02/11/2017

Joaquim Coll: Un ridículo histórico § María-José Peña: Los epílogos del Proces

 

 


Joaquim Coll, Historiador:

No sólo el relato independentista se ha hundido, sino que sus líderes han acabado protagonizando un final vergonzoso que debería enterrar sus carreras políticas para siempre.

Rafael Arenas García, Catedrático de derecho internacional privado en la Universitat Autonoma de Barcelona:

El sábado tuvimos la equívoca declaración de Puigdemont y el domingo la gran manifestación que tan necesaria era para que el mundo se diera cuenta de que una parte importante de los catalanes no son en absoluto nacionalistas.

El lunes era el día clave, aquél en el que podría darse el conflicto entre los consejeros cesados y las autoridades designadas por el Gobierno. Cuando a media mañana ya era evidente que no se habían intentado mantener los despachos y que Forcadell asumía la disolución del Parlamento podíamos dar por concluido el proceso.

Pero toda la locura secesionista ha ido siempre de propaganda e imagen, por lo que faltaba que también desde esa perspectiva se produjera la caída del telón.

La rocambolesca escapada de Puigdemont y parte de su gobierno a Bruselas y la esperpéntica rueda de prensa del 31 de octubre, incluidas las mentiras y las flagrantes contradicciones era lo que faltaba para que ya todos supieran de qué pasta esta hecho el secesionismo.

La rueda de prensa de Puigdemont en Bruselas fue el broche adecuado para esta farsa que tanto nos ha costado en dinero, democracia y convivencia.

Como dice Joaquim Coll, un ridículo histórico

-oOo-

María-José Peña, Analista política:

El proces se ha acabado. Pero lo que no se ha acabado ni ha desaparecido es el nacionalismo ni quienes han sustentado ese fatídico proces cuyos epílogos resultan sorprendentes.
Posiblemente, el más sorprendente sea el de un President y sus consellers que, recién declarada la República de Catalunya, abandonan funciones y territorio y se van en cuadrilla a Bélgica, en pretensión, quizá, de escapar a sus responsabilidades golpistas.

-oOo-

Xavier Arbós, catedràtic de dret constitucional: "què diran ara?"

"Han tractat al poble de Catalunya com si fos imbècil"

Teresa Freixes, Catedrática Jean Monnet ad personam en Europäische Union y Catedrática en Universitat Autònoma de Barcelona

LAS MENTIRAS DEL PROCÉS
Xavier Arbós, Catedrático de Derecho Constitucional y amigo, lamenta que el procés haya estado fundado en una mentira detrás de otra.

Es como para hacer una novela. Quizás lo haga, al estilo de las de Graham Green.

-oOo-

Un ridículo histórico

por Joaquim Coll

Entretenidos por los pequeños detalles de la actualidad, corremos el riesgo de no ser conscientes de la enorme dimensión de lo que ha pasado en Cataluña estas semanas. El separatismo no sólo ha fracasado en sus objetivos políticos, sino que ha acabado enterrando cinco años de procés con un ridículo insoslayable. Se ha producido el hundimiento de su relato en todos los frentes, desde el carácter indoloro para la economía de la intentona secesionista, hasta la creencia en la mediación internacional una vez consumado el 1-O o los reconocimientos diplomáticos que llegarían tras la DUI. Y por si los elementos exógenos del gran fiasco no fueran suficientes, resulta que el Govern separatista no había preparado, se reprocha ahora abiertamente desde la CUP, las estructuras de Estado y los mecanismos de ocupación del territorio para hacer efectiva la unilateralidad tras el nacimiento de la República catalana.

El daño causado por los líderes separatistas a toda la sociedad catalana no tiene parangón en democracia y el engaño a sus votantes ha sido masivo. Sobre el amplio catálogo de mentiras y fracasos habrá que insistir muchas veces antes del 21D para exigir responsabilidades a aquellos dirigentes del procés que vayan a concurrir a las elecciones autonómicas. Muy particularmente a Oriol Junqueras, principal aspirante, según las encuestas, a presidir la Generalitat. Ayer mismo publicó un artículo en La Vanguardia, explicando su labor en estos 21 meses al frente del Departamento de Economía. Pues bien, ahora resulta que la independencia ni nada relacionado con el procés figuraba entre sus objetivos como número dos del Govern. ¡Increíble! La pregunta es si sus electores, no ya los cargos paniaguados de ERC, se lo tendrán en cuenta o le volverán a votar por simple melancolía.

