10/01/2007

Mentira permanente

Mentira permanente

10.01.07 @ 11:45:00. Archivado en Semántica, Pragmática, España, Sociogenética, Ética

Como lingüista y filósofo del lenguaje, advierto con relativa frecuencia, a quienes me quieran oír, que sin compartir un diccionario común es imposible no solamente dialogar, sino incluso mantener la paz que sustenta el diálogo.

También advierto que el uso correcto de un diccionario común de un lenguaje natural, como son las lenguas ordinarias, está sometido a unas reglas de juego que llamamos pragmáticas. Cometen un error gravísimo, por no decir un atropello, quienes pretenden lo contrario.

Una de las reglas capitales pragmáticas del uso correcto de cualquier diccionario común de una lengua ordinaria es el compromiso de coherencia, que es el garante más visible de la verdad de cualquier diálogo. Conviene recordar aquí que en las lenguas ordinarias todo acto de lenguaje es dialógico, en el sentido de que no existiría si no fuera la colaboración concreta entre un locutor y un oyente, que puede ser plural y diferido, a propósito de un tema, en circunstancias bien determinadas y conocidas por ambos.

En virtud de esta regla, común a todas las lenguas naturales u ordinarias, cualquier locutor de una lengua cualquiera, sabe que hay actos de lenguaje que son mentiras manifiestas, simplemente por faltar al compromiso de coherencia. Tal es el caso de la denominación "tregua permanente", póngase en bable, en castellano, en catalán, en euskera, en gallego o en la lengua española que sea. En todas estas lenguas, quien pretende que una "tregua" entre dos enemigos es "permanente", prueba en la misma denominación que elige para decirlo que miente. Así pues, la "tregua permanente" era, es y será una "mentira permanente".

* tregua. (Del gót. triggwa, tratado). 1. f. Suspensión de armas, cesación de hostilidades, por determinado tiempo, entre los enemigos que tienen rota o pendiente la guerra. 2. f. Intermisión, descanso.
* permanente. (Del lat. permanens, -entis). 1. adj. Que permanece.
* permanecer. (Del lat. permanere). 1. intr. Mantenerse sin mutación en un mismo lugar, estado o calidad.

DRAE

11:58 Écrit par SaGa Bardon dans Semántica | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : pragmatica |  Facebook |

Les commentaires sont fermés.