31/08/2006

Solidaridad pública canaria

 

Solidaridad pública canaria

Permalink 31.08.06 @ 11:55:00. Archivado en Pro amicitia universale, Migraciones, Pro justitia et libertate

En mi artículo "Responsabilidad euroafricana en Canarias", del 26 de este mismo mes de agosto, escribía yo en estas mismas páginas, en nombre de la Amistad Europea Universitaria y en el mío propio:

Cada día contemplamos con admiración y aprensión la solidaridad con que los Canarios acogen en sus islas a los cientos de desesperados africanos que han decidido refugiarse en Europa en la más total anarquía. Nadie, sea español, europeo o africano, puede reprochar a nuestros compatriotas Canarios que hayan faltado ni un solo momento al deber humano de solidaridad. Todo lo contrario: lo han respetado de forma tan generosa, que somos muchos quienes, al ver su ejemplar comportamiento, nos preguntamos con aprensión cómo es posible que lleguen a acoger tan dignamente a tantas personas en el reducido espacio de sus islas.

Hoy tengo la satisfacción de poder publicar en estas mismas páginas un artículo mediante el cual José Segura Clavell, delegado del Gobierno en Canarias, expresa el sentimiento de admiración de la sociedad canaria hacia sus servidores públicos.

Se nos brinda así la ocasión para que todos, canarios, españoles y europeos, participemos en este sentimiento de admiración hacia los servidores públicos canarios y nos asociemos agradecidos al reconocimiento de su generoso esfuerzo de solidaridad.

Estos servidores públicos son tanto del Estado como de otras administraciones públicas e instituciones cuyos miembros están, unos como los otros, involucrados directa y permanentemente en el salvamento, con frecuencia heroico, y en la generosa acogida tanto diurna como nocturna, en el mar como en las costas, de los inmigrantes africanos.

-oOo-

Canarias: una prueba de solidaridad
por José Segura Clavell, delegado del Gobierno en Canarias.

Una crisis humanitaria que sufren varios países africanos está siendo utilizada para combatir al Gobierno español y pretender descalificar la que constituye una acertada política inmigratoria. Lo que estamos presenciando en primera fila desde Canarias es una crisis humanitaria protagonizada y sufrida por jóvenes africanos que, conscientemente, se juegan la vida embarcándose a bordo de embarcaciones no diseñadas para el transporte de seres humanos, con la intención de llegar a Europa.

Algunos desde Canarias y desde otros lugares de la geografía nacional han pretendido invertir los conceptos y los valores como si fuese que los ciudadanos españoles en las islas estuviésemos jugándonos la vida en la mar, sufriendo deshidratación durante el día y soportando fríos glaciares en las noches de la dura travesía. Los canarios no somos las víctimas del éxodo que se está produciendo: las víctimas son esos millares de seres humanos que se la juegan para encontrar un futuro en Europa.

Frente al drama de los miles de inmigrantes que lo dejan todo arriesgándose a no obtener nada y arriesgando desesperadamente la vida en la mar, algunos siguen empeñados en presentarlo como un problema que sufre Canarias; resulta difícil entender las quejas del rico cuando muere el pobre.

En la actual línea de acontecimientos, miles de hombres y mujeres españoles pertenecientes a distintas administraciones y ONG desarrollan una encomiable labor que es menester destacar en esa constante acción que ya dura algo más de un año en el salvamento de vidas en la mar.

Turnos permanentes. Avisos constantes. Salidas en cualquier momento. Avistamientos. De madrugada, a media tarde. La noche, el oleaje. Operativos que parecerán rutinarios pero que resultan distintos en cada ocasión. Riesgos para la propia integridad física. El desembarco. La asistencia primaria. El recuento inicial. El traslado. El ingreso en el centro de internamiento... Vuelta a empezar.

Creo condensar en el párrafo anterior los pasos o los factores de la cara más visible de ese fenómeno pandémico que es la inmigración irregular por vía marítima. Es un proceso con el que convivimos los responsables de la Administración General del Estado y los servidores públicos dependientes de sus organismos e institutos, así como los integrantes de organizaciones no gubernamentales.