No sólo el relato independentista se ha hundido, sino que sus líderes han acabado protagonizando un final vergonzoso que debería enterrar sus carreras políticas para siempre (a la espera de lo que en algunos casos determine la justicia en cuanto a posibles delitos). La DUI votada secretamente fue un falsete, un intento de dar una pequeña satisfacción a su electorado y al activista de la calle para esconder una derrota incontestable y salvar las evidencias de una división interna muy profunda. Las caras ese día en el Parlament de Puigdemont, Junqueras y Forcadell eran reveladoras del triste engaño. El fin de semana, los miembros cesados del Govern estuvieron básicamente escondidos, mientras los comités de defensa de la república esperaban instrucciones para llevar a cabo la resistencia. Carles Puigdemont difundió el sábado al mediodía una insustancial declaración jugando como siempre a los equívocos. Ahora sabemos que estaba ultimando los preparativos de su "huida" a Bélgica con parte de sus exconsellers.

El lunes a primera hora de la mañana sólo Josep Rull, que quiere encabezar la lista por el PDeCAT en competencia con el moderado Santi Vila, se hizo una selfie desde su despacho, al que accedió furtivamente, para abandonarlo rápidamente tras el aviso de los Mossos de que se arriesgaba a sumar otro delito. No hubo ningún acto de desobediencia en la Generalitat, ni sombra alguna de esas multitudes que debían concentrarse ante las puertas de las consejerías para evitar la ejecución material del 155. Y cuando al mediodía del lunes, poco después de hacerse pública la querella de la Fiscalía General del Estado, se dio a conocer la noticia del viaje secreto de Puigdemont en busca de una posible demanda de asilo, el ridículo alcanzó la categoría de esperpento y casi pareció emular esa patética fuga del conseller de Governació Josep Dencàs por las cloacas del Palau de la Generalitat en octubre de 1934.

→ Puigdemont, con su esperpento, casi pareció emular esa patética fuga del conseller de Governació Josep Dencàs por las cloacas del Palau de la Generalitat en octubre de 1934 ←

Ayer Puigdemont intentó reparar la imagen de bochorno justificando su presencia en Bruselas por razones de seguridad, afirmando que en Cataluña se había instalado el “caos” desde el 1-O tras la actuación “represiva” del Gobierno español, lo que fue visiblemente negado por los periodistas que seguían en directo la rueda de prensa. El cesado president no aclaró si pensaba volver a España y negó que pretendiera pedir asilo político, aunque lo más probable es que lo intente cuando se produzca la orden europea de detención y entrega, pues para eso ha contratado a un abogado belga especialista en la materia. Se presentó encabezando parte de un Govern en el exilio (que dispone de página web usurpando los logos oficiales de la Generalitat y el diseño corporativo), aunque avaló al mismo tiempo la estrategia de los partidos independentistas de presentarse a las elecciones autonómicas convocadas por el Gobierno español para convertirlas en otras plebiscitarias. En su constante huida hacia delante, ahora para eludir la cárcel, son personajes incapaces de recapacitar sobre su insoslayable ridículo.

Fuente: Joaquim Coll:
Un ridículo histórico

31.10.2017

-oOo-
·

LOS EPíLOGOS DEL PROCES

por María-José Peña

Este pasado fin de semana, todo ha cambiado en Cataluña. Hemos pasado de la Declaración de Independencia por una parte del Parlament (que inmediatamente después salió casi en estampida a organizar sus vidas personales y políticas fuera de la recién declarada independencia), hasta la intervención de la Autonomía por el Gobierno, la destitución del President golpista y su Govern, la disolución del Parlament y el anuncio de nuevas autonómicas para el 21-D.

Y ayer, Cataluña, la otra Cataluña tantos años silenciada e ignorada, salió a la calle. Quiere ser, estar y hablar. ¡Y todo en un fin de semana!.

