21/06/2007

Una enfermera UCI cuidará de Navarra

Una enfermera UCI cuidará de Navarra

Permalink 21.06.07 @ 15:55:00. Archivado en Europa, España, Sociogenética, Pro justitia et libertate

Los navarros han puesto su parlamento entre las manos de Elena Torres Miranda, enfermera especializada en cuidados intensivos, que hasta hace dos años trabajaba en el Hospital de Tudela.

Parece que ella presentía esta elección, puesto que hace muy poco declaraba al Diario de Navarra: "Creo que el momento en el que una mujer ocupará la presidencia de Navarra no está muy lejano".

Cuando el Diario de Navarra le preguntó si trabajar en una UCI requiere fortaleza mental, ella respondió: "Hay muertes de pacientes, como las de jóvenes debido a accidentes o enfermedades, que te afectan más que otras. Pero no puedes estar trabajando y sufriendo. Intentas hacer tu trabajo para que el paciente y su familia tengan el menor sufrimiento posible".

Foto de J.C. CORDOVILLA: EL OTRO HEMICICLO: Elena Torres, nueva presidenta del parlamento navarro, eligió para fotografiarse la UPNA (Universidad Pública de Navarra) como guiño a la juventud. «Es necesario acercarse a los jóvenes porque son el futuro de esta comunidad».

He aquí su autopresentación: "Tengo 37 años. Nací el 29 de septiembre de 1969 y soy de Valtierra. Ahora vivo en Tudela. Casada y sin hijos, trabajé hasta hace dos años como enfermera en la UCI del Hospital de Tudela. Llevo 16 años afiliada al partido socialista. Fui concejal en Valtierra de 1995 a 1999 y ocupo sillón parlamentario desde el 99".

Podemos añadir que, además de enfermera, es: una esposa enamorada de su marido; una luchadora por la igualdad, la libertad y la justicia; una deportista que ha jugado en equipos de futbito y baloncesto de Valtierra hasta hace poco. La natación y el esquí también son algunas de sus aficiones. Antes hacía bastante fondo. Ahora, aunque casi no tiene tiempo, no ha dejado de hacer deporte: sigue nadando y, en algún fin de semana libre, procura esquiar.

Su elección como Presidenta del parlamento navarro

La 'número dos' de los socialistas navarros Elena Torres, como vicesecretaria general del PSN, ha sido elegida presidenta del Parlamento regional, con los votos de UPN, PSN y CDN, y la abstención de IUN-NEB. La candidatura de Elena Torres ha contado con 36 votos a favor (22 de UPN, 12 de PSN y 2 de CDN) y dos abstenciones (IUN-NEB), y la de Amezketa ha obtenido los 12 votos de NaBai. La nueva presidenta ha manifestado que "será la presidenta de todos y todas las parlamentarias".

-oOo-

ELENA TORRES MIRANDA - PSN
«Suelo recordar bastante a mi marido que le quiero»

TEXTO de: MARCOS SÁNCHEZ

en
Especial del Diario de Navarra: "Tras el escaño"

Frente a la grabadora, Elena Torres Miranda habla con voz endeble, baja y hasta candorosa. Pero, cuidado, que ella avisa: «Si piensas que soy modosa, en mi pueblo dirán que te he engañado». Escuchar las palabras de la socialista y analizar su volumen es como viajar en una montaña rusa. A media altura y constante cuando se refiere a su dedicación política; hacia abajo y quebrada a la hora de citar a su familia, sobre todo a su madre; y ascendente y más vigorosa para criticar el, a su juicio, estancamiento de la sanidad pública navarra y sus listas de espera quirúrgicas. Éstas «horrorizan» a Elena Torres, que tiene dos hermanas y dos sobrinas que le emocionan.

-¿Qué le llevó a introducirse en la política?

-Estaba muy relacionada con movimientos dentro del pueblo para mejorar las condiciones culturales, deportivas, sociales, y Alfonso Carlos Mateo, el actual alcalde, me ofreció ir con él como teniente de alcalde. Familiarmente, influyeron los valores que se cultivaban en casa, donde se sufrió bastante la lucha por la igualdad, la libertad y la justicia. Mi madre siempre me decía que era muy bonito hacer sonreír a la gente con tu trabajo y, por eso, me comprometí. Mi labor debió de ser buena porque me llamaron para el Parlamento. Estoy muy comprometida con el trabajo que estoy haciendo. Quizás lo he hecho muy a fondo, dejando de lado otras facetas.

