismo. Ninguno de los dos somos casos excepcionales, al plantearnos este tipo de pregunta.

Recuerdo más de una circunstancia en que padres recién estrenados, buscando un nombre simpático para su hijo recién nacido, elegían como uno de los primeros posibles el de Javier o sus equivalentes Xavier o Xabier. A mi mujer y a mí también nos ha sucedido. Así que tenemos un hijo a quien pusimos como nombre Xavier. Es decir, que en el momento de decidir elegimos entre todos los posibles el nombre de Xavier.

Ahora bien, lo mismo hicieron en la misma época que nosotros y en circunstancias parecidas otros muchos padres. También lo habían hecho padres de generaciones anteriores a la nuestra y siguieron haciéndolo padres de generaciones posteriores.

El resultado estadístico está a la vista: en este momento introduzco el nombre Javier en el buscador Gooegle (versón francesa), para medir su frecuencia actual. Obtengo 39.100.000 para Javier en 0,19 segundos. Con idéntico propósito introduzco sus formas alternativas Xavier o Xabier, vasca, francesa, catalana, etc. Obtengo 40.200.000 para Xavier en 0,18 segundos, y 1.010.000 para Xabier en 0,18 secondes.

Esta popularidad del nombre Xavier no procede del sentido de la palabra, una de las más conocidas de origen vasco, cuyos elementos componentes originarios etxea + berri unidos significan 'casa nueva'.

A pesar de que este nombre sea el topónimo de las casa solariega de san Francisco Javier, la gente al encontrarlo simpático y querer emplearlo para nombrar a un ser muy querido no lo hacen por razones toponímicas, sino por razones sociogenéticas o historiográficas de hechos fundadores antiquísimos, responsables a larguísima distancia en el tiempo de nuestros comportamientos socioculturales actuales: este nombre les hace pensar, con una fuerza comparable a la de los mitemas, fruto de nuestra tradición sociocultural, en el talante del joven compañero navarro de san Ignacio de Loyola que, apenas comenzada la compañía de Jesús atravesó las fronteras más herméticas de la época una tras otra, para cumplir la misión que los jesuitas se habían asignado, que era llevar la buena nueva a todos los seres humanos sin distinción, es decir, sin arredrarse por las fronteras.

Nuestro colega de la UNED, el profesor José Cobos Ruiz de Adana, saluda ilusionado la elección del padre Adolfo Nicolás diciendo: "Aguardo ilusionado la nueva etapa que ahora se emprende en la Compañía, a cuyos hombres aprecié siempre por su talante de frontera o por la formación y entrega que tienen a la causa de los más desfavorecidos".

-oOo-

Sobre Adolfo Nicolás Pachón
por José Cobos Ruiz de Adana, Catedrático de Historia, Profesor de Antropología Social en la UNED, vocal de información de la Ilustre Sociedad Andaluza de Estudios Histórico- Juridicos.

Cuando el pasado sábado concluía un artículo para hoy, acerca de la censura ejercida sobre el Papa Benedicto XVI en La Sapienza, la universidad pública más importante de Roma, que fundara hace 705 años durante su pontificado un predecesor suyo, y de la intolerancia de unos pocos con los que en modo alguno puedo estar de acuerdo, por cercenar la libertad para expresarse en el alma mater a un profesor como Ratzinger, conocí la elección, como prepósito general de la Compañía de Jesús, del teólogo palentino Adolfo Nicolás Pachón (Villamuriel, 1936).

Por ello, no resignándome a no comentar tan magno acontecimiento, cambié el contenido previsto y escribo ahora acerca del sucesor de Iñigo de Loyola , quien casi mediada la centuria del quinientos fundara la mayor orden del orbe católico.

Cuatro décadas más tarde de la conclusión del Vaticano II, los jesuitas vuelven a fijarse otra vez en un hijo de aquellos vientos, el mismo espíritu que encarnara a la perfección casi toda la orden, hasta el golpe de timón de Juan Pablo II , y el que tuviera el bilbaíno Pedro Arrupe, de quien el nuevo mandatario parece que continuará como un fiel seguidor suyo.