El proces se ha acabado. Pero lo que no se ha acabado ni ha desaparecido es el nacionalismo ni quienes han sustentado ese fatídico proces cuyos epílogos resultan sorprendentes.

Posiblemente, el más sorprendente sea el de un President y sus consellers que, recién declarada la República de Catalunya, abandonan funciones y territorio y se van en cuadrilla a Bélgica, en pretensión, quizá, de escapar a sus responsabilidades golpistas.

Tampoco es menor el grotesco episodio protagonizado por el PSC y quien fuera President de la Autonomía y hoy es Senador, José Montilla .

El PSC ayer compareció en la manifestación convocada al grito de Catalanes Somos Todos y en apoyo del 155. Como si no hubieran sido ellos quienes con sus pendulares posturas, con su decir y no hacer, con su pactismo y con su equidistancia ofensiva para con derechos mermados de los catalanes hispanohablantes de sus bases, no hubieran sido en gran medida responsables de hallarnos donde estamos y de retardar la intervención.

El Sr.Montilla, por su parte, impulsor y paradigma de tal comportamiento político, se abstuvo de apoyar al Estado para la aplicación del 155. Ya saben, “le importaban las instituciones”, dijo justificándose, “y no quería que las intervinieran”. Le importaban menos, ¡cosas de la vida!, los conciudadanos suyos intervenidos por esa Generalitat que pasaban a ser extranjeros, y el desleal embate al Estado del que cobra.

Y para terminar la pequeña muestra de comportamientos variopintos que nos ha dado el fin de semana, el de la escurridiza posición de la Sra. Ada Colau, la nueva estrella de la política catalana, la reina de la ambigüedad ante situaciones que pudieran perjudicarla en su ascenso político. Su verbo suelto y resuelto no consigue esconder en sus respuestas el cálculo permanente para saber qué interesa más a su consolidación como figura emergente de una pseudoizquierda alternativa y moderadamente nacionalista que está decidida a encarnar.

Aunque el procés haya acabado, ante las nuevas elecciones convocadas para el día 21-D subsisten muchos peligros y hay que estar atentos porque el nacionalismo que se quiere llamar moderado sigue vivo y quiere ser el nuevo interlocutor “catalán” del Gobierno.

¡Cuidado con él!.

Fuente: María-José Peña: LOS EPILOGOS DEL PROCES
30 de octubre a las 22:49

◊◊◊

 

20/10/2017

Alejandro Ango: ¿Elecciones Autonómicas? ¡No! ¡155 y Elecciones Generales!

 

 


En nombre de la Amistad Europea Universitaria y en el mío propio comparto y apoyo la proposición de Alejandro Ango como la más consecuente con la defensa de la Soberanía del Pueblo Español, consagrada por la Constitución Española, en vigor desde el 29/12/1978:

"Por una vez, por una sola vez en 40 años, España entera está cuajada de banderas constitucionales en los balcones, y no es por el fútbol; y en Cataluña mismo ha salido un millón de personas a la calle frente al alzamiento de la Generalidad. Sería una irresponsabilidad rayana en lo criminal no aprovechar todo ese formidable capital político para constituir unas Cortes que expresen lo que todos españoles quieren, no sólo para reconducir la situación actual, sino para formular a futuro el alcance de cesiones y concesiones al régimen autonómico."

¿ELECCIONES AUTONOMICAS? ¡NO! ¡155 Y ELECCIONES GENERALES!

Ante el disparate de la propuesta de unas elecciones autonómicas en Cataluña, de imposible celebración en unas condiciones mínimas de limpieza y neutralidad institucionales del convocante, y ante la parálisis ensimismada, absorta, del Gobierno, que no acaba de creerse que tiene a una parte del territorio peleando la batalla, no ya de la política ni del Derecho españoles, sino de la extraterritorialidad que le libere de ambos, sólo queda un camino (que quizá era el único camino desde hace ya muchos meses): aplicación rigurosa del 155 y celebración de ELECCIONES GENERALES.