Las imágenes pueden parecer repetidas, pero en cada cayuco, en cada patera, hay decenas de historias, decenas de miradas perdidas, decenas de angustias extremas -toda una tragedia- y una infinita prueba de solidaridad, la que acreditan tanto las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado como las entidades de servicios y asistenciales cuyos componentes hacen gala de una abnegación digna de todo encomio.

Ese compromiso humanitario, ese papel de entrega y dedicación, es el que deseo ponderar con la mayor emoción. Hay que ir más allá del simplismo "para eso están". Cuando el fenómeno sigue adquiriendo dimensiones preocupantes -la impunidad de las redes mafiosas sobresale entre las débiles estructuras políticas, institucionales y sociales de los países de procedencia- y cuando se desata un morboso interés por saber cuántos han fallecido en la travesía hasta la primera frontera europea -será una cifra imposible de precisar-, hay que destacar el esfuerzo de quienes han podido salvar miles de vidas humanas en el mar y ya en tierra.

Suyo es el valor, suya la pericia. Permitan los lectores que destaque hasta la coordinación de la que se ha hecho gala desde una detección o un avistamiento hasta el desembarco, pasando por la interceptación o el transbordo en alta mar, a veces en condiciones meteorológicas muy adversas. Suya es la entrega: podrán, como cualquier ser humano, estar cansados. Pero no se arrugan, no declinan. Saben que tras un operativo, hay otro en ciernes. Siempre están dispuestos a escribir, desde el anonimato, un nuevo capítulo de una historia de incierto, muy incierto final. Para qué negarlo.

Los medios parecerán siempre insuficientes (y es responsabilidad de quienes gobiernan innovarlos y mejorarlos), pero el esmero en su utilización así como la entrega constante y sin reservas hacen que esa tarea de rescate, salvamento y atención a seres humanos desprotegidos, ávidos de horizontes a cuya búsqueda se lanzaron arriesgándose a perder sus vidas, sea acreedora de reconocimiento.

En Canarias, detrás de cada imagen, de cada foto, de cada información que registra la llegada de una embarcación, hay todo un paradigma de solidaridad y de responsabilidad humana: es el que encarnan hombres y mujeres que han comprendido muy bien que quienes llegan a nuestras islas no son culpables. Todos, en sus respectivos puestos; todos, en los cometidos que les han sido asignados; todos, desempeñando la más noble función que en la sociedad de nuestros días pudieron haber imaginado.

Estoy seguro de compartir el sentimiento de admiración de la sociedad canaria hacia los servidores públicos del Estado, de otras administraciones públicas y de cuantas instituciones están involucradas en el tratamiento de la cara cercana, visible y cotidiana de este fenómeno de nuestro tiempo y que precisa, justamente ahí, de respuestas eficaces, plenas de altruismo.

He querido expresar ese sentimiento. Es de justicia.

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php

España: http://www.quediario.com/blogs/705/

Bélgica: http://quijote.skynetblogs.be/

EE.UU: http://tallerquijote.blogspot.com/

Bélgica: http://users.skynet.be/AEU/

12:30 Écrit par SaGa Bardon dans Migraciones | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |

30/08/2006

La telenovela que no fue

 

La telenovela que no fue, por Rosa Miriam Elizalde

Permalink 30.08.06 @ 17:00:00. Archivado en Las Américas, Ética, Pro justitia et libertate

“Hoy, el espectáculo no está en los teatros, sino en la prensa. Solo lo frena la falta de desgracias. Aquello que la gente intenta meter debajo de la alfombra, aquí se subasta públicamente. Que no hayan podido entretenerse con los detalles íntimos de la salud de Fidel y que la tranquilidad sea un hecho en la Isla, los enfurece, los hace recurrir al golpe bajo y la insinuación inmoral, a esa condición lastimosa y rastrera de la vida, que en otras circunstancias quizás esta misma prensa intente enmascarar.”

La telenovela que no fue
por Rosa Miriam Elizalde
(1)

Cuba se negó a ser el tema de la telenovela del verano. Así de simple. Aunque todos los periódicos tejen y destejen unas pocas citas y un par de hechos —la operación de Fidel y el provisional traspaso de poderes—, no dicen nada nuevo, no tienen nada que añadir.

