28/06/2007

Los Cascos Azules, guardianes de la paz

Los Cascos Azules, guardianes de la paz

Permalink 28.06.07 @ 23:44:04. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Pro pace

Dedicamos estas líneas sobre los Cascos azules, en recuerdo emocionado y agradecido por su sacrificio, a los seis militares españoles de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano, que murieron el domingo pasado, tras un atentado con coche bomba, al paso de dos vehículos militares en el sur del Líbano, cerca de la frontera con Israel

Tres de los soldados fallecidos eran de origen colombiano y tres de familia española. Los tres militares de origen colombiano son Jefferson Vargas Moya, de 21 años de edad; Jackson Castaño Abadía, de 20 años; y Juan Erickson Posada, de 20 años. Los dos militares españoles son Jonathan Galea García, natural de Madrid, de 18 años de edad; Juan Vidoria Díaz, de 20 años, nacido en Avila, y David Puerta Ruiz, sevillano de 19 años.

En la misma explosión resultaron heridos otros tres militares: Enrique Vázquez Matei, de 21 años, nacido en Madrid, y Juan Paz Soler, de 19 años, natural de Mallorca. Les agradecemos también su sacrificio y les deseamos una pronta recuperación.

También queremos expresar nuestra solidaridad con todas las familias de estos generosos guardianes de la paz mundial, muertos en acto de servicio.

Esperamos que el sacrificio supremo de estos jóvenes y el dolor extremo de sus familias sirvan de aliento, en su arriesgada misión, a todos los promotores de la paz y de la reconciliación en el Oriente Medio.

-oOo-

Las Fuerzas de Paz de la ONU, popularmente conocidas como los "cascos azules", debido al color de sus cascos, son cuerpos militares encargados de crear y mantener la paz en áreas de conflictos, de monitorear y observar los procesos de pacificación y de brindar asistencia a ex-combatientes en la implementación de tratados con fines pacíficos.

Estas Fuerzas de Paz actúan solamente por mandato directo del Consejo de Seguridad de la ONU. Forman parte de ellas miembros de los ejércitos de los estados integrantes de las Naciones Unidas, conformados en una fuerza multinacional.

Foto: Casco Azul noruego.

Orígenes

Su orígen se remonta a 1948, cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas abogó por la creación de una fuerza multinacional, que pusiese fin y supervisara el cese de las hostilidades entre Egipto e Israel. Esta primera misión no fue militar, sino que los cascos azules estaban presentes como observadores.

La primera misión militar fue en 1956, durante la Crisis del Canal de Suez, por una resolución presentada a la Asamblea General de la ONU por el ministro de asuntos extranjeros canadiense Lester Bowles Pearson.

Posteriormente han actuado en otros conflictos, en diferentes partes del mundo: Oriente medio, Líbano, Chipre, Mozambique, Somalía, Bosnia, etcétera....

Objetivos

Los Cascos Azules o Fuerza de mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas tienen la misión de:

- Supervisar el uso del alto el fuego.
- Desarmar e inmovilizar a los combatientes.
- Proteger a la población civil.
- Realizar el mantenimiento de la ley y el orden y entrenar una fuerza local de policía local.
- Limpiar de minas los territorios.

Misiones finalizadas y misiones en curso (2007)

Premios concedidos

En 1988, cuando el peruano Javier Pérez de Cuéllar era Secretario General de la ONU, los Cascos Azules se hicieron acreedores al Premio Nobel de la Paz gracias a su labor pacíficadora en numerosos conflictos desde 1956.

En 1993, los Cascos Azules de la ONU, destacados en la antigua Yugoslavia, recibieron el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Véase también

Naciones Unidas

Enlaces externos

Instituto Nobel, Premio Nobel de la Paz 1988 (en inglés)

Fundación Príncipe de Asturias, Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 1993

Commons

Commons alberga contenido multimedia sobre Fuerzas de Paz de la ONU

Fuerzas de Paz de la ONU
De Wikipedia, la enciclopedia libre

23:54 Écrit par SaGa Bardon dans Educación | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : europa, sociogenetica, espa a, pro pace |  Facebook |

27/06/2007

¡Perdónales!, porque no saben lo que hacen

¡Perdónales!, porque no saben lo que hacen

Permalink 27.06.07 @ 16:57:00. Archivado en Sociogenética, Pro pace, Religiones, Educación

Mi Cristo del perdón lo dibujé, siendo yo un niño, entre 1943-45. Ya había hecho mi primera comunión, en 1942, y cada mañana, a las siete o las siete y media, ayudaba la misa en latín a un franciscano, en el colegio de las Hermanitas de la Cruz de Estepa (Sevilla). Por aquél entonces mi sueño era el que Jesús, maestro del perdón, en un mundo de odios ciegos semejante al que vivíamos en la España de la posguerra, me abrazara desde su cruz y me hiciera su compañero, como lo había hecho con San Francisco de Asís, o al menos éste lo había imaginado de buena fe como yo lo imaginaba por mi cuenta.