Lo que la Generalidad está perjudicando es el interés general, no sólo el de Cataluña (desde la economía nacional al orden público, pasando por la credibilidad de España como Estado capaz de garantizar la seguridad jurídica en todo su territorio), y lo que está poniendo en entredicho es la soberanía nacional y la integridad territorial de España. Son cuestiones que nunca deberían dejarse, ni siquiera indirectamente, al albur del resultado de unas elecciones regionales sin oír a los demás españoles.

El Gobierno no tiene apoyo ni siquiera para aprobar los presupuestos tras el desentendimiento del PNV a la palabra dada, y las Cortes actuales no fueron elegidas por los votantes pensando en enfrentar una deslealtad institucional tan grave. Con el presupuesto previo, ineludible e imprescindible de que se proceda por el Gobierno saliente al inmediato restablecimiento del orden jurídico y constitucional en Cataluña, debe convocar inmediatamente después elecciones generales, y que cada partido recoja el rédito o castigo que le depare la postura asumida ante la situación que vivimos: veremos dónde acaban los contemporizadores del nacionalismo dentro del PSOE-PSC y dónde acaban PODEMOS y afines.

Por una vez, por una sola vez en 40 años, España entera está cuajada de banderas constitucionales en los balcones, y no es por el fútbol; y en Cataluña mismo ha salido un millón de personas a la calle frente al alzamiento de la Generalidad. Sería una irresponsabilidad rayana en lo criminal no aprovechar todo ese formidable capital político para constituir unas Cortes que expresen lo que todos españoles quieren, no sólo para reconducir la situación actual, sino para formular a futuro el alcance de cesiones y concesiones al régimen autonómico.

Por decirlo en corto: si alguien quiere hacer a las bravas tábula rasa del pacto de convivencia para renegociarlo coactivamente, a lo mejor hay que coger el guante y ver hasta dónde quieren los españoles (todos) que esa gente siga teniendo mando en plaza.

Alejandro Ango
19.10.2017.

Fuente: Alejandro Ango: ¿ELECCIONES AUTONOMICAS? ¡NO! ¡155 Y ELECCIONES GENERALES!

◊◊◊ 

05/10/2017

Los fundadores de 'Basta Ya' aclaran a J-C.Juncker las "confusiones" sobre Cataluña

36799751614_7b298dfceb_z.jpg

Foto: Ceremonia de entrega del premio 2000 : ¡BASTA YA! – 2000, España (1)
 
En nombre de la Amistad Europea Universitaria y en  el mío propio, comparto y apoyo esta carta de los fundadores de la Plataforma Cívica ¡Basta Ya! al Sr. Don Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea.
 
Sr. Don Jean-Claude Juncker
Presidente de la Comisión Europea
Rue de la Loi / Wetstraat 200
1049 Brussels
 
3 de Octubre de 2017
 
Estimado Señor:
 
Nos dirigimos a usted como miembros fundadores de la Plataforma Cívica ¡Basta Ya!, reconocida con el Premio Sajarov del año 2000 por su defensa de las libertades en el País Vasco. Como ciudadanos españoles y europeos, estamos muy preocupados por la confusión respecto a lo que está pasando en España en relación con Cataluña. No queremos asistir en silencio a la sustitución de los hechos por la propaganda y las emociones manipuladas por un gobierno regional independentista en abierta rebelión contra la democracia española y los Tratados europeos.
 
Discúlpenos si empezamos por enumerar algunas obviedades:
 
1. Los ciudadanos de Cataluña, como todos los de España, votan con frecuencia de acuerdo con las reglas democráticas; en Cataluña, seis veces en los últimos cinco años. Es completamente falso que se les impida votar.
 
2. Las autoridades catalanas han vulnerado sus propias leyes: en las sesiones parlamentarias del 6 y 7 de setiembre impidieron a la oposición ejercer sus derechos parlamentarios a presentar enmiendas y debatir la ley exprés, inconstitucional, de celebración de un referéndum de autodeterminación.
 
3. La educación autonómica se ha utilizado sistemáticamente para adoctrinar en el odio a España, difundir el supremacismo catalán y discriminar a los escolares castellanohablantes (más de la mitad). Los escolares han sido utilizados por el gobierno catalán para manifestaciones y actos públicos a favor de la independencia, llegando a cerrarse por decisión del Gobierno regional los centros escolares y universitarios para propiciar su asistencia.
 