En España van y vienen páginas y páginas de especulaciones y lugares comunes, de comparaciones insultantes y de reacciones torcidas por Miami, salteadas con algunas notas de sentido común que dignamente se escurren del morbo de los medios, empeñados en confundir la intimidad con la transparencia informativa. Por ejemplo, no se dice que, por estos días, los carnavales en La Habana fueron pospuestos transitoriamente, sino que han sido «prohibidos». La información es sustituida por la especulación, y se suceden personajes de todos los pelajes políticos y profesionales que lo mismo disertan sobre las enfermedades que pueden desatar una hemorragia o sobre la instrumentación de una política de borrón y cuenta nueva, que no funcionó en ninguna parte y muchísimo menos durante la llamada transición española.

A nivel mediático, «en este país la intimidad no existe. Nadie está libre de delatar y de ser delatado», dice Maruja Torres, columnista de El País, escritora de lengua afilada. «Miramos y nos miran. Los medios quieren saberlo todo y hurgan en los tachos de basura. ¿Acaso eso no es el espectáculo?»

Hoy, el espectáculo no está en los teatros, sino en la prensa. Solo lo frena la falta de desgracias. Aquello que la gente intenta meter debajo de la alfombra, aquí se subasta públicamente. Que no hayan podido entretenerse con los detalles íntimos de la salud de Fidel y que la tranquilidad sea un hecho en la Isla, los enfurece, los hace recurrir al golpe bajo y la insinuación inmoral, a esa condición lastimosa y rastrera de la vida, que en otras circunstancias quizás esta misma prensa intente enmascarar.

He leído y he visto reportajes televisivos donde lo único evidente han sido las frustraciones de quienes los escribieron, editaron y publicaron. Sin embargo, detrás del escándalo y la impostura, la realidad es. A contracorriente de la gacetilla y la acidez enfermiza de los comentaristas, el cubano de paso en Barcelona recibe cien veces más testimonios de solidaridad que flechazos periodísticos, por mucho que se esfuercen los diarios en avivar la telenovela frustrada por Fidel.

El cariño te llega lo mismo del anónimo taxista que, adivinando tu nacionalidad, te desea salud para el Comandante con una mirada cómplice —como lo haría un vecino cariñoso que se interesa por tu propio padre—, y de algunos de los intelectuales más brillantes de este hemisferio, que se muestran preocupados y esperanzados como tú lo estás, desde que se supo de la operación del Comandante y los diarios iniciaron su cacería informativa.

Pilar del Río, traductora y periodista sevillana, me escribe un mensaje en nombre de ella y de su esposo —el escritor José Saramago—, que siento extensivo a todos los que amamos a Fidel: «...estamos con vosotros en estos días difíciles. Atentos y solidarios a lo que ahí pasa, porque también a nosotros nos pasa: así vamos los amigos, compartiendo».

Carmen Balcells, la agente literaria más famosa del mundo, acepta que publique en esta página el mensaje que le llega hoy, 13 de agosto, a nuestro Ministro de Cultura. Ella misma me dicta cuidadosamente la nota para Abel Prieto, que va acompañada de una rosa blanca: «más que un mensaje en una botella enviada al mar, te mando a ti una rosa blanca pidiendo que nuestro amigo y Comandante sobreviva».

En una reunión familiar, a la que asistieron la viuda y la hija del escritor comunista Juan García Hortelano, los profesores Ana y Luis Izquierdo, y los cubanos Rebeca Chávez y Senel Paz, Carmen Balcells nos explicó el significado de ese deseo de sobrevida para Fidel: «hablo de la sobrevivida de la enfermedad y de la sobrevida de la Revolución. Quien tenga conciencia de lo que es este mundo hoy, no puede ignorar que Fidel y Cuba, nos son imprescindibles».

© Cuba Debate, Contra el terrorismo mediático, Unión de Periodistas de Cuba, La Habana, Lunes 14 de Agosto de 2006

-oOo-

(1) Rosa Miriam Elizalde es la autora del Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos, publicado bajo el título

Solidaridad

Queridos amigos:

Esta es una carta común, porque algunos preguntan, dudan, quieren saber qué está pasando.