De talante progresista en lo teológico, y afirman quienes le conocen, que también en lo humano, con un carácter afable y muy dialogante es el séptimo español que rige los destinos de tan magno Ejército de Cristo. No creo que sus posiciones tengan mucho que ver con las del Papa Ratzinger, a quien considero consciente de lo que significa una orden como la de los jesuitas, que controla centenares de universidades y colegios en todo el mundo, con lo que conlleva de presencia en la formación de las gentes. Por ello, espero que sepa imprimirle otro rumbo a las relaciones con él, sobre todo en lo concerniente al compromiso con los más desfavorecidos.

Han hecho bien los 217 delegados de la Congregación General en elegir a un hombre tan abierto al mundo, entre los que creo se encontraba un profesor amigo, al que aprecio por su enorme valía profesional y por cuanto significó en la formación universitaria de mi hijo.

Creo que con el nuevo nombramiento, se puede contribuir a revitalizar el cristianismo, al servir la propia Compañía como puente con otras culturas, tal y como ya viene haciendo desde hace varias centurias, sobre todo si como parece mantiene ese espíritu abierto al diálogo interreligioso, en defensa de la justicia y de la paz. El hecho de que el doctor Nicolás haya pasado más de media vida en Asia y cuatro décadas de ella en el Japón, como le acaeciera al bilbaino Pedro Arrupe, le avalan en su manera de pensar y de vivir coherente, si bien habrá que ver si su nuevo lenguaje o la principal misión que declara para la Compañía de anunciar la salvación a la "nación" de los pobres, marginados, excluidos y manipulados, será bien entendida o no entre lo curiales de la Santa Sede, donde no son pocos los jesuitas que se hallan ya en su punto de mira, sobre todo por sus posiciones teológicas avanzadas.

Dicen del nuevo superior general que es un cautivador, espero que así le escuchen mejor en un Estado, donde falta haría que le imprimieran otro giro a sus actuales planteaminentos. Menos mal que, imbuidos por ese espíritu fundacional ignaciano, los jesuitas asistentes a la 35 Congregación General hicieron caso omiso a las indicaciones procedentes desde el Estado Vaticano.

Aguardo ilusionado la nueva etapa que ahora se emprende en la Compañía, a cuyos hombres aprecié siempre por su talante de frontera o por la formación y entrega que tienen a la causa de los más desfavorecidos. Sin duda, con la designación, se ha dado toda una lección de estrategia para no quemarlo antes de tiempo y de libertad ante el poder imperial de la Santa Sede, marcándose con claridad una línea evangélica de autonomía ante ella. Porque, no cabe duda de que supone una continuidad en su lucha por la justicia, que ya se llevara a cabo durante y desde los tiempos del memorable Pedro Arrupe, todo un simbolo eclesial y una referencia ética para los creyentes o no de mi generación. La propia linea de apertura hacia las otras religiones y culturas es más que probable que fuera lo que le llevara al enfrentamiento en el seno de la institución romana.

Deseo fervientemente que este asiático de corazón no desfallezca en su nuevo empeño, al quien deseo lo mejor, en la seguridad de que habrá de llevar a los jesuitas al relevante papel que nunca debieron dejar de jugar en el seno de la Iglesia, en beneficio de otras realidades eclesiales y carismas. Entiendo también que el 29 sucesor de Ignacio de Loyola debiera relativizar cuanto pudiera haberle sugerido el vicario de Cristo a su antecesor Peter-Hans Kolverbach , en relación al diálogo interreligioso, la Teología de la Liberación y la moral sexual. Ya es hora de dejar de cercenar la libre expresión y de levantar el freno que el Papa Wotyla pusiera a esa gran locomotora del mundo que siempre fue y continuará siendo la Iglesia Católica, la cual nunca vio con buenos ojos que los jesuitas pensaran por su cuenta, inventando soluciones para el mundo. Tarea que a mi entender es fundamental, aún a riesgo cierto de poder cometer graves errores.

26/01/2008

Les commentaires sont fermés.