4. Cataluña es una de las regiones más prósperas de España y sus ciudadanos disfrutan de un alto nivel de vida y uno de los más altos grados de autogobierno de cualquier región de Europa. La región de Cataluña nunca ha sido una entidad política independiente. Fue un conjunto de condados que formó parte de Francia, y luego del Reino de Aragón hasta que se fusionó dinásticamente con el Reino de Castilla en 1492 para crear la España actual.
 
5. El partido que tradicionalmente ha gobernado en Cataluña (actualmente PDCat) lleva 30 años utilizando el dinero público, aportado por todos los españoles, para promover su agenda separatista mientras culpaba a España de sus recortes en políticas sociales, educación y sanidad con la acusación “Espanya ens roba” (España nos roba).
 
6. Ese mismo partido tiene a sus más importantes dirigentes –dos de ellos ex Presidentes, Jordi Pujol y Artur Mas- imputados por corrupción política, y se ha financiado de forma continuada con un sistema corrupto conocido como el 3%, lo mínimo que los empresarios debían pagar para acceder a cualquier contrato público. La investigación judicial de esta trama corrupta ha coincidido, y no por casualidad, con la aceleración del proceso separatista, con la esperanza de salvar a los responsables de la acción de la justicia española.
 
7. España es una monarquía parlamentaria y su Constitución puede ser enmendada por los procedimientos previstos para el caso, incluyendo una reforma que contemplara el derecho a la autodeterminación de partes del territorio, hoy en día tan inconstitucional como lo es en todos los países de la UE, sin excepción.
 
8. Una votación sobre una secesión territorial como la que promueve el gobierno catalán requeriría, para ser democrática, la participación de todos los españoles, porque lo que es de todos, el Estado y el territorio, debe decidirse entre todos.
 
9. El separatismo atenta contra la democracia: ha roto de forma unilateral y violenta (no hay ruptura del orden constitucional que no lo sea) con la legalidad española y autonómica, y se han embarcado en una campaña para presentar al gobierno central como “malvado” por no permitir un referéndum ilegal, declarado inconstitucional por nuestro máximo Tribunal.
 
Respecto a los acontecimientos del día 1 de Octubre, encontramos incomprensible que se califique de “error” o “torpeza” que las fuerzas del orden cumplan con las órdenes judiciales para impedir la celebración del referéndum declarado ilegal. Puede discutirse la idoneidad de la instrucción judicial, pero la actuación policial fue proporcional y la habitual en todos los países europeos en casos semejantes.
 
La policía autonómica catalana, los Mossos (con 17.000 efectivos y competencias de policía integral), boicoteó activamente el cumplimiento de las órdenes judiciales, facilitó los desórdenes públicos y en algunos casos se enfrentó a las Fuerzas de Seguridad del Estado (Policía Nacional y Guardia Civil), que han tenido 431 heridos en lo que estuvo muy lejos de ser “una jornada pacífica de manifestación nacional”. Las redes informativas y los medios subvencionados por el gobierno regional catalán, apoyados por la red habitual afín al gobierno ruso, han difundido sistemáticamente imágenes falsas de violencia y tergiversado los hechos.
 
El gobierno regional catalán ha actuado, y sigue actuando, como una organización consagrada a dar un Golpe de Estado. La administración autonómica se ha dedicado a dar cobertura política y apoyo material a grupos organizados que actúan en abierta rebeldía contra el orden constitucional, incluyendo ocupación de centros escolares, corte de vías de comunicación, ataques a las fuerzas policiales españolas, e intimidación generalizada de la parte mayoritaria de la sociedad catalana disconforme con este estado de cosas.
 
La “brutal represión” de la que se habla ha arrojado el saldo de un total de dos personas hospitalizadas, una de ellas un anciano que sufrió un infarto. Respecto a los “heridos”, que los separatistas cifran en unos 800, son en realidad “atendidos” por los servicios sanitarios en la vía pública, incluyendo afectados por lipotimias, ataques de ansiedad e irritaciones por inhalación de humo. La manipulación propagandística, basada en escandalizar los buenos sentimientos de personas que ignoran lo ocurrido, no tiene precedentes en la Europa democrática y remite a la historia de los regímenes totalitarios de los años treinta y cuarenta.
 
Finalmente, queremos subrayar que toda Europa quedaría muy negativamente afectada si los planes separatistas acabaran imponiéndose. España no es el único país miembro de la Unión Europea con tensiones separatistas, y la posibilidad de derogar por la vía de los hechos consumados su Constitución y su integridad territorial –siguiendo un guión que recuerda la explosión de la antigua Yugoslavia- afectaría tarde o temprano a muchos otros Estados, terminando con el magnífico proyecto de una Europa libre de nacionalismo destructor y xenófobo dentro de sus propias fronteras. Creemos que es el momento de que las instituciones europeas apoyen a España para restablecer el orden constitucional y las reglas de la democracia en una parte del país, y de la Unión Europea, controlada por una administración sediciosa y una clase política corrupta.
 
Sin otro particular, reciba un cordial saludo.
 
Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán, María San Gil, Rosa Díez, Maite Pagazaurtundua
 
-oOo-
 
(1) ¡BASTA YA! – 2000, España
 
¡BASTA YA! fue una iniciativa ciudadana contra el terrorismo y la violencia política en el País Vasco español, formada en 1999 por intelectuales, defensores de los derechos humanos y activistas políticos, sindicalistas y otros representantes de la sociedad civil.

Se trata de una iniciativa que surgió como reacción al terrorismo de ETA y a la amenaza que este grupo terrorista vasco, así como otras partes más moderadas pero cada vez más nacionalistas y xenófobas, representaba para las libertades civiles y los derechos humanos fundamentales especialmente de los ciudadanos «no nacionalistas».

¡Basta Ya! tenía miembros de distintas ideologías, pero todos ellos estaban comprometidos con su oposición al terrorismo de cualquier tipo, el apoyo a las víctimas del terrorismo y de la violencia política y la defensa del Estado de Derecho, la Constitución española y el Estatuto de Autonomía del País Vasco.

¡Basta Ya! gozó de un amplio respaldo nacional en 1999 y en 2000, cuando creció la indignación del país hacia ETA, que, por entonces, había asesinado a cientos de personas en distintas partes de España y era responsable de miles de víctimas en el País Vasco a las que sometía a la intimidación, extorsión, chantaje y ataques diversos, en los que estaban incluidas las familias y la propiedad.

El movimiento se oponía a toda forma de nacionalismo y criticaba también a las autoridades del País Vasco por sus políticas y retórica nacionalistas. Sacó a las calles de San Sebastián a miles de personas que, en el marco de dos grandes manifestaciones en 2000, reclamaron políticas adecuadas para vencer al terrorismo y lograr el respeto de la Constitución.

Ese mismo año, el Parlamento Europeo reconoció la labor de ¡Basta Ya! en su defensa activa de los derechos humanos, la democracia y la tolerancia en el País Vasco. Este premio no solo sirvió para reconocer el trabajo de ¡Basta Ya!, sino que también fomentó el debate acerca del problema terrorista del País Vasco como un problema europeo y no solo español. ¡Basta Ya! se ganó el apoyo de otras organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos y otros países incluyeron a ETA en su lista de organizaciones terroristas.

En los últimos años, ¡Basta Ya! ha cambiado su naturaleza, puesto que la situación en España también ha cambiado, tras la declaración por parte de ETA, en 2011, del cese definitivo de su actividad armada.

Los dirigentes de ¡Basta Ya!, incluido su portavoz, Fernando Savater, que representó a la organización ante el Parlamento Europeo y en las conferencias de la RPS, crearon en 2007 el partido político Unión Progreso y Democracia (UPyD), sobre una plataforma de apoyo a la unidad de España.

En la actualidad, el partido está representado en el Parlamento Europeo. Los miembros de ¡Basta Ya! creen que las ideas y el espíritu de esta iniciativa siguen vivos en la defensa de los derechos humanos que ahora realizan otros.