Todo está dicho, solo que poco de lo que aquí realmente acontece merece titulares de primera o de segunda página. Pocas veces la censura ha sido tan brutal y ha vuelto las palabras huecas y, por lo tanto, inútiles. Jamás Eduardo Galeano —que ha escrito excelentes e incisivos análisis— tuvo tal despliegue en CNN, y por supuesto, jamás lo habría tenido si los adjetivos que acompañaron sus comentarios sobre Cuba hubieran sido otros. Cuando Saramago recibió el Premio Nobel, la prensa norteamericana no le prestó la atención que esta vez le dispensa.

Es doloroso asistir al espectáculo del desconcierto y a la confusión de la víctima con el delincuente, mientras Estados Unidos y sus instituciones logran hacer poco menos que invisible su aparato de aniquilación e intolerancia, y las bombas terminan de pulverizar a medio Bagdad, las reliquias de los museos empiezan a subastarse en las calles de Nueva York y se narcotiza la opinión pública internacional con la máscara dulzona de la demagogia.

Cuba no necesita la solidaridad cuando repiquen los tambores de la guerra, cuando empiecen a sonar las alarmas y Bush anuncie que la mesa está servida. Cuba no necesita la solidaridad cuando aparezca ese mínimo pretexto para que Estados Unidos pruebe en la Isla toda su flamante generación de armas letales. La solidaridad hace falta ahora.

El mejor ejercicio solidario que pueden hacer ustedes es no dejar que los afilien cómodamente a la mentira. El mundo está recibiendo clases de moral y de cívica de quienes han ejecutado matanzas injustificables y han puesto en práctica una infalible maquinaria para lavar las conciencias, que también incluye el estrago de la memoria, tanto individual como colectiva. Puede ser útil empezar por responder una sola pregunta: ¿Por qué ahora esta desenfrenada campaña, este concierto de odios?

La Revolución cubana no necesita lecciones de moral; necesita que sean escuchadas sus razones, que pueda expresar sus argumentos, que se le conceda la palabra. No es un favor, es el derecho que se ha ganado un país que ha luchado nítida e irreprochablemente por la justicia social, y que nunca dijo una mentira. Ya hay demasiada humillación en el mundo. Que ningún hombre o mujer sea excluido de saber qué pasó, qué argumentos tuvo Cuba para tomar las medidas que tomó. Aislar a la Revolución cubana puede ser suicida para quienes no están de acuerdo con que los administradores del poder sigan decidiendo sobre millones de seres humanos, sin arriesgar jamás el pellejo propio.

Fidel ha dicho, y sabemos que es cierto, que si osan agredirnos, tendrán que enfrentarse a la Guerra de los Cien Años. También, que lo esencial es que esa agresión no se produzca. Frente a la feroz campaña internacional, no dejen que los fascistas reciban en bandeja de plata el pretexto para la embestida. Impidan que la gente buena de este mundo —los que queremos la paz—, por desconocimiento o por prejuicios o por error o por lo que sea, se conviertan en cómplices de la infamia.

No lo olviden, queridos amigos: la verdad es solidaridad.

Un abrazo a todos.

Juventud Rebelde

© Juventud Rebelde 2003

17:23 Écrit par SaGa Bardon dans Las Américas | Lien permanent | Commentaires (0) | Tags : pro justitia et libertate |  Facebook |

28/08/2006

Canarias, puerta española de Europa

 

Canarias, puerta española de Europa

Permalink 28.08.06 @ 20:25:00. Archivado en Universidades, Pro amicitia universale, Migraciones, Pro justitia et libertate

Queremos que los Canarios sepan que hemos oído su llamada urgente a España y a Europa. Por eso, una vez más hacemos eco desde Bruselas a sus mensajes, difundiéndolos por todos los medios que están a nuestro alcance, tanto aquí, en el corazón de Europa, como en España y América.

Rogamos a quienquiera que nos lea, universitario o universalista, que difunda estos mensajes entre todas las personas que se sienten comprometidas con las grandes causas de la humanidad. La causa presente no admite más dilaciones: se trata, a diario, de la vida o muerte de miles de personas desesperadas, que solicitan nuestra ayuda para poder sobrevivir.

®® Como lo recuerda el presidente Adán Martín, Canarias es la puerta de entrada a Europa para millones de personas que huyen de la miseria, la guerra, la muerte.

®® Si continúa la tendencia actual en la avalancha de cayucos y pateras que Canarias está soportando, acabará el año con más de 25.000 inmigrantes llegados a Europa por esta vía española de Canarias.

®® Ante este gravísimo problema, que se plantea cada día en toda su crudeza a todos los europeos y no solamente a los Canarios, los ciudadanos europeos deben sacudir su conciencia y actuar sin dilación como lo han hecho los Canarios, que lo han asumido hasta ahora solos con plena generosidad. Se trata de la vida o muerte de miles de personas desesperadas que solicitan nuestra ayuda.

®® Canarias está cumpliendo con creces el deber moral de ayuda a los inmigrantes irregulares más allá de la responsabilidad asumida por el Estado o la UE.

®® Los desplazamientos de población son un fenómeno mundial que continuará mientras continúen las diferencias entre el mundo rico y el pobre. Mientras no las corrijamos, estas diferencias no serán coyunturales sino estructurales.

®® Tengamos el valor de comparar las migraciones humanas con las migraciones animales. ¿Quién se atreve a negar a los seres humanos en peligro de muerte lo que no le negamos a los animales dos o más veces al año?

®® Tengamos igualmente el valor de comparar las migraciones humanas motivadas por la pobreza, el hambre, la falta de libertad o de trabajo con las migraciones humanas motivadas por la riqueza, la gula, el libertinaje o la pereza.

®® Como lo recuerda el presidente Adán Martín, los desplazamientos de población de los desesperados de África son sobre todo y ante todo un problema protagonizado por seres humanos que necesitan la ayuda de sus semejantes. Necesitan ayuda en origen, para que sus patrias dejen de ser un territorio del que salir huyendo. Y necesitan ayuda en destino, cuando esa huída ya se ha producido y llegan «a este lado de la valla» sin más posesión que su vida y su desesperación.

®® El pueblo de Canarias ha atendido -sólo en lo que llevamos de 2006- a más 18.000 inmigrantes en sus costas.

®® No podemos seguir perdiendo un tiempo precioso, un tiempo que representa para muchos seres humanos la diferencia entre la vida y la muerte.

®® Las autoridades canarias llevan años anunciando que esto podría ocurrir y que era necesario anticiparse al problema.

®® Son necesarias la coordinación y la colaboración entre administraciones. La acción conjunta de España y Europa, una política común que encauce un problema que es de todos, no sólo de Canarias.

®® Es necesario sensibilizar a los educadores, a los universitarios, a los líderes sociales y religiosos y a los medios de comunicación de los países de origen de estas migraciones sobre los riesgos que comporta un viaje a la desesperada. También hay que informarlos sobre la realidad a la que se van a enfrentar los emigrantes cuando lleguen a su destino europeo.

®® Es necesario concebir y practicar una política voluntarista europea de ayuda a los países de origen.

®® Es urgente organizar una lucha internacional euro-africana, concertada e implacable, contra las mafias que trafican con seres humanos.

®® Hay que concebir y practicar una política coherente europea de repatriación respetuosa pero eficaz de inmigrantes irregulares; en el caso de menores, hay que practicar la obligación legal del reagrupamiento familiar.

®® Hay que concebir y practicar una política justa europea de redistribución equitativa de inmigrantes en los centros de toda España y de Europa, para evitar el colapso de los que se encuentran en territorio canario.

®® Hay que concebir y practicar una política europea de control de fronteras aéreas y marítimas.

®® Es necesario regular los flujos de inmigrantes, para que haya unos cupos a los que se les pueda garantizar esa nueva vida que esperan.

®® Es necesario, sobre todo, ante la avalancha actual, actuar concreta y generosamente como lo están haciendo los Canarios. Y hacerlo ya, sin permitir que sigan asumiendo este reto sin precedentes los Canarios solos.

-oOo-

Blogs y portal asociados, bajo el signo de la Amistad Europea Universitaria por y para la Amistad Mundial:

España: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php

España: http://www.quediario.com/blogs/705/

Bélgica: http://quijote.skynetblogs.be/

EE.UU: http://tallerquijote.blogspot.com/

Bélgica: http://users.skynet.be/AEU/

20:33 Écrit par SaGa Bardon dans Migraciones | Lien permanent | Commentaires (0) |  Facebook |