La noticia de la muerte de seis jóvenes inocentes, que estaban en Líbano intentando contribuir a la restauración de la paz, me ha incitado a descolgar del muro de mi despacho, al frente de mi mesa de trabajo, el dibujo más antiguo que conservo de mi época escolar, a fotografiarlo y a mostrároslo, para compartir con vosotros una meditación sobre el perdón.

Sin perdón del ofensor por el ofendido, el primero arrepentido y el segundo generoso, nunca ha habido ni habrá reconciliación; ahora bien, sin recociliación la paz es imposible.

Creo que me sirvió de modelo para el dibujo una esquela mortuoria que reproducía la cabeza coronada de espinas del Santo Cristo de Limpias. Es posible que fuera la esquela mortuoria en recuerdo de la muerte y funeral de una hermana de mi madre, que su padre había llevado en peregrinación a Limpias (Santander) cuando ella cayó enferma. La familia tenía la convicción de que esta peregrinación si no la curó completamente sí cambió el sentido de su vida.

Mi dibujo del Cristo del perdón lo hice a lápiz en casa de mi maestra, que seguía con ternura materna, durante los recreos, mis aventuras pictóricas de entusiasta dibujante contemplativo. Imagino que yo tenía entre siete y nueve años, porque no hacía mucho que había hecho la primera comunión, y porque diariamente, a las siete de la mañana, ayudaba por entonces la misa en latín a un franciscano, en la iglesia de las Hermanitas de la Cruz de Estepa. El ejemplo y la sencilla influencia del convincente padre Diosdado, paisano y amigo de mi padre, que decía la fervorosa misa que yo ayudaba con su mismo fervor, hacía que yo deseara entrar en los franciscanos o en un Seminario, para hacerme cura y ocuparme de reconciliar a la gente, que por entonces estaba totalmente loca con el recuerdo obsesivo de las malas artes de la reciente guerra fratricida, cuyas intenciones y acciones aviesas perturbaban gravemente las relaciones familiares y sociales de la mayor parte de los españoles.

-oOo-

Imagen: Mi Cristo del perdón, SGB, entre 1943-45. Grandes formatos.

-oOo-

¡PERDÓNALES! PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN
http://www.churchforum.org/reflexion/perdonales.htm

Cae la tarde sobre el Monte Calvario. Tres cruces se levantan de la tierra sosteniendo tres cuerpos. Dos de ellos vivos y el tercero muerto. Se desplomaría al suelo si no estuviera asido con clavos en las manos y en los pies. Ya no habla, ya no respira; está inmóvil, muerto. En lo alto de la Cruz puede leerse: "Jesús nazareno, Rey de los judíos".

Más de lo que se ha hecho contra ese hombre no se puede hacer, aunque lo intentaran.

Le han coronado de espinas, le han escupido la cara, golpeado su rostro, le han flagelado, clavado en unos maderos, le han llamado embaucador, mentiroso, borracho y amante de la buena mesa. Le han llamado blasfemo y usurpador. Se han reído, le han ido machacando todo su cuerpo y toda su alma hasta convertirlo en un gusano, ante el cual uno se cubre el rostro, porque no se le puede mirar.

Ese hombre nada posee, ha muerto sin nada. Sus vestidos los sortean los soldados, hasta la túnica y sus sandalias son de éllos. No tiene sepulcro donde reposar y un amigo le prestará el suyo. Él no tiene nada.

¡Ah, sí! Tiene una Madre ahí cerca de la Cruz, por cierto que es la mujer más maravillosa que ha pasado por este mundo, pero desde ahora ya no será solamente suya, porque nos ha dicho a cada uno de nosotros: "Ahí tienes a tu Madre". A Ella le ha dicho: "Ahí tienes a tus hijos"; no te asustes de cómo son, los tienes que amar y cuidar como si fuera Yo mismo.

Es impresionante ver con qué autenticidad esta Madre se ha preocupado por todos sus hijos. Aquella Madre del calvario tiene también ese nombre tan cercano, tan nuestro de "Santa María de Guadalupe".

Aquella tarde de Viernes Santo estaba en la colina del Calvario, después vendrá a visitarnos a otra colina, la del Tepeyac. A decirnos que sí, que había aceptado ser nuestra Madre.

Antes de morir, Jesús ha tenido buen cuidado de decir a su Padre: ¡Perdónales, porque no saben lo que hacen! Esta ha sido y sigue siendo su respuesta al odio más negro que se haya visto en esta tierra en contra de alguien. ¡Perdónales, no saben lo que hacen... Perdónales a todos, a Pilatos, a Pedro, a ti y a mí.

Todos los caminos de los hombres pasan delante del Calvario. Tarde o temprano nuestros pasos se detendrán ante ese Hombre Dios caído, derrotado, humillado y muerto.

Eres libre de hacer lo que quieras con Él en este momento. Piensa, sin embargo, que esos ojos muertos hoy, un día te miraran otra vez, y esa boca que hoy ya no habla, hablará en tu favor o en tu contra.

Cristo estuvo colgado tres horas en la Cruz para que todos los presentes pudieran pensar las cosas, y tomar su decisión; y algunos, aunque al final, reaccionaron.

Unos que le habían gritado y se habían reído y burlado, regresaron golpeándose el pecho. El centurión a su modo, rezó así: "Este era el Hijo de Dios".

Uno de los ladrones se arrepintió totalmente y le pidió: "Acuérdate de mí cuando estés en tu Reino", y tuvo tiempo de oír estas palabras de Jesús: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso".

Cristo crucificado sigue expuesto ante ti, a los ojos de tu cara y de tu fe, hasta el último día de tu vida; para que alguna vez, aunque sea ya tarde, puedas decirle también: ‘¡Acuérdate de mi!’. Pero que sea antes de cerrar los ojos definitivamente a este mundo.

"Perdónales padre, perdónales". El que tanto insistió en esta oración, tiene derecho a pedirnos a nosotros: perdona a tu hermano, perdona.

17:06 Écrit par SaGa Bardon dans España | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : sociogenetica, pro pace, religiones, educacion |  Facebook |

26/06/2007

¿Bill Gates, doctor HC con Vista? 1/2

¿Bill Gates, doctor HC con Vista? 1/2

Permalink 25.06.07 @ 23:57:00. Archivado en Universidades, Electrónica, Informática, Ética, Educación

En nombre de la AEU y en mi nombre propio, felicito cordialmente a Bill Gates por el doctorado honoris causa en derecho, que le concedió el 7 de junio próximo pasado la Universidad de Harvard, su Alma Mater de origen, a cuyo ciclo normal de enseñanza renunció de joven, para cosagrarse a la industria informática creando Microsoft.

Lo hago con un cierto retraso, porque la actualidad me ha impuesto otros temas de mayor urgencia y porque no quería que mi felicitación pudiera confundirse con un elogio hagiográfico e hiperbólico, indigno de quien disfruta de la libertad académica.

Este doctorado viene a simbolizar un triple hecho innegable:

1) Algunos si no muchos de nuestros mejores alumnos universitarios logran triunfar en la vida real renunciando a la obtención de un diploma académico.

2) Las universidades tienen la obligación de reconocer que la inserción en la realidad social de algunos de sus diplomados deja con frecuencia mucho que desear no sólo por razones científicas, sino también y sobre todo por razones deontológicas.

3) Tanto las universidades como el resto de nuestro sistema educativo actual confunden el triunfo en la vida real con el éxito financiero, olvidando subordinarlo a las exigencias deontológicas propias de cada profesión.

Me voy a centrar sobre este tercer hecho, porque los dos primeros quedarán esclarecidos con la luz que procede de la simple exposición de este tercero.

Por haber participado más de una vez en los entusiasmos, críticas e intrigas que preceden a la concesión de los doctorados honoris causa por una Universidad, situación que recuerda bastante los jaleillos e intrigas pueblerinos, cuando se trata de elegir a un ciudadano de honor o a un hijo adoptivo, puedo recordar que con este gesto la comunidad universitaria busca tanto si no más su propio honor cuanto el honor de la persona elegida. Hablando sin circunloquios: hay que reconocer sin intentar mentirse que una dosis considerable de la motivación de la comunidad universiaria, al decidir la concesión de su doctorados honoris causa, es el oportunismo. En general las universidades conceden esta distinción a quienes ya han triunfado, con el propósito de beneficiarse de parte de la luz que los proyectores internacionales vuelcan sobre los triunfadores, que estos sean científicos o más rastreramente políticos o incluso financieros.

Recuerdo que en dos ocasiones hice notar a dos rectores diferentes de mi Universidad que los doctorados honoris causa que se íban a conceder a dos políticos muy conocidos sospechosos de violencia estatal pecaban por oportunismo inoportuno. Ahora bien, si el oportunismo es culpable, su inoportunidad es estúpida. Me parecía que agravar nuestra responsabilidad moral y educativa añadiendo la estupidez a la culpabilidad hacía bajar nuestra autestima y nuestro prestigio en unos cuantos grados.

El doctorado honoris causa en derecho que se le ha concedido a Bill Gates ha sido motivado por su éxito empresarial, literalmente “en reconocimiento de sus logros como empresario”. Si bien es verdad que a esta motivación se ha añadido que se le concede también “por su labor humanitaria”, no cabe duda que esta motivación no existiría sin la primera, puesto que la labor humanitaria de Bill Gates depende totalmente de sus logros como empresario y que sin estos logros la Universidad no hubiera reparado en él.

Por mucha simpatía que pueda sentir personalmente por quien ha experimentado como yo desde muy joven la enorme seducción de la electrónica y de la informática, no puedo compartir, ni con él ni con quienes lo honran con un doctorado honoris causa en derecho, la concepción que tienen de la deontología propia de estas disciplinas, que el derecho no puede obviar, por muy jóvenes que sean . Ahora bien las prácticas comerciales de Microsoft, llevadas a su máxima expresión con la llegada al mercado de Windows Vista, llegada técnicamente por lo menos irresponsable y rayana en la provocación, proceden de actitudes totalmente ajenas a la deontología informática.