-¿Por ejemplo?

-Siempre he sido muy deportista. He jugado en equipos de futbito y baloncesto de Valtierra hasta hace poco. La natación y el esquí también son unas de mis aficiones. Hacía bastante fondo. No he dejado de hacer deporte, pero casi no tengo tiempo. Sigo nadando y, en algún fin de semana libre, procuro esquiar.

-¿Qué tipo de jugadora era en el futbito?

-Una defensa competitiva.

-¿Lo es ahora sin el balón, en su día a día?

-Soy muy fuerte, pero me acuerdo mucho de una frase de José Luis Castejón: «Detrás de esa Elena dura, fuerte y luchadora, hay una Elena muy sentimental». Tengo un lado muy humano, que se lo debo a mi madre.

-Exactamente, ¿por qué sufrió su familia?

-Bastantes familiares, tanto de mi padre como de mi madre, fueron fusilados. Pero transformaron en positivo esa falta de justicia, queriendo impedir que volviese a ocurrir. Se trata de intentar cerrar heridas, pero sin olvidar. Sin rencor.

-¿Ha dejado algo más de lado en su vida?

-La política hace renunciar a cosas. Todo depende de lo que tú quieras, y mi implicación y mi compromiso han sido muy importantes. He tenido la suerte de contar con un marido que es súper tolerante, porque mi marido es el verdadero pagano de mi implicación, y de no tener hijos. He antepuesto mi compromiso con la política.

-«Mi marido es el pagano de mi implicación» es una frase contundente y redonda.

-Estoy profundamente agradecida a mi marido y, cuando puedo, se lo digo. Prácticamente, por nuestros trabajos, es como si mantuviésemos una relación a distancia y ha sido muy duro compaginar la vida familiar con la política. Voy a hacer ocho años casada y mi marido ha soportado toda mi vida política.

-¿Cómo consiguen mantener su relación?

-El secreto ha estado en haber definido y consensuado las parcelas de trabajo e implicación de cada uno. Luego, saber compensar.

-¿Cuándo ha sido la última vez que le ha dicho «te quiero» a su marido?

-Creo que ayer, porque esta mañana ya no le he visto. Suelo recordar bastante a mi marido que le quiero y, a veces, hasta me llama pelma.

-¿Entiende ser madre como una limitación?

-Tener hijos limita en la política, según el grado de implicación que tengas. Si para ti es un prioridad o una obsesión tener un hijo, te planteas la vida de acuerdo a ello. En mi vida, mi prioridad es mi marido. Y, después, mi familia.

-Pasó fugazmente de edil a parlamentaria. ¿Sube puestos rápido?

-Tengo la sensación de que mi trabajo se ha visto recompensado en mi partido. He gozado de más facilidades que otras personas y he sido más privilegiada, pero gracias, creo, a un trabajo previo que he desarrollado.

-¿Para cuándo una presidenta del Gobierno de Navarra?

-Es el reto pendiente que tienen los partidos políticos. Lo que más me preocupa no es que una mujer ocupe la presidencia, sino que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres para ocupar el cargo. Creo que el momento en el que una mujer ocupará la presidencia de Navarra no está muy lejano.

-¿Por qué esta legislatura ha dejado de ejercer la enfermería?

-Porque lo compaginaba muy mal con el Parlamento y la familia. Pero no sería frustrante volver al hospital, ya que me gustaba mucho mi trabajo.

-¿Cómo era la enfermera Torres?

-Como la Elena Torres política, muy humana. Siempre me decían que era muy amable. Hay que ponerse siempre en la piel del paciente y el trato con él debe ser mucho más cercano. Tanto el paciente como sus familiares necesitan cariño, porque una persona enferma es débil.

-¿Trabajar en una UCI requiere fortaleza mental?

-Hay muertes de pacientes, como las de jóvenes debido a accidentes o enfermedades, que te afectan más que otras. Pero no puedes estar trabajando y sufriendo. Intentas hacer tu trabajo para que el paciente y su familia tengan el menor sufrimiento posible.

Les commentaires sont